Tecnología

¿Son caros los videojuegos?

·

Esta mañana publicaba en Xataka un artículo hablando de ‘Star Wars: Battlefront II’ y de esa camisa de once varas en la que se ha metido EA. Para los que no estéis enterados, atentos: todo el escándalo se desató porque un usuario que pagó 80 dólares por el juego se dio cuenta de que tendría que pasarse un porrón de horas jugando para desbloquear a Luke o a Darth Vader, o bien pagar un plus en dinero virtual del juego (comprado con dinero real). Vamos, que encima de pagar una pequeña fortuna por el juego, tenía que pagar aún más para disfrutarlo al completo.

Esa es la realidad de un mercado codicioso como pocos. El modelo del free-to-play es un inventazo en el mundo del videojuego, pero la analogía es fácil y tétrica. Recuerda al mundo de las drogas: te regalan la primera (o primeras) dosis, y cuando te quieres dar cuenta ya estás enganchado, dejándote los dineros, y claro está, la vida.

La comparación me ha quedado más bien exagerada, pero el principio básico es el mismo. Afortunadamente en los videojuegos uno solo se deja los dineros, pero es que el tema está llegando a límites preocupantes que hacen que entre microtransacciones, loot boxes —esas cajas sorpresa que conseguís a base de horas o dinero con un objeto virtual “de regalo”— y DLCs uno se deje una pequeña fortuna en juegos.

‘Star Wars: Battlefront 2’ debe molar (tengo el 1) pero toda esta polémica me ha quitado las ganas de comprarlo. Mentira: es que no tendría tiempo para jugar.

El caso es que a raíz de la polémica ha surgido un nuevo debate que plantea que quizás el modelo de precios de los videojuegos es erróneo. Resulta que los videojuegos, queridos lectores, son baratos. Pagar los 60-70 euros que cuesta un juego para luego tener que recurrir a los pagos adicionales para nuevas características o simplemente para obtener ventajas competitivas (el llamado pay-to-win es otro modelo de monetización clásico por ejemplo el FIFA Ultimate Team) no es suficiente. Electronic Arts, Blizzard, Take Two o Activision deberían poner sus juegos aún más caros. Vaya toalla.

El analista que ha realizado tal declaración hacía un cálculo rápido del coste de nuestro entretenimiento, y hacía un estudio hipotético sobre ‘Star Wars: Battlefront 2’. Si uno paga 60 dólares por el juego y luego otros 20 dólares al mes en esas cajas sorpresa (qué dineral) el coste por hora no sería tan alto si como estima este tipo uno juega dos horas y media al día al juego durante un año. Eso son más de 900 horas que arrojarían un coste de 40 centavos por hora de diversión espacial. El tipo iba más allá y comparaba ese coste con los aproximadamente tres dólares que cuesta la hora de cine (aquí bastante más), lo del videojuego sale barato.

Es una comparación interesante, desde luego, y en cierto sentido el chico tiene razón, pero claro, es que lo barato que te sale un juego por jugarlo mucho contrarresta todos esos juegos que te compras y a los que luego, por lo que sea, no juegas. Si subieran los precios de los juegos supongo que uno compraría con mucho más cuidado —yo lo haría— y el mercado se centralizaría en los títulos más populares aún más de lo que ya lo hace. Es algo peligroso que además no sé si serviría para eliminar esos nuevos y jugosos modelos de monetización que utilizan títulos como FIFA, Battlefield o SWBF2.

De hecho más que una transición a juegos más caros veo una transición a un modelo de suscripción en el que pagas por un juego y juegas a él con todas sus opciones activadas desde el minuto cero, sin más. No hablo de EA Access o Xbox Game Pass, ideas geniales que te permiten jugar a juegos bastante chulos (normalmente pocas novedades y títulos AAA), sino suscripciones a un juego en concreto que puedas exprimir al máximo durante el tiempo que quieras.

Yo me plantearía seriamente apuntarme a una suscripción de ese tipo. Como sabéis tengo un problema con lo de comprar juegos que luego no disfruto o que disfruto muy poco, pero como en otros ámbitos tengo bastante autocontrol. El ejemplo más claro lo tengo en mi juego preferido desde hace tiempo, ‘Battlefield 1’, que compré hace un año por 47,90 euros. ¿Cuánto he jugado hasta ahora? Pues lo sé gracias a que solo juego online: 250 horas, que no está nada mal. De hecho el coste por hora de disfrute sería según el criterio de antes de 0,19 euros por hora. Una bicoca.

Antes yo era el del fusil. Últimamente soy más el del hacha, chicos. He mejorado.

Durante todo ese tiempo he resistido la tentación de comprarme las expansiones a través del Premium Pass, pero ayer vi por algún lado que ese pase estaba rebajado a la mitad: 14,98 euros en Origin con motivo del Black Friday. ¿Qué hice?

Pillarlo raudo y veloz.

Aquí la compra no fue por capricho y ni siquiera por adicción. Fue más bien una especie de agradecimiento a la gente que ha desarrollado ‘Battlefield 1’ y que sigue trabajando en mejorarlo —porque ha evolucionado y mejorado—. Ni siquiera necesito esas expansiones, porque soy feliz con el modo Conquista al que acabo jugando siempre, así que aunque ahora tenga opción de jugar con los nuevos mapas, ese pago adicional es más una especie de agradecimiento que otra cosa.

Así pues, ¿son caros los videojuegos? Pues como todo, depende. A mí está claro que ‘Battlefield 1’ me ha salido a precio de risa tras haber jugado todas esas horas. En cambio me he gastado 20 euros en el ‘Forza Horizon 3’ al que he jugado una hora, y otros 10 al ‘Ninga Gaiden Black’ que he disfrutado por ahora una hora también. Ya puestos, pagué otros 10 euros por el ‘Red Dead Redemption’ y ni siquiera lo he jugado aún, así que el coste por hora de ese es… ¿infinito? Evidentemente, no. Lo que sé es que si lo hubieran puesto a 100 euros no lo habría comprado.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • Xiaomi Mi Mix 2S: completamos este póker de telefonazos a buenos precios con este otro prodigio de Xiaomi por su pantalla sin marcos (aunque la cámara frontal está en una posición rara), su Snapdragon 845, 6 GB de RAM y 64 Gb de capacidad. La cámara dual, por cierto, también mola. Está a 299,99 euros en Banggood con el cupón 11M2S64Z. También lo tenéis en color blanco al mismo precio.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 480,60 euros en GearBest con el cupón GBMPM8P
  • Auriculares inalámbricos Sony MDR-XB950B1B: tienen un pintón estupendo, conectividad Bluetooth y soporte de la tecnología extra-bass, así que si queréis ir felices escuchando música por ahí, los tenéis a 79 euros en Amazon
  • Tablet Amazon Fire 7: básica, pero a este precio es casi impepinable: está a 49,99 euros en Amazon.
  • Pack Breaking Bad: la serie completa en Blu-ray está de rebajas en Amazon a 65,99 euros.
  • Silla de oficina giratoria Mc Haus 9702R: si buscáis un recambio para vuestra silla de oficina, atentos a ofertas como esta, que también está disponible en color negro-gris. Tiene pinta de ser bastante cómoda y ergonómica. Está a 59,90 euros en Amazon. La versión gamer, más agresiva en diseño y con más elementos ergonómicos, está a 99,90 euros.
  • Monitor HP24ea: un monitor de 24 pulgadas con resolución 1080p que no está nada mal como opción para verlo todo mejor en vuestro puesto de trabajo. Está a 129 euros en Amazon. Más barato aún es este modelo similar de ASUS por 109,99 euros,
  • Microcadena LG CM2760: si buscáis una minicadena o una microcadena, este modelo de LG tiene 160W de potencia, 3 vías, soporte Bluetooth 4.0 y puerto USB, muy buenas críticas y está bastante rebajado: 119 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy Note 9 con S Pen: el súper telefonazo de Samsung con pantalla QHD+ de 6,4 pulgadas, un Exynos 9 9810 a toda pastilla, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad ampliables, cámara dual 12+12, batería de 4.000 mAh y sumergible. Una maravilla por 619 euros en eBay.
  • iPad 9,7” 32GB (2018): el modelo de este año con soporte para el Apple Pencil está a precio estupendo en eBay: 269,99 euros.
  • Bombilla inteligente Xiaomi Yeeligh: el nuevo modelo de la bombilla que tiene un 33% más de brillo que la anterior, hasta 800 lúmenes. Puedes elegir la intensidad desde 2700K hasta 6500K, y tiene un consumo de 10 vatios y una vida útil de 25.000 horas. Está a 10,9 euros en Banggood con el cupón YFB117. Si compráis más de una tenéis el pack de dos por 18,5 euros en Aliexpress con el cupón 1111correos o 1111iberia
  • Tarjeta gráfica Gigabyte GeForce GTX 1070 G1 Gaming 8G: una muy parecida tengo yo, así que ya sabéis, una gran opción que está a precio más que interesante ahora mismo, 399 euros en Amazon.
  • Memoria RAM Corsair Vengeance LPX 16 GB DDR4: dos módulos de 8 GB DDR4 para vuesto PC que están a precio espectacular: 109 euros en Amazon. Creedme, yo me gasté 170 euros en mis 16 GB hace apenas 4 meses, esto es un chollazo.
  • Bombillas inteligentes Philips HUE: el pack de 3 sale bastante bien de precio este Black Friday. Son regulables en intensidad, programables y compatibles con Alexa, HomeKit o Google home. Están a 34,9 euros en Amazon.
  • Xbox One X: la consola más potente de la historia está de rebajas. Es la versión con 1 TB de disco y que además incluye el Battlefield V, y la tienes por 399 euros en Amazon. Tentación. Hay otros packs con juegos distintos, pero este es bastante brutal porque incluye además el Battlefield 1 y el Battlefield 1943. Si te van los coches la versión con el Forza Horizon 4, el Forza MotorSport 7 también mola por esos 399 euros también.
  • Zapatillas Nike running Revolution 4: están simpáticas y tienen buena pinta, así que igual os queréis agenciar unas. En distintas tallas y colores por 29,90 euros en eBay.
  • Tarjeta gráfica GeForce GTX 1060: tenéis tres modelos para elegir. La Gigabyte con 3 GB de memoria de vídeo a 199,99 euros, la ASUS también con 3 GB un poquito más cara con 209,99 euros y la MSI con 6 GB a 264,90 euros, que sería la que yo elegiría porque esos 3 GB adicionales marcan la diferencia. En ese rango están también la ASUS RX 580 4 GB a 209,99 euros y la Gigabyte RX 580 8 GB a 219 euros, mucho más recomendable de nuevo por tener más memoria.
  • Tarjeta gráfica GeForce GTX 1050 Ti: los modelos más económicos os permitirán jugar a buen ritmo sin gastar demasiado. Aquí tenemos la EVGA con 4 GB a 159 euros y la ASUS a 164,99 euros. De nuevo como competidora está la Sapphire Radeon RX 570 4 GB a 159,99 euros.
  • Amazon Fire TV: el competidor del Chromecast también está a precio irrepetible, 29 euros en Amazon.
  • Altavoces inteligentes Amazon Echo: a mí me gusta especialmente el Echo Spot a 99,99 euros con su pantallita en plan despertador súper moderno, pero el modelo Echo Dot de 3ª generación a 34,99 euros es perfecto para probar esta tecnología. Si queréis más, el Echo de 2ª generación a 59,99 euros es otra opción súper curiosa, aunque el Echo Plus de 119,99 euros es aún más llamativo como altavoz de calidad y no solo asistente.
  • Consola Xbox One S 1 TB + juego: más barata que nunca o casi, porque te incluye eun juego como el Battlefield V (199 euros), el Fortnite (199 euros), el Forza Horizon 4 (199 euros), el Minecraft (199 euros), el PUBG (189,95 euros), el Shadow of the Tomb Raider (189,95 euros) o el pack especial con 2 mandos y 3 meses de Game Pass (199 euros) que yo creo que es aún más interesante.
  • Micrófono Blue Yeti: un modelo de alta gama para podcasters, youtubers y twitchers si ya lo sois o queréis convertiros en uno. Está a 99,99 euros en Amazon.
  • Disco duro externo Seagate 6 TB: de repente los discos duros de 6 TB están a precios de los de 4 TB. Buena oferta para esta unidad externa con velocidades de transferencia de hasta 100 MB/s que se conecta vía USB 3.0 y que es compatible con consolas. Está a 114 euros en Amazon.
  • Ratón Gaming Logitech G403: un señor ratonazo para jugones que es uno de los más conocidos del sector. Tiene 6 botones programables, ajustes de DPI programables, y está a 39,99 euros, mientras que el Logitech G502 Proteus Spectrum, con 11 botones programables y hasta 12000 DPI, está a 42,99 euros.
  • Televisor Sony KD49XF7004BAEP: una tele de 49 pulgadas armada hasta los topes con 4K, HDR y una calidad de imagen tope gracias al motor 4K X-Reality Pro. Está a 499,99 euros en Amazon. Precio mínimo previo a la oferta: 627,9 euros.
  • Portátil Lenovo IdeaPad 330: un portátil de 15,6 pulgadas muy bien plantado con resolución 1080p, un Core i7-8750H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD (nada de SSD, podéis añadírselo vosotros), Windows 10 y sobre todo una NVIDIA GeForce GTX 1050 para jugar con mucha soltura. Atentos al precio: 699,99 euros en Amazon, súper brutal. Acabo de analizar un equipo similar que cuesta 1500 euros y que no es mucho mejor, así que imaginad. Iría de cabeza a este.
  • Unidad SSD Crucial MX500 250 GB: una unidad de estado sólido perfecta por ejemplo para mejorar ese portátil de antes. Velocidades de transferencia de 560 MB/s y tecnología NAND Micron 3D. Estupenda por 49,99 euros en Amazon.  La Samsung 860 EVO con esa capacidad cuesta casi igual, 49,90 euros en Amazon, otra gran opción, y si queréis más, este modelo con un 1 TB de capacidad está a 159 euros en Amazon.
  • Ratón Gaming Logitech G900: si queréis ir a tope en ratones gaming, atentos a este modelo inalámbrico que también se puede usar con cable (análisis, lo ponen como una bestia aquí) y que está a 87,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 145,60 euros en Amazon.
  • Mando inalámbrico Xbox One: también válido para el PC, y a precio especialmente llamativo: 39,99 euros en Amazon, suele estar a 60 euros.
  • Patinete Eléctrico Xiaomi: ya que hace poco hablaba de patinetes eléctricos, aquí tenéis uno de los referentes, el modelo de Xiaomi con 30 km de autonomía, hasta 25 km/h, plegable y muy bien valorado. Está a 329,30 euros en GearBest.
  • Cargador USB con QuickCharge 3.0: si necesitáis un cargador extra para vuestros móviles aquí tenéis una opción con QuickCharge 3.0 que tantos móviles Android soportan gracias a estar basados en muchos casos en micros Snapdragon con ese soporte. Precio ridículo, 1,81 euros en JoyBuy.
  • OnePlus 6T: el nuevo súper teléfono de OnePlus con un curioso y minimalista notch, sensor de huella bajo la pantalla y una cámara dual bastante maja (aunque no compita con las mejores). Con el Snapdragon 845, 6 GB de RAM y 128 GB de capacidad va muy bien servido. Está a 549 euros en Amazon.
  • Pendrive USB SanDisk Ultra 128 GB: tremenda capacidad para una llave USB que sirve para guardar muuuchos datos. Está a 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial MX500 1 TB: si queréis ampliar a tope el almacenamiento en vuestro PC atentos a esta alternativa rápida y con un precio sorprendente para ser un SSD. Está a 148 euros en Amazon.
  • Chuwi Lapbook SE: parecido al Jumper ezBook X4, con un Celeron N4100, 4 GB de RAM, 32 GB eMMC y 128 GB de SSD (curiosa combinación) y pantalla de 13,3 pulgadas 1080p, además de batería de 5.000 mAh y 1,44 kg de peso. Un buen equipo de batalla por 231,40 euros en GearBest.
  • Jumper EZBook 3 Pro: va de portátiles baratos: este modelo llega con un Intel Atom N3450, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (eMMC, más lentorro que un SSD), ranura Micro SD, y pantalla 13,3 pulgadas 1080p. Es peor que el Chuwi por especificaciones, pero también cuesta menos: está a 178 euros en GearBest con dos años de Garantía en España.
  • Huawei P20 Lite: el pequeño de la familia con pantalla de 5,8 pulgadas, Kirin 659, 4 GB de RAM, 64 GB de ROM y doble cámara (16+2 MP) es un buen contendiente en la gama media (análisis) y está a buen precio: 249,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Redmi Note 5: mejor que los Mi A1, cercanos a los Mi A2, a caballo en precio y prestaciones: pantalla de 5,99 pulgadas, Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de memoria ampliables, cámara dual (12+5 MP), lector de huella. Muy barato en Aliexpress, donde el modelo en color negro está a 137,57 euros.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “¿Son caros los videojuegos?

  1. pakolo dice:

    Esto que voy a decir parece ya manido de tantas veces como se ha dicho. Los de CDProject ya han declarado que para su nuevo juego, el Cyberpunk 2077, van a hacer lo mismo que hicieron con su archifamoso The Witcher 3, o sea, nada de micropagos, nada de loot boxes, se pagará por el juego básico y las expansiones que vayan sacando con el tiempo, si las quieres comprar. Para mi el witcher 3, todo hay que decirlo, es con diferencia el mejor videojuego que he jugado en toda mi vida, los cerca de 100 euros que me dejé en su momento entre el juego y las dos expansiones, al comprarlo todo justo el día que salían, han sido oro puro, disfruté todas y cada una de las horas que me he pasado jugando a esto, es mas, si el cyberpunk este tiene la misma calidad que los juegos de la saga de Geralt de Rivia y una duración similar o superior, ni me importaría gastarme el doble de dinero entre el juego básico y las expansiones. A día de hoy ya no hay desarrolladores en los que quiera hacer esto mismo aparte de con ellos.

    • He visto algo de The Witcher y todo el mundo lo pone por las nubes pero es que no es mi tipo de juego, lástima. Desde luego los de CD Project molan por esa filosofía. Esperemos que no caigan en esa avaricia que ha atrapado a la mayoría de empresas del segmento.

  2. Lambda dice:

    Como son un producto de consumo, de ocio, no son carenciales. Es decir, da igual lo que cuesten, es como el coleccionismo de Legos. El problema es que los juegos de pc y de consolas ya están masificados. Y la masa no se rompe la cabeza, compra sin más. Con gastos de desarrollo demenciales, la industria del gaming parece cómoda con un modelo de blockbusters, franquicias resobadas y sin experimentos raros. El juego online se presta a este modelo… y creo que ni siquiera la RV va a cambiar los esquemas de la industria ( si acaso, encarecerá aún más el desarrollo para los pequeños estudios). Me jode un poco, pero bueno. Alguno dice que un crash como el de 1983 haría de purga para la industria, pero no estoy seguro. Llámenme loco, pero los juegos ya son más un “commodity” que un género de entretenimiento un pelín freki y con cierto elemento esotérico y artesanal. ¿Caros? Siempre han sido caros. Ahora con Steam los hay a paladas, como las calorías baratas de una hamburguesa, de todo a cien incluso, con lo que pagas de acuerdo a lo que crees que valen… o no, triples A o indies oscuros . No está mal. Lo caro, en mi opinión, son los blockbusters de temporada 😉 . Y por dios, que alguien finiquite EA. It’s the bane of gaming.
    Ale, me quedao a gusto. Perdonen el tochaco.

    Salud!

  3. juan enrique dice:

    Y desde cuando un juego se monetiza por horas?, un juego es digital, no importa cuantas veces lo ejecutes no acarrea costos para ellos, lo mismo pasa con la musica, te gustaria que cada vez que prendas el pc te cobraran por usar Windows 10? Ya otro cuento son los servidores para las partidas online, pero esos costos ya se tuvieron en cuenta cuando vendieron el juego. En las consolas se paga por el online.

    La ambicion rompe el saco, quieren replicar el modelo de los juegos de moviles en los AAA, pero primero cobran 60 o mas euros, el ac origins es una verguenza ahora el modelo es pay2fast. Pagar para avanzar rapido en el juego. No se supone q lo divertido es explorar y descubrir los secretos del juego? La casualizacion esta acabando con los videojuegos.

    • Otra buena reflexión, sí señor. Al final es una medida tan válida como cualquier otra para tratar de entender si un juego compensa o no. Lo de ganar o avanzar pagando es una idea interesante que desde luego ha demostrado tener validez para mucha gente, así que aunque nosotros podamos estar un poco en contra de esa opción, está claro que la opción es interesante para mucha gente. Yo no veo mal la opción como eso, una opción. De ahí a convertirla en centro de la experiencia media un mundo.

  4. Trufeitor dice:

    Estoy de acuerdo con todo lo dicho. Es lo que pasa por llegar tarde a comentar. 😀

    Pero me parece muy interesante la última reflexión, porque claro, aquí cada uno mira el coste como le interesa (por el articulista citado en la entrada). Pone las horas de uso porque es lo que prima en los juegos online y es lo que le interesa mencionar. Y esos blockbusters enfocados al online en que el modo campaña es testimonial y te lo acabas en tres horas? Al que no le guste el online te puede decir que esas tres horas le han salido a precio de oro? Entonces que diría nuestro articulista, que tienes muchas horas online y que no juegas porque no quieres? O juegos que te los acabas en dos horas y son una maravilla y otros llenos de contenido de relleno son infumables pero con horas para exportar. En fin, absurdo.

    Pero como decía me parece muy interesante la reflexión de Juan Enrique: pagas la licencia de Windows pero si quieres activar el firewall o usar el paint, el antivirus o el administrador de tareas los tienes que comprar aparte. Porque en eso está derivando la industria del videojuego, sobre todo cuando ciertas distribuidoras están de por medio.

Comentarios cerrados