Tecnología

El oscuro plan de Ubuntu

·

Mark Shuttleworth es más joven que yo. Apenas 5 meses, pero su curriculum es “un pelín” mejor. Vendió Thawte a Verisign en el 99 ganando unos 600 millones de dólares, parte de los cuales acabó destinando a crear Canonical y a sacar al mercado Ubuntu, probablemente la distribución Linux más popular de toda la historia. Cuando Ubuntu empezó su camino en 2004 todo era de color de rosa -bueno, más bien de color marrón-, y los usuarios estábamos encantados de que alguien acercase a un público más novel la posibilidad de utilizar Linux.

Todo en aquel proyecto parecía prometedor: Debian, su distribución matriz, tenía un ciclo de desarrollo más largo, más aburrido, pero en Ubuntu todo iba rápido, era emocionante: cada seis meses nueva versión, una pequeña locura que ha hecho que los usuarios apenas disfruten de una distribución recién lanzada porque siempre están pensando en qué vendrá después. Otras han acabado siguiendo ese ritmo frenético, pero es Ubuntu la que representa el ejemplo claro de la renovación constante, una renovación que además venden muy bien. Cada vez que sale una nueva Ubuntu se para el mundo linuxero, y desde luego el impacto no tiene nada que ver con la salida de otras distribuciones, que no parecen contar para el público generalista.

Durante muchos años ese afán de mejora fue una seña de identidad: más y mejores prestaciones en cada versión -tenéis un buen recorrido en la Wikipedia– que vencían y convencían. Pero algo empezaba a oler mal: a Canonical comenzó a criticársele de todo, pero sobre todo, su poca ayuda y colaboración real a proyectos Open Source -cogen de todo, no ayudan en casi nada, y siempre la misma excusa: somos pocos (ja)-. En Ubuntu trabajan para Ubuntu. Pero a eso yo le añadiría otro lado que me parece oscuro y peligroso.

Un lado que recuerda cada vez más a Apple y a Steve Jobs.

No he leído demasiadas entrevistas de Shuttleworth, pero yo diría que tiene -y eso sí lo ha comentado en alguna de ellas- a Mac OS X como un referente absoluto, y no solo por su usabilidad y diseño, sino por su filosofía, teóricamente mucho más cerrada que la de Ubuntu. Y sin embargo, Ubuntu se parece cada vez más a Mac OS X en su interfaz, pero lo que más me preocupa, como decía es ese cambio de filosofía. Una de las muchas citas de Jobs era esta:

People don’t know what they want until you show it to them.

La frase, que es brillante y cierta en muchos casos, también es tan presuntuosa como lo era quien la pronunció. Y lo más peligroso es que Shuttleworth se la ha creído a pies juntillas en un segmento en el que dicha afirmación no encaja, y desde hace un tiempo está decidiendo el camino de Ubuntu con una actitud que yo calificaría de dictatorial. Él mismo lo admitió al hablar de los procesos de toma de decisiones en Ubuntu:

No. This is not a democracy. Good feedback, good data, are welcome. But we are not voting on design decisions

Y desde luego, lo está cumpliendo: Unity es una interfaz que ha generado tantos detractores como admiradores -yo no acabo de decidirme, veo luces y sombras- pero lo que está claro es que es una interfaz totalmente impuesta. No solo eso: la han lanzado de forma que los usuarios apenas puedan modificar la experiencia de usuario. Shuttleworth, como Jobs, quiere controlar esa experiencia, de forma que nadie se salga de lo que el equipo de diseño de Canonical -y en último lugar, Shuttleworth- ha dictaminado. No hay más.

Esos detalles en los que a los linuxeros se nos está privando de algo que por definición era seña de identidad de cualquier distribución -el control, la personalización, o como diría Mel Gibson en Braveheart, la libertad– dejan en muy mal lugar a Ubuntu, y eso está generando un creciente sentimiento de odio hacia una distribución y una empresa que como otras en el pasado (un, dos, tres, responda otra vez: Google) parecían ser una bendición sin posibilidad de hacer el mal en estos terrenitos en los que nos movemos.

Ubuntu ha hecho mucho por Linux, pero toda esa labor de popularización de una idea está viéndose perjudicada por esos pequeños y oscuros detalles. Que cada vez son menos pequeños. Y que cada vez son más oscuros. Mi compañero Metalbyte da algunos ejemplos en un post de hace unos días en MuyLinux, pero hay otros (Ubuntu One, Unity totalmente ignorado por el resto de distros, idem para el Centro de Software de Ubuntu, etc), y lo que más preocupa es que esos ejemplos, esas sorpresas con un tinte desagradable, no dejan de aparecer. Y parafraseando (más o menos) a Martes y trece…

Aquí huele a muerto. Y yo no he sido.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

17 comentarios en “El oscuro plan de Ubuntu

  1. Jose dice:

    Precisamente estaba escribiendo un pequeño artículo de opinión sobre este tema, pero lo guardaré para el jueves o viernes, por no cargar demasiado el ambiente.

    Yo estoy de acuerdo con algunas estrategias de Canonical, como lo de que “esto no es una democracia”, una empresa no puede funcionar de otra forma, pero en cuestiones de diseño… no puedo. No sé de dónde ha sacado Shuttleworth a esos expertos en usabilidad de los que alardea. Y no hay más que decir, porque ya han dilapidado parte de lo conseguido en todos estos años.

  2. maacub dice:

    Joer Javi, te llevo siguiendo años y cada vez estás perdiendo más credibilidad. Se habló mucho de estos temas y el más ‘dictatorial’ que tu hablas es cierto, el código libre no suele ser una democracia en casi ningún proyecto, es una meritocracia. Y sobre si Canonical aporta o no también ha sido debatido.
    Ubuntu con su Unity es para mi lo mejor hecho hasta ahora, ¿por qué? Porque es muy sencillo de manejar y poco configurable. Y que a los usuarios avanzados no les gusta su poca personalización? Pues tienen mil opciones a escoger 😉 Y sí, muyLinux es otro ejemplo de sensacionalismo a más no poder.
    Un saludo.

  3. John Q dice:

    El problema con Ubuntu es que hace mucho que dejo de ser una distro de Linux pensada para usuarios de Linux. Ubuntu busca otro tipo de usuarios, busca los que nunca han usado Linux.

    Hace unos meses el coloque Ubuntu a mi mama, una usuaria de toda la vida de Windows XP, solo le tomo unos 20 minutos conmigo al lado explicando algunas cosas para llevarse bien con Ubuntu 11.10, incluso se encontró muy agradable Unity y el Ubuntu Software Center.

    Hasta que los Linuxeros no entiendan eso, seguirán mirando con malos ojos a Ubuntu, pero la realidad es que a largo plazo de todas las distros que existen solo Ubuntu tiene chances reales de ser un verdadero éxito de masas.

    • Axel dice:

      Ahí es donde yo veo la diferencia, la mayoría de distribuciones tienen detrás asociaciones, fundaciones o incluso gobiernos que no buscan que sea un éxito de masas.

      Empresas como Canonical, quieren ganar dinero, punto. Para eso la diferenciación es fundamental. Apuesto a que Shuttleworth da palmas de alegría cada vez que Linux Mint elige no aceptar uno de los cambios de Ubuntu.

      • Axel dice:

        Maacub, supongo que no me he explicado bien. Ubuntu tiene detrás a Canonical, que lo que busca es que le reporte dinero. Independientemente de la fundación, Esto no sucede con la mayoría de distros.

        Mark Shuttleworth no creó Ubuntu para mejorar el ecosistema GNU/Linux, sino porque vio un nicho de mercado que explotar. Detrás de Ubuntu (y de la fundación) hay una empresa que tiene que cuadrar los balances, y para que Ubuntu sea un producto más apetecible que por ejemplo Debian, tiene que diferenciarse de esta y saber venderse bien (a lo Jobs).

        Esa, en mi opinión es la hoja de ruta de Shuttleworth.

        Por cierto creo que donde Mark ha dado un golpe en la mesa es con lo de Ubuntu en android. Si consigue colocarlo rápido a los fabricantes tiene posibilidades de ganarse el tema de la integración smartphones/PC.

        Me gusta bastante más esta solución que W8 o lo que quieran que estén pensando desde Cupertino, iOSificando OSX.

      • John Q dice:

        ¿Y que tiene de malo que Canonical busque ganar dinero con su proyecto? Coño, por la plata baila el mono y lo que veo es que Ubuntu en muchos sentidos esta años luz de los demás.

        ¿Que Canonical no de a la comunidad en la misma proporción en que esta le esta dando a ella? Eso esta moralmente mal, pero tampoco están obligados a nada, aportan si les da la gana y si no les da pues no aportan y punto.

        Espero que la nueva LTS 12.04 tenga mas novedades que la hagan mas diferente y fácil de usar que la anterior, es lo único que me interesa, que sea fácil de usar, que traiga muchas novedades útiles y que sea muy diferente, porque visto lo visto con las demás distros la cosa en materia de facilidad de uso y comodidad no pinta nada bien.

  4. jaime dice:

    a mi me parece muy bien que canonical quiera sacar rendimiento a lo ha realizado, es su trabajo, y lo bueno de linux es que si no nos gusta nos podemos cambiar de distribucion muy facilmente.

  5. Vamos a ver, Canonical es una empresa, con gastos, inversiones, sueldos que pagar y un modelo de negocio para ganar dinero.

    ¿Que no es una democracia? Por supuesto que no, como el resto de empresas ¿o acaso puedes irte a Google o Microsoft y decirles cómo tienen que hacer las cosas?

    ¿Que el mundo linux es una democracia?… con todos mis respetos, NI DE LEJOS.

    Y aunque ahora quieras ver oscuras intenciones tras lo que hace Canonical, su objetivo es el mismo de cuando empezó, crear una Distro que sea cómoda y accesible A TODOS, no solo a los 4 mega-frikis que controlan el resto de distros y que se niegan (absurdamente) a mejorar Linux en el camino necesario para hacerlo accesible a todos.

    Hace años instalarte una distro de Linux era un auténtico dolor, cuando no fallaban los drivers de una cosa eran los de otra, las únicas soluciones las encontrabas en foros perdidos donde todo pasaba por aguantar que te hablasen como si fueras idiota (increíble la soberbia de muchos de los que se mueven por el mundo Linux) con instrucciones poco accesibles a la mayoría.

    Con Ubuntu se ha conseguido llegar al punto en el que metes un CD, o un USB preparado con un Live-CD, instalas junto con tu Windows sin problemas y empiezas a trabajar.
    Las actualizaciones son lo que deberían haber sido SIEMPRE, cómodas y sin necesitar más que aceptar y ver cómo se descargan e instalan.
    Las aplicaciones, más de lo mismo, el ‘Market’ que se ha integrado en la última distro te permite buscar por temas y tags, pudiendo encontrar aplicaciones que se instalan sin quebraderos de cabeza y sin tener que recompilar o instalarte no-se-qué paquetes antes.

    Es decir, en resumidas cuentas lo que están consiguiendo es ofrecer algo cómodo para todos, donde cualquiera se puede sentir cómodo, donde haya compatibilidad con la mayor parte del HW.

    Para mí, el camino que debería haber seguido la comunidad linux hace MUCHOS AÑOS, en lugar de cerrarse al mundo y dedicarse a ser un ecosistema endogámico que despreciaba a cualquiera que no fuese capaz de pegarse con Linux desde el primer momento.

    En serio, ¿alguien cree que la comunidad linux sigue el camino correcto? ¿que esto es lo que quería Linus Torvalds cuando creó Linux?

    Apple y sus políticas pueden gustar o no, pero algo que han hecho muy bien (y así se lo reconozco pese a lo poquito que me gusta como empresa) ha sido el ser capaces de mostrar un comportamiento único en sus sistemas a base de controlar su producto, que para algo es suyo.

    Además, el que Canonical controle SU producto ¿perjudica a la comunidad Linux?
    Lo dudo, puesto que el núcleo sigue estando ahí, a disposición de todos y el número de distros es muuuy alto.
    Y el ejemplo más claro ha sido con Unity, que les ha hecho perder radicales en pro de Linux Mint, muestra de que hay total libertad para escoger libremente qué versión quiere usar cada uno.

  6. Probablemente no me sé expresar, porque está muy bien que Ubuntu haya facilitado el uso de Linux -otras también lo han hecho- pero no veis el problema. En el camino no solo han dictado su forma de hacer las cosas -cosa que me parece perfecto, y de nuevo, todas lo hacen-. También han hecho mucho más difícil que el usuario tenga la misma libertad que tenía.

    El problema es que nos han quitado opciones que ya estaban ahí. Nos han restado libertad y control. Algo que no era necesario: el que no quiere, al que Unity le parece bien tal y como está, no las toca. ¿Pero qué pasa con el que quiere personalizar un poco esa experiencia?

    No puede.

    O sí, pero trasteando demasiado. Y eso antes no era así. Ese es el problema. Las opciones de control que el usuario tenía -repito tanto si quería usarlas como si no- están desapareciendo.

    Si no lo entendéis, no pasa nada. Quizás lo hagáis en el futuro. Pero no estamos hablando de lo mismo.

    • maacub dice:

      Hola. Mi experiencia me dice que cuanto más restrictivo sea Ubuntu en cuanto a configuración mucho mejor para los usuarios nóveles. ¿Por qué? Pues porque me pasó con 2 personas con GNOME 2:
      Una me llama y que no puede lanzar nada ¬¬ Había movido el panel de arriba a la derecha.
      Otra cambia el ordenador, después de 3 años con Ubuntu compra un portátil con Windows. Le pregunto si quiere Ubuntu de nuevo y me dice que no y que cambió el ordenador porque no le iba ‘bien’ el antiguo (un ordenador normal que acabó dándome). Motivo? Había metido lanzadores en el panel inferior de GNOME2 y no se veían qué aplicaciones tenías abiertas (es decir, el widget de tareas era demasiado pequeño).

      Y como estas, mil cosas por culpa de una personalización excesivamente fácil. Por eso me gusta Unity, porque es fácil de entender y chungo de joderla 😉

      Un saludo a todos.

    • John Q dice:

      Es que esa quejadera de que “nos quitaron libertad” es un argumento bastante flojito ¿Acaso no existen decenas de distros de Linux ahi afuera?

      Cuando te compras una Mac te clavan en el OS X como Apple lo cocina y no veo tanta lloradera, y que conste que estamos pagando, Ubuntu es 100% gratis y solo porque trata de controlar algunas cosas ya están un grupo con el grito al cielo.

      Vamos que he notado que mientras mas controlan mejor, menos confusión para los usuarios joder.

  7. masr dice:

    Javi, creo entender lo que pretendes, posiblemente con haber habilitado unos modos del tipo (Usuario,Experto y Avanzado), ya se podría haber arreglado el problema.
    Para mí, lo peor no es que dejen personalizar mucho o poco el interfaz, lo que no me gusta, es que sean unos aprovechados y no aporten (o aporten muy poco) a la comunidad de la que viven. Eso, creo yo, que es peor, que el hecho de que sea más o menos configurable.

  8. desdelsur dice:

    A mi Unity no me disgusta, pero si considero un error no facilitar el poder usar otros entornos de forma cómoda.
    También me sentó mal cuando leí que Canonical no aportaba al Open Source.
    Pero lo peor fue que no le dieran apoyo a la Raspberry Pi Foundation.

    Si indagamos un poco en las razones, vemos que existen y tienen una base bastante lógica y razonable, y es entonces cuando ves que el €œoscuro€ plan de Ubuntu no es tan oscuro.
    Quien sabe, quizás hasta sea brillante.

  9. lc dice:

    ¿Dan el codigo fuente de lo que hacen o no?. Si lo dan es que es libre, y si no lo dan son unos getas, que se busquen Stallman y compañia los medios de que no se salten la GPL o la que se use hoy en dia para linux. No hay mas.
    Dices que a los linuxeros le estan privando, ¿de que?. Te preocupa que a la gente le guste Ubuntu y todos las distribuciones tiendan a parecerse a Ubuntu, pues haz la tuya, por cierto, yo hice una (modificando otra por supuesto), y en tiempos mas dificiles.
    Y no te preocupa que todos los sistemas operativos privativos se quieran parecer a os-x con sus fallos y tambien con aciertos, por los que encima pagas. No te preocupa que todos quieran tener su “market”. No te preocupa que si no te dan “su” SDK, ya sea para soft o para hard, no se pueda programar una mierda, y eso que pago por el soft, por el hard y por el SDK. No te preocupa que Tim Cook se levante con el pie torcido un dia y diga ” te jodes, ya no vas a poder poner o actualizar windows en el Air porque no te doy los drivers”, es mas, el futuro os-x gatotraidor no funciona en tu mac air porque voy a comprobar si es tu modelo y no lo dejo por mis “santos co jo nes”, quise decir porque “perjudica la experiencia de usuario”, y tu dinerito “me lo quedo”

    A pesar de todo esto, por supuesto que los de ubuntu deberian ser un poco mas flexibles, pero si van por libre y toman sus decisiones ellos sabran, al menos toma decisiones y se aguantan con los palos que les meten. Y es gratisssssss

    Lo que no entiendo es como tienes dos varas de medir segun sea Linux o os-x y encima con la que mas sacudes es para lo que te sale gratis. Para mi que es segun lo que te pasa en tu dia a dia, si hoy os-x te hace facil conectarte a una wifi es que es bueno, pero si hoy linux ubuntu te marea con el unity es que es malo, asi vas, dando tumbos subjetivamente. Por cierto el wifi de os-x tenian un bug de cuidado, podias meterte en un maquina os-x suplantando una wifi a la que se hubieran conectado antes, claro que era mas facil conectarse si no comprueba lo que tiene que comprobar.

    Lo siento, Javi.

  10. mk360 dice:

    Es cierto que Ubuntu cada vez se puede personalizar menos, pero también es cierto que tal como dicen otros esto mismo es lo que facilita el acceso a los usuarios nuevos a quienes la existencia de muchas opciones antes que ayudarlos los perjudica. Prueba de este tipo de cosas si no queremos meternos con mac están en el tipo de Windows que se vende junto a un PC. Muchas personas compran su PC con Windows 7 starter y jamás se llegan a enterar que está limitado excesivamente, ya que con suerte les interesa poder cambiar el fondo de escritorio. Es esta gente, la que se pierde en cuanto mueve un ícono de un lugar a otro, la que se ve favorecida con el estilo actual de Ubuntu. Por supuesto quienes queremos personalizar más el sistema nos topamos con una interfaz excesivamente limitada, pero en este punto creo que solo nos queda asumir que actualmente no somos el público objetivo.
    En lo personal sigo vinculado a Ubuntu porque en el tipo de software que requiero (la accesibilidad me es necesaria) Ubuntu sigue dando cátedra, a menos que se contemplen distribuciones orientadas específicamente a usuarios con requerimientos especiales, como vinux o linuxacessivel. Así, hasta hace algunos años y desafortunadamente sigue siendo así para una gran parte de los desarrolladores la accesibilidad pasa a un segundo plano, siendo dejada de lado a favor de otros apartados que se estima son más importantes€¦ Ubuntu gracias a su objetivo de llegar a la mayor cantidad de usuarios posible trae un sistema que es accesible prácticamente desde el inicio, pudiendo instalarse con soporte de voz con solo pulsar ctrl s, algo que desde luego no se puede hacer en Windows y en muy pocas de las distros ultra personalizables en que sus desarrolladores simplemente nos toman como un mercado poco relevante.
    Una cosa más: aunque Ubuntu se dice suele aprovecharse del trabajo de otros sin entregar nada a cambio, en el mundo de la accesibilidad aportan bastante, al punto de que uno de los desarrolladores de Ubuntu hizo un fork de speech dispatcher llamado opentts cuando spd no se actualizaba regularmente, y luego se sumó al equipo de este último, algo similar ocurre en orca, donde los desarrolladores de Ubuntu están presentes corrigiendo bugs. Por supuesto, el equipo de accesibilidad de Ubuntu es medio de risa (hasta hace un tiempo era una persona) pero la hay y aporta, cosa que me temo no ocurre en otras distros.

  11. Enrique dice:

    El mercado está dividido entre una porción pequeña de usuarios “linuxeros”, que además está atomizada en innumerables distros, y una porción mucho mas grande de usuarios “no técnicos” y la realidad de esos usuarios es muy distinta a lo que imaginan los fanáticos del Linux: quieren escribir, hacer planillas de cálculo, enviar y recibir mail, navegar en la web, etc., pero para eso no quieren tener que utilizar la consola, pelear con la instalación de una impresora o una cámara web y tampoco le interesa la “libertad” de personalizar el escritorio, salvo poner la foto de su novia o de sus hijos, y mucho menos compilar el kernel o reprogramar un driver y a eso es a lo que apunta Canonical, y hasta ahora a demostrado que tan mal no le va.

Comentarios cerrados