Tecnología

El teléfono ya no es lo que era

·

«Mis facturas telefónicas están encogiéndose. No, lamentablemente no en el coste. Me refiero a que se están haciendo más cortas. Hace poco encontré una vieja factura de hace una década. Era una factura de 15 páginas de extensión, porque en aquel momento hacía un montón de llamadas -cerca de 20 llamadas internacionales al día. Hoy mis facturas son como mucho de dos o tres páginas«.

Así comienza un impresionante artículo de Clive Thompson -con blog propio, algo descuidado, aquí– de la revista Wired del mes de agosto de 2010, en el cual este redactor reflexiona sobre el sentido práctico de las llamadas telefónicas hoy en día cuando las comparamos con otros medios de comunicación digitales que se han vuelto imprescindibles para nosotros. Y no le falta razón en una de sus conclusiones: el teléfono molesta.

Así es. «El teléfono no proporciona información sobre nuestro estado«, aclara el autor, «así que estamos constantemente interrumpiendo a la otra persona. Las otras herramientas a nuestra disposición son más corteses«.

Cierto.La mensajería instantánea nos permite saber el estado de uno de nuestros conocidos, de forma que si tiene un aviso de que está ocupado es mejor esperar a otro momento para contactar con él. Y es lo que podría hacer que el teléfono perdiese parte de su sentido como medio de comunicación. Pero no todo. A ver quién es el guapo que le dice a su madre que está ocupado sin crear un conflicto familiar apocalíptico.

El artículo de Wired -para mí, la mejor revista de tecnología existente hoy en día, y he visto unas cuantas- continua explicando como todo está cambiando gracias a esas nuevas generaciones que nacen prácticamente con el móvil y el ordenador pegados al culo.

Dios nos libre de lo que nos espera con semejante quinta -de todo hay, cierto- pero de momento lo que está claro es que los móviles cada vez les van menos como herramienta de comunicación por voz (las conversaciones son cada vez más cortas, casi como SMS hablados), y más como soluciones para conectarse a redes sociales, mandar corrreos electrónicos y, cómo no, para hacer gilipolling.

Lo explica muy bien Thompson:

This generation doesn€™t make phone calls, because everyone is in constant, lightweight contact in so many other ways: texting, chatting, and social-network messaging. And we don€™t just have more options than we used to. We have better ones: These new forms of communication have exposed the fact that the voice call is badly designed. It deserves to die.

En ciertos (muchos escenarios), tiene toda la razón. Hoy tenemos mejores opciones, en todos los sentidos, y aunque la voz sigue siendo más directa para otros tantos casos, los teléfonos interrumpen, molestan -que se lo digan a los currantes y estudiantes que tratan de concentrarse sin éxito- y, además, son demasiado directos para ciertos escenarios. De nuevo, a ver quién es el guapo que le dice a la parienta que hay algo que estábamos haciendo antes de que llamase, y que querríamos seguir con ello. Miedito me da.

Personalmente no me gusta hablar por teléfono. Uso el móvil lo justo y necesario -que en mi caso, es muy poquito- y observo con una mezcla de compasión y admiración a toda esa gente que por trabajo o por ocio vive pegada al móvil. Vale que hay situaciones en las que no hay otra e incluso otras en las que se demuestra su fantástica utilidad como medio de comunicación, pero como todo, el teléfono hay que usarlo en su justa medida.

Por cierto, aquí podéis encontrar el artículo en perfecto inglés. La imagen de cabecera se llama «Phone me …» y ha sido creada por Epaflehien.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “El teléfono ya no es lo que era

  1. Para hablar con mi mujer o para el trabajo aún lo necesito.

    Y usar clientes de mensajería no está mal, pero tardas más en decir las cosas y te termina llevando más tiempo.

    Aunque es cierto que cada vez lo uso menos y mis conversaciones personales son más cortas, pero también porque trabajo demasiado y la verdad es que no tengo muchas ganas ni cosas que contar. (Como me pasa con el blog últimamente)

  2. Pingback: El teléfono ya no es lo que era

  3. freax dice:

    Es que justamente ese es el valor del teléfono para algunos, una herramienta despótica que obliga a otros a atender aunque estén ocupados o haciendo algo mucho más importante.
    Siempre me ha molestado el teléfono por eso, uno no puede decir cortesmente «llámeme en 15 minutos», pues está visto como el peor de los descaros.
    Casi inconscientemente nos parece que alguien que llama no puede esperar, y atendemos porque suponemos que puede ser una llamada importante. ¿Cuántas de esas llamadas serán importantes u oportunas?
    Vaya uno a saber

  4. Ricardo dice:

    Nos hemos acostumbrado a usar el telefono (fijo o movil), solo tiene importancia funciones extra que ni el mismo Bell imaginó,

    Thompson se refiere a USA, porque al menos en mi pais, era muy raro recibir o hacer llamadas varias veces al día como hoy en los 70s (por el coste del servicio gracias al monopolio de entonces), a finales de los 80s solo los adolecentes usaban el telefono por horas, el telefono movil surgió solo para ejecutivos, pero se ha masificado tanto que pierde su funcion primaria

Comentarios cerrados