Tecnología

OnePlus, quién te ha visto y quién te ve

Acabo de estar hora y media siguiendo la cobertura del evento del OnePlus 10T. El nuevo terminal de la franquicia tiene cosas curiosas, pero me sorprende el enfoque de una presentación en la que han ido a contracorriente en cuanto a focos en ese discurso.

Lo normal cuando cualquier otra marca presenta un móvil es que el apartado de la fotografía ocupe aproximadamente el 80% de la presentación. Aquí ha ocupado aproximadamente un 5%. Han estado mucho más tiempo con la carga rápida —muy bien cargar a 150 W, pero debería quedar en segundo plano— o incluso con el nuevo sistema de refrigeración o el sistema de antenas, que por ejemplo permiten que jugar en este móvil sea una delicia.

Está cuco, la verdad.

Yo sigo alucinando con el hecho de que los fabricantes de móviles quieran ahora que cualquier móvil potente sea un móvil para jugar a videojuegos. Supongo que habrá gente que juegue bastante en el móvil, pero ¿de verdad hay gente que juega a juegos exigentes durante horas en el móvil?

Creo que aquí la competencia es feroz, y que como en todo al final la comodidad y conveniencia ganan a todo lo demás. Si voy a jugar un buen rato a un juego exigente, no quiero hacerlo en el móvil. Quiero hacerlo en mi PC o en mi consola. O en mi Steam Deck —la uso bastante poco, pero es que tampoco estoy jugando a casi nada, porras en el resto de plataformas—. Pero no en el móvil. El móvil, al menos tal y como yo lo concibo, es para jugar en la sala de espera del dentista o mientras llego en metro/autobús a mi trabajo.

Pero ahí está OnePlus, presumiendo de sistema de refrigeración y de móvil que puede ser un pepino gamer para quien lo quiera. Ahí tiene mucho que decir su SoC, un brutal Snapdragon 8+ Gen 1 que es lo más de lo más ahora mismo aunque al final mucha gente vaya a desaprovecharlo.

La cuestión es que ese procesador debería ayudar en donde importa más, que yo creo que es en fotografía móvil. Aquí la novedad es que OnePlus dice adiós a su alianza con Hasselblad —que la verdad, no creo que jamás aportara gran cosa— y plantea una apuesta que a priori no parece especialmente rompedora: no hubo apenas dedicación a destacar las virtudes de sus sensores —el principal, el IMX766, es ya medio antiguo—. Ni siquiera hablaron (que yo captase) de modos de vídeo, así que imagino que ahí estos móviles serán una patata.

Eso sí: el discurso sobre el futuro OxygenOS 13 duró fácilmente 20 minutos. En todo ese rato apenas mostraron capturas de lo que será, y quisieron hacer una especie de refrito de las presentaciones de Jony Ive con una especie de presentación pseudofilosófica de su nueva capa de personalización «basada en la naturaleza». Meu Deu. Al final incluso mencionaron algo de unas Red Coins que se acumulaban al comprar tu móvil, y que no conozco de nada pero espero que no tengan nada que ver con criptos (parece que no).

No sé. Que igual soy yo, pero mi sensación es que al usuario de móviles no le importa tanto la carga rápida o jugar en el móvil como el hecho de poder sacar unas fotos del copón sin esfuerzo. Aquí OnePlus hasta se ha desecho del Alert Slider que era una de sus características más queridas, y de hecho al hablar de diseño han recordado aquella carcasa de bambú que sacaron en 2014 con el OnePlus One —y que yo usé en el mío—. Ahora el diseño no está mal, debo reconocerlo, pero de nuevo incidir tanto en eso sin poder contar nada más —al menos Nothing tiene un sistema de LEDs que es pintón aunque no resuelva ningún problema— me parece un error.

El precio, eso sí, no es del todo malo a priori. Sobre todo por ese SoC que es una garantía. 699 euros por el modelo de 8+128 no es un precio del todo desorbitado para un gama alta, pero si las cámaras no responden —y no tengo grandes esperanzas en que lo hagan— me da a mí que estamos ante otro móvil que relega a OnePlus un poco más a una posición secundaria.

Pero el ASUS Zenfone 9 también. Yo diría que lo prefiero.

Es extraño, sobre todo porque este fabricante era uno de los que estaba haciendo las cosas realmente bien durante años aunque ya hablase de que iban por mal camino hace casi tres años. Que haya acabado siendo una especie de submarca de Oppo no ayuda, pero tampoco lo hace que no aprovechen ciertos huecos de mercado que sí están intentando aprovechar otros. Justo hoy un lector (¡Pol!) me hablaba del Asus Zenfone 9, y la verdad es que el telefonito es una cucada: compacto y con buenas cámaras, aunque un poco carete, la verdad. Y sin embargo, creo que no dudaría entre uno y otro.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Responder a javipas Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 comentarios en “OnePlus, quién te ha visto y quién te ve

  1. Betadineh dice:

    Igual simplemente es su idea, lo enfocan a gente que juega y ese es su objetivo, el metro y el Bus esta lleno de gente de varias edades ( aunque suelen ser mas adolescentes ) jugando en su movil. A ti mismo te parecía mejor el Huawei por que hace unas fotos sensacionales, otro puede pensar que le gusta iPhone porque es el mejor grabando video o lo que sea. Nunca esta de mas la variedad, luego que cada uno juzgue según sus necesidades y compre lo que crea conveniente. Y ante esto, el fabricante rectificara si le va mal en ventas, o no.

    Saludos.

    • Hombre, originales no son ya ni unos ni otros. Es difícil plantear aquí revoluciones así que los fabricantes intentan destacar con ideas más o menos afortunadas. Lo de los LEDs del Nothing Phone 1 es un buen ejemplo, pero en móviles parece que está todo bastante inventado.

      • Pablo dice:

        Sí y hemos vuelto a atrás. One Plus por poner un ejemplo tenía un led de notificaciones, eliminado… El slider? va a ser eliminado, Jack 3.5 más de lo mismo… No hablemos ya de la radio FM que ya está extinta en todos lados.
        Está todo inventado sí, pero no paran de quitarnos features a cambio de nada.

  2. jorge dice:

    Yo tampoco he dudado, y como buen fan de los móviles compactos, justo hoy me ha llegado mi nuevo Zenfone 9.

    Coincido con lo que dices, OnePlus ya no es lo que era, ni por móviles, precios y tampoco por la capa de software.

    De momento muy muy contento con él, lo único que hecho de menos es el sensor de huellas trasero de mi anterior pixel 4a, que me parece la mejor posición del sensor de huellas, el dedo caia directamente en esa posición al sacar el móvil, instantáneo y sin mirar, era como si siempre estuviera desbloqueado, una gozada.

  3. Pakolo dice:

    Lo que llevo unos años viendo es que el argumento que se usa cada año para justificar que haya móviles caros va mutando de un año para otro. Hace tiempo eran las pantallas con mucha resolución, después la carga inalámbrica, la resistencia a sumergirse en agua, las pantallas a más de 60 hercios de refresco y así. Seguramente me esté dejando varias features por el camino pero creo que se me entiende.

    Las cámaras con superfotos y supervídeos siempre han sido el argumento adicional para eso, pero es lo que pasa con las modas, que al final dejan de estarlo. Ya sea por la ley de los rendimientos decrecientes, que hacen que cada vez sea más difícil conseguir superfotografías o por haber mantenido la misma moda demasiado tiempo, a mi me parece fenomenal que nos dejen tranquilos una temporadita con el rollo ese.

    Yo soy de esos que no necesitan una buena cámara, de hecho hará un par de días estuve revisando fotografías hechas con un Nokia hace 15 años, malísimas en comparación con la peor cámara posible de hoy en día de cualquier smartphone y más allá de la mala calidad, fotografías son al fin y al cabo. La misma nostalgia pueden despertar.

    • Ah, pues yo con las fotos sí que precisamente quiero más calidad, las fotos de baja calidad del pasado ciertamente tienen muchísimo encanto, pero me gusta ver cómo la calidad va mejorando con los años y los cambios de móvil. Es el argumento para mí a la hora de comprar nuevo móvil, ya lo sabes, pero ciertametne las diferencias entre modelos nuevos y los de generaciones anteriores va menguando.

  4. Land-of-Mordor dice:

    Desde que quitaron la microSD de sus terminales a OnePlus no la tengo en cuenta y, por desgracia, cada día a más marcas.

    Llevo 4 años y medio con mi LG V30 y de ese periodo llevo medio año queriendo cambiarlo y no encuentro nada que, a precio razonable, me mejore lo que tengo sin perder características. Evidentemente hasta un Snapdragon 695 vapulea al Snapdragon 835 que monta y todos lo superan en RAM (4Gb) o memoria interna (64 Gb). Pero a partir de ahí todo son pérdidas:

    – Una gran mayoría prescinden de conector de auriculares.
    – Es complicado encontrar terminales que tengan algo más que un gran angular de 8 Mpix. (El del LG, es de 13).
    – La microSD está desapareciendo hasta en la gama media-baja con procesador Qualcomm. Curiosamente los que montan Mediatek sí suelen llevar…
    – Evidentemente que tenga ya 5G porque si va a tener que durar 3-4 años ya el despliegue habrá llegado a gran parte del territorio.

    Me queda esperar a ver qué ofrecen POCO y Redmi para la siguiente iteración, pero ya casi he perdido la esperanza.

    • Lo de la ranura micro SD es muy de móviles guarripeich, sí, y también la toma de auriculares. Lo de 5G yo ni lo tendría en cuenta —no veo ninguna ventaja especial, así que tenerlo o no tenerlo para mí es meh— y del gran angular ya es un poco más personal. Uso poco ese sensor y no soy especialmente exigente con él aunque desde luego da mucho juego en paisajes.

      Puedes pillarte el P30 Pro xD

      Nota: cuidado con los puristas que te van a decir que no son Gb sino GB. Y ya puestos, aunque en yanquilandia ponen siempre juntas cifra y magnitud, aquí separamos ambas (1m no, es 1 m, 8GB no, es 8 GB) 😉

      • Land-of-Mordor dice:

        – La moda dirá que la microSD sólo para móviles de gama baja, pero hasta no hace tanto estaba presente en la alta también. Al menos mi V30 era gama alta cuando lo compré XD.

        – Tiro mucho de datos móviles porque me da una pereza enorme estar de «wifi en wifi». Son años con tarifa ilimitada y la velocidad del 4G ha sido más que suficiente para lo que he estado haciendo con el móvil, por lo que ahora y teniendo en cuenta que también deberá durar sus 3-4 añetes como los dos anteriores (OPPO Find 7 y LG V30), el 5G lo veo imprescindible.

        – El gran angular no sólo es para paisajes (yo para eso lo uso bastante poco, la verdad). Se pueden sacar unos «picados» muy interesantes simplemente desde la altura de una persona de pie y en el suelo pues otra sentada, tumbada o un pequeñín gateando. También supongo que echaré de menos poder cambiar de sensor mientras estoy grabando un vídeo.

        – El P30 Pro tiene ya 3 añitos…además de tener que comprarle una Huawei Nano Memory que sale a 90 eurazos los 128 GB. Ya tengo una microSD de 128 GB (mi pareja, una de 256 GB en su POCO X3 NFC que ya la lleva siempre al borde del colapso) y prefiero reutilizarla.

        – Aishhhhh…los puristas XD

  5. Jorge dice:

    Es desde luego curioso el asunto, y daría para hablar bastante. Yo por mi parte, voy a hablarte de mi propia experiencia. No es muy cómodo jugar con un móvil, salvo que poseas un potente Asus ROG Phone 6+ con la carcasa y la nevera colocadas, pero si lo haces más vale también que no pese mucho, porque te acaban doliendo las manos.

    Yo me quedé en los tiempos de la PlayStation 2 y la Sega Saturn (de verdad, sigue funcionando), y sólo tengo unos pocos juegos en el móvil más allá de los típicos, para más que nada pasar el rato, aunque hay alguno que sí que es entretenido y está bien hecho.

    Por otra parte, estoy con un Galaxy A51 totalmente actualizado, y no noto apenas carencias en ese apartado, pero es que no me parece una plataforma adecuada para pasar horas y horas dándole caña ni aunque tenga el mejor procesador de todos o la pantalla con la mejor tasa de refresco de la historia. Pecan de ser un rectángulo con falta casi total de ergonomía y las pantallas, aun habiendo crecido mucho, siguen siendo muy pequeñas.

    Anteriormente tenía un Honor 8x y un Galaxy S10, y aunque la experiencia en juegos era bastante mejor con los títulos más exigentes (me pasé con el Real Racing 3 unas buenas carreras por el Mount Panorama, toda una pasada), adolecían de lo mismo. Un aparato demasiado pequeño.

    No dudo que exista afición a ésto y que a muchos les parezca una muy buena opción, pero ¿no es cierto que también es mucho más cómodo jugar en una buena silla y con una pantalla bien decente delante, por medio de un mando especialmente creado para ello?

    • Supongo que habrá de todo y si Apple y otras están ganando un pastizal con esto es porque tú y yo somos más bien la excepción y no la norma… Pero sí, desde luego estoy contigo, aunque intuyo que hay mucha más gente jugando en móviles (y gastando dinero en esos juegos) de la que (nos) parece.