Tecnología

La doctora que no miraba a los ojos

Es difícil encontrarle un pero a nuestra Sanidad pública. He tenido la suerte de no necesitarla apenas, pero algún que otro susto infernal se ha unido a pequeñas experiencias mías y de mis conocidos que me dejan claro que por una vez en España tenemos algo que probablemente no nos merecemos.

Ya sabéis: tenemos la televisión que nos merecemos, los políticos que nos merecemos e incluso quizás la selección que nos merecemos —qué desastre, por Dios—, pero esta Sanidad, al menos hasta donde yo llego, es la bendita excepción a la regla.

Pero claro, yo soy muy de poner peros, y como además me fijo en temas tecnológicos, he encontrado uno. Pequeñito, pero curioso. Uno que seguramente otros muchos habrán apreciado.

El pero es que los médicos ya no miran a los ojos. Miran a las pantallas.

Es al menos lo que me ha ocurrido en mis últimas visitas a mi doctora de cabecera. Una mujer cuyo trato siempre es correctísimo, pero que como digo probablemente no me reconocería si se cruzara conmigo por la calle. Alucinante, sobre todo teniendo en cuenta que soy famoso a tope. Un influencer a lo bestia, ya me conocéis.

Hoy tocaba pequeña visita para una revisión, y lo mismo de siempre. Llegas, saludas, y le sueltas que vienes a ver si los análsis dieron todo correcto. La doctora, que ya estaba revisando el historial en su PC, no me mira más que un instante. Mira su PC. Que por cierto, es modestito en todo, monitor incluido. En la sanidad pública igual deberían dejarse asesorar: los monitores 4:3 de 15 pulgadas se quedan cortos en un ámbito en la que verlo todo bien (y grande) es importante. No sé, invertiría en monitores de 24 pulgadas, que en los últimos tiempos están a dos duros.

Total, que la doctora no me miró en los 5-10 minutos que estuve en consulta. Tecleó —no muy rápido, pero no es mecanógrafa, claro—, movió el ratón e hizo clic, miró la pantalla, volvió a teclear, volvió a mover el ratón e hizo clic, y volvió a mirar la pantalla. Y así durante un rato. Tras unos minutos en los que yo ya no sabía dónde mirar —quizás debería haberme puesto a mirar el móvil—, la conclusión. Una conclusión, por fin, en la que sí me miró a los ojos un poco.

—Bueno, pues todo estupendo. Aún así voy a hacer una consulta al especialista porque tus nosequé están un poco altas. Por si las moscas.

—Genial. ¿Espero entonces la cita del especialista?

—Sí, te llegará un mensaje en unos días. Vuelve por aquí en un par de semanas y lo vemos juntos por si acaso.

—Perfecto, gracias.

—De nada, ciao —contestó ella sumergiéndose de nuevo en su pantalla de 15 pulgadas.

Así fue la visita. Y durante todo el tiempo lo único que yo pensaba —aparte de esperar que todo estuviera bien, claro— era que eso de teclear y mover el ratón y hacer clic y mirar a la pantalla no mola.

Sobre todo cuando existe una tecnología que ahorraría parte del problema. Se llama dictado por voz, y por lo que he visto se ha comenzado a implantar en algunos hospitales por ejemplo en Galicia. Hablaban también de ella en El País a principios de 2018 indicando que “Desde la Organización Médica Colegial de España comentan que no han estudiado el reconocimiento de voz“. Me sorprende y me entristece un poco, sobre todo porque mi sensación es la de que los médicos tienen cierto lado friqui: no son ni muchos extraños a la tecnología, y diría que es de los sectores que mejor acogen todo tipo de novedades.

Lo de dictar todo eso que escriben sería la solución perfecta, y ahorraría también cosas como esa maravillosa tradición médica de escribir a mano recetas con una grafía maravillosamente indescifrable. Hasta hay un grupo de Facebook en el que los farmacéuticos se ayudan a descifrar recetas de doctores. Alucinad.

Quizás debería haberlo comentado con mi doctora para entablar así una agradable charla sobre por qué los médicos no se compran cuadernillos Rubio o por qué no aprovechan avances tecnológicos como el del dictado por voz. Quizás entonces hubiera apartado sus ojos de la infernal pantallita para mirarme y hablar cara a cara a su paciente.

O quizás no. Quizás se hubiera puesto a teclearme su respuesta.

A saber.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • Xiaomi Mi 8: el súper telefonazo de Xiaomi está de oferta, y atentos porque es la versión a tope (aunque en color dorado, eso sí) con el Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, pantalla de 6,21 pulgadas (con notch) y cámara dual 12+20 MP. Una maravilla a este precio, 395 euros en GearBest con el cupón GB$MPMI128.
  • OnePlus 6: versión internacional del telefonazo de OnePlus con pantalla casi sin bordes de 6,28 pulgadas, el Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual (16+20) lector de huella y esa ROM OxygenOS que va como una seda. Casi 100 euros más baratos que el precio que se maneja en España: está a 430 euros en GearBest. En Amazon está por 525 euros.
  • Disco duro externo Maxtor 4TB: precio brutal para esta unidad externa pequeñita (2,5 pulgadas) y con conector USB 3.0/3.1. Está  a 99 euros en Amazon.
  • Vivo NEX: el móvil que ha revolucionado con su cámara frontal desplegable y un diseño casi todo pantalla está ya a la venta. Llega con el Snapdragon 710, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (uauh), 4000 mAh de batería y una doble cámara detrás (12+5) que supongo que no estará nada mal. El precio, 516 euros en GearBest. La semana pasada estaba 100 euros más caro, uauh.
  • Jumper EZbook X4: el portátil de bajo coste que analicé recientemente y que me ha dejado sorprendido. Con un Celeron N4100, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD ¡(560/470 MBps!), puerto MicroHDMI, MicroSD y 2xUSB 3.0, además de pantalla de 14 pulgadas FullHD (algo tristona en brillo y color, cierto). Teclado en disposición americana, buen trackpad, todo por 240,80 euros en GearBest.
  • NAS WD MyCloud EX2 Ultra 8 TB: ya sabéis que siempre recomiendo la compra de un buen NAS, y esta oferta de Western Digital es brutal: con 8 TB de capacidad, procesador dual core, 1 GB de RAM y 2 bahías. Está a 299,99 euros en Amazon, la mitad de su precio oficial, aseguran.
  • PC Gaming con GeForce GTX 1060: el fabricante chino es desconocido total (Getworth) pero atentos a este PC de sobremesa con un Core i5-7400, 8 GB de RAM DDR4, un SSD de 120 GB y una GTX 1060 de gráfica. Todo por 516 euros en GearBest con envío desde China (en un mes, paciencia). Parece hasta demasiado bueno para ser verdad.
  • Huawei P20: un fantástico móvil solo superado por el P20 Pro en cámara triple, pero este sigue siendo apuesta segura. Con un Huawei Kirin 970, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (¡uauh!), doble cámara (20+12) y lector de huella en el frontal. Brutal, y está a 533,20 euros en GearBest.
  • Huawei P20 Lite: la versión “modesta” del anterior también está curiosa, ojo. Un Snapdragon 659, 4/64GB, lector en la trasera, cámara dual (16+20) y está en GearBest a 235,64 euros con el cupón Eddytedy56 (envío desde España, garantía 2 años). El P20 Lite en color dorado enviado desde china sale aún más barato, 211,56 euros en GearBest con el cupón Eddytedy89.
  • Ratón Razer DeathAdder: tuvo el premio al mejor ratón del año en 2013. Vale, hace ya, pero sigue siendo un gran ratón para jugones, con 3.500 dpi y un precio estupendo: 19,46 euros en GearBest con el cupón GBQQ123.
  • Xiaomi Redmi Note 5: un phablet de 5,99 pulgadas, Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual de 12+5 MP y lector de huellas además de batería de 4.000 mAh. Una apuesta segura a este precio: 149 euros en Aliexpress.
  • Portátil Teclast F6 Pro: un convertible con pantalla táctil de 13,3 pulgadas giratoria 360 grados. Llega con un Core m3-7Y30, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD e incluso lector de huella. Soporta stylus opcional, por cierto. Sale por 387 euros en GearBest con el cupón IT$TATCF6pro.
  • Tarjeta MicroSD Samsung Evo Plus 128 GB: perfecta para ampliar la capacidad de vuestro dispositivo móvil, sobre todo a este precio: 23,80 euros en JoyBuy. En Amazon la misma tarjeta está a 34 euros.
  • Fuente alimentación EVGA SuperNova 650W: con certificación 80 Plus Gold, totalmente modular, modo Eco con un nuevo ventilador, tamaño compacto de 150 mm, una pequeña maravilla si estás pensando en actualizar o construir un PC. Está a 83,78 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 SE: cuidado que no es el súper súper Xiaomi Mi 8: es el nuevo y flamante buque insignia de Xiaomi en su versión “Lite” , que debuta en los Incognichollos. Con un Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, doble cámara (12+5), y lector de huellas en la trasera, además de pantalla AMOLED de 5,88 pulgadas casi sin bordes. Lo tenéis a 265,42 euros en GeekBuying con el cupón MICHOLLO01. Con esas prestaciones, buen precio, señores.
  • DVD con dos pantallas para coche: para viajes largos con niños puede ser toda una bendición. Las pantallas de 9 pulgadas tienen además un puerto USB2.0 y ranura para tarjetas, además de altavoces estéreo y control parental. Están a 95,50 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A1: atentos que el smartphone chollo de la temporada está a buen precio en Amazon. Es la versión con 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad con su doble cámara y su Snapdragon 625. Lo tenéis en AliExpress por 130,47 euros. Otra opción es la de Amazon, donde lo tenéis a 182 euros.
  • Patinete eléctrico Ninebot No. 9: un competidor directo del patinete de Xiaomi que últimamente está caro. En este caso contamos con especificaciones muy similares. Velocidad máxima de 20 km/h, autonomía 25 km, carga máxima de 100 kg, plegable, pesa 11,3 kg y tiene neumáticos de goma dura de 8 y 7,5 pulgadas. Lo tenéis en GearBest por 292 euros.
  • Memoria 16 GB DDR4 Samsung: un módulo “cutre” en su aspecto pero que a este precio igual no os importa: está a 115,49 euros en eBay (más 6 de gastos de envío, la reputación del vendedor es buena). A los precios actuales de la memoria, impresionante, la verdad.
  • Portátil convertible Medion 11,6 pulgadas: muy modesto, pero una buena opción para los peques: Intel Atom x5-Z8350, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad eMMC, pantalla táctil convertible en táctil, Windows 10 incluido. Todo por 199 euros en Amazon (41% dto.)
  • Xiaomi Redmi 2S: recién salido del horno, el nuevo campeón de los móviles baratos: 5,99 pulgadas 720p con formato 18:9, sorprendente ya solo por eso. Además cuenta con un Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad y cámara dual (16+5 MP). Lo tenéis a 137,60 euros en GearBest, alucinante.
  • Xiaomi Mi Band 3: la pulsera cuantificadora con pantalla de mayor tamaño y sensor de ritmo cardiaco está a 23,73 euros en Aliexpress.
  • Cargador inalámbrico Qi 10W: si tenéis un dispositivo con soporte de carga inalámbrica, los cargadores están cada vez más baratos, y este no está nada mal por su potencia y el soporte del estándar Qi. Lo tenéis a 6,99 euros en Amazon con el cupón 7VWWD9W8.
  • Altavoz Bluetooth Trust Urban Dixxo: un altavoz curioso por su diseño con LEDs en plan discotequeros, y que tiene una potencia de 20W. Lo más chulo es su precio: 35,99 euros en Amazon (55% dto).
  • Moto G5s: un móvil muy modesto pero oye, que puede ser interesante para muchos. Llega con un Snapdragon 430, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, pantalla de 5,2 pulgadas y cámara de 16 MPíxeles. Está a 129 euros en Amazon (48% dto.).
  • Unidades SSD Kingston, SanDisk, y Samsung: 120 GB de capacidad para una buena unidad de Kingston (500 MBps en lectura, 320 MBps en escritura) que cuesta 30,99 euros en Amazon (46% dto), nada mal. La unidad de 240 GB está aun mejor, a 51 euros (53% dto.). Si queréis aún más, atentos a la Samsung 850 EVO de 500 GB por 101,18 euros en Amazon. Toshiba también tiene una unidad simpática, la TR200 de 240 GB por 55,99 euros en Amazon.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 comentarios en “La doctora que no miraba a los ojos

  1. Jape dice:

    Creo que me acojonaría vivo si oigo a mi médico dictarle lo que ve en mis análisis a un ordenador. En plan “el grado de leucocitos azules parece un poco bajo en el esófago interno, posiblemente por una disyuntura del coxis” y que luego se gire y me diga, “todo bien”

    Vamos, a mí no me sacan de ahí sin hacerme un tac de esos de cuerpo entero y me certifican que estoy sano con un notario.

    Que yo, desde que cumplí los 40, soy de los que me creo que todos los dolores de cabeza que tengo son un tumor…

  2. Hergest dice:

    Yo he tenido la misma sensación con mi doctora: ella solo mirando a la pantalla, y tecleando (a dos dedos). Todo un poco frío.

    Ah, en los incognichollos, el Xiaomi 8 es el modelo SE.

  3. Land-of-Mordor dice:

    El trato directo y humano siempre se agradece pero en ese tipo de situaciones prefiero que el profesional médico esté más pendiente de los datos de los análisis, de las pruebas o de la radiografía de turno que en intentar conectar personalmente conmigo. Eso sí, casi siempre de las pocas veces que visito la consulta, una vez visto el asunto siempre hay unos segundos o algún minuto de conversación más informal. La única vez que recuerdo un trato más “industrial” fue en la extracción de sangre. Eso sí era una cadena de procesamiento industrial de las buenas. Si les llegan a dejar trabajar toda la mañana entre las dos personas que había dejan sin sangre a todo el municipio XD

    • Coincido en que lo importante es que hagan su trabajo, pero parte de ese trabajo de transcripción, creo, se podría optimizar con dictado. No solo ya por el tema de hablar contigo cara a cara, sino porque creo que se ahorraría tiempo.

      En realidad es una pega pequeña. Como decía, pocos peros le puedo poner a nuestra Seguridad Social.