Tecnología

Chapeau, Nintendo

·

Me descubro ante Nintendo. En octubre de 2016 hablaba de cómo para mí la Switch me parecía “un concepto gracioso. Y ya”. De hecho no hacía más que ponerle pegas a ese concepto, que tachaba de incómodo, de que no iba a atraer a los jugones de nueva generación y que quedaba muy atrás en hardware y software. 

En aquel comentario brillante (brillantemente erróneo, más bien) sí que acerté en algo: la gente quiere “poder jugar a los juegos de la Nintendo de toda la vida, pero en el móvil y de forma oficial“. Creo realmente en que Nintendo desaprovecha una oportunidad en el móvil, aunque ha hecho tímidos acercamientos con el fenómeno ‘Pokémon Go’ y con ‘Super Mario Run’ que han sido un éxito aplastante.

Y sin embargo, ellos siguen a lo suyo con una filosofía que me recuerda a la de Apple (que parece escuchar poco a sus usuarios e ir a su bola). Puede que no siempre les haya ido bien (la Wii U no fue precisamente un éxito de ventas), pero precisamente por eso tiene aún más mérito lo que han logrado hacer con la Switch. Que no es ni más ni menos que triunfar, y hacerlo mientras de paso cerraban unas cuantas bocazas, incluida la de los chicos de Ars Technica y, por supuesto, la mía. Por listo.

De hecho insistía en lo mismo hace un año, cuando hablaba de la condena de la originalidad que parecía amenazar el futuro de la Switch. Como la Wii o la Wii U, la Switch era, ante todo, original, pero yo no veía claro que eso pudiera ser suficiente. Y una vez más me cerraron la bocaza. Por listo.

Doce meses después estamos ante una realidad deslumbrante: Nintendo convierte en oro todo lo que toca, desde su jugoso ataque frontal a nuestra nostalgia a las portátiles que parece que no se venden hasta que uno mira los números, pasando, por supuesto, por sus Switch.

No me lo estoy inventando: hoy leía en Forbes cómo la Nintendo Switch se ha convertido en la consola que más rápido se ha vendido en Estados Unidos en toda la historia. Los 4,8 millones vendidos en Estados Unidos se suman a las ventas globales, que superan los 10 millones de unidades. No solo eso, porque en su país de origen, Japón, Nintendo también ha triunfado de forma aplastante: ha vendido tantas Switch en 10 meses (3,3 millones según Polygon) como Wii U vendió en cinco años. Ahí es nada.

Las cifras son mareantes para esta generación de consolas, mucho más modestas en ventas que sus antecesoras. Por citar a la gran referencia histórica, la PS2 vendió 155 millones de consolas en todo el mundo, así que lo que ha conseguido Nintendo podría decirse que “no es para tanto”.

Excepto que sí lo es, porque Nintendo ha logrado demostrar que afortunadamente la originalidad sigue teniendo mucho sitio entre los usuarios de estas consolas, y que no todos estamos cortados por el mismo patrón en la concepción de los videojuegos. Es cierto que la PS4 y la Xbox One X tienen también juegos maravillosos —muchos de ellos indie— que se apartan de los ‘Overwatch’ o los ‘FIFA’ de turno, pero el catálogo de la Switch, aun siendo ridículo en número en comparación con los de sus rivales, es brillante en calidad, o al menos eso es lo que leo una y otra vez a compañeros y a otros medios que no hacen más que poner a ‘Super Mario Odyssey‘ (9,5 sobre 10 en Polygon) o a ‘Legend of Zelda: Breath of the Wild‘ (10 sobre 10 en Polygon, ole) en el olimpo de los jugadores.

Lo que ha logrado Nintendo tiene todavía más mérito si tenemos en cuenta que la firma nipona sigue sin aprovechar (al máximo) uno de los argumentos críticos para muchos jugadores: el juego online. El servicio de suscripción que competirá con PSPlus y con Xbox Live sigue sin estrenarse con todas sus prestaciones (aun estando anunciado), y aún así ahí tenéis a los nintenderos, felices y contentos con unas consolas a las que ¡dios mío! sólo sobre todo se juega como antaño: tú contra la máquina o contra un amiguete o familiar al lado. Alucinante.

Podría decirse que todo lo que está pasando es casi mágico. Para alguien que como yo jamás ha sido de Nintendo, la sorpresa es mayúscula, y de hecho aun viendo los vídeos de los juegos no acabo de comprender el fenómeno. Diría que evidentemente la razón es que no los he jugado, pero si tanta gente habla tan bien de los Mario o los Zelda, será por algo.

Afortunadamente si por algo me caracterizo —aparte de mi depurada prosa tecnológica y mi chorro de voz, que empezáis a conocer— es por ser un cabezón aceptar mis errores. Me equivocaba con la Nintendo Switch, y me encanta haberlo hecho. Tanto, que si ahora quisiera comprarme una nueva consola, ésta sería la opción, tanto por su orientación también para los más pequeños como por esa victoria de la originalidad.

Bravo, Nintendo. Chapeau.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

15 comentarios en “Chapeau, Nintendo

  1. Trufeitor dice:

    The Red Fat Bastard dejó una en mi casa el 25 con el Super Mario Odyssey, por lo que paso a relatarte mi experiencia de no fan de Nintendo (ni ninguna marca en particular).

    La consola en sí me parece muy, pero que muy cara para lo que ofrece: el dock es poco más que un cacho de plástico barato con un par de conexiones, a la potencia gráfica se le ve el cartón a la mínima (en los primeros planos la nariz de Mario parece un Swarovski), el aparato es un trasto si la consideramos como portátil y mucho más con los JoyCon enganchados, estos últimos además están muy bien pensados para acoplarlos en modo tablet, en el juego a dos y los sensores y las posibilidades que tienen (de la durabilidad quizá haya que hablar más adelante), pero al acoplarlos al soporte la ergonomía es lamentable, soporte que además es completamente dumb, por el precio podrían haber incluido el que permite cargar los JoyCons, pero lo cobran aparte a 30€. En su defensa hay que decir que la pantalla que incorpora es de muy buena calidad y no se nota que es 720p y que, aunque el modo portátil me parece una locura para llevarla por ahí, es fabuloso para jugar en casa sin ocupar la tele, incluso entre varios, con la pata de soporte que incorpora. Por otra parte los 32Gb de memoria que incorporan parecen una locura de escasez hasta que te das cuenta que un juego como el SMO no pasa de 5 (la poca carga gráfica tiene sus cosas buenas). El panorama de los juegos, al que le he dado una vuelta para valorar el producto, es desolador en el momento que te sales de los títulos propios de la firma, aunque es de suponer que con la proyección que está teniendo este punto va a mejorar. El sistema operativo, sin embargo, está muy bien implementado y es sencillo y ágil.

    Y hasta aquí mi impresión del aparato después de mis buenas 20 horas (y más de 200 lunas) en el SMO. Seguramente pensarás que en mi opinión es una consola mediocre y cara en el panorama actual y, efectivamente, eso es lo que pienso

    PERO

    no estaba tan enganchado a un juego como lo estoy con el SMO desde hace años, es una auténtica maravilla, y eso que el Zelda todavía no lo he catado, que por lo que he leído es una obra maestra. Y eso me lleva a lo que siempre digo de las consolas, que valen lo que valen sus juegos, y por muchas pegas que le encuentre y que en realidad tiene, estoy emocionado pensando que Nintendo va a poner toda la carne en el asador y que me va a permitir disfrutar de una nueva (y muy mejorada) vuelta de tuerca de sus franquicias más míticas, muchas de las cuales ni siquiera he probado en mi vida (aunque lo haré pronto vía emulador, pero eso es otra historia). 😉

  2. Orlando V Salazar dice:

    Switch es buena pero para mi es una consola con fecha de caducidad, mientras no tenga apoyos de third parties, esta consola va a vivir hasta que Nintendo la abandone como hizo con Wii/Wii-U.
    Nintendo sabe que lo que vende es la nostalgia y solo te saca juegos de personajes de tu infancia y ya te tiene cogido por los eggs, yo aplaudo su estrategia de venta pero no su consola, básicamente como dices tu, Apple en estado puro aplicado a consolas.
    Yo caere en su compra por mi hijo por que no para de darme la paliza con la dichosa consola por el Mario de turno, pero si tuviera que escoger yo esta no seria mi opcion, esta consola no me da la variedad que te ofrece un PC/X-Box/PS4, Nintendo ya no es el monstruo de juegos variados e interminables de hace años, lo dicho cría fama y acuestate a dormir.

    • Las third parties al principio iban a pasar un poco de la máquina pero ya han visto el éxito arrollador que ha tenido y no quieren desaprovechar la oportunidad. Apuesto a que el año que viene llegarán multitud de ports y en los siguientes años empezarán a llegar hasta exclusivos.

      Lo de que Nintendo vende por la nostalgia, pues evidentemente que sí, pero pensar que es sólo por eso es ir muy mal encaminado. Juega hoy en día con tu hijo a Odyssey y ya verás qué bien lo pasaréis 😉

      • Sí, efectivamente el éxito de la consola seguramente provoque que el catálogo crezca de forma importante este año. Y ojo, el argumento de la nostalgia estaba dirigido a las NES y SNES Classic Mini, no a la Switch, aunque sus videojuegos sí tengan una parte nostálgica importante (Zelda, Mario son personajes de toda la vida)

  3. Pingback: Incognicast #3 | Incognitosis

  4. Joaquin Lopez dice:

    No tengo la switch, y creo que jamas la voy a tener, pero jugue el zelda botw en cemu y me parecio increible, es de esas experiencias que te hace notar la relatividad del tiempo. Me encontraba con que estaba amaneciendo y yo creia haber empezado a jugar hace 10 minutos.

  5. Rafa dice:

    Mi experiencia en el mundo de los videojuegos es: una NES, PS2, X360 y WiiU. Vamos, que he tocado de alguna manera todos los palos, a falta de sega claro. La clave la encontré con la WiiU. El concepto me atraía, una consola clásica pero con la posibilidad de la pantalla del mando para usarlo como inventario, mapas,etc. En cuanto probé el primer juego noté la diferencia. Nintendo hace juegos redondos donde desde el principio disfrutas pero que tardas en dominar. Son juegos hipercuidados al máximo, todo el mundo los puede disfrutar y llenos de detalles y muy rejugables.

    Y el online era una delicia la verdad. Es decir al final la máquina no importa tanto cuando metes el juego y ves que eso funciona por todos lados. Chapeau por Nintendo. No repetiré con Sony ni Xbox, ya no tengo tiempo de aprender todos los mecanismos de un Fallout o NBA2K para disfrutarlos al máximo. Quiero meter un juego y sentir lo que sentía jugando al Battletoads (frustración máxima) o Mario 3.

  6. La clave es entretener, lo hacen bien, yo siempre he sido fan de los juegos de Nintendo. Tanto así que hace años compre un Gamecube sólo por un juego, Super Smash Bros Meele.

    Pero ojalá baje un poquito de precio, mira que vi la Xbox One S en 160 dólares en navidad, y en 190 con un juego.

    dos saludos.

  7. Switch ha triunfado básicamente por un motivo: es una consola para jugar. Y en Nintendo lo han entendido a la perfección. El catálogo de lanzamientos está cuidado al milímetro con novedades importantes cada mes, desde el Zelda de salida hasta Odyssey para navidades, y de paso promocionando las nuevas (y no tan nuevas) IPs como ARMS y Splatoon. Juegos, juegos y más juegos es la receta indispensable para el éxito de cualquier consola. Por poner un ejemplo, de no ser por el gran catálogo de salida me hubiera esperado a 2018 para hacerme con una. Breath of the Wild ha marcado un antes y un después y Odyssey es, sin duda, el mejor plataformas sandbox de Mario hasta la fecha. Sublime.

    Luego está el tema de las prestaciones. Me parece increíble cómo un cacharro tan pequeño (¡que cabe en el bolsillo!) pueda con apartados gráficos superiores a la PS3. Supongo que es eso de que la tecnología avanza, pero no deja nunca de maravillarme. Si mi madre está viendo una peli en Netflix puedo coger y llevarme la Switch a la habitación y seguir jugando. Y súmale el hecho de que el mando en realidad son 2 que se pueden separar para que, desde el primer momento, puedas hacerte unos Mario Karts con la familia.

    En unos meses espero que podamos tener por fin más cosas. El asentamiento de un modo online serio puede ser un gran complemento que podría llegar a la vez que el rumoreado port de Super Smash Bros. para Switch. Veremos cómo funciona. Y aún tienen que llegar la Consola Virtual (que esta vez podría incluir hasta juegos de Wii) y las aplicaciones. La de Netflix está ya finalizada desde marzo del año pasado, pero están esperando a que Nintendo de el visto bueno.

    Sobre el número de ventas de Switch, es mareante. Si llegará a superar a la PS2 es algo que se tendrá que ver. Pero es que aún estamos en el inicio de la vida de la consola. Ya verás cuando llegue el Pokémon de turno. Y Metroid, Smash… La leche.

    • Me olvidaba (no me deja editar): A mi también me recuerda mucho la filosofía de Nintendo a la de Apple. Pero me refiero a la Apple de Jobs, esa del Think Different, la de hacer las cosas simples pero que funcionen y no perder el miedo a innovar. Esa que echo tanto de menos en la Apple de hoy en día.

    • Bueno, todas las consolas son para jugar 😉 pero al final es una experiencia distinta, muy nintendera. Muy fiel a la tradición. A ver cómo evoluciona el catálogo, el tema de la Consola Virtual y el juego online, pero la cosa promete, desde luego. Veremos, veremos!

  8. Juanky dice:

    Gran post, amigo. Me alegra mucho verte tan sorprendido con la acogida que está teniendo Switch. Pero, sobre todo, me alegra verte, de alguna manera, ilusionado con esta consola. Nintendo ofrece una experiencia muy diferente a la que nos proponen Sony y Microsoft, como sabes. No es mejor, ni peor… Es distinta. Es necesario probarla, jugar con SMO y ZBOTW para apreciar lo que nos ofrecen. Yo me haré con una, y con estos dos juegos, en cuanto pueda. Te espero en casa para probarla juntos 😉

Comentarios cerrados