Tecnología

Pon un coche eléctrico en tu vida

·

Mi profesor de autoescuela era un capullo. Un tipo que iba de enrolladete y que aún con aquella tierna edad mía —algún día quizás cuente la historia completa de mi carné de conducir— detecté que era un avispillas.

Y sin embargo, recuerdo aquellas primeras clases y la sensación —por fin— de conducir por mí mismo. Aquello me parecía la pera limonera. Lo más de lo más. No me gustaba conducir. Me encantaba.

De un tiempo a esta parte mi relación con los coches se ha deteriorado.

Es raro, porque mi padre trabajó en el grupo PSA toda su vida. De hecho fue jefazo en la fábrica de Villaverde, donde empezó cuando aún se llamaba Barreiros. Conoció a aquel ‘Elon Musk’ en pequeño de la época —si no os sabéis la historia, indagad un poco—, por ejemplo, y su trabajo fue durante buena parte de su vida su pasión. Mi hermano siguió sus pasos y también trabajó muchos años en PSA, aunque hace un par de años cambió de tercio cuando vio que las cosas en el grupo andaban un poco achuchadas.

El caso es que eso me dio la oportunidad de ir en y conducir unos cuantos coches del grupo. Recuerdo con especial cariño el Chrysler 180 de nuestra niñez (de los Simca mejor no hablar), el primer Peugeot 205 y por supuesto el Peugeot 307 CC que una vez probé (ya como conductor, tras algunos modelos anteriores) acabé quedándome (disclaimer: no me comí un colín con él por muy descapotable que fuera). Me encantaba también conducir aquel coche, pero hacerlo en atascos y con estrés para ir y venir del trabajo durante mis años pre-teletrabajador acabó dejando huella.

Aquello ya no me molaba (tanto).

Perdí bastante el interés por el mundo del motor, que recuperé en parte cuando Tesla nos maravilló a todos con la revolución de los eléctricos y la promesa de que además serían autónomos. Eso ha acabado siendo un poco pufo de momento, y tanto uno como otro testigos han sido ya recogidos por otros fabricantes y desarrolladores. Pocos coches convencionales me emocionan, pero desde que empecé a leer (y escribir) sobre el Tesla tuve claro que ese era el siguiente paso de la automoción.

Durante todo este tiempo no he podido apenas trastear con coches eléctricos. Soy un necio en temas técnicos, casi no sé ni cambiar el agua del limpiaparabrisas y hace tiempo que pasaron mis días de meterle caña al coche de turno. Conduzco en modo abuelete, diría, así que entre eso y que lo mío son los ceros y los unos las opciones para probar son limitadas.

Pero claro, los coches son cada vez más ordenadores con ruedas, así que de cuando en cuando hay oportunidades para trastear con ellos. En los últimos tiempos he probado alguno que otro muy brevemente (soy ese que hizo el peor tiempo de la historia del circuito de Ascari con un VW Polo armado hasta los dientes) pero la semana pasada nos ofrecieron probar un VW e-Golf, la versión 100% eléctrica del Golf de toda la vida. El resultado de esa experiencia está aquí.

En ese texto he dejado claro todo lo que me ha transmitido el coche. No porque sea un VW e-Golf. Lo mismo hubiera sentido con cualquier otro eléctrico del mercado, y de hecho poco antes había probado un prodigioso Jaguar I-Pace durante un par de horas. En aquella ocasión no hubo mucho margen de maniobra, pero tener un eléctrico toda una semana me ha abierto los ojos aún más de lo que los tenía.

Esto, queridos lectores, es el futuro. No hay más.

Ya sé, ya sé. No estoy diciendo nada nuevo. Muchos lo han dicho antes y mejor que yo, pero por si acaso no les habéis leído o no os fiáis, creedme: esto es el futuro. De hecho el futuro son los eléctricos y autónomos, pero esos tardarán un poco más en llegar.

La diferencia en la experiencia de conducción es tal que es como ir en triciclo y pasar a la bici. O como ir a una bici sin marchas y pasar a una con marchas. O como ver una peli en VHS y luego verla en 1080p. Es un cambio tan evidente, tan claro, tan a mejor, que es imposible no ver que es lo que está por venir para todos.

Hay algunas pegas, claro. La infraestructura de puntos de carga es aún una castaña pilonga (no tuve narices de recargar el coche), la autonomía es aún algo pobre, los precios de estos coches eléctricos son bastante más altos que el de sus equivalentes con motores de combustión, y además está el problema macroeconómico y macroenergético: las petroleras no van a dejar que esta revolución les arruine su negocio, y veremos cómo se lo montan las eléctricas (y los gobiernos), que tendrán que producir mucha energía y muchas baterías para almacenarla ante la demanda que se avecina. El problema es gordo, pero creo que asumible y perfectamente solucionable. Puede que tarde algo más de lo que muchos querríamos, pero al coche de toda la vida le quedan dos telediarios. Mis hijos no lo conducirán, eso seguro. De hecho, diría que mis hijos ni siquiera se sacarán el carné de conducir. No tendrán que hacerlo. Los coches autónomos se encargarán de eso, pero esa es otra historia.

La que nos ocupa es la de los eléctricos, que como digo son ahora mismo una promesa excepcional de lo que llegará. Lo de conducir casi con un solo pedal (gracias a la frenada regenerativa), el silencio, la suavidad… es todo como volver a esas sensaciones de las clases de conducir.

De repente me volvió a encantar hacerlo.

Quiero uno de estos. Probablemente tarde en caer —a nuestro Kugita le queda guerra que dar, espero— pero caerá. Y entonces volveré a disfrutar (más) de conducir. Y probablemente volveré a aburrirme de hacerlo. Y entonces llegarán los coches autónomos y no tendré que conducir nunca más. Y creo que seré de esa inmensa mayoría a quien eso no le importará en absoluto.

Mientras tanto, a disfrutar y a sufrir de nuestros coches con esos antediluvianos motores de combustión. Disfrutadlos como digo todo lo que podáis, porque pronto serán como las pesetas: hablaremos de ellas en pasado remoto, y las nuevas generaciones ni entenderán que hubo un tiempo en el que los coches no eran eléctricos.

Precaución, amigos conductores.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “Pon un coche eléctrico en tu vida

  1. Axford dice:

    Veras, se que el futuro en automocion queda un poco mas lejos de lo que nos venden, es mi opiniòn.
    1- Que alguien me explique porque un coche a pilas es mas caro que uno normal, un motor electrico y una bateria, y ella sola hace que tooooodo el coche resulte mas caro.
    2- Aun, no me ha dicho nadie si toda la energia electrica en la que voy a enchufar el coche es ecologica, o procede de una termica o de una nuclear.
    3- Una vez gastadas, las baterias, con el numero de vehiculos que hay circulando, imagina que son electricos, tenemos un buen numero de baterias, no utiles contaminando.
    4- Sabes en que consiste el placer de conducir en moto, simplemente un scooter, te da el aire, eres libre de ir donde quieras y te da el aire, en un coche, disfrutas del placer de conducir, ir donde quieras, y no te da el aire, en un autonomo, lo mismo, pero pierdes el placer de conducir, simplemente porque no te gusta, conduce otro, y TU, vas a pagar 20000 EUROS porque conduzca otro?, no lo creo, sale mas bartato un taxi y el transporte publico.
    Creo que nos quieren vender la moto, y que la paguemos nosotros,
    Pero es mi opiniòn (perdona el tocho)

    • Land-of-Mordor dice:

      1.- Porque se fabrican con suerte miles de unidades mientras que de los otros se fabrican millones. Si sólo se fabricara una unidad de cada tipo de vehículo, sería más barato de fabricar el eléctrico.

      2.- Incluso quemando carbón para producir electricidad, es más eficiente un coche eléctrico. En una central térmica se pueden aplicar medidas de reducción de emisiones y a favor de aumentar la eficiencia que son o imposibles de trasladar al motor térmico de un coche o simplemente demasiado costosas. Las centrales térmicas pueden llegar a un 40% de eficiencia, tal vez algo más, que son cifras con las que los motores de combustión de nuestros vehículos ni sueñan. Además es energía producida en el propio país o en sus cercanías, no hay que traer zumo de dinosaurio desde la otra punta del globo al precio que pidan.

      3.- A diferencia de lo que sale del tubo de escape de tu coche, que convertirlo en combustible otra vez es caro y energéticamente ineficiente, una batería que ya ha llegado al final de su vida útil contiene exactamente la misma cantidad de litio y otros materiales “raros” que cuando salió de fábrica. Teniendo en cuenta que en el caso de los coches eléctricos estamos hablando de packs de baterías de miles de euros, hay un interesante negocio en ciernes para el reciclaje de batería.

      4. La conducción autónoma va a acabar llegando independientemente de cómo se propulsen los vehículos. Llevamos unos años en los que se están incorporando esos sistemas a los vehículos de combustión que se ponen a la venta. Es algo gradual y, al parecer, imparable. Hay quien vincula la conducción autónoma al coche eléctrico cuando es algo totalmente independiente.

      • Axford dice:

        Vaya por delante que no estoy de acuerdo con el modelo energetico, quemar una cosa para producir energia y movimiento me parece tan “arcaico” como quemar leña en un agujero en la parde para calentar una casa.
        Perooooo, tu te has dado cuenta de los podrias, deberias, y negocios que surgirian, es decir futuro pluscuanperfecto del “a lo mejor sucede”, de tu respuesta (con todo el respeto no me malinterpretes).
        La cuestion, es que el coche electrico lo subvencionamos nosotros, lo pagamos nosotros, Y ELLOS NOS CAMBIARAN LOS IMPUESTOS, sera como lo del tabaco, si es malo , prohibido, es como lo del alcohol en la ley seca, era por la salud de los americanos

  2. pakolo dice:

    Ayer mismo me topé en mis andanzas youtuberas con esta charla de hace 4 años nada mas y nada menos sobre esto mismo. Lo que se comprueba es que por ahora todavía no vamos a ver coches eléctricos por las calles en masa, mas que nada porque está bastante claro que esto es muy disruptivo para los fabricantes, que seguramente tendrán un buen pedazo del pastel del poder en sus manos. https://www.youtube.com/watch?v=O86jqLPnNIQ

  3. Fran dice:

    ¿Antediluvianos? En realidad el motor alternativo es más moderno que los eléctricos, que ya eran estupendos hace más de un siglo.

    El problema no son los motores sino sus baterías y no te creas que está resuelto. Una infraestructura amplia de puntos de recarga puede ayudar a paliarlo. Sólo eso.

    Porque el litio da para lo que da, que no es mucho (más) , por lo que todavía se van a vender muchos cientos de millones de coches con motor alternativo antes de que demos con la tecla. Por suerte o por desgracia, el zumo de dinosaurio ( y el gas natural) son un gran regalo, energéticamente hablando.

    Así que puede que las ciudades del primer mundo se llenen de eléctricos en los próximos años, pero sólo serán una parte del creciente número global de automóviles, en su mayor parte con “antediluviano” motor alternativo.

  4. Lambda dice:

    “Imparable”, “futuro”…. pues no sé yo. Llevo oyendo esto durante años, viendo reportajes sobre prototipos y viendo que los cacharros producidos en serie que son alternativa a los de motor de explosión apenas logran destronarlo, pues va a ser que no. La cuestión es muy sencilla: nuestro modelo social de transporte y trabajo viene de una era en la que se retiró a unos medios (por ejemplo, el tren y los tranvias) por otros, propulsados por una energia barata y abundante. Los fabricantes lograron convencer a los estados de emplearse a fondo en infraestructuras de largo recorrido impensables
    antes del siglo XX (las grandes autoestopistas). Semejante desarrollo e inversión no lo volveremos a ver pronto, es más, parece que el coche electrico es un apaño para la movilidad individual en nuestras ciudades (para trayectos mas largos ya veremos si todos podremos permitirnoslo) mientras evaluamos qué hacer con el petróleo y sus derivados. Resulta muy sintomatico del estado de las cosas que este proceso sea tan lento: al vehiculo de explosion y sus autoestopistas sólo le llevó unas pocas décadas ( veinte años a lo sumo) desplazar de forma mayoritaria a medios como el tren, que se relegaron en mayor medida a usos de mercancias. Y eso tomando como ejemplo EEUU…

    Así que es normal que la cosa vaya lenta: el Estado, que es el principal actor y regulador ya no tiene tanta “guita” para soltar, y va con pies de plomo (contexto económico frágil e imprevisible), y las empresas ni de coña van a asumir el papel de estandarizar y normativizar el coche electrico mientras el coche de motor de explosión sea rentable. Se venden millones de coches, y para muchos son la única forma práctica y relativamente asequible de ir al trabajo en grandes distancias. Si no hacemos un coche electrico fácil de fabricar, economico y practico (gran autonomia y maletero ) , cuyo rango de precio (por ejemplo, en Europa) sea entre 10.000 y 15.000 euros… lo veo crudo. Salvo que el objetivo sea sólo venderlo a una clase media menguante. Hace falta un Henry Ford de la automocion electrica para ello, y no se si las condiciones son optimas para que se dé un tipo así. Salvo que se permita vender en Europa al fabricante chino BYD, el mayor fabricante de automoviles electricos… humm…. Ven por donde van los tiros, ¿no?

  5. josemicoronil dice:

    Por desgracia las baterías de litio que usa cualquier vehículo eléctricos son demasiado caras aún, este problema es concretamente la piedra angular que sostiene el alto precio y las pocas ventas de éstos. No se si tardará más o menos en abaratarse el precio de dichas baterías pero cuando llegue ese punto se harán masivas las ventas de vehículos eléctricos frente al resto.
    Creo que los diferentes gobiernos e instituciones deberían tomar la enorme oportunidad que realmente les está dando la situación actual para preparar las infraestructuras que tenemos, ahora mismo hay pocos vehículos eléctricos en circulación y no hay problemas en cuanto al transporte, generación, y almacenamiento de energía, dentro de unos años sí los habrá. A día de hoy hay 30 millones de vehículos en circulación de los cuales 22 millones son turismos según un documento de la DGT de Mayo de 2017. Si un 10% de esos turismos fueran eléctricos serían 2.2 millones de coches. Pongamos 2.2 millones de coches a cargar durante la noche con un cargador lento de 2kW de potencia. Esos son 4 400 MW de potencia. El consumo de ayer (27/06/2017) por la noche estaba entre los 25 000 MW y los 30 000 MW, es decir, esos 4 400 MW extras ayer habrían sido entre un 14% y un 18% más de potencia constante consumida a lo largo de toda la noche. Ahora imaginad los picos de potencias que habrá cuando la gente usen cargadores rápidos o extra-rápidos, y sobre todo cuando lo usen en “hora punta”. Si actualmente ya petan transformadores y condensadores de subestaciones en los días de calor poner muchos aires acondicionados, si a día de hoy hay fábricas (aquellas que consumen varios MW de potencia) que tienen que hacer más horas nocturnas que diurnas porque pueden tener problemas y dejarles el trabajo a la mitad al hacerlo en horas horas puntas, imaginad si no preparamos bien nuestras infraestructuras.
    PD: Los datos de consumo actual del país y otros datos interesantes podéis encontarlo en Red Eléctrica Española. Esta web por ejemplo te da datos de consumos en tiempo real en la península: https://demanda.ree.es/visiona/peninsula/demanda/total
    Un saludo !

    • Lambda dice:

      El tema, José, es que por poder podríamos hacerlo, adaptar las infraestructuras a ese proceso , pero:

      1) Gastamos un porrón de energía (sea electrica u otro tipo) y nuestro modelo económico está basado en el consumo desaforado. Hay pocos incentivos en ese sentido (ni a los Estados ni a las empresas les interesa cambiar ese esquema), salvo que la necesidad sea acuciante.

      2) Si todos los conductores actuales se pasasen a los modelos eléctricos, incluso con una infraestructura eléctrica sobredimensionada por encima de tu ejemplo, seguiríamos teniendo problemas derivados del consumo eléctrico y la necesidad del reciclaje de las baterias. Es solucionable, pero me pregunto si podremos mantener el paradigma de “tengo un coche” tal cual.

      3) Todo esto se hace sin consultar a los consumidores (los conductores) ni escuchar qué desean y necesitan de verdad. A lo mejor el problema es el mal diseño de las ciudades (urbanismo) y factores inesperados.

      4) Se está esperando que un coche electrico se pueda usar en todas las circunstancias del mismo modo que usamos el coche tradicional (por ejemplo, cargas ultra rápidas de bateria en un apuro, etc).

      5) Esperar que el Estado renuncie a los jugosos impuestos de los combustibles: se los meterá a la energía electrica y a las recargas.

      Lo veo complicado, salvo que cambien muchos paradigmas de la automoción, y por ende , de la sociedad. No sé si me gusta el “cambio” que prometen, pero bueno, ya iremos viendo… Al ritmo que vamos, lo veré de puro viejo.

  6. CarlosAMG dice:

    Yo hasta cuando pueda seguire estirando mi querido motor de combustion. Lo reconozco,soy bastante petrolhead y la diversion de engranar cada marcha o escuchar el sonido del coche no me la dara ningun electrico.

    Luego, aunque el coche electrico sea el invitable futuro, mi opinion es que ese futuro no será tan inmediato y creo que conviviran con los hibridos durante muchos años, ya que a corto/medio plazo no estamos preparados para millones de coches electricos(no España sino el mundo en general) por varias razones que ya se han puesto en varios comentarios.

    Interesante esta variedad tematica introducida con esta entrada 🙂

    • Land-of-Mordor dice:

      Velocidad, aceleración, disfrutar de una carretera revirada sintiendo que conductor y máquina trabajan al unísono, etc, son las sensaciones que entiendo que deben importar a cualquiera al que le guste conducir (precisamente no hablo de trayectos urbanos). El ruido lo veo como una molestia necesaria para poder disfrutar de todo lo demás y, precisamente, es ese molesto ruido lo que te quita un coche eléctrico. Lo demás, lo sigues teniendo.

      • Antonio dice:

        Ya me imagino cuando se popularizó el coche en detrimento del caballo a los jinetes reivindicando las sensaciones de montar a caballo frente a las de pisar un acelerador.

        Hoy casi nadie monta a caballo excepto por deporte. Será algo, lo del rugido del motor, que quedará en el pasado.

        Me ha quedado un comentario muy Enrique Dans…jajaja

Comentarios cerrados