Tecnología

La guerra de los adblockers comenzado ha

·

Estuve a punto de escribir este post ayer por la noche. Extasiado tras la hazaña de España (c’est dommage, la France) comencé a leer las novedades que habían aparecido en Twitter, pero en mi cuenta de The Unshut. Gracias a eso descubrí que en The Verge habían sembrado el caos entre lectores, editores e industria por un post de Nilay Patel titulado “Welcome to hell: Apple vs. Google vs. Facebook and the slow death of the web“.

adblock

Me leí el artículo, intercambié impresiones con un par de gurús (1, 2, no respondieron, pero no me extraña) y después estuve investigando un poco más sobre un tema con el que como sabéis me he puesto muy pesado. Pero es que me va mucho en ello.

Al final acabé haciendo algo que no suelo hacer: leer comentarios. Para cuando llegué, el artículo de The Verge ya tenía más de 500. Después de hora y media (y era tarde) no podía más, pero fui apuntando ideas que aportaban los usuarios sobre un debate que afecta al futuro de los medios.

Así está el pastel

Patel hacía una defensa de la publicidad en los medios, y echaba pestes de las estrategias de Google -que por ahora controla el negocio- pero también de Apple y de Facebook, las dos empresas que con sus iniciativas pretenden darle la vuelta a la tortilla para convertirse ellas en centro de la experiencia informativa de millones de usuarios en todo el mundo, sobre todo gracias a su gran relevancia en móviles. El problema viene por tres lados:

  1. Google: vive de la publi, así que los adblockers son un ataque total a su estrategia y a su futura existencia. Lo curioso es que de momento ellos no hayan movido ficha. De hecho nunca se han opuesto a los plugins de adblockers que existen en Chrome, pero no sé si los últimos acontecimientos variarán esa filosofía.
  2. Apple: autoerigida  como defensora de nuestra privacidad y nuestros derechos, han integrado el bloqueo de contenidos en su navegador. Eso permitirá que no veamos publi en ciertos sitios web, además de tratar de expulsarnos de la navegación web para ofrecernos una aplicación para informarnos. Apple News es su apuesta en el mercado, pero es una apuesta que a) Tiene plataforma publicitaria propia (el 30% para Apple) y b) Es una publicidad que no podrás bloquear.
  3. Facebook: cada vez más relevante como fuente de tráfico, se ha dado cuenta de que mejor que sacar a los usuarios fuera, habría que retenerlos. Sus Instant Articles son, como en el caso de News, un flujo de noticias (que las publicaciones pagan para poder poner allí) en el que aparece publicidad. Publicidad que de nuevo no podrás bloquear.

Estas amenazas plantean dificultades para el futuro de los contenidos en internet, en el que solo las grandes empresas podrán ofrecer una experiencia válida que además les sea rentable. Para otros las barreras serán insostenibles: no podrán costearse el aparecer en Apple News o Facebook, y los adblockers harán que sus ingresos acaben siendo prácticamente nulos. Y claro, Patel se preguntaba qué pasaría entonces:

But taking money and attention away from the web means that the pace of web innovation will slow to a crawl. Innovation tends to follow the money, after all! And asking most small- to medium-sized sites to weather that change without dramatic consequences is utterly foolish. […] What happens to a small company when you take away 75 to 85 percent of its revenue opportunities in the name of user experience? Who’s going to make all that content we love so much, and what will it look like if it only makes money on proprietary platforms?

Pros y contras de los adblockers

Para mi la respuesta está clara, pero otra cosa es que su implementación lo esté. En los comentarios se apreciaban las mismas dudas que muchos habéis expresado en alguna ocasión, y que dejaban claro los argumentos que apoyan el uso de los adblockers y las que desaconsejan su utilización. A saber:

  1. A favor de usar los adblockers
    1. Fuera publicidad: así empezó todo. Solo querían bloquear los banners que hacían incómoda la experiencia de usuario. Y que siguen haciéndola abusando de técnicas intrusivas/invasivas para tratar de llamar la atención.
    2. Fuera Retargeting: ya sabéis, lo de que busquéis un producto en Amazon y de repente anuncios sobre ese producto os aparezcan allí donde vayáis. Esto da miedito.
    3. Fuera tracking: para mí, la razón más relevante. Ya basta de que los proveedores de contenido sepan de dónde y cuándo vengo, a dónde y cuándo voy, y qué llevo en mi mochila de viaje. Atentado contra mi privacidad.
    4. Menos datos a descargar: las páginas web sin todos estos complementos publicitarios y de tracking evitan la descarga de megas y más megas de información. Una noticia fantástica para planes de datos móviles, que son los que importan hoy en día para muchísima gente que solo utiliza estos dispositivos para conectarse a internet.
    5. Más velocidad de navegación: lógico: si hay que descargar menos datos y componentes, todo se agiliza. Mejor experiencia para el usuario.
  2. En contra de usar los adblockers
    1. Rentabilidad: Los proveedores de contenidos tienen que comer, hay que tener cierta ética y entender que la publi sostiene esos negocios. Bloquear los anuncios es como piratear esos contenidos, decían algunos defensores de la publicidad en los medios.
    2. Términos de uso: algunos defienden que cuando visitas un sitio web, asumes sus términos de uso, así que aceptas que haya publicidad. Correcto, pero no contaba con esas 47 conexiones a sitios de terceras partes de las que nadie me informa y que no sé para que son.

Soluciones al problema

Y ante ese debate, las soluciones que se plantean o que planteo, ya puestos:

  1. Sitios gratis con publi (aceptable): no lo que hay ahora: nada de tracking/retargeting. Publicidad ligera y que no moleste a la experiencia de usuario. Si las empresas necesitan eso, yo diría que incluso deberían pagar al usuario porque les lea (toma)
  2. Modelo de suscripción/paywall: solo para los muy, muy grandes (NYT) o los muy, muy pequeños con cosas como Patreon.
  3. Micropagos/Donaciones: alternativa para sitios de tamaño medio pero que tiran de pocos redactores si tienen un volumen de tráfico importante (¿>1M únicos/mes?)
  4. Tarifa plana: la alternativa más interesante para mi. Que todos los medios dispongan de una versión sin publicidad ni tracking en la cual reciban ingresos proporcionales a métricas como visitas,  tiempo en la página, u otras cosas (o una combinación de todas ellas). Los usuarios pagaríamos una tarifa mensual, pongamos 5 €/mes, y podríamos visitar todos esos sitios en plan marajás: con las versiones libres de publi y scripts raros.
    Aquí, claro, se plantea la cuestión de quién gestiona todo esto. Ha habido proyectos como los que ya cité: Google Contributor y Mozilla Subscribe2Web parecen perfectos para este ámbito, y creo que un consorcio de grandes de Internet (Mozilla para mi sería referente) podrían gestionar esa especie de megatarifa plana de contenidos. Dos claros extremos: los proveedores de contenidos, que se sumarían a la plataforma como quien se suma a un DFP para la publi, y los lectores, que se registrarían en ella como usuarios (con mail, contraseña y tarjeta de crédito/PayPal/loquesea) para tener acceso directo. Qué fantástico. Y qué difícil.

¿Los navegadores, próximos bloqueadores?

Lo cierto es que, como decía, nos encontramos ante un problema de difícil solución en el que además habrá otros protagonistas: los navegadores.

adblockers2

La encuesta que están realizando en The Verge lo deja aparentemente bastante claro: la gente está dispuesta a pagar por un adblocker. Me pregunto cuántos de estos pagarán de verdad.

El bloqueo de contenidos ha corrido a cargo de extensiones para navegadores y, en el móvil, a cargo de algunas aplicaciones específicas. Marco Arment presentaba ayer su propio adblocker. Pistoletazo de salida definitivo para el mercado de las aplicaciones de este tipo, que ahora comenzarán a aparecer por todos lados.

Paréntesis: Arment usa un dominio tradicionalmente reservado a organizaciones sin ánimo de lucro y a proyectos Open Source, pero él tiene ánimo de lucro y su código es propietario. Y ahora va y usa el rimbombante nombre “Peace” para darle a su aplicación una toque buenrollista, supongo. Y se aprovecha de la BDD de Ghostery, aunque supongo que aquí habrá acuerdo comercial de por medio. Me parecen técnicas bastante avispillas. Hasta sucias, diría yo. Y ojo, Arment me parece un crack, pero esto no me cuadra.
Actualización al Paréntesis: Arment ha retirado su aplicación 36 horas después. Dice no sentirse a gusto. Hubiera molado que ya puestos la hubiera publicado con licencia Open Source para que otros exploraran sus opciones. 

Pero yo creo que aquí hay una verdadera oportunidad para los navegadores de terceras partes. Chrome parece que seguirá dejando que instalemos plugins de terceras partes que bloquean todas estas cosas. Safari ya integra esta opción en su versión móvil, así que a Google le pueden hacer la puñeta bastante tanto Mozilla como Microsoft.

Lo de Mozilla no lo tengo tan claro: integrar un adblocker propio en el navegador parece fácil, pero no tanto compatibilizar eso con el hecho de que Mozilla basa buena parte de sus ingresos en los resultados de búsquedas con Google. Hacerle la pascua a tu socio comercial no parece ser demasiado recomendable.

En el caso de Microsoft desde luego la cosa es distinta, y aunque Internet Explorer y Microsoft Edge no tienen demasiada cuota, sería un interesante impulso para usuarios que se encontrarían con un navegador que ya les hace esa función de bloquear contenidos sin que ellos tengan que instalar nada. Y lo mismo para la versión de Edge que tendrán los móviles con Windows 10. Mola.

Muchas ideas, mucho debate, y muchas posibilidades de futuro. Veremos qué ocurre.

 

patreon-banner-2


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Reloj inteligente TicWatch E: con Android Wear 2.0 y un buen diseño, aunque sin GPS. Una opción muy barata para contar con esa plataforma, porque está a 95,99 euros en Amazon. Buen regalo navideño para experimentar con los smartwatches.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 400 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 150,80 euros en Banggood con Banggood.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 803 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 10,94 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 629,83 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 99,90 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 70,54 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,68 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

21 comentarios en “La guerra de los adblockers comenzado ha

  1. Cuxtom dice:

    Es un tema muy complicado con soluciones complicadas. Claro que todo dependerá de qué impacto real tengan estos bloqueadores.

    Para mi los dos principales problemas de estos es:

    a) La mayoría de usuarios no están instalando estos bloqueadores para eliminar los script de seguimiento, lo hacen por la publicidad. Si es para sitios dónde resulta intrusiva o molesta lo entiendo. Pero luego pagan otros en los que se hace de forma respetuosa para el lector y la experiencia de uso. Pero tienen la tonta mentalidad de pensar “si no me afecta a mi bolsillo qué más da”.

    b) El segundo es que Apple ha proporcionado una herramienta que elimina, fácilmente, toda la publi de todos los sitios que se visitan. Vuelvo a decir que pocos configurarán su lista blanca de forma adecuada. Sin embargo, en Apple News no la cortan porque dicen que será respetuosa. ¿Perdona? Pues haber facilitado algún método de hacer que esa public respetuosa en web siga viéndose.

    En fin, seguire leyendo todo este debate que comienza y tus reflexiones sobre el mismo.

    • Hola Pedro, mola verte por aquí 😉

      a) Cierto, pero cada vez más gente se da cuenta de que lo que obtienen, además de una web sin publi, es una web mucho más rápida y en la que necesitamos descargar menos datos. Tal y como va todo (móvil prota), esto es crucial.

      b) Apple va a lo suyo, como Facebook y Google. La columna de Patel lo explica bien, pero al final está claro que todos defienden su negocio. Que lo hagan de formas más o menos éticamente correctas es otro cantar :/

  2. Peni dice:

    El problema de los bloqueadores comenzó por el abuso que casi todas las Webs hacían de la publicidad. Los infames popups, pesadísimas animaciones flash, sonidos y musiquitas por doquier … todo eso acaba con la paciencia de cualquiera. De repende aparecen los bloqueadores y la gente descubre que navega mucho más rápido, que la información aparece más clara … todo ésto debería haber alertado de que quizá no había que demonizar a los bloqueadores, si no a un irresponsable diseño de la publicidad Web. A todo esto se suma el afan recolector de los grandes y aparecen en escena los trackers. Y yo me pregunto, que narices esperan que hagamos? Publicidad responsable? Perfecto, pero quien lo controla Google y Facebook? Es como meter al zorro en el gallinero. Yo si me preocupo de llevar una lista blanca, pero evidentemente la mayoría no, es mucho trabajo y no debería ser el usuario el que lo hiciera. Que las grandes empiecen por comprometerse, que haya un organismo independiente que lo controle y después de todo eso se puede seguir reeducando al navegante, pero no al revés.

  3. Pingback: A bright future for the web and content on the internet | The Unshut

  4. Yo uso Adblock hace milenios, en realidad usaba Adblock original que desapareció y fue sustituido por Adblock+. Lo empecé a usar por la prensa oficial (el país, el mundo, …) que hubo momentos en que era la locura. Las últimas versiones de Chrome y Firefox además hacen muy fácil añadir sitios a la lista blanca. Además tengo por costumbre pinchar en los anuncios de los sitios que me gustan y que se abran en segundo plano, así sé que en cierta forma los estoy financiando.
    Tengo claro que Apple y Microsoft integrarán esto solo por mermar los ingresos de Google y no por beneficiarbeneficiar a sus usuarios.
    Habrá que ver como sigue esta guerra.

    • Bien por lo de ir gestionando la lista blanca, es algo que pocos hacen… Yo mismo lo hago poquito, la verdad. Ahí es curioso el movimiento de algunas webs (Xataka incluida) de lanzar un banner explicando que pruebes a meterles en lista blanca. Lo del Washington Post es más heavy, pero el resultado es el mismo, si les pones en la lista, ya puedes volver a leer.

  5. Oletros dice:

    “autoerigida como defensora de nuestra privacidad y nuestros derechos, han integrado el bloqueo de contenidos en su navegador.”

    ¿Permite Apple bloquear los anuncios de iAds?

  6. Vicent dice:

    “En el pecado lleva la penitencia”, o “entre todas la mataron y ella sola se murió”.
    Si esto se tiene que ir al carajo, que se vaya, y si caen editoriales y publicaciones web basados en este tipo de negocio, y a este nivel, que caigan. También cayeron periódicos, librerías, videoclubs, salas de cine,actores y un largo etc. Y también lloraron y con escasa repercusión.
    Leído Verge puedo compartir su punto de vista, pero le diría al editor. “Vale, te lo compro, pero campeón, estaba en 3G y me ha costado 2 minutos casi cargar la página, que teneís ahí más gente que en el camarote de los Hermanos Marx. “. Porque así ha sido, le he dado al enlace de Javi y a tardado un montón en cargarse.
    ¿Además, cuantos de ellos aportan?. Si muchas veces lees la misma noticia, mal traducida, con las mismas fuentes, en casi todas ellas ? (Injusto, lo sé, pero es que es escandaloso lo que se pueden llegar a copiar, y la escasa calidad de algunas)
    La web está enferma, es infumable. Hay páginas de una experiencia de usuario deplorable, y con él consentimiento de los gobiernos, las grandes multinacionales, o los propios gobiernos, están pisoteando derechos fundamentales de los ciudadanos a todo trapo. La privacidad no existe, ni la intimidad, y de acuerdo que haya gente que le importe un carajo, y opine que a ellos les es indiferente. A mi no. Y con la excusa de que es por nosotros nos monitorizan , localizan , siguen y bombardean con publicidad, no la que requiero, sino del que paga para mostrármela.
    “Toda su actividad se monitoriza para dar mejor servicio a nuestro asistente virtual”. Falso, no te lo he pedido, y si te digo que no quiero Cortana o Goggle Now lo sigues haciendo, “por si acaso”. Ya lo puedo desactivar, me vas a controlar igual. Use Cortana o no. Por mi como si los quitan mañana. Si los quiero usar, asumiré el coste. Pero el coste lo tengo lo use o no. Quieren mi “perfil”, soy un producto.
    Pero más grave. Si estoy logueado y busco un viaje para unas fechas, a las pocas horas de forma sistemática, me presentarán precios más caros que si lo hago de forma anónima. Comprobadísimo. Eso no es darme un mejor servicio, no me estás monitorizando por oferecerme lo que mejor se me adecua. Me estás simple y llanamente ROBANDO.
    Luego están los adalides de la “libertad” en Internet. De lo cara que es la cultura, el cine, del nulo respeto a la propiedad intelectual de otros, al trabajo de otras personas. No lo compartiría pero lo respetaría si fuera por el amor al arte. Pero no, entrar en sus páginas y navegar es un suplicio. es más fácil coger el ébola en sus páginas que en Africa. No manipules, chavalin. Te estás lucrando, y a espuertas. Tu interés es crematístico, no humanitario. No nos insultes. Y a tu página entraré con bloqueador, antirastreador, antiparásitos y los cascos de la ONU si puedo.
    Y luego está que soy padre. Y mis hijas ,las 2 mayores, llegando a la adolescencia. Tienen el mismo derecho a cagarla que yo a su edad. De hacer estupideces y gilipolleces. Pero hoy lo hacen en la red. Se están “construyendo” su perfil virtual y les acompañará de por vida. Y cualquier error, o estupidez, les puede costar caro. O simplemente no me apetece que las conviertan aún en un perfil. O tampoco, bendita inocencia, que pongan su numero de teléfono en un baner y empiecen a recibir mensajes a 2 euros y acabe llegando una factura de 50 euros. Porque me vuelven a robar.
    Ellas navegarán con bloquedadores, y una pareja de la Guardia Civil, Mientras sean mi responsabilidad, al menos.

  7. Pingback: IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología | TecnologiaDigital

  8. Pingback: IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología | Nuevo Titulo |

  9. Pingback: IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología

  10. Pingback: IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología - Mundop2p

  11. Pingback: IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología - ChatNews

  12. Pingback: okto.ninja IOS 9, soledad tecnológica, adblockers, coches autónomos y más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología - okto.ninja

  13. SrPerroverde dice:

    “Bloquear los anuncios es como piratear esos contenidos.” Ahí te has pasado. Si cambio de canal durante los anuncios, estoy pirateando la película? Y si pongo el mute y dejo de mirar la pantalla para hablar con mi mujer? Tengo que atender a los anuncios aunque no me interesen? Los anuncios bien hechos y bien dirigidos a su público objetivo tienen su audiencia.

    Y que conste que no estoy en contra de todos los anuncios. Soy de los que, cuando un sitio web me pide que lo añada a la lista blanca y creo que se lo merece, lo hago.

  14. Pingback: Adblockers y el fin de una publicidad (II): 3 grandes luchando por la 3 era de lo digital | Marc Martí

Comentarios cerrados