Tecnología

¿Es rentable la publicidad online?

·

Recuerdo perfectamente que cuando comencé a trabajar como editor de The Inquirer mantuve una conversación con Valen (je) en la que me preguntaba, desconcertado, qué beneficio obteníamos de publicar todo gratuitamente, by the face. La pregunta parece un poco absurda, y todos estamos pensando en la misma respuesta: la publicidad. Sin embargo, ¿hasta qué punto es viable este modelo de negocio?

Imagen vía DeviantArt, creada por Anacondo

Las empresas que se han dedicado a publicar contenidos online han explosionado en los últimos 3 o 4 años, y de hecho hoy en día las publicaciones tradicionales dependen en buena parte del modelo mixto. Cualquier medio impreso que no tenga edición online es considerado como antediluviano, y durante todos estos años hemos visto cómo incluso modelos como el de pago por suscripción (primeros tiempos de El País, que fracasó estrepitosamente, y modelo válido aún para gigantes como The Wall Street Journal) no han tenido casi éxito.

Aviso de que, como siempre, me he acabado enrollando y me ha salido un tocho bastante respetable. Así que si no queréis seguir leyendo, lo dejo aquí para no aburrir al personal 😉

¿A que últimamente habéis visto mucho ese maldito banner del “Test de la muerte?”

Al final todos publican de forma gratuita, de modo que ¿qué sentido tiene comprarte un periódico o revista cuando vas a tener más y mejor información (si te lo curras) en Internet? Esa es la idea, pero para rentabilizar esa inversión de trabajo, tiempo y dinero es necesario que los anunciantes paguen por la publicidad online. Y aquí está el quid de la cuestión. El modelo del online advertising está evolucionando de forma peligrosa a un sistema abusivo para el anunciante, y yo diría que hasta “humillante” para el creador de esos contenidos.

Imagen vía DeviantArt, creada por lorrainemd

Hace pocos días leí en algún sitio (me he devanado los sesos intentando recordar dónde, pero nada) que la publicidad online es un negocio que se está convirtiendo en algo aterrador para los creadores de contenidos. El razonamiento era aplastante, y comparaba los medios impresos tradicionales con los medios online:

  • En los medios impresos, la publicidad simplemente figura ahí, no hay posibilidad de controlar con certeza la respuesta que esa publicidad causa en el lector.
  • En los medios online, la publicidad está totalmente controlada. El anunciante puede conocer cuánto y cómo se ve, y si dicha publicidad provoca la respuesta del usuario.

Ese mayor control por parte del anunciante ha hecho que las empresas que pagan por publicidad estén comenzando a exigir cosas ridículas:

  1. Todo empezó bien, y simplemente se pagaba por impresión (CPM, Cost Per iMpression): cuanto más se viera un anuncio, más pagaban al sitio web que los mostraba.
  2. Luego llegó el concepto del CPC (Cost Per Click), quizás más razonable, en el que al sitio web sólo se le pagaba cuando el usuario pinchaba en el anuncio que le redirigía a otro sitio web, esta vez del anunciante.
  3. Sin embargo, el colmo de esta situación ha llegado con el concepto del CPA (Cost per Action), en el que el usuario que está leyendo nuestro contenido no sólo tiene que pinchar en la publicidad, sino que además luego debe completar el proceso que anuncia esa publicidad: comprar algo, o bien registrarse en algún sitio. Si no, los responsables del contenido no cobran nada. Este es el sistema de las redes de afilicación (TradeDoubler, Netfilia) que sacan un beneficio increíble de las acciones: nunca pierden nada, y ganan mucho. Como mínimo, que se vea su publicidad, puesto que las impresiones no les cuestan ni un duro: se las estamos regalando, a menos que el usuario clique sobre la publicidad y finalice la acción relacionada.

A partir de ahí nos encontramos con medidas absolutamente vergonzosas para conseguir la atención del usuario: formatos como los interstitial (esos que antes de mostrarte el artículo al que quieres ir te muestran una pantalla entera del navegador con el anuncio en cuestión), los pop-ups incontrolables (al menos, eso querrían ellos) o los anuncios que se muestran sí o sí y tapan todo o parte del artículo y que tienen muy pequeñito el botón (cruz) de cierre, de forma que no podamos quitarlos fácilmente.

Imagen vía DeviantArt, creada por zed666

En The Inquirer no tengo poder de decisión sobre dichas medidas, y en realidad por mucho que me reviente que se apliquen ciertos tipos de publicidad protestar contra ellas es como tirar piedras a mi propio tejado: vivo de ello, como antes vivía de PC Actual, que muchos lectores consideraban -injustamente- un panfleto publicitario en el que de cada 3 páginas 2 eran de publi.

Lo que está claro es que a medida que pasa el tiempo la publicidad online es más y más intrusiva, molesta e incómoda para el usuario y para el propio responsable del contenido. Obviamente, todo son ventajas para el anunciante, que ve un retorno de la inversión mucho más alto a costa, cómo no, de bombardearnos injustamente. No creo que Internet acabe siendo un reflejo de lo que ha pasado en televisión (como he dicho, los modelos de pago por suscripción no han funcionado), pero la amenaza existe, desde luego, y perjudica el propio funcionamiento y filosofía de la red de redes.

Disclaimer: como sabéis, hace ya mucho que comencé a incluir publicidad AdSense en mi blog, así que creo necesario aclarar que estoy a favor de su uso. Pero como para todo, hay un límite, así que sólo espero que la publicidad de Incognitosis no os moleste demasiado. La idea es sacarle algo de partido al blog… sin haceros sufrir, claro.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

16 comentarios en “¿Es rentable la publicidad online?

  1. Este año tengo pensado centrarme aún más en el filtrado de la publicidad durante la navegación y en la lectura de sumarios RSS, de ahí que estos días apenes anote, porque estoy reponiendo fuerzas y porque estoy en ello.

    Yo publico porque quiero y por intentar ofrecer un servicio público y no porque busque un beneficio económico o personal (sigo ocultándome bajo un apodo). Ni tan siquiera incorporo contadores de visitas (que también intento filtrar).

    Los contenidos que ofrecéis en The Inquirer ES son de bajo valor añadido, limitándoos a la traducción la más de las veces. Son como despachos de agencia.

    Si queréis tener más reconocimiento deberías mejorar tales contenidos, haciéndolos más extensos y prolijos, sobresaliendo del resto de webs, con mayor porcentaje de contenidos propios, complementado con las traducciones.

    Y foros de ayuda y demás.

    En fin, vosotros mismos.

  2. Y, como los agricultores, comercializar directamente vuestros productos. Para ello sólo cabe la asociación con otras webs y cabeceras para evitar que las agencias de publicidad se queden con la mayor parte del beneficio, como el resto de intermediarios.

    Pero, como siempre, la mayoría se refugiará en la queja en vez de intentar buscar soluciones propias. Eso y el individualismo hispano va en contra de tantas webs que buscan lucro en la blogosfera.

    Otro tanto sucede con el ramo de las librerías, que poco a poco van languideciendo, con márgenes de explotación cada vez menores.

    En fin, bastante tengo ya con lo mío como para asesorar a los demás y sin cobrar!

  3. La publicidad aunque sea intrusiva y un poco molesta para el lector es una forma real con que alguna gente se gana la vida y como quien dice “cada quien barre su patio”.

    Aunque te leo por RSS, a veces entró a tu página y clickeo en toda la publicidad como forma de agradecimiento 😉

  4. Yo hace poco metí publicidad adsense en mi blog y sirve para pagar el dominio y poco más (veremos que opino de aquí a un año). De todas formas pienso que la publicidad también es información y a veces pinchamos en ella o la leemos en una revista simplemente para conocer un producto o servicio.
    También cliqueo en la publicidad de otros de forma “solidaria”.

  5. atrode dice:

    Muy bueno el artículo… así se deberían escribir las cosas en todos los lados…

    Mucho curso de adwords y de rollos y con este resumen se entiende todo perfectamente…

    Me estoy empollando el articulo del MAC OS en el akoya que también tengo… aunque me da “miedito”. Felicidades por tu Blog.

  6. JaviPas dice:

    Dondado, perdona, tienes razón, estaba detectado como spam, pero ya te he rescatado 😉 Muy bueno el enlace, no lo había visto, y estoy de acuerdo con Kriptopolis, desde luego.

    Maty: la referencia a The Inq era anecdótica, y el debate sobre la calidad o falta de ella da para mucho, y este no es el sitio para comentarlo. Este es mi blog personal, y The Inq es el blog en el que trabajo, y del que solo controlo la parte editorial. Sin embargo, en todo lo demás dependo totalmente de mi editorial, NetMediaEurope. Pero gracias por tus opiniones 😉

    Gracias a todos los que pincháis de cuando en cuando, chicos 😀

  7. JaviPas dice:

    Maty, entiendo tu punto de vista, pero tengo que volver a aclararlo: sólo soy responsable de la parte editorial, y no tengo (apenas) poder de decisión sobre un montón de temas que, como dices, podrían cambiarse. Creéme, intentado está. Más no puedo hacer.

    No estoy de acuerdo con los argumentos de bonhamled. El blog como tal no tiene visos de morir, aunque sí de transformarse, y ahí estaremos nosotros para mantener su identidad y valor, o para convertirlo en lo que parece que les gustaría convertirlo a muchos anunciantes, meros panfletos y publirreportajes. Habrá de todo, claro, y será cuestión del internauta decidir sus destinos.

    De nuevo, gracias por los interesantes comentarios 😉

  8. Creo que la mejor manera de hacer publicidad es con ideas realmente originales. Pues la gente en todas partes del mundo busca lo nuevo. Y la gente que hizo el sitio avatarpublicity ha logrado la idea genial. Poner logos de empresas en un avatar femenino en 3d, es algo que nadie se le habia ocurrido. Veremos el impacto de esta idea a lo largo del tiempo.

Comentarios cerrados