Tecnología

Lo barato sale caro (I)

·

Actualización: Aquí tenéis la segunda parte de la historia.

Este finde no ha habido incognitosis de fin de semana, la agenda no lo ha permitido, sorry. Pero aquí vuelvo con un post que se supone que iba a ser de felicididad. Uno en el que os contara lo bueno, bonito y barato que me había salido mi nuevo monitor. Pero lamentablemente lo de las tres bes ha sido de traca, porque no he acertado en ni una.

x-star-dp2710

Llevaba tiempo meditando sobre la compra de un monitor, y como ya sabéis, una de las opciones era un monitor UHD (4K). De hecho, hace ya más de un año que escribí sobre mi futuro monitor de este tipo, que teóricamente iba a caer en 2014. Pero los meses fueron pasando, y después de esperar a los ideales por especificaciones –ya los hay, o casi- y de leer mucho -pero mucho- acabé tomando la decisión de no tirar a los UHD y probar a dar un salto intermedio: apostaría por un 27 pulgadas 1440p.

Estos modelos se han abaratado bastante en los últimos tiempos, y acabé decidiéndome por un X-Star DP2710Q, hermano prácticamente gemelo de los más conocidos QNIX QX2710. En ambos casos hay que recurrir a pedidos a Corea del Sur, pero no parecía ser un problema: el vendedor en eBay tenía muchos galones y recomendaciones de foros y reviews en blogs. Los 270 euros parecían una inversión poco importante para mi pequeño experimento (¿qué podía salir mal? – pues todo) así que el 1 de diciembre pasado pulsé el botoncito de comprar y acoquiné apoquiné la pasta.

La cosa se torció desde el principio. Ni una noticia del reputado vendedor en más de una semana. Contacté vía eBay con él el 9 ya un poco mosqueado. “¿Qué pasa campeón, cómo va lo mío?“, a lo que me contestó con un “No te preocupes que acabo de mandar tu monitor“. Como si hubiera esperado a mi queja para mandar el primero que tuviese (yo lo pedí Perfect Pixel para minimizar riesgos de píxeles muertos, sube el precio pero no demasiado). Y me acaba el mensaje con un “No worries“. ¿Cómo que no me preocupe? ¿Se supone que tienes chorrocientas estrellas y eres vendedor brutal, y tardas nueve días en activarlo todo¿… ¿y sólo después de mi mensaje? Mal.

Primera be. Barato

A partir de ahí, odisea para el envío, del que eso sí había un tracking muy limpito y claro. Podéis ver el proceso. A los dos días del mensaje llegaba a Madrid, y ahí entra en juego el servicio de correos de pandereta de este nuestro país de ídem. El 16 de diciembre (casi una semana después de llegar a Madrid) me llega una carta física solicitando el pago de las tasas aduaneras, para lo cual tengo que enviar factura de compra, DNI y justificante del pago. Lo mando todo escaneado vía web sintiéndome casi afortunado de no tener que mandarlo por carta. Eso sí: telita la explicación del proceso y la web de los 90 -Sir Tim Berners-Lee soltaría lágrimas- para el envío de documentación.

aduanas-1

Lo envío ipso facto y me contestan (sin estrés, oiga) día y medio después con el presupuesto -a.k.a. impuesto revolucionario- para poder completar el envío: 131 euros. Casi un 50% sobre la cantidad original. El aparente chollo inicial ya no lo es tanto, y aunque imaginaba que tendría que pagar aduanas, suponía que serían más o menos la mitad. Ingenuo de mí, porque sé que hay calculadoras para hacerse una idea de esa tasa. La primera en la frente.

Quizás tendría que haber intentado avisar al vendedor que declarase un precio de venta menor o algún truquito similar, pero por lo que he leído eso puede ser incluso peor, así que no quise arriesgar. Ya me habían dado el susto, así que de perdidos al río. O eso pensaba yo.

Segunda B. Bonito

Tras hacer la transferencia a la cuenta indicada en el presupuesto de forma inmediata -la impaciencia era ya importante- el día 18, el servicio de correos tiene a bien comunicarme que el tema se ha resuelto y que el paquete sigue hacia su destino el día 23 de diciembre, cinco días después de haber realizado el pago.

peana1

Por supuesto, no esperaba que el servicio funcionase demasiado bien en Navidad, así que me di con un canto en los dientes cuando después de recargar cada cierto tiempo la página de Correos con el localizador de envíos me encontré con el esperado mensaje de “En proceso de entrega” el día 26 a las 10 de la mañana. El transportista debió comer turrón, darse una vuelta por ahí y tomárselo con calma, porque el monitor llegó a eso de las 5 de la tarde. Casi no importaba. Al fin lo tenía en casa.

El problema es que este fin de semana lo tenía colapsado de eventos sociales, así que casi no pude ni abrirlo. Lo hice brevemente a última hora de la noche sólo para comprobar mis sospechas: la segunda be, la de “Bonito”, era como me esperaba una utopía. El monitor es mediocre en diseño (por no decir otra cosa), pero tampoco se le pueden pedir peras al olmo por el precio. O al menos, no por el precio en eBay. Entre otros detalles, el de la peana de plástico imitando el cristal, muy, muy choni, y que además estaba fijada de una forma curiosa. Más sobre esto más adelante. Llegaba la mejor (o peor, según se mire) parte. La tercera be.

Tercera be. Bueno

El sábado por la mañana tuve una media hora para echarle un vistazo al monitor. Lo conecté a la entrada Dual DVI (la única incluida) sin fijarlo al soporte, en plan rápido, y vi que aparentemente funcionaba, dos minutos y listo porque no tenía tiempo de más. La idea era montarlo en el soporte de pared que tengo en el despacho de casa, algo en lo que había tenido cuidado de mirar: este monitor sí tenía posibilidad de montarlo con la habitual montura VESA.

x-star-dp2710-2

El problema es que como decía la peana del soporte estaba fijada al monitor, y yo no quería tener ese “cuerno inferior” pegado al monitor toda la vida (toda su vida útil, se entiende), así que intenté quitar la peana -quizás algún ajuste con algún giro funcionara sin éxito. Y con razón: la peana estaba atornillada al interior del monitor. La única opción para quitarla era abrirlo. Mi primer error, y probablemente el definitivo. Me pudieron las prisas, así que abrí el monitor con muchísimo cuidado para quitar la peana. He abierto muchos cacharritos en mi vida, y este, con sus cuatro tornillos y punto no parecía ningún desafío. Y no lo fue. Un poco de leve palanca en 5 o 6 puntos para abrir esa carcasa del todo y voilá, mecanismo de fijación de peana al alcance. Ante mí, eso sí, un desolador paisaje: el montaje del monitor era de risa, con una circuitería casis sujeta con pinzas y dos piezas longitudinales de metal -o debería decir metal-chicle, porque doblarlo era, como pude comprobar, muy fácil- que eran el chásis sobre el que se afianzaba la pantalla LED.

Como decía, accedí al obstáculo que buscaba: dos tornillacos que estaban muy fuertemente atornillados a la peana y que hacían uso de una placa de metal para afianzar la sujección. Me costó algo de trabajo desatornillarlos, pero de nuevo con paciencia y cuidado me quité de encima la peana, y de nuevo con cuidado volví a a cerrar el monitor. No había tiempo de más porque tocaba excursión con la familia, así que lo dejé todo ahí esperando poder disfrutar del monitor un ratito al día siguiente.

Así me levantaba yo esta mañana con otra horita libre antes de volver al desenfreno de la agenda familiar y social, así que me puse al tajo. Segundo error: no probar el monitor de nuevo antes de montarlo. Quité mi monitor actual de la montura de la pared y puse con algo de esfuerzo el X-STAR. Los tornillos de mi montura VESA eran por lo visto algo largos para la montura VESA del X-STAR -tócate los cojones las narices, se supone que es un estándar-, así que tuve cuidado y en cuanto vi que aquello no se podía afianzar más no quise forzar.

Conecto de nuevo el cable Dual DVI, la alimentación, enciendo el PC… y nada. Pantallote en negro aun con la pantalla encendida. No el negro este típico del futuro de España, color intenso, no. Un negro de estos retroiluminados, con los que notas que algo debería pasar pero no pasa. Un negro más tirando a un quiero y no puedo. Trato de ajustar el conector, el conector del PC, reiniciar, arrancar la BIOS… nada. El monitor no pirula.

Quemado bastante ya, me digo, “bueno, no tengo tiempo ahora de probar, vamos a quitarlo y lo intento mirar un poco más tarde“. Así que me pongo a desmontar de nuevo la montura VESA. Uno de los tornillos se atasca. Los demás salen bien, sigo con el último, pero nada. Está como pasado de rosca, desatornillo y aquello gira pero no termina de salir. Tras empezar a ponerme nervioso y hacer algo más de fuerza de la necesaria entiendo que el problema no es del tornillo, sino del monitor y la maldita montura VESA. Desarmo parte del soporte de pared, y por fin puedo tratar de desatornillar el maldito tornillo más cómodamente, apoyando la pantalla sobre una mesa, pero ni por esas. El condenao resulta que no sale porque, atención, el hueco en el que va el tornillo baila. Cuando desatornillo el tornillo, también estoy haciendo girar ese hueco. Imposible sacar el tornillo sin lograr que la otra parte se quede quieta.

¿Cómo lograrlo? Pues volviendo a abrir el monitor. Venga desatornillar, venga palanquita, venga apertura -ya me pueden contratar en iFixit- y veo que el soporte VESA está protegido por una placa de metal que a su vez protege parte de la circuitería del monitor. Quito los tornillitos cual cirujano, abato la placa, y ahí está el maldito mecanismo que fija los huecos de la montura VESA: unas “tuercas hembra” que a su vez deberían ir bien fijadas a la parte posterior del monitor. En el caso de esta última que me estaba haciendo sudar, la tuerca baila como esperaba, así que la sujeto con alicates y mientras desatornillo el pobre tornillo final, que sale machacado por el esfuerzo y probablemente preguntándose -si es que los tornillos pueden preguntarse algo- qué culpa tiene él y por qué le he hecho sufrir tanto.

Harto ya tras la media hora de tira y afloja y asumiendo que la cosa tenía solución complicada, cierro la tapa protectora de metal, la atornillo, y vuelvo a cerrar el monitor con pericia. No la suficiente, claro, porque el monitor después de cerrado -por cierto, con la peana reajustada para evitarme otra operación apertura posterior- sigue sin funcionar como debiera.

Conclusiones

Así que la aventura parece tener de momento final trágico. 400 euros de momento a la basura que son bastante menos importantes que la sensación de estúpido que se le queda a uno tras esta historia. Por supuesto que el monitor hubiera funcionado si no lo hubiera toqueteado tanto, pero ¿cómo iba a saber yo que la peana estaría fijada de esa forma? ¿Y cómo imaginar que aun teniendo cuidado me iba a cargar el monitor por quitarla?

Eso, unido al tema de la montura VESA (de traca, y da muestras de los controles de calidad de esta gente) y por supuesto al tema aduanero me han convencido. Probablemente jamás vuelva a comprar nada en eBay de este porte -tampoco móviles- fuera de nuestro país.

Ahora toca, en primer lugar, tratar de contactar con el vendedor vía eBay. En realidad ya lo he hecho, con tres mensajes explicando el tema, porque hay límite de caracteres en el sistema de mensajería de este servicio. Veremos cómo funciona el RMA si es que funciona, y si toca pagar más por el envío de vuelta, la posible devolución definitiva o una reparación o sustitución en la que teóricamente -por lo que he leído- ya no se aplican aduanas. Ya contaré el resultado de las gestiones en la segunda parte del post cuando concluya esta pequeña epopeya.

Eso me pasa 1) por avispillas y 2) por sacar el destornillador de la caja de herramientas tan rápido. A cascarla.

Actualización: Aquí tenéis la obligada segunda parte: Lo barato sale caro (II)


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “Lo barato sale caro (I)

    • Vaya con los impuestos también en tu caso. Sí, en mi estimación yo diría que el coste acaba siendo de entre un 30 y un 50% superior al del precio original del artículo. Gracias por el enlace a tu experiencia Manuti!

  1. pablo dice:

    Te propongo un crowdfounding para subvencionar el monitor.
    Te apoyaríamos los lectores por el genial relato de la compra fracasada.
    Lo lees pensando todo el tiempo, «menos mal que no me ha pasado a mí».

      • Que no, que no, de verdad, olvidaos 🙂 De todos modos muchísimas gracias por la propuesta chicos, y no os preocupéis que la segunda parte está asegurada. Al menos, si hay algo que contar, que de momento no sé nada del proceso de devolución… Y si acaba llegando monitor de reemplazo caerá el análisis. Este post debía haber sido ese análisis, de hecho :/

        ¡Saludos!

  2. Miguel dice:

    En primer lugar, siento que te haya pasado eso, después se podrían decir muchas cosas, pero la que se me viene a la cabeza es responderte con otro refrán.
    «La paciencia es la madre de la ciencia».

  3. Daniel dice:

    je, es que un destornillador tiene mucho peligro, me lo vas a contar a mi ;). Si te sirve de consuelo, aquí tienes un compañero de fatigas avispilla y reincidente.

  4. Modiglian dice:

    A finales de Octubre compré una placa base Asus P5K-E a uno de esos chinos, digital_anny se llama este… y de $70, se convirtieron en 100€ al pasar por aduana… no se, ¿le sacan brillo en la aduana para justificar el atraco a mano armada?

    Y no había opción, imposible conseguirla nueva en ninguna otra parte, ya que por narices necesito 4 slots ddr2, todas las que venden por aquí son mixtas ddr2/ddr3.

    Eso sí, funciona sin problemas.

  5. Por un lado he disfrutado mucho con la lectura de este post y su tono satírico. 😀 Por otro lado me he quedado sorprendido como un profesional (muy por encima del estatus de ‘entusiasta’), de la informática y la tecnología de consumo como tu puede adquirir semejante monitor! 😉

    Actualmente elegir una solución 1440p la encuentro de lo más apropiado.
    Hace unas semanas cambié la segunda pantalla de mi iMac de 27″ (Una excelente Philips 298P4 Brilliance ultra-panorámico 21:9 2560×1080, que he vendido por Wallapop) por una de 27″ 1440p como has hecho tu.

    Como he ido a precio (descartados los Eizo o los Dell Ultrasharp), me decanté por un Acer B276HUL –LED IPS DisplayPor, DVI y 2xHDMI… Por 367,38€ a través de Amazon! Tanto el Philips como el Acer vienen desmontados por partes: por un lado la pantalla, por otro el brazo basculante y por otro la peana.

    Moraleja: siempre marcas conocidas o que, como mínimo, tengan un SAT en tu localidad.

    Jop… recuerdo que contaste una experiencia similar con las deseadas BBB y un móvil chino. Deseo que no tengas ninguna más!

    Saludos! 🙂

    • Ahí le has dado. El hombre es el único animal que cae en la misma piedra dos veces: yo soy la prueba fehaciente de ello 😛

      Vi el Acer que mencionas, pero este aparentemente iba a salir algo más barato y tenía esa opción de overclocking de frecuencias que parece curiosilla si algún día me daba por probarla en juegos.

      Al final todo rana. Bueno, veremos, tengo que escribir el capítulo II y la historia aún no ha concluido, pero la conclusión es la misma que comentas. FAIL por mi parte.

  6. Pingback: Lo barato sale caro (y II) | Incognitosis

Comentarios cerrados