Tecnología

La importancia de un buen ratón

·

Hace casi tres años que venía usando el ratón Microsoft Explorer Mouse, el primero de los modelos de ratones de Microsoft que incluía su tecnología Bluetrack, pero pronto me di cuenta que esa gran óptica del ratón no era lo que me cautivó: fue su ergonomía. No es que haya probado muchos ratones -ni siquiera en la etapa de PC Actual, no prestaba demasiada atención a estos dispositivos- pero está claro que si te acostumbras a un buen ratón o a un buen teclado notarás el cambio cuando no lo tengas.

Es lo que me pasó hace cosa de un mes. Mi Explorer Mouse dejó de funcionar inexplicablemente, y tuve que sustituirlo con un ratón que tenía guardado en el cajón. Creedme si os digo que mi productividad bajó de forma notable. Un detalle aparentemente tan estúpido como el del ratón hizo que no solo me sintiera incómodo y extraño, sino que las tareas típicas de mi labor profesional tardaran más en ser completadas.

El problema no solo es la costumbre, claro, es la ergonomía. Hay toda una ciencia detrás de la ergonomía de los ratones, que pueden llegar a tener formas realmente espectaculares -aquí los trackballs son especialmente interesantes- pero está claro que la ergonomía tiene que adaptarse a cada uno, así que el ratón que es perfecto para mi puede no ser ni mucho menos perfecto para otra persona. De hecho, tengo las manos bastante grandes, así que cuando traté de buscar un sustituto (pagando), lo hice investigando específicamente ratones para manos grandes.

¿Cuál fue el resultado de esa búsqueda?

Lo cierto es que encontré varios modelos interesantes y recomendados en varios foros, tales como el Logitech MX1100, el Logitech G500 o el Microsoft Sidewinder X8. Lo malo es que mi Microsoft Explorer Mouse está casi descatalogado, aunque era posible encontrarlo en varias tiendas online de fuera de España.

Ante la urgencia de solventar el problema, acabé yendo a un centro comercial para ver qué tenían. Y como buen cagaprisas, me equivoqué de opción. Me compré un Wireless Mouse 2000 de Microsoft -era el único aparentemente grande disponible- y me di cuenta a los 2 segundos de abrirlo que definitivamente no era el ratón que yo necesitaba. Afortunadamente, lo devolví y me devolvieron el dinero.

Me puse a investigar aún más. En Slideshare hay muchas presentaciones sobre el tema, una de las cuales -aun con dos años de antiguedad- era la pera porque analizaba el esfuerzo que se realiza al manejar distintos tipos de ratones. De hecho consideré comprarme un ratón especialmente ergonómico, como el HandShoe Mouse que recomendaban en dicha presentación y que tienen en Amazon, por ejemplo. Mi paseo por distintas webs también me llevó a otros modelos interesantes, como el Evoluent Vertical Mouse 4, el Penguin Vertical Mouse o una mezcla de trackball y ratón, el Logitech M570. Como veréis, las formas son bastante curiosas, y hay un poco de todo:

 

HandShoe Mouse

Evoluent Vertical Mouse 4

Penguin Vertical Mouse

Logitech M570

Ante la duda, me puse a indagar sobre más temas de ergonomía en ratones. Algunos fabricantes de ratones para gamers como Razer disponen por ejemplo de una curiosa guía de ergonomía en la cual explican las tres modalidades de «agarre» o «grip» de un ratón, y que están destinadas a distintos usuarios. En mi caso, como usuario poco ocasional de juegos, la más confortable y adecuada era la Palm Grip, en la que toda la mano se adapta al ratón perfectamente:

Sin embargo, acabé no arriesgando demasiado y decidí ir a «lo bueno conocido». En lugar de experimentar con alguna de esas alternativas, acabé decidiéndome por el camino más cómodo. Finalmente acudí a eBay para adquirir el mismo ratón que tenía, el Microsoft Explorer Mouse, que tardó en llegar casi medio mes.

Llevo un par de días con él de nuevo, y no sabéis lo que he notado algo tan estúpido como recuperar mi vieja pero ergonómica forma de trabajar.

 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “La importancia de un buen ratón

  1. nahiko dice:

    «Un detalle aparentemente tan estúpido como el del ratón hizo que no solo me sintiera incómodo y extraño, sino que las tareas típicas de mi labor profesional tardaran más en ser completadas.»

    Menos mal que dices «aparentemente», sino, te retiro el saludo :p

    En serio, el ratón, el teclado y el monitor, son prácticamente las 3 cosas más importantes de un ordenador, en con lo que te comunicas con el mismo, y durante el 80-100% de tiempo, estás usándolo (el monitor prácticamente el 100% del tiempo, el teclado todo el tiempo que no usas el ratón y el ratón el tiempo que no usas el teclado, aunque a veces teclado y ratón se solapan), así que NO SE DEBE ESCATIMAR JAMÁS en estos dispositivos.
    Que luego la CPU es un poco más lenta y tarda un poco más en compilar, bueno… que el disco duro tarda en copiar, pseh, que la gráfica no te deja poner anisotropic 8x, pos bueno, que la PSU no da 50 amperios por el carril de 12, me es igual, pero ratón, teclado y monitor… my way or the highway

    Ahora, si usas el ordenador un par de veces a la semana, no, no te gastes 50 pavos en un ratón.

    S2!!

  2. jox_ dice:

    Yo la verdad utilizo del tipo trackball, exactamente los de logitech con la bola centrada en el raton no a un lado del mismo que son los que se suelen ver últimamente , que ahora son bien difíciles de conseguir y también caros, no bajan de los 45 euros, pero la verdad es que estoy muy habituado a ellos y cuando me compre el portátil, tuve que adquirirlo como fuera, por que no me daba con otro ratón para usar Ubuntu 10.04 con compiz (girar el cubo de escritorios múltiples ) cosa que yo utilizo mucho, y con el trackball me va genial 😉

  3. Yo en ciertas cosas no escatimo…

    Un Logitech G9 del que me enamoré a los 2 minutos de estar usándolo, una maravilla para gamers y no gamers, con juego de pesas incluido para sentirte lo más cómodo posible.

    Un Logitech G19, una joya de teclado con el que nunca me canso de escribir. Ya me gustaría tener uno así en el trabajo, en lugar del que me dieron (y era mejor que los que solían dar).

    Un monitor LED, para una perfecta definición que son muchas horas delante del PC.

    Y la silla, que no se me olvide, de Ikea, comodísimo, ajustable y reclinable de todas las formas posibles, una gozada.

  4. nahiko dice:

    Muchas gracias por puntualizar lo de la silla lc 😀

    Realmente es un «detalle» que se me pasó por alto, y si bien no es un elemento del ordenador, hay que considerarlo mucho cuando se están horas interminables delante del ordenador.

    Yo tengo una de Luyando System, creo que modelo «Vela» me costó creo recordar que 230 ‚¬ y por supuesto, estoy más contento con ella que unas castañuelas. Me costó bastante al principio acostumbrarme a ella, ya que soy muy de estar completamente escurrido en la silla, pero ahora ya no puedo vivir sin ella. Lo malo es que cuando vengo al curro sufro la castaña que tengo aquí, con minirespaldo. La de casa me cubre toda la espalda y tiene hasta reposacabezas, reposabrazos ajustables en altura, y todo tipo de ajustes, lumbares, altura, inclinación, etc…

    S2!!

Comentarios cerrados