Tecnología

Por favor, que alguien mate al PIN

·

 

Vuelvo a aporrear el teclado tras unos días de estupenda desconexión, y lo hago con tema también pendiente en borradores. Lo comentaba estos días con mi cuñao (sin «de»), que nos recordaba aquella vez en la que para hacer una transacción económica con su tarjeta tuvo que teclear su PIN en una pantalla.

Lo singular de aquella aventura era precisamente la manera de teclearlo, porque la introducción no consistía en ir pulsando en números con el dedo índice en una pequeña pantalla, no. Mi cuñao tuvo que seleccionarlos en una pantalla gigante en la que (exagerando) uno iba moviendo el brazo para alcanzar cada número.

La historieta es simpática, pero no por ello menos preocupante, y de hecho me parece irónico estar escribiendo artículos sobre la seguridad de los cajeros automáticos cuando el mayor problema de estos sistemas es precisamente su pilar fundamental:

El maldito PIN.

Ese mecanismo infame para proteger nuestras transacciones es el gran engaño de nuestra era. No puedes proteger algo bien cuando tienes que exponerte continuamente a usarlo públicamente. A ver quién es el guapo de mis lectores que ha logrado que nunca, nadie, nadie, nunca, haya mirado de reojo el PIN que estaba metiendo en el cajero, en el súper o en el restaurante.

Es cierto que hay quien hace lo correcto ante una situación así y retira la vista (siempre que veo a alguien meter una contraseña mi cuello se gira automáticamente en modo poltergeist), pero en la inmensa mayoría de los casos la gente no solo no gira la vista, sino que de repente parecen cobrar un gesto demoníaco cuando realizas esa sencilla introducción del PIN. Igual es impresión mía, pero cuando percibo que alguien está mirando cómo meto el PIN noto como si fuera algo a lo que están mucha más atención de lo que deberían. Están poseídos por el mi PIN. No pueden dejar de mirarlo. Es su tesssoro.

Yo he luchado con aquello de taparlo en según qué ocasión, pero por estúpido que parezca, hay una especie de tendencia social a no hacerlo. Como esperando que nadie lo mire por educación, cuando (casi) todo el mundo mira ese gesto con delectación.

Y así estamos a estas alturas: con el PIN, el número más importante de nuestra vida, siendo cotilleado por propios y extraños sin piedad. Cualquiera con buen ojo podría tener una estupenda base de datos de PINes asociados a personas si se lo currase un poco, y lo gracioso es que nos preocupamos de amenazas de ciberseguridad tecnológicamente avanzadas cuando alguien con un poco de picardía nos puede hacer la Pascua sin tanto esfuerzo. Al final, como siempre, el eslabón más débil somos nosotros.

¿Qué opciones tenemos? De momento, pocas. Personalmente espero con ansia esa revolución de los pagos móviles validados con huella dactilar que va tomando forma. Los señores de Apple y Samsung comienzan a mostrar el camino, y si todo va como parece la popularización del tema (al menos en España) podría llegar con Android Pay. Los comienzos siempre son difíciles y aquí dependeremos de alianzas con bancos —que pondrán difícil que otro les robe protagonismo en este ámbito tan suyo—, pero yo diría que en dos o tres años el gesto de sacar la tarjeta de la cartera desaparecerá de nuestra vida de forma importante. Y de ahí a la desaparición de moneditas y billetes media un paso. Y de ahí al pago con criptomoneda (aún no me atrevo a apostar por ninguna, pero Ether tiene pintón), otro.

Qué suerte van a tener nuestros niños. Mientras tanto, nosotros tendremos que estar ahí, conviviendo con el maldito PIN, la contraseña segura más insegura que jamás existió.

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

11 comentarios en “Por favor, que alguien mate al PIN

  1. Miguel Angel Rivero dice:

    Nunca me pongo ha mirar el pin de nadie, ni nadie mira el mío o cuando lo pongo, o al menos no soy consciente, ya que estoy de espaldas a la gente y entre el cajero y yo no hay espacio. En restaurantes, siempre pido el datafono en la mesa, y ahí estoy con mi familia o amigos.
    A demás, de que te vale tener el pin de la gente si no tienes la tarjeta? A no ser que seas un delincuente.

  2. Christian dice:

    Me ha parecido curioso el tema cultural/sociológico de «no mirar el PIN», porque donde yo vivo (Finlandia) bastante gente tapa sin ningún reparo el PIN cuando lo escriben. Yo no lo suelo tapar (aunque sé que debería) porque me parece un gesto de mala educación «socialmente». Aunque eso si, no me molesta para nada que lo hagan los demás… contradiciones que tiene uno.

    Por otro lado, aquí veo bastante aceptado como norma que no debes mirar cuando alguien teclea un PIN o una contraseña. Y me refiero a físicamente darte la vuelta o hacer gesto evidente de que estás mirando a otro lado. Por supuesto no hablo de sitios públicos, pero si hay pocas personas presentes, los demás harán bastante explícito que no miran.

    Personalmente veo más cómodo la tarjeta que el móvil. Pagar es algo que tengo que hacer más veces de las que me gustaría y tener que abrir el móvil, abrir la aplicación y activarla para pagar me parece un engorro.

  3. SrPerroverde dice:

    Pues yo también tengo ese problema en el cuello que hace que se me gire automáticamente cada vez que alguien teclea un PIN (o contraseña) delante de mí. Por otro lado, como soy un poco paranoico, cada vez que tengo que ponerlo yo lo hago tapando el teclado con la otra mano, aunque esté yo solo en el cajero (hoy en día, te camuflan una cámara dónde menos te lo esperas).

    Respecto a los pagos móviles, mientras no mejoren las baterías/los consumos de forma brutal, creo que vamos a seguir llevando la tarjeta en la cartera durante una buena temporada, aunque no la usemos prácticamente nunca. Aunque sí, el tema de autentificar con la huella dactilar es muy cómodo.

    • Ya veréis, ya. En cuanto las grandes entren en razón seguro que la cosa va triunfando como debe. Es de sentido común que al final algo que llevamos siempre encima y que es (medio) seguro gracias a temas como la biometría se convierta en medio de pago para muchas cosas que ahora funcionan de forma un poco arcaica.

      • SrPerroverde dice:

        El problema es que llevas el móvil encima todo el día, te vas a cenar, luego a tomar unas copas. Te haces unos selfies, los cuelgas en feisbuc y cuando llega la hora de pagar el taxi de vuelta a casa… «Paga tú, que yo no tengo batería».

        No te imaginas las pocas veces que he tenido que recargar la batería de mi tarjeta de débito…

  4. Francisco Branch dice:

    Tapo siempre con la mano al ir a meter el pin. Y no me parece algo de «mala educación», sino una medida más de seguridad.
    Igual que no le daría al vendedor las llaves de mi casa, tampoco le muestro mi número secreto.

Comentarios cerrados