Tecnología

La condena de Windows es su tienda de aplicaciones

·

Esta mañana he publicado mi análisis del Surface Laptop, un equipo que he puesto a caer de un burro por muchas razones, pero sobre todo por atreverse a ofrecer un sistema operativo que hace de todo menos ayudar a la experiencia de usuario. 

No me malinterpretéis: la idea que plantea Windows 10 S es estupenda. Les ha funcionado a Google y a Apple, pero lo ha hecho por una ñunica cosa y una cosa solamente: sus tiendas de aplicaciones son un éxito aplastante. 

En Windows la tienda de aplicaciones es un absoluto despropósito. La oferta software es deprimente, la usabilidad es lamentable (velocidad de búsqueda, clasificación e interfaz poco acertadas)  y uno echa continuamente de menos esa anarquía que ha caracterizado siempre a la distribución de software en Windows. Uno podía descargar aplicaciones desde la página oficial o desde otras muchas fuentes que aportaban valor (o trataban de hacerlo lucrándose a tope con ello, ¿recordáis Softonic?) como servicios de distribución de descargas alternativos.

Eso desaparece con Windows 10 S, un sistema operativo que tiene otros males (forzar a usar Edge es un despropósito para usuarios tradicionales de Windows) y que no debería estar instalado por defecto en un equipo de 1.449 euros. 

El problema no es en realidad el Surface Laptop que he analizado. Es un equipo que se equivoca a lo bestia en el enfoque (diseño por encima de todo lo demás), pero es algo que ya he criticado en otros productos. No es mala propuesta hardware… hasta que uno comprueba el precio. No se lo recomendaría a nadie jamás, ni aunque Microsoft lo vendiese con Windows 10 Home o Pro preinstalado, como deberían haber hecho. En realidad puedes actualizar al Pro gratis hasta el final de año, así que al menos tienes ese pequeño alivio. Pero insisto: por 1.449 euros, que es el modelo que yo probé, jamás de los jamases. 

Me ha decepcionado sorprendido especialmente cómo han elogiado varios medios USA al equipo, volviendo a destacar el diseño como clave para este segmento. Pero bueno, ¿estamos locos? ¿Ahora lo importante de un portátil es que sea bonito? En ‘The Surface Laptop is the pinnacle of design‘ Engadget le pone un 89. En The Verge le dan un 8,8 y afirman que «valió la pena la espera«. Solo en The Wall Street Journal encuentro un titular aceptable (‘Pretty but not essential‘), pero en Wired David Pierce volvía a elogiar ese diseño sobre todas las cosas. Atentos al párrafo final: 

In a sea of MacBook Pros at Starbucks, I stand out with an eye-catching laptop. And it’s a Windows machine. Crazy.

¿Así que eso es lo que importa en un portátil?. ¿Que capte las miradas de la gente? Por favor. Es curioso cómo en todos esos análisis uno se encuentra con la misma crítica que yo hago de Windows 10 S, pero en ellos no cobra especial importancia. Le salva que puedes instalar Windows 10 Pro, insisten. 

No le salva. Y no debería, porque si Windows 10 S quiere llegar a algo, necesita una tienda de aplicaciones que logre atraer a desarrolladores y usuarios. Y de momento lo tiene crudo, como un Surface Laptop al que como mucho —con ese precio— yo le hubiera puesto un 6. Y eso gracias a esa actualización a Windows 10 Pro, que si no, ni aprobaba. 

De verdad, Satya: haz algo con la tienda. Lo que sea, pero algo. No puede ser peor de cómo está.

 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “La condena de Windows es su tienda de aplicaciones

  1. Trufeitor dice:

    «Me ha decepcionado sorprendido especialmente cómo han elogiado varios medios USA al equipo, volviendo a destacar el diseño como clave para este segmento. Pero bueno, ¿estamos locos? ¿Ahora lo importante de un portátil es que sea bonito?»

    Bueno, ya sabes que en USA son muy de Apple (lo primero que hace el tipo es compararlo con los macbook, ya es una declaración de intenciones) y ya ha calado la filosofía de que lo que importa es que sea bonito, cool, que la gente lo mire. Los portátiles son una commodity y lo que menos importa es lo que hagan, ¿no hacen todos lo mismo al fin y al cabo?

    Ante esa forma de ver las cosas otros compramos y recomendamos ordenadores como herramientas que se ajustan a un fin y procuramos obtener la máxima eficacia por nuestro dinero (ojo, no digo que no haya gente con Apple que piense así, lo que digo es que en Cupertino intentan fomentar lo contrario), luego si el cacharro es bonito y cool miel sobre hojuelas, pero desde mi punto de vista esa intención estética está en el último lugar de la cadena de valor del producto.

    Y viendo como se las gastan los medios especializados cada vez tengo más claro que mis puntos de vista están completamente demodés.

    😉

    • Lambda dice:

      Iba a escribir, pero pa qué. Trufeitor ha dicho lo mismo que yo, pero antes. Cachis, no me dejais ni hacer pole ni ser un arrogante demodé. Psss xD

      P.D: Si miras precios, Javier, verás que el verdadero Air es el Macbook Pro sin Touch. Está compitiendo contra ese . Lo que no entiendo es que hayan puesto tan sólo 4 GB de ram al que compite contra el Air antiguo ( en rango de precio, porque por pantalla y componentes actuales es superior, excepto algunos puertos, como el Minidisplayport, que no equivalen al Thunderbolt del todo) Por cierto, apunte para esa review: el precio mínimo es 999$, con la temida «paridad» esa con el euro, ya saben.

      • Lambda dice:

        Mmm, corrijo: 1.149$ el SL más basico. Pues sí, se lo van a comer con papas. Nadella debería tomar ejemplo de como hacer escalas de precio con Apple, a menos que confien en pegar una rebaja importante en breve…

  2. Antonio dice:

    Y ahora encima han renovado el Xiaomi Air (del que eres un defensor a ultranza, entiendo) y en comparación ¿qué sentido puede tener este equipo por el precio al que sale (y sobre todo) con las limitaciones que comentas?

Comentarios cerrados