Tecnología

Windows 11 contraataca

·

Estoy un poco hasta las narices de escribir de Windows 11. No hago otra cosa desde ayer a las cinco de la tarde, pero obviamente quería dejar por aquí algunas impresiones de lo que me pareció el nuevo sistema operativo de Microsoft. Vamos allá.

Cambios visuales

Llevaba tiempo pensando en escribir ese post de que a Windows 10 le hacía falta un cambio de look, así que cuando ese cambio ha llegado me ha parecido una noticia estupenda.

Me gusta el nuevo enfoque, me gusta el aspecto de la barra de inicio e incluso que esté centrada (veremos si acaba ahí para siempre), me gusta la iconografía y los tonos y desde luego me gusta que ese menú de inicio flote y tenga (como algunos otros elementos) los bordes redondeados.

Lo que no me gusta es que esos cambios estéticos son solo parciales, y la mayor parte del sistema operativo seguirá (que yo sepa) como está, mezclando ese nuevo aspecto con lenguajes de diseño de anteriores versiones de Windows.

Cambios prácticos

A nivel funcional hay también aspectos importantes, y probablemente el más relevante es el de la integración de Teams. No uso esa aplicación, pero entiendo que es una buena (y sucia) estrategia para hacer crecer la cuota de usuarios de esa aplicación de videoconferencia y mensajería.

Aquí Microsoft se la juega un poco, porque ya tuvo que pagar una multaza en el pasado por la integración de Internet Explorer. Está claro que Teams no es tan relevante en el día a día como un navegador, pero ojo.

Mucho más llamativos y cucos son los nuevos Snap Layouts, esa fantástica evolución de las Fancy Zones de los PowerToys para colocar las ventanas de escritorio de forma organizadita. Es un invento genial, de las mejores cosas que he visto en gestión de ventanas en mucho tiempo.

Hay otras pijaditas curiosas como los Snap Groups para recordar agrupaciones que luego podemos usar, pero a mí me ha llamado atención lo del botón de Mute «universal», que permite silenciarte estés en la aplicación que estés. Bien por evitar sustos y que alguien vaya a oír alguna burrada que se te escape sin querer.

No le veo sentido a los widgets, que son, diría, una forma de meter publicidad entre esos hilos de noticias. Para eso, amigos de Microsoft, ya tengo Twitter, que ofrece además muchas más posibilidades. Espero que se pueda desactivar.

El contraataque doble se llama Microsoft Store

Si hay un elemento que realmente es llamativo en esta versión, esa es la tienda de aplicaciones de Windows, la Microsoft Store, que se renueva en cuanto a diseño y que espero que sea mucho más eficiente a la hora de mostrar resultados válidos para nuestras búsquedas. Eso es interesante, pero lo interesante de verdad es cómo Microsoft ha utilizado esa tienda para contraatacar tanto a Apple como a Google.

A Apple, porque ahora los desarrolladores no están obligados a trabajar con las comisiones de Microsoft: podrán usar la tienda pero usando otras plataformas de pago, lo que teóricamente puede hacer que se lleven hasta el 100% de los ingresos. Eso, cuidado, no es así para juegos, que son un caso especial. Esa decisión es un golpe claro (y un poco bajo) a Apple y su política con su App Store, que como sabéis está ahora en tela de juicio (y nunca mejor dicho) porque no ofrece ninguna libertad a los desarrolladores. Si quieres estar en la App Store, tienes que pagarle el 30% de comisión a Apple, no hay más tu tía (bueno, para suscripciones se reduce al 15% el primer año y hace poco aliviaron también esas comisiones para «pequeños desarrolladores», pero la esencia es la misma).

A Google, porque ahora podremos ejecutar aplicaciones Android en Windows 11. El soporte llega de la mano de la tecnología Bridge de Intel, un compilador en tiempo de ejecución que por lo visto debe funcionar medio bien. Esto es de hecho también ataque a Apple y a su soporte nativo de apps de iOS, pero ya hemos visto que allí la cosa no es demasiado relevante por ahora. Sí que podría serlo en Windows y con ese soporte de apps Android que por cierto, le hacen la puñeta (un poco) a Google y su Chrome OS, que ofrecía eso mismo desde hace años.

De hecho ese soporte llega también gracias al segundo socio de Microsoft en este terreno: para instalar las aplicaciones Android no usaremos APKs (o quizás sí se pueda, a saber), sino que las buscaremos en la Amazon Appstore, la tienda de aplicaciones Android que por ejemplo se usa en las tabletas Amazon Fire. ¿Por qué no han llegado a un acuerdo con Google para meter su Play Store, que es la que todo el mundo conoce? Pues supongo que por pasta… y por hacerle (un poco, insisto) la puñeta a Google.

Dudas y cosas que se quedan por el camino

Los días de presentación de hardware y software son engañosos: las empresas solo cuentan lo que les interesa a ellas, así que poco a poco iremos descubriendo detalles que quizás hagan que esto sea menos (o puede que más, oye) chulo de lo que parece al principio. Nos hemos llevado por ejemplo la sorpresa desagradable con los requisitos de instalación, que hacen que teóricamente solo se pueda instalar en CPUs relativamente recientes con soporte de TPM 2.0.

También veremos qué pasa con todos esos elementos que Microsoft ha dejado en segundo plano o ha eliminado de Windows 11. Cortana por ejemplo deja de ser protagonista, Internet Explorer desaparece (¡bien!), el Modo S solo está disponible en Windows 11 Home y el modo tableta también se nos va porque ahora ese soporte está como más integrado y se adapta automáticamente en convertibles.

Hay unas cuantas cosas más, y me ha parecido curioso ver cómo aplicaciones como 3D Viewer o Paint 3D, que en el pasado Microsoft convirtió en foco absoluto de sus grandes actualizaciones, desaparezcan (aunque se pueden instalar desde la tienda). La que también deja de estar de forma nativa es Skype, que aunque también podremos seguir instalando y usando cede paso definitivamente a Teams.

Windows 11 el mismo Windows de siempre y eso es (muy) importante

Buena conclusión la que ofrece Harry McCraken en FastCompany. Mola que Windows 11 sea moderno, pero mola más que Windows 11 sea al final un Windows más. Uno que en esencia es el mismo que Windows 10, que nos ha acompañado durante seis años y que ha demostrado ser un gran sistema operativo.

De hecho que Windows siga pareciendo Windows es mucho más importante de lo que parece. A nadie le gustan los cambios radicales, y Microsoft —por mucho que queramos los friquis— no puede arriesgarse a hacer cambios radicales en la interfaz del sistema y en su funcionamiento. Precisamente el milagro de Windows es que podamos seguir usando aplicaciones y juegos de hace 20 años en un Windows 11 actual.

Es hasta cierto punto peligroso e inútil, pero también es alucinante y mágico. En Apple la filosofía es otra, más rollo «renovarse o morir», pero en Microsoft tienen muy difícil hacer algo así porque cientos de millones de personas necesitan que sus equipos funcionen exactamente como lo hacen hoy y como lo hacían hace 10 años. Eso es inviable en el ecosistema de Apple.

Me hubiera gustado ver más cosas y más cambios. Lo dije hace unos días: hubiera sido estupendo tener un sistema totalmente consistente y me encantaría además que Microsoft se pusiese las pilas con sus aplicaciones básicas de gestión multimedia (por Dios, podrían comprar VLC, algún editor de vídeo y para fotos yo qué sé, Flickr), pero de momento no hay nada de eso.

Quizás todo eso llegue, pero está claro cuál son los focos aquí. El primer foco es ofrecer lo mismo de siempre, pero sin que lo parezca.

El segundo, meterles caña a Apple y Google y convencer a desarrolladores y usuarios que lo que mola es Windows 11.

Veremos si lo logran. De momento aquí tienen a uno que en cuanto pueda lo instalará. Anda que no.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “Windows 11 contraataca

  1. Fabián dice:

    Microsoft lleva desde Windows 8 ofreciendo regalías a sus desarrolladores y ni por asomo la Windows store mejora, y de eso ya casi 10 años. Dudo que por más que ofrezcan mejores condiciones, los desarrolladores usen la store de Microsoft, porque la verdad … ¿quien usa la store para bajar programas en Windows? Me atrevería a decir que menos del 20% de sus usuarios.

    Ahora lo de añadir apps Android mas que algo wow, lo veo como la capitulación de una Microsoft que se quedó en buenas intenciones (como lo UWP) y nunca tuvo la fuerza para lograr ese paso.

    Windows seguirá siendo el SO para mucha gente aun por mucho tiempo. Será interesante ver la competencia entre Windows 11 y ChromeOS (que creo que por ahí están los intentos de MS, frenar a Google en sectores que son importantes de cara al futuro como el educativo, donde ChromeOS es casi de facto, y las generaciones de niños solo conocen ese SO)

  2. Raúl dice:

    Deberían comprar quicklook, que es un clon excelente de preview. Por el resto tiene buena pinta, nada demasiado radical.
    El hecho de que no hayan armonizado interfaces me hace pensar que debe ser más difícil de lo que parece.

    • Y unas cuantas apps más tontas que mejorarían mucho el sistema, sin duda. No estoy tan seguro de que armonizar la interfaz sea tan complicado, pero simplemente deben estar a otra cosa mariflower.

  3. Trufeitor dice:

    Pues mira tú, que a mi es un tema que me estaba pasando de refilón porque aún ando lidiando con algún pequeño fleco de la actualización de mayo (no me da la vida) y me parecía que, aunque bonito y atractivo para mi gusto, era un cambio más estético que otra cosa. Y puede que sea así, pero esos pequeños cambios que has detallado me parecen la mayoría interesantes y has hecho que me pique el gusanillo. Lo que no tengo claro es si instalarlo de primeras o darle un tiempo a ver si salen los típicos fallos de sistema nuevo que se corrigen vía parche.

    Pero parece que habrá que echarle un ojo.

  4. Bardwolf dice:

    La verdad es que por lo que decís todos los que escribís de tecnología, el no terminar de dar el salto total al nuevo diseño en todo el sistema sigue siéndome algo chirriante, pero por lo demás lo que veo no me resulta desagradable en la nueva interfaz, aunque entiendo que algunas memorias musculares van a fallar con gente que no sepa que se puede colocar el menú de inicio en su sitio de siempre.

    Lo de las apps Android me resulta curioso, porque pueden ser bien útiles, pero la forma de presentarlas con ese doble salto Microsoft Store – Amazon AppStore da sensación de parche, aunque entiendo que es la mejor solución que han podido desarrollar.

    Y miedo me da que se estanque este sistema en números porque haya una buena porción del mercado que no cumpla algún requisito y bien directamente no puedan actualizar o bien, ante el aviso que salta, no se atrevan. Tengo mucha curiosidad por ver cómo evoluciona su adopción.

    Y lo que me resulta más curioso de todo es que, después de creo que casi 30 años, va a ser el primer Windows que no use, al haberme pasado ya del todo al mundo manzanero. Tengo que reconocer que es una sensación bien extraña ver que algo que antes siempre probaba nada más que podía ahora solo voy a leerlo por lo que contéis los que “habláis” en público de estas cosas.

  5. Amazona dice:

    No me lo voy a comer. Me da igual sines guapo o feo ,, solo quiero qe rinda bien.

    Y Windows a execpcion del Vista y 8 a mí siempre me han rendido bien.
    Con Windows Vista tuve muchos problemas y con el 8 fue todo un lio del copón.
    Curiosamente fueron ambos momentos en que Microsoft quiso hacer algo distinto, y les salio tremendamente mal.

    Que se parezca mas a Apple es bueno ,, porqe vamos a tener un producto testeado por mas usuarios.

    Los investos molan, pero no cuando en vez de facilirarte ,, te empeoran la vida y ergonomia.

  6. Tzinm dice:

    Es cierto, desde que llego Fancy Zones con PowerToys la gestión de ventanas en Windows mejoró significativamente.

    Disponer de un buen gestor de ventanas es un factor importante para la mejora de la productividad en el escritorio. Con la incorporación de Snap Layouts, diría que Windows es el sistema operativo que mejor gestor de ventanas incorpora de forma nativa. A falta de probar hasta qué punto podemos configurar esta nueva herramienta, ¿en qué situación queda Fancy Zone (recordemos -si no recuerdo mal- que es propiedad de Microsoft)?

    Respecto a la actualización a nivel global, no me ha resultado una actualización sorprendente. ¿Hay novedades interesantes? Sí, por supuesto (por ejemplo la mencionada posibilidad de lanzar aplicaciones Android), pero en vez de haber sido denominada como Windows 11 podría haberse correspondido con la actualización de otoño de Windows 10.

    • Yo creo que esto era la actualización de otoño pero han querido aprovechar para llamarlo Windows 11 por el tema de la pandemia y de meter con calzador Teams. Hay cambios más importantes que en otras grandes actualizaciones bianuales, sin duda (apps Android, Store), pero como decía, no tengo claro que esto merezca ser una nueva versión de Windows.

  7. Pingback: Windows 11 instalado: estas son las primeras impresiones | Incognitosis

Comentarios cerrados