Tecnología

291 horas en un vagón

Esas son las horas que tendría que pasar este 2020 en un vagón de metro. Uno que me llevase y me trajese de puerta a puerta y que me permitiese acudir a mi lugar de trabajo a diario. El caso, claro, es que no voy a tener que pasar por eso. La razón es simple.

Teletrabajo.

Puede que haya dicho alguna vez que no soy hater o fanboy de casi nada. Pues bien: me declaro fanboy absoluto del teletrabajo. He hablado alguna vez del tema e incluso escribí mi particular oda al teletrabajo. Hay ciertamente desventajas, pero en mi caso creo que las ventajas son mucho, mucho más importantes.

De entre todas ellas, claro, está la del tiempo que ganas teletrabajando. En Madrid, decían hoy medios como el ABC o El País, nos pasamos de media 69 minutos al día en desplazarnos. Bueno, se pasan otros, porque yo, insisto, teletrabajo.

Un cálculo rápido permite saber cuánto tiempo me ahorro gracias a esa faceta. En 2020 hay 253 días laborables, y multiplicando por 69 minutos al día salen 290,95 horas invertidas en esos desplazamientos que yo tendría que hacer de tener que ir a una oficina día sí, día también. Evidentemente habrá gente que se pase más de esos 69 minutos en un vagón de metro, coche, autobús, bici, patinete o combinación de todos ellos al día. También los habrá que pasen menos minutos desplazándose.

Mi percepción es que la gente pasa bastante más tiempo para ir de un lado a otro. Una hora de ida y una de vuelta es bastante normal por aquí, pero claro, como sabéis vivo en un miniresort burgués y eso me aleja un poco más del mundanal ruido (y las mundanales oficinas). Aún así la media me parece coherente, como también las críticas que por ahí hacían de esos datos: resulta que quienes gobiernan en Madrid, que tenían como objetivo desde hace años que cogiéramos menos el coche y más el transporte público, han fracasado estrepitosamente. Usamos menos ese transporte público (un 8%), no más.

Este chico lo explica muy bien tanto en ese hilo de Twitter como en este otro del año pasado, y es una pequeña tragedia que yo diría que afecta más o menos a cualquier gran ciudad de nuestro planeta. Es lógico, claro: cada vez son más grandes y con más gente, y toda esa gente quiere llegar al trabajo a su hora. La solución también es fácil: alquílate algo y vete a otra ciudad más pequeña a trabajar. O a un pueblecito, ya puestos. Pero claro, el trabajo está donde está. Por alguna razón, se acaba concentrando para contribuir a un trágico círculo vicioso.

Aquí vendría el discurso lógico: el teletrabajo es el futuro. Para mí lo es. Al menos es parte clara del futuro, porque aunque no todos los trabajos pueden adaptarse al teletrabajo, sí que hay muchísimos que podrían hacerlo. Muchos más de los que admiten los defensores del presentismo y la trágica costumbre española de calentar el asiento. He sufrido esa situación en alguna etapa en redacciones —contaban las horas que estuvieras sentado, no lo que produjeses ni la calidad de tu trabajo— y es algo que afortunadamente parece estar desapareciendo. Es como si esa obtusa forma de pensar perteneciera más a una generación de jefes y gestores que gracias al cielo están desapareciendo.

Lo he dicho mil veces y lo diré una vez más: no importa dónde o cuándo produzcas. Si yo fuera jefe, lo tendría claro. Les diría a mis pupilos y pupilas lo que tengo grabado a fuego en mí mismo. «Mientras cumplas objetivos, me la refanfinfla dónde y cuándo los cumplas«. ¿Que te quieres ir a esquiar por las mañanas y trabajar por las tardes? Ea. ¿Que eres de horarios de oficina y prefieres jornada intensiva para cuidar a tus peques después? Ole. Tú cumple. Lo demás, insisto, me da igual. No en todos los casos es posible esa flexibilidad, insisto, pero sí en muchos.

No suelo ya pensar mucho en lo fantástico que es no tener que perder una hora de ida y una de vuelta en ir a una oficina. Lo hago solo cuando me encuentro con algún vecino en la puerta del cole, tras dejar a los niños. Cuando llueve y empiezan los pitidos por los coches en doble fila. Cuando la cola de coches para enfilar la salida del miniresort es preocupante. Cuando me doy cuenta de que esos pobres desgraciados —que oye, probablemente ganen bastante más pasta que yo en muchos casos (o no, yo cobro 30.000 euros más solo por teletrabajar)— se van a pasar un viaje de ida y otro de vuelta bastante infernal. Aunque sea escuchando la radio o un podcast en el coche. Aunque sea leyendo un libro en el metro. Aunque sea jugando en el móvil.

Estoy bastante seguro de que casi todos ellos preferirían no tener que hacer ese trayecto si pudieran. Preferirían escuchar la radio o un podcast, leer un libro o jugar al móvil en otros momentos. O quizás no, oye.

Lo que sé es que yo, desde luego, no envidio a ninguno de los que este 2020 se van a pasar 291 horas en un vagón.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . ¡Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo!

  • Motorola One Zoom: 6,39?, Snapdragon 675, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (48+8+16+5), telefoto 3x, 4000 mAh, está a 269 euros en Amazon (baja de 429).
  • Sony WH-CH700AL: unos auriculares inalámbricos con conexión Bluetooth y NFC, hasta 35 de autonomía, cancelación de ruido AINC, perfiles de sonido A2DP y AVRCP. Están a 76 euros en Amazon (bajan de 180).
  • Lenovo L27i: un monitor de 27 pulgadas Full HD, tiempo de respuesta de 4 ms, hasta 75 Hz de frecuencia de refresco, conectores HDMI y VGA, está a 139,98 euros en Amazon (baja de 199).
  • Pendrive Verbatim 256 GB: una llave de memoria USB con una capacidad espectacular de 256 GB, aunque la conexión es USB 1.1, así que las velocidades son lentitas. Pero oye, por 27,90 euros puede compensar.
  • Juegos PS4: Tekken 7 a 19,95 euros en Amazon (baja de 69,99). Call of Duty: Black Ops III a 15,90 euros. Red Dead Redemption II a 29,90 euros (baja de 69,99). Resident Evil 2 a 19,50 euros (baja de 59,99).
  • Microsoft Wireless Desktop 3050: un conjunto de ratón y teclado inalámbricos. Teclado con controles multimedia, ratón con tecnología BlueTrack. Está a 39,99 euros en Amazon (baja de 64,90).
  • WD My Book 10 TB: un disco duro externo de 3,5 pulgadas con una capacidad brutal de 10 TB y conexión USB 3.0. Está a 177,89 euros en Amazon (baja de 256,99).
  • Xiaomi Redmi Note 8 Pro: con 6,53?, un Helio G90T, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (64+8+2+2), 4.500 mAh de batería, está a 199 euros en Amazon.
  • Apple iPhone 8 64 GB (reacondicionado): atentos a este modelo, que según Amazon está como nuevo y «funciona como tal», nada menos que 64 GB de capacidad, 4,7 pulgadas, cámara de 12 Mpíxeles, TouchID, resistencia al agua IP67. Está a 309 euros en Amazon.
  • Nintendo Switch Lite + Animal Crossing + Kirby Clash: la consola portátil de Nintendo con el juego Animal Crossing baja de precio: está a 256,4 euros en eBay con el código PDESCUENTO5. Si queréis la consola tal cual sin juegos, está a 199,99 euros en Amazon.
  • Apple AirPods 2: con el estuche de carga normal, no el inalámbrico, pero estupendos según sus propietarios. Están a 139,98 euros en Amazon.
  • Samsung 55RU7105: una Smart TV de 55 pulgadas (modelo 2019) con resolución 4K UHD, soporte HDR10+, procesador 4K, mando One Remote, soporta Apple TV, Alexa, está a 379 euros en eBay con el código PDESCUENTO5.
  • Xiaomi Mi True Wireless TWS: los auriculares inalámbricos de Xiaomi con Bluetooth 5.0, micrófono integrado, control táctil, hasta 4 horas de autonomía, 12 con el estuche de carga. Están a 20,84 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 10: 6,67?, Snapdragon 865, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (108+13+2+2 MP), 4.780 mAh, 5G. Pack promocional con Mi Band 3 y Mi True Wireless Earphone 2. Está a 699 euros en Amazon (descuenta 100 € al tramitar pedido).
  • Pinball FX3: si os gustan los pinballs atentos a este juego que incluye ediciones varias como las de Star Wars, Aliens o Marvel. Está gratis en Steam, ¡mola!
  • Cubot R15: un smartphone modesto pero pintón. 6,26?, MediaTek Helio A22 quad-core, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara dual 16+2 MP, 3.000 mAh, está a 85 euros en Amazon con el código Q4679ZCJ (baja de 99,99).
  • Huawei Watch GT 2 Sport: un smartwatch con caja de 42 mm con GPS, pantalla AMOLED 1,2?, GPS, 15 modos deportivos, monitorización cardíaca y de sueño, hasta una semana de autonomía. Está a 159 euros en Amazon (baja de 239).
  • TD Systems K55DLJ10US: una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR10, sonido Dolby Digital Plus, y basada en Android 9.0. Está a 319 euros en eBay.
  • Humble Bundle Conquer Covid-19: un pack espectacular de juegos y libros que tendrían un valor total de 1.071 dólares y que puedes conseguir por 28 euros. El 100% de los ingresos van a organizaciones de caridad.
  • Xbox One X + Forza Horizon 4 + Lego Speed Champions: la consola más potente de Microsoft vuelve a precios locos. Incluye el juego de Star Wars, un mando, unidad Blu-ray y 1 TB de capacidad. Está a 294,25 euros en Amazon (baja de 499).
  • Xbox Game Pass Ultimate: esta oferta te permite obtener 6 meses de este servicio de suscripción para juegos de Xbox One y Windows 10 al precio de lo que te costarían 3 meses. Doble de diversión al mismo precio! Está a 38,99 euros en Amazon (baja de 77,97).
  • SSD Crucial BX500 960 GB: una unidad de estado sólido SATA de 2,5 pulgadas con una capacidad de 960 GB, casi 1 TB, y velocidades de hasta 560 MB/s. Está a 101,99 euros en Amazon (baja de 110).
  • Amazon Music Unlimited: vuelve la oferta de tres meses gratis de este servicio que compite con Spotify. Solo para nuevos clientes, luego 9,99 euros/mes.
  • Xiaomi Mi M365: el ya célebre patinete eléctrico de Xiaomi con autonomía de 30 km, velocidad de 25 km/h, plegable, está a 279,65 euros en eBay con el código PARAXIAOMI.
  • TCL Plex: un smartphone de 6,53?, Snapdragon 675, 6 GB de RAM, 12 8 GB de capacidad (ampliables), cámara triple de 48+16+2 MP, 3.820 mAh, conector auriculares (!). Está a 219 euros en Amazon (baja de 279).
  • Realme 6: súper nuevo, 6,5?, Helio G90T, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2 MP), 4.300 mAh de batería, lector de huella en el lateral, está a 192 euros en AliExpress Plaza con el código ALIVERSARIO27
  • Cargador AUKEY USB-C: con Power Delivery 3.0, potencia de 36W, dos puertos USB-C para cargar móviles o tabletas a toda pastilla. Está a 25,99 euros en Amazon (baja de 38,99).
  • Televisor TD Systems K58DLK10US: una Smart TV de 58 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR10, sonido Dolby Digital+, WiFi, sistema operativo Android 9.0. Está a 319 euros en AliExpress (baja de 359).
  • TCL 55DP602: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, sonido Dolby Digital Plus, está a 357,45 euros en Amazon. Brutal.
  • Xiaomi Redmi Note 8: 6,53?, Snapdragon 665, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2) y 4.000 mAh de batería. Está a 155,42 euros en Amazon.
  • Apple iPhone 11 64 GB: 6,1 pulgadas de pantalla Retina, Apple A13 Bionic, Face ID, cámara dual de 12 +12 Mpíxeles, carga inalámbrica, resistencia IP68, carga rápida, Dolby Atmos. Está a 789 euros en Amazon.
  • Amazon Kindle: el lector de libros electrónicos de Amazon ya cuenta en su versión básica con luz frontal integrada, así que puedes leer en la cama sin lámparas. 6 pulgadas 167 ppp, 4 GB de capacidad, está a 64,99 euros en Amazon (baja de 89,99). El Paperwhite resistente al agua está a 99,99 euros (baja de 129,99).
  • Monument Valley 2: un juego visualmente precioso con una mecánica de puzzles espectacular. Está gratis para Android en Google Play y también gratis para iOS en la App Store.
  • Oppo Reno 2: 6,55?, Snapdragon 730G, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+13+8+2), lector de huella bajo pantalla, 4.000 mAh, cámara frontal «aleta tiburón». Muy curioso , está a 449 euros en Amazon (baja de 499).
  • ASUS ZenBook 14: un portátil de 14? FullHD con un Ryzen 7 3700U, 16 GB de RAM (muy bien), 512 GB de SSD, una Radeon RX Vega 10, sistema operativo Endless OS, teclado español, lector de huella. Está a 649 euros en Amazon.
  • WD Black P10 5TB: una unidad de 5 TB de capacidad perfecta para consola o PC, capacidad estupenda, conexión USB 3.0, tasas de transferencia notables, está a 119,99 euros en Amazon (baja de 140,49).
  • Seagate Expansion 8 TB: otra unidad aún con mayor capacidad, 8 TB (uauh!) con interfaz USB 3.0 (compatible USB 2.0), 3,5 pulgadas y un precio muy bueno (no tanto como el anterior), 139,99 euros en Amazon.
  • HiSense H50AEE6400: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, plataforma VIDAA U, modo deporte, está a 349,99 euros en Amazon.
  • Sharp LC-55UI8762ES: una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR+, Smart Aquos Net+, 3 x HDMI, 2 x USB, altavoces Harman Kardon, está a 389,99 euros en Amazon (baja de 799,99).
  • Lenovo IdeaPad C340-14API: un portátil convertible en tablet muy majo de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10 y teclado en español por 599,99 euros en Amazon.
  • ASUS ZenBook UM431DA-AM003: un portátil de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, teclado en español, está a 549 euros en Amazon.
  • Humble Bundle Just Drive: un pack de juegos de conducción para quienes quieran disfrutar al volante «virtual». Asetto Corsa, Dirt 4 y Project Cars 2 entre otros por 12 euros en Humble Bundle. Brutal
  • Humble Bundle Stardock: esta empresa lleva años haciendo programas fantásticos de personalización y productividad de Windows 10. Por 13,50 euros tendrás el pack completo, incluidos Windows Blinds, Fences (escritorios virtuales) o Multiplicity (KVM software).
  • Acer Aspire 3: un portátil muy modesto pero curioso, 15,6? FullHD, Core i3-6006U, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Linux preinstalado, teclado español, está a 249,99 euros en Amazon, buena opción como portátil de batalla o para niños.
  • AMD Ryzen 2600X: si estáis actualizando vuestro PC o vais a montaros uno nuevo atentos a este micro de 8 núcleos y 16 hilos de ejecución, preparado para overclocking, 95W de TDP, hasta 4,25 GHz. Está a 132,90 euros en Amazon (baja de 215).
  • Xiaomi Mi 9T: 6,39? AMOLED, Snapdragon 730, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+8+13), cámara frontal retráctil (20 MP), lector de huella bajo pantalla, 4000 mAh. La versión de 64 GB está a 259,99 euros en Amazon (baja de 329).
  • Aspiradora Philips Speedpro: formato escoba, se puede usar como aspiradora vertical o aspiradora de mano, en ambos casos sin cable. Cepillo con succión de 180º, tecnología PowerCyclone 7, hasta 800 l/min de velocidad del aire, está a 149,99 euros en Amazon (baja de 289)
  • Amazon Prime Estudiantes: la suscripción a Amazon Prime está a solo 18 euros al año (60 para usuarios normales) con un periodo gratuito de 90 días de prueba. Ya sabéis, con ella tenéis entrega rápida gratis, prime video y prime music.
  • Xiaomi Redmi Note 8T: 6,3?, Snapdragon 665, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2), 4.000 mAh, lector trasero, buena opción recién salida del horno. Está a 172,40 euros en Amazon.
  • HiSense H65A6500: una Smart TV enorme de 65 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR, con la plataforma VIDAA U, modo deportes, WiFi, Precision Color, está a 579,99 euros en Amazon.
  • Intel NUC: un miniPC potente y curiosón. Con un Core i5-7260U, 8 GB de RAM, 240 GB de SSD2, Windows 10, está a 525 euros en Amazon. Buen equipo de trabajo o incluso de salón.
  • Acer Aspire 3 A315-54K: un portátil de 15,6? Full HD con un Core i5-10210U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, con salida HDMI, RJ45, USB 3.1, lector de tarjetas, está a 499 euros en PcComponentes (en Amazon 708 euros).
  • Smartwatch Huawei GT Fashion: un reloj inteligente con monitor de sueño, ritmo cardíaco, sistema LiteOS, GPS, Bluetooth, y pantalla estupenda. Está a 99 euros en Amazon (en PcComp 147).
  • ASUS TUF Gaming FX505DV: un portátil gaming con pantalla de 15,6? Full HD a 120 Hz, Ryzen 7 3750H, 16 GB de RAM, 512 GB SSD, GeForce RTX 2060 (uauh), sin SO, teclado retroiluminado en español. En eBay está a 999 euros, rebaja brutal.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 comentarios en “291 horas en un vagón

  1. Lo del teletrabajo no es tan fácil como parece. Te lo digo yo, que lo he sufrido, como jefe, en primera persona. Tiene más caras de las que parece:

    Yo trabajaba en casa, como autónomo, con otros autónomos de todas partes, de cerca o de lejos, colaborando conmigo. Pero eso no basta.

    Después de años de desgaste personal, finalmente tuve que claudicar y apostar por abrir una oficina, para contratar empleados en nómina para que trabajen presencialmente.

    Yo no quiero una oficina para nada. Me he visto obligado a alquilar, acondicionar y amueblar un local (sobre todo en cuanto a despliegue informático) simplemente porque no puedo tener a mis empleados en el salón de mi casa.

    Me he visto obligado a abandonar mi posición de auto-tele-trabajo que tanto me había costado alcanzar, y que me encantaba.

    Yo, realmente, no quería hacerlo.

    Pero tuve que admitir que no me quedaba más remedio.

    No lo decía yo, lo decían mis resultados: Eran cada vez peores. Me pasé un año entero perdiendo dinero, destruyendo mis ahorros (en vez de ganarlo) hasta que eso me convenció de que, simplemente, no podía seguir así.

    ¿Cuál era el motivo? ¿Por qué no podía seguir igual que siempre?

    Porque mi nicho se había endurecido (como todos, cada día que pasa). Si trabajaba yo solo, no era suficientemente competitivo; necesitaba gente conmigo para conseguir metas sólo alcanzables por un equipo.

    Al principio, con los autónomos fui capeando el temporal. Pero algo no funcionaba bien. No fluía. Yo seguía siendo el cuello de botella. Siempre había demasiadas tareas (especialmente las muy pequeñas o las muy complejas, no tanto las medianas).

    Y, aunque tardé años en verlo claro, la realidad es la realidad: Sacar el trabajo adelante tan solo es la mitad, o la tercera parte de lo que hay que hacer cada día. El grueso está en comunicarse constantemente para organizarse y sacar adelante ese (siempre cambiante) trabajo.

    Y ahí, para esa comunicación ágil, constante e impredecible, especialmente si hay que hacerla con múltiples personas, el skype no llega, el teléfono no basta y, por supuesto, el email, el whatsapp o cualquier medio escrito son un sumidero de productividad simplemente inaceptable. En remoto, uno no es lo suficientemente ágil como para organizarse bien con el grupo.

    El teletrabajo está bien para la gente que puede actuar en plan lobo solitario durante periodos prolongados. Pero, para funcionar bien como equipo, hace falta el tú a tú.

    Y el equipo es imprescindible para hacer una aportación de valor significativa.

    Así que, para una comunicación lo suficientemente ágil y de calidad, la presencia no es negociable. El mercado no te permite elegir.

    Mal que me pese.

    • José Antonio dice:

      Completamente de acuerdo con tu comentario. Soy director general de una empresa y este año tuve que anular todas las posiciones que teníamos con tele trabajo por la misma razón que indicas. A la hora de trabajar en equipo, el cara a cara es fundamental. Que hay empleo que son susceptibles de ajustarse al teletrabajo? Por supuesto, pero en cuanto metes el componente de trabajo en equipo esta posibilidad se desvanece.

    • Pues mira que lo siento Uxío, pero vamos, que la idea no es que sirva para todo y para todos. Creo no obstante que sirve para muchos más de lo que plantea un mercado muy conservador en este apartado.

      El trabajo en equipo no es necesariamente excluyente del teletrabajo. En Xataka y el resto de medios de Webedia el teletrabajo es absolutamente dominante: hay editores repartidos por toda España, y hay comunicación y coordinación continua a través de herramientas como Slack. Es una herramienta que al menos en nuestro caso soluciona la papeleta perfectamente —lo podrían hacer muchas otras, ojo—, y cuando se necesita una reunión virtual acudimos a un Hangout o un Meet, por ejemplo.

      ¿Noto que el equipo no sea un equipo? La verdad, no. Hace tiempo que no trabajo en una redacción, pero creo que había muchas más distracciones en esa interacción personal que en esta virtual. Eso sí que en mi opinión era un sumidero de productividad. Es cierto que el sentimiento de equipo cambia, pero a nivel de productividad para mí la mejora es evidente.

      Pero evidentemente tu caso es tu caso, como el de José Antonio. Yo creo que es posible adaptar muchos escenarios de trabajo a esa coordinación remota. Puede que no todos, desde luego, pero sí muchos. Yo por ejemplo soy bastante poco fan de hacer muchas reuniones muy duraderas, pero en trabajos en que eso es más necesario (y sirve de algo) está claro que la presencia física es un plus.

      No estoy tan seguro de que el mercado te haya obligado a ello: quizás simplemente ni tú por tu forma de ser y gestionar las cosas ni la gente con la que estabas en ese régimen no funcionaba bien con ese modelo y sí con el presencial. No todos valen para todo ni mucho menos: en mi curro la situación es muy distinta (y doy gracias al cielo por ello). No te mosquees, ojo, no lo digo a malas.

      • No, hombre, no me lo tomo mal ¡Faltaría más!

        En realidad no necesito reuniones «largas». De vez en cuando surge alguna. Empezamos comentando algo con normalidad, y acabamos haciendo lo que se podría llamar una reunión. Pero esas situaciones no pasan de 20 minutos.

        Lo que sí hace mucha falta son frecuentes consultas breves (por las que no se organizaría un Meet o similar), o explicaciones detalladas y reiteradas de algún asunto en momentos imprevistos.

  2. Lambda dice:

    A mí me parece que el teletrabajo depende de casuísticas muy concretas: por ejemplo, tipo de cultura de trabajo, automatización y las tareas específicas que se pretendan resolver con ello. Es un reto, pero creo que en el Norte de Europa y EEUU está bastante presente. Para mí, en concreto, es una forma más de la división y especialización del trabajo. Cuanto más específico y menos variado en aspectos sea tu trabajo, más probable es que puedas resolverlo en remoto.

    Por poner un par de ejemplos, no es lo mismo un editor de un gran departamento de publicidad (necesita supervisar constantemente) que un especialista en postprocesado de imagen (efectos 3d para detalles de un anuncio en video, por ejemplo). Es bastante más probable que el último pueda trabajar en remoto, y con diversos empleadores.

    Vamos, que el asunto del teletrabajo es «según y cómo». Y ni mucho menos debería ser una «excusa» para saltarse la conciliación laboral, la flexibilidad de horarios (y de paso, si es posible, cargarse el adefesio del horario partido), una red de transporte público óptima y un urbanismo que evite la excesiva distancia entre los centros de trabajo y las viviendas.

    Corremos el riesgo de pensar en las novedades como la panacea global, y no, sólo es como mucho un parche. Preferiría que antes mejoren las condiciones del trabajo para mucha gente en España antes que una marea de teletrabajadores (el tema de los falsos autónomos es un buen recordatorio de cómo algo puede pervertirse de mala manera).

    Bueno! Me ha salido bastante largo este post, jaja

    • Esa es otra. Lo de los falsos autónomos es harina de otro costal, y efectivamente creo que en temas laborales hay cosas mucho más acuciantes que hacen que lo del teletrabajo como dices sea más una herramienta, no una solución. Bien dicho.

  3. David dice:

    80% Uxio – 20% Javipas (reparto razones, aunque hay ganador).

    Un par de apuntes nuevos:
    A) yo es que me lo paso pipa en el trabajo con los compañeros (y es un trabajo serio, en oficinas serias, con personal cualificado, en un entorno serio). Y eso no se consigue en la distancia.
    B) Entre todo y nada me quedaría con un poco. Por ejemplo, uno o dos días a la semana de tele trabajo. Si te puedes organizar para hacer en casa esas tareas en las que necesitas más tranquilidad, o en las que dependes menos o interactuas menos con otros; igual ni se hacen tan pesados los desplazamientos al trabajo, porque ya no son diarios, ni se hace tan triste estar solo todas las horas de trabajo del día