Tecnología

Cuando Incognitosis desapareció dos horas del mapa

·

Que no cunda el pánico, que ya estoy de vuelta. No ha sido una tarde demasiado simpática, pero claro, todo ha sido culpa mía por ir de usuario tranquilo.

Esta tarde veía un post titulado «HTTP/1 should die» y recordaba que igual tenía que ajustar la configuración de mi VPS. Pero resulta que no, una rápida comprobación aquí me permitía confirmar que Incognitosis ya soporta esta versión del estándar que acelera todo y hace que la web sea un poquito mejor.

Todo era felicidad hasta que me daba cuenta de que además llevaba tiempo sin actualizar el servidor. Me dispuse a hacerlo con los típicos ‘sudo apt update‘ y ‘sudo apt upgrade‘ de la distro que lo gobierna todo, que en mi caso era una Ubuntu 16.04, y hasta ahí todo bien.

Pero entonces, mensajito al canto. Oye, que la 18.04.1 está disponible. Que si quieres haz un do-release-upgrade y a tirar millas con lo último de lo último. Todo funcionaba bien después de la actualización de paquetes, pero imaginaba que esto último podía ser un poco más heavy así que antes de nada hice backup en mi NAS de todo por si las moscas. Incognitosis estaría a buen recaudo si algo pasaba.

No tenía que pasar nada, pero pasó. Creo que algunos recordaréis que en la última gran renovación de Incognitosis me decidí a instalar EasyEngine, una plataforma que automatiza muchos de los procesos de poner en marcha un sitio web en un VPS, y en particular un WordPress. Aquello era una chulada, mucho más avanzado que el Tuxlite que usaba antaño, y desde entonces no me había dado ningún problema.

El caso es que la actualización a Ubuntu 18.04 fue bien salvo por un pequeño detalle. De repente EasyEngine se había quedado tonto. Los scripts habían desaparecido o no estaban en su sitio y algunos componentes tampoco estaban. Eso, claro, había hecho que Incognitosis dejara de estar disponible.

El caos.

Lo primero que probé es intentar recuperar el estado normal de EasyEngine, pero no había forma. Trucos como el de este chico no funcionaron, y por más que intentaba hacerlo funcionar todo, me encontraba con más y más problemas. Acabé reinstalando EasyEngine para que todo se colocara en su sitio, pero he aquí el problema. Hacía tanto tiempo que no lo había actualizado que al reinstalarlo di el salto a la versión 4.0.9 en lugar de la (creo) 3.8 que yo tenía. Nada funcionaba como entonces, porque en el nuevo EasyEngine todo es distinto. Entran en acción los contenedores con Docker, un concepto que a mí me ha cogido mayorcito y que nunca he manejado.

El caso es que afortunadamente tengo acceso a un segundo VPS, así que me dispuse a migrarlo todo allí. Inicié el proceso de cero y tras instalar EasyEngine allí pude crear un blog de WordPress nuevo. Luego se supone que todo era cuestión de sustituir la carpeta del sitio nuevo y sin contenido con Incognitosis, temas y plugins incluidos. Eso no es difícil: copias todo el directorio y restauras la base de datos, algo tirado con mysql.

Espera, ¿he dicho tirado? Resulta que en el nuevo EasyEngine no instalas un Mysql o un Mariadb como siempre: lo haces a través de un contenedor, así que el acceso a la gestión de las bases de datos es un infierno. Primero probé con phpmyAdmin, pero aquello fue un desastre. Borré el sitio, volví a crearlo y volví a hacerlo todo de nuevo, pero esta vez con el comando de docker que me importó restauró el fichero sql que había creado antes del desastre. Vi la solución aquí , pero primero tenía que averiguar el nombre del contenedor de las narices, algo que se hace con un

docker container ls

Tras eso por fin podía hacer lo que antes hacía en un suspiro con un

sudo docker exec -i contenedor_db mysql -uuser -ppassword --database=database_name < basededatos.sql

Maravilloso, pero una vez restaurado todo y comprobados los permisos (tuve que revisarlos con ayuditas como esta, no me dejaba instalar nuevos plugins porque no podía crear carpetas) aparecía una página en blanco por todos lados. En la Home y en los artículos. Curiosamente sí que podía acceder al administrador, al backend, y desde allí y desde la consola lo que hice fue desactivar todos los plugins, que fue la clave para que todo empezar a recuperar su forma. Incognitosis ya se veía como casi siempre tras desactivarlos. Una vez conseguido eso, elegí el tema que utilizo siempre y luego fui instalando y activando plugins uno por uno para luego recargar la página a ver si todo iba bien.

Había dos problemas: uno, que uno de los plugins que más valoro, por no decir el que más, ya no podía usarse. El editor Front-End que he usado durante tanto tiempo obliga a usar otro plugin llamado WP Rest API que si activo hace que todo se vea vacío. Ni idea de por qué, porque antes no pasaba, simplemente pasa.

Dos, que solo yo veía el sitio bien porque estaba logado: en cuanto me salía de la sesión, perdía el acceso a Incognitosis. O más bien, a la home de Incognitosis, porque todo lo demás se veía, algo que pude comprobar con ayuda de algunos lectores (gracias especiales, Vicent). La madre que me trajo. ¿Qué pasa aquí? Fui de nuevo repasando todo hasta que me encontré con la clave: uso el plugin Redis Object Cache para gestionar la caché de páginas que se instala al crear un nuevo sitio EasyEngine con WordPress (si quieres, claro, es la opción –wpredis que yo utilicé entonces y he utilizado ahora), pero no había activado la caché de objetos en los ajustes del plugin, en el escritorio o backend del blog. Una vez hecho, todo volvía a la normalidad. Configuré los widgets del pie de página y por fin pude relajarme un poco.

Menos mal que no estoy a cargo de la internet mundial porque esto la verdad es que me da algún susto poco gracioso. Es cierto que mola encontrarse con estas situaciones resolver estas situaciones para refrescar conocimientos, pero lo de Docker es para mí un misterio aunque he leído que es la pera limonera. Igual me empapo un poco ahora que tengo que poner un poco más en forma el blog aprovechando la ocasión, pero por lo pronto, aquí tenéis esta pequeña historia con lo que fue y pudo haber sido esta caída de Incognitosis. Menos mal que me doy maña y acabo solucionándolo, caray. Mis tiempos de CTO y sysadmin no fueron en balde, parece.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “Cuando Incognitosis desapareció dos horas del mapa

  1. Jose luis dice:

    Pues Ya sabes la solución : dockeriza tu WordPress y así la próxima vez , pongas Ubuntu pongas Windows 10, incognitosis seguirá funcionando . Incluso con docker compose lo enganchas al MySQL . Una vez que empiezas .
    , es un no parar !

  2. Yo estoy estrenando trabajo como DevOps hace casi un año. Dockers dio un poco duro al principio pero ahorita es lo que mueve casi toda la nueva web y productos.
    Y ya Docker va de salida (bueno, no tan exagerado). Pero el concepto de los contenedores, cuando lo leí fue la locura. Es como las cosas con chroot pero más pulidas. Eso es el presente/futuro.

    Eso con herramientas como Terraform me retornaron mi gusto por lo que hacia. Trastear con hardware y cables ya no me nacia (8 años en eso…)

    • Sí que tiene todo buena pinta porque es cierto que se habla mucho de ello. Pero como le decía a José Luis, me da perezón. Igual miro un poco, pero me falta tiempo para tantas cosas que esta la dejo atrás en la lista de pendientes

  3. Ja, ja, ja me parto con tus historias de terror. Lo de docker es muy fuerte, solo lo he trasteado para estar al día y lo mismo lo puedes hacer aprovechando la RaspberryPi que tienes en algún cajón.

Comentarios cerrados