Tecnología

Apple y el mito del ‘It just works’

·

El pasado 4 de enero Marco Arment publicó un post titulado ‘Apple has lost the functional high ground‘ en el que habla de cómo mientras que el hardware de Apple nunca ha sido mejor que en estos momentos, las cosas no han seguido el mismo camino para el software. En uno de sus párrafos resume la situación de forma interesante:

“It just works” was never completely true, but I don’t think the list of qualifiers and asterisks has ever been longer. We now need to treat Apple’s OS and application releases with the same extreme skepticism and trepidation that conservative Windows IT departments employ.

Lo cierto es que en muchos sentidos, el mito del “Simplemente funciona” era una realidad palpable en dispositivos de Apple. Al contrario del vilipendiado Plug&Pray Plug&Play de Windows, esa promesa de Apple se cumplía (y se cumple, debo decir) si uno se restringe a la letra pequeña. Porque sí, las cosas funcionan si Apple las ha preparado para que funcionen. Si te sales de lo que Apple considera como caso de uso, estás apañado.

Ahí entran los debates sobre si esos casos de uso deberían entrar o no dentro de la filosofía “It just works” de Apple (escritura en sistemas de ficheros NTFS, mejor soporte de entornos heterogéneos), pero en mi caso debo decir que la sensación ha sido siempre la de que OS X era un sistema operativo muy bien resuelto y que además me ofrecía una terminal bastante decente, algo muy de agradecer para un viejo linuxero como yo.

Pero los mitos son mitos por algo, y el “It just works” se está quedando en eso. El post de Arment era bastante duro y de hecho él mismo rectificaba (o lo intentaba) al día siguiente tras la avalancha de comentarios sobre su post original, pero que fuera duro no significaba que fuera menos cierto. Hasta el súper fanboy de la vida, John Gruber, le daba parte de razón en sus apreciaciones aunque trataba de desviar la mirada no hacia si Apple había perdido un poco el rumbo, sino a favor de quién lo había perdido o, y esto sí es interesante, de quién podría perderlo.

Eso no era lo importante para Arment -ni para los muchos medios que debatieron sobre el tema- pero sí el hecho de que otras voces se sumaban a esas críticas. Marco citaba el post de Geoff Wozniak (borrado en su blog, pero disponible gracias a la mágica caché de Google) en el que éste explicaba las razones por las que se había pasado a Linux en su MacBook Pro, y el debate continuaba tanto en Hacker News como en un post paralelo de Daniel Jalkut, un ex-empleado de Apple que lamentaba esa regresión en la calidad del software de Apple y daba ejemplos de cómo los fallos -y gordos- se iban sumando paulatinamente a un sistema operativo que era referente en robustez e interfaz de usuario.

Algunos se quejaban de que Apple ya no necesita nueva versión del sistema operativo cada año, y yo mismo no acababa de entender el sentido de Yosemite, una versión de OS X que, la verdad, introduce pocas mejoras notables salvo por esos modos de convergencia con iOS 8 que no excusan otras limitaciones y los notables problemas que han sufrido, por ejemplo, en materia de seguridad en los últimos tiempos. He intentado mirar si el análisis de John Siracusa de Yosemite ofrecía aclaraciones o explicaciones de algunos fallos, pero me ha decepcionado ver que en al menos en mi búsqueda rápida y en las conclusiones parece que en Yosemite todo es superchuli y punto.

Lo que sí es cierto es que hay cierta sensación de que efectivamente Apple ya no cuida el software tanto, o que al menos no está acertando en su enfoque de unos productos software en los que la calidad, estabilidad y robustez eran legendarios y que cada vez más podemos comparar -inevitable y equivocádamente- con la situación que hemos vivido los sistemas Window. Es como comparar peras con manzanas -y la idea aquí no es enfrentarlos-, pero en temas como seguridad y en el famoso “simplemente funciona“, las cosas ya no están tan claras como lo estaban.

Actualización (10/01/2015): Buena reflexión de John Gruber, que lleva unos días apuntando cositas sobre la reflexión original de Marco Arment y los posts que se han publicado en otros lados también sobre ella, como este de Dr. Drang.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

7 comentarios en “Apple y el mito del ‘It just works’

  1. La verdad es que la política de Ubuntu con sus LTS cada 2 años, su soporte para al menos 6 años de esas LTS hacen que cuando uno se hace viejo se sienta más a gusto no teniendo que actualizando todo cada dos por tres.

  2. Jorge Gosz dice:

    Yo también leí un par de artículos refiriendose al tema, y si, mac no es lo que era, y tienen que cuidar más el hardware y sobretodo el software si quieren seguir manteniendo ese status y por el cual la gente paga más (el que sea «mejor» es parte del por que la gente paga…)

  3. Jonas Trinidad dice:

    Sencillamente los demás están haciendo mejor su trabajo y mas barato, por eso la robustez de Apple ya no se nota tanto, ya existen soluciones iguales o superiores a mejor precio y menos restrictivas.

  4. En mi trabajo contamos con unas 8 iMacs bastante nuevas, un par de ellas último modelo. Hemos tenido problemas puntuales con cierto software y no hemos encontrado respuestas. El OS se cuelga a veces, igual o con mas frecuencia que un terminal windows, siendo ambos utilizados para la misma tarea día a día. A los IT nos hace sentir que estamos solos en el mundo, que no tenemos un lugar donde ir a llorar si algo falla.

    • Sí, el soporte avanzado deja mucho que desear, no hay comunidad ni tampoco apoyo por parte del fabricante. Y ya de drivers ni hablamos. O de los problemas del Skype con Mountain Lion tampoco.

  5. Pingback: Apple y el diseño como fin último | Incognitosis

Comentarios cerrados