Tecnología

21 euros

·

El miércoles pasado bajaba andando por la madrileña calle Preciados tras aquella visita a la Apple Store de la que también hablé hace poco, y me encontré con una imagen muy televisiva. El local de lotería de Doña Manolita estaba haciendo su particular agosto, y la cola para comprar unas acciones en el Mercado de la Buena Fortuna era más larga que un día sin pan.

Probablemente toda esa gente que estaba haciendo cola allí había visto el anuncio de la lotería de Navidad de este año. Una producción lacrimógena y utópica que ha sido ya versionada con gran éxito y que por si no la habéis visto tiene montaje del director. Un anuncio sencillamente genial en forma y en fondo que logra lo que debe lograr cualquier anuncio: que el producto entre por los ojos para que borremos cualquier pensamiento racional y lo compremos ipso facto. Nada que ver, por cierto, con el terrorífico anuncio del año pasado.

Porque lo racional, desde luego, sería no comprar lotería. Hay al menos cinco razones para no pagar el impuesto de los tontos, pero adelanto algunas de ellas. La probabilidad de llevarse el gordo es de 1/100.000 (que no es lo mismo que el 0,00001%, cuidado), pero es que en el 85% de los casos perderemos todo el dinero invertido en la compra. De hecho, sólo tenemos un 5,3% de probabilidad de ganar algo más que el reintegro.

Analizan más en profundidad esa probabilidad en Gaussianos, donde además de una cruda y detallada explicación de hace cuatro años también daban hace menos de un año una buena explicación de lo que supone esa probabilidad en un entorno más mundano. La cita es del libro “La conquista del azar“, escrito por Fernando Corbalán y Gerardo Sanz:

Juan tiene un amigo, de quien no dice ni el sexo, que vive en Girona, al que hace tiempo que no ve (ya ni conoce su dirección actual) y que en el último encuentro que ambos tuvieron prometió que le mandaría ese libro que tanto le gusta. Hace unos días encontró a otro amigo, Luis, quien le comenta que se va de viaje a Girona. A Juan le vuelven los fantasmas de su promesa incumplida y le da a Luis el libro para su amigo. Para no estropearlo, Luis lo mete dentro de un gran sobre y parte hacia Girona. Al llegar allí deja el coche en una calle en la que por fin encuentra aparcamiento, sale y a la primera persona que ve le entrega el sobre:

“Toma, el libro que te envía tu amigo Juan de Zaragoza.”

Y aquella persona encontrada al azar le contesta:

“¡Qué bien que se haya acordado! ¡Hacía años que lo esperaba!”

Por más que nos aseguren que esta historia es cierta, resulta increíble que ésa sea justamente la persona a la que buscaba, ¿no? Bueno, pues la probabilidad de que suceda es algo mayor de la que a cualquiera de nosotros que hayamos comprado un décimo de lotería nos toque con ese número el Gordo de Navidad.

(He utilizado Girona en vez de Ciudad Real, como venía en el texto inicial, porque Girona tiene censados 96113 habitantes según este enlace, y en la actualidad se venden 100000 números.)

En El Blog Salmón trataban esta semana el tema con dos artículos más también interesantes sobre todo si tenéis la gran suerte de recibir uno de los grandes premios:  ¿Qué hago si me toca bastante dinero en la lotería? y, por supuesto, ¿Cuánto te tiene que tocar a la lotería para dejar de trabajar?, una de las grandes cuestiones de todos los que se montan su particular cuento de la lechera.

Ninguno de esos textos hablan de la psicología del Gordo de Navidad o de su anuncio, algo que sí tratan por ejemplo en AnalistaSEO pero que sobre todo explican muy bien en El Diario.es, donde revelaban algo curioso. Y cito:

La respuesta se encuentra en cómo jugamos a la lotería. En España, la gran mayoría de ciudadanos lo hace a través de participaciones con familiares, amigos o compañeros de trabajo, una práctica que está más extendida que en otros países. Según un excelente artículo escrito sobre esta cuestión por Roberto Garvía, jugar a la lotería en Navidad en España se ha ido convirtiendo poco a poco en un acto de reafirmación de los lazos sociales interpersonales. Compartir participaciones es una manera de confirmar tu pertenencia al grupo o incluso de preservar el estatus dentro del grupo (para aquellos que regalan participaciones para otros). Cómo se juega acaba explicando cuánto se juega, pues las participaciones están positivamente asociadas a las ventas de lotería.

Una buena explicación, aunque yo añadiría que la razón fundamental de comprar la lotería, más allá de esa “reafirmación de los lazos sociales interpersonales” es la más española de nuestras “virtudes”: la envidia. O más bien, la prevención de la envidia. Compramos lotería porsi. Por si le toca a X y a mi no. Sustituid X por “compañeros de trabajo”, “familiares”, “amigos”, “vecinos”, y un largo etcétera de pequeñas redes sociales reales (y no virtuales), y tendréis ante vosotros la base fundamental del éxito de un sorteo que es absurdo para el jugador y que al menos en mi caso trato de evitar con todas mis fuerzas. Y ya puestos, me ahorraría el café, que no me va mucho. Ahí lo tenéis: me acabo de ahorrar 21 euros.

Puestos a jugar, insensatos míos, jugad a la del Niño, que aumenta la probabilidad de ganar un premio al 7,82%. De hecho, la probabilidad de que no nos toque nada baja al 62%, lo cual no está nada mal (por decir algo).

Eso sí: mira que como la lotería os toque a alguno de vosotros…

Actualización (08/12/2014): No lo había visto, pero resulta que Andrés Vegas publicó el día anterior al mío un post sobre el mismo tema en el que desmontaba sin querer todos mis argumentos. Buena historia que ójala se repita siguiendo el espíritu del anuncio. Qué cosas.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “21 euros

  1. Científico (social) enfurecido dice:

    «es la más española de nuestras “virtudes”: la envidia»

    Corre a por el nobel, acabas de descubrir que las conductas se heredan y no son consecuencia de las contigencias.

    Eso que afirmas e suna patochada (ademas de una falacia, la llamada falacia culturalista) , como si en otros paises no fuera algo muy normal el sentir envidia .

    Genial por lo demás 😉 .

  2. Àfrika dice:

    No sé si la envidia es un rasgo cultural, un pecado capital o qué, pero alguna razón antropológica habrá cuando nos apresuramos a compartir décimos de la lotería con compañeros de trabajo y, sobre todo, con el cuñado. Nuestra peor pesadilla sería la de ver cómo todos se van a celebrar su retiro anticipado excepto tú, que te quedas rabiando en el despacho. Muy buen artículo, me he reído un rato.

    • Toma ya. Bien por la historia, sí señor (curioso, Andrés es amiguete y no había visto ese post, qué bueno). Hace que no acabemos de perder la fe en la gente, ole. Por cierto, he actualizado mi artículo con enlace a ese post, gracias por avisar, Marc 😉

  3. varo dice:

    Hola Javi. La envidia, como característica nacional, y la lotería son temas recurrentes en mis clases sobre cultura española en Alemania. Pero no voy a entrar en el debate, que tiene mucha miga (y yo no tengo mucho tiempo). Solo escribo esta entrada para darte las gracias por poner el enlace a ese maravilloso anuncio, que desde mi voluntario exilio turingiano, naturalmente, no había visto. Trascendiendo el tema de la lotería, se ve BONDAD Y AMISTAD. GRACIAS

    • Hola Varo, me alegro de haber exportado el vídeo a tierras germanas. Como decía, el anuncio como tal es ejemplar. Diría que utópico, pero en los comentarios enlazan a una historia en la que se demuestra que no lo es tanto, así que +1000 por los creativos.

      Supongo que este comentario lo habrás dictado por voz 🙂 ¡Un abrazo!

      • varo dice:

        Pues no, Esta vez me he «arremangao» y lo he escrito con el teclado 🙂 Aunque cada vez estoy más contento con el dictado incluido en el teclado de android. Que además me evita ponerme las gafas para escribir un mensaje 🙂 (la edad no perdona…)
        Como dices, los creativos, los actores y el director, geniales.
        La lotería me tiene sin cuidado, porque junto a las posibilidades de ganar hay que tener en cuenta la cuantía del premio, y en ese caso, ya puestos, un bote de erumillones…¿no?
        Y en cuanto a la veracidad de la historia, no hay que dejarse llevar por el pesimismo, a nuestro alrededor hay millones de historias de generosidad abrumadora. Todavía recurdo el día en el que en los peores momentos de mi familia mi amigo Juanma se sienta en la mesa y me pregunta cuánto dinero debo; para acto seguido poner el fajo de billetes encima de la mesa para que saldara mis deudas. Efectivamente se me han caido las lagrimas al ver el anuncio.

      • Está bien que de cuando en cuando aporrees el teclado, hombre 😉 Y como dices, afortunadamente sigue habiendo historias brutales de generosidad, y para muestra la que comentas de tu amigo (+1000). Que sigan. Y que vayan a más.

  4. Fefo dice:

    Muy buen punto de vista!!

    Yo no debo ser nada envidioso porque no compro lotería nunca o casi nunca, si acaso alguna participación del club de badminton de un pueblo de la sierra de Madrid (verídico).

    Eso sí desde que me casé me «obligan» a comprar el número del trabajo «por si aca…», menos mal que mi mujer no sabe que en la empresa que trabajo puede haber más de 50 números debido al tamaño de la empresa

    Feliz Navidad!!

  5. Pingback: Causas y azares 44 - Error 500

Comentarios cerrados