Tecnología

La oscura y malvada Google vuelve a mostrar sus garras

Google es diabólica. Hace mucho que traicionaron aquel mantra original del ‘Don’t be evil‘, y aunque lo he repetido en otras ocasiones, hoy me entero de la última perversión de una empresa con la que cada vez me siento menos conectado.

Hace unos cuantos años la cosa era distinta, claro. Google era esa empresa en la que todos querríamos estar y que todos veíamos con buenos ojos. Y entonces creció y se pudrió, como siempre, por el vil metal.

Esa ambición ha ido contaminando todo lo que hace Google, una empresa de la que sigo usando muchos servicios y de la que iré utilizando cada vez menos a este paso. Sobre todo después de leer esta carta abierta de Jon von Tetzchner, CEO de Opera, que cuenta cómo su relación con Google ha cambiado radicalmente. De ser los primeros en integrar su motor de búsquedas pasaron a ser repudiados por Google AdWords. La empresa decidió suspender las campañas sin que aparentemente hubiera motivos razonables. El motivo real, apunta von Tetzchner, fue la aparición de este artículo en Wired en el que el fundador de Opera criticaba las políticas de Google y Facebook respecto a la privacidad. Así que como regalo, fuera de AdWords.

No es la primera ni será la última vez que veamos cómo Google suspende cuentas y servicios a usuarios y empresas de forma unilateral. Me gustaría conocer los argumentos de Google para poder defender su postura, pero no puedo evitar pensar que Google se está comportando como lo hacía Microsoft hace años: aprovechando su posición de privilegio para hacer y deshacer a su antojo.

¿Cómo combatir con esto? Lógicamente, dejando de usar sus servicios. El problema es que sus servicios funcionan demasiado bien, y, lo más importante, lo hacen gratis. Lo de las cursivas, claro, es porque en realidad de gratis nada.

La cosa está difícil. No tanto para los que sabemos un poco cómo buscarnos las castañas —y aún así será imposible renunciar a todo lo que ofrece Google—, sino para los miles de millones de personas que no lo saben o, simplemente, no les importa. La única opción, supongo, es que se repita la historia. Que igual que Google acabó comiéndose (más o menos) a Microsoft, aparezca alguien que se coma a Google. ¿Cómo? Haciendo las cosas mejor. Eso es fácil de decir, pero muy, muy difícil de hacer, sobre todo porque la política actual de los gigantes de internet es clara: si ven una amenaza al futuro de alguno de sus negocios, sacan chequera y ale, nueva y fantástica adquisición de alguna pequeña startup que probablemente sólo quería que Google la comprara. Sobre esto, por cierto, toca post pronto.

Qué vida más perra.

PD: Escribo esto desde Firefox 57 Nightly. Te j****, Google (de momento).


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo 🙂

  • Xiaomi Mi Air 13,3: el nuevo modelo de mi portátil BBB (bueno, bonito y barato) favorito llega con un Core i5-7200U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD y atentos, lector de huella. Creedme: es una pasada, sobre todo a este precio. Lo tenéis en GearBest por 653,53 euros con el cupón Air13N. Si preferís decantaros por el modelo anterior con el Core i5-6200U y sin lector de huella, lo tenéis a 578,13 euros en GearBest.
  • OnePlus 5 64 GB: el nuevo súper telefono de OnePlus, con cámara dual (16+20 MP), un Snapdragon 835 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad (no ampliables). Está a 393,79 euros en GearBest. A mí, que conste, me gusta más el Mi 6, pero si os importa la pantalla AMOLED de 5,5 pulgadas, aquí tenéis al candidato. Por cierto, la versión con 8 GB de RAM y 128 GB de capacidad está a 427,28 euros en Banggood con el cupón bgop5128, lo que yo creo que hace este último modelo más interesante, la diferencia de precio es mínima.
  • Surface Pro 4: el tablet convertible de Microsoft está a precio de escándalo. Es el modelo con el modesto procesador Intel Core m3, con 4 GB de RAM y 128 GB de SSD (incluye el stylus), pero como digo, a este precio deberíais tenerlo muy en cuenta. Lo tenéis a 599 euros en Amazon (40% dto.)
  • Xiaomi Mi Mix 2: también súper nuevo, esta renovación del móvil sin marcos de Xiaomi mejoramuchas cosas aunque carece curiosamente de cámara dual, lo que no quita para la que lleva esté muy bien. El modelo de 128 GB está a 507,74 euros en GearBest con el cupón MIX2128GB.
  • Xiaomi Mi 6 128 GB: el súper teléfono de Xiaomi con el Snapdragon 835, 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad  está a 335,14 euros en GearBest con el cupón 11nov018.
  • Pendrive USB 128 GB: una llave USB 3.0 de SanDisk con un porrón de capacidad a muy buen precio: la tenéis en GearBest por 31,83 euros con el cupón SD128U3CP.
  • Xiaomi Mi5X: una algo así como una versión “lite” del Mi 6, diría, con pantalla de 5,5 pulgadas, 4 GB de RAM, 32 GB de capacidad, un Snapdragon 625 y sobre todo esa cámara dual que promete muchas alegrías. Es como el Mi A1, pero con MIUI, la capa de personalización típica de los móviles de este fabricante. Está a precio rompedor: 175,95 euros en GearBest con el cupón X5SJ.
  • Xiaomi Air 12: un portátil del que he hablado mucho y que siempre recomiendo: su Core m3-7Y30 (renovación en el procesador) es modesto, pero llega acompañado de 4 GB de capacidad y 128 GB de SSD. Fantástico, sobre todo a este precio: 385,41 euros en GearBest con el cupón NEWMIAIR12.
  • Huawei Mate 9: un señor telefonazo con su pantalla de 5,9 pulgadas 1080p, un Kirin 960, 6 GB de RAM y 128 GB de capacidad (ampliables) que destaca por su cámara dual, que se porta increíble. El precio es el mejor que he visto hasta ahora: está a 498,70 euros en Cafago con el cupón CAZHW128G.
  • Televisión LG 55 pulgadas 4K HDR: si estáis pensando en cambiar de televisor, atentos a este modelo de 55 pulgadas de LG (55UJ630V) que llega con webOS 3.5, HDR, resolución 4K y un montón de entradas. Está a 748 euros en Amazon.
  • Huawei Honor 9 64 GB: otra gran propuesta de este fabricante que hereda muchas de las virtudes del Mate 9 pero que además de esa cámara dual tiene un tamaño más manejable de 5,15 pulgadas. Este análisis demuestra que estamos ante un móvil muy interesante, y está a 361,12 euros en Cafago con el cupón CAZHWH9.
  • Xiaomi Mi 5S: el telefonazo de Xiaomi del año pasado está a precio de risa. Llega con un Snapdragon 821, una cámara de 12 Mpx majísima, 3.200 mAh de batería y una pantalla de 5,15 pulgadas. Lo tenéis en Banggood por 220,36 euros.
  • Chuwi Hi10 Plus con teclado: un tablet convertible con un Atom Z8350, una pantalla de 10,8 pulgadas arranque dual Win10+Android, 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad ampliables, e insisto, con teclado. Una alternativa modesta y barata a los Surface Pro 4 de Microsoft:  lo tenéis a 133,06 euros en Banggood con el cupón FF5F3F.
  • Patinete eléctrico plegable Xiaomi M365: una gran opción para desplazamientos urbanos: alcanza los 25 km/h y tiene una autonomía de 30 km. Pesa 12,5 kg y plegado ocupa bastante poco. ¿Ir la ofi en metro para qué si puedes usar esto? Atentos al precio chollo total: 268,11 euros en GearBest con el cupón SCOOTERYECS.
  • Raspberry Pi 3: el miniPC más popular en todo el mundo está de oferta: lo tenéis a 27,64 euros en GearBest con el cupón 11nov040.
  • Tarjeta MicroSD Samsung EVO 64 GB: no recuerdo haber visto un precio tan bajo, así que si queréis ampliar la memoria de vuestro móvil o de otro dispositivo (¿RPi3?) esta es una gran opción. La tenéis a 17,49 euros en GearBest con el cupón GB64ES. El modelo de 128 GB pero mejorado (EVO Plus) también está disponible por 40,31 euros en TomTop, gran oferta también. Y una tercera opción, la Micro SD de SanDisk de 64 GB, que normalmente ronda los 25 euros, pero la tenéis a 15,95 euros en TomTop.
  • Huawei P9 Lite: una gran opción incluso siendo del año pasado, llega con un interesante Kirin 650, 3 GB de RAM, 16 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), y una cámara de 13 Mpíxeles muy decente, sobre todo a este precio: está a 189 euros en Amazon.
  • Portátil Chuwi LapBook 12.3: un equipo de lo más interesante que probé hace poco y que llega con un Celeron, Windows 10 Home, pantalla de 12,3 pulgadas con resolución 2.736 x 1.824, 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad (ampliables), además de puerto HDMI, 2xUSB 3.0 y batería de 8.000 mAh. Muy, muy cuco por 250,52 euros en GearBest. El modelo de 14 pulgadas es aún más barato, y está a 195,61 euros en GearBest con el cupón ChuwiLapA.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 comentarios en “La oscura y malvada Google vuelve a mostrar sus garras

  1. SrPerroverde dice:

    Yo hace tiempo que pongo por defecto DuckDuckGo en mi navegador. Es cierto que no funciona tan bien como Google, pero en un 90% de las veces me sirve perfectamente. Eso sí, renunciar al correo no va a ser tan sencillo. No porque no haya alternativas (Outlook está muy logrado desde hace tiempo, aunque esto quizá sería salir del fuego para caer en las brasas), sino porque, después de años usando la misma dirección, se me hace pesado cambiar a una nueva.

    • Sí, ese es un problemón. Siempre he querido montarme mi servidorcito de correo, pero me da perezón. Esa sería mi solución ideal. Con muchas otras cosas hay alternativas más fáciles, pero también hay servicios difícilmente sustituibles, como YouTube :/

  2. Vicent dice:

    Pues otro que se ve en tu situación, intentando prescindir , aunque sea un poco, de Google.
    DuckDuckGo, probado, y ojala me diera ese 90% que comenta SrPerroverde, Me quedaba con él fijo. Vivaldi, Brave, Opera, Safari, etc…, todo `probado, y vuelta al redil.
    Como tu señalas el problema es que son condenadamente buenos en esto.
    Funciona tannnn bien, que lo veo difícil. Muy difícil.

  3. James dice:

    Pasaba por acá solo para decir que Jon es el ex-CEO de Opera, ahora CEO de Vivaldi. Y lo del aviso por parte de Google no es la primera vez que lo hacen. Recuerdo mucho cuando en el 2013 le cortaron el acceso a la API de YouTube a la aplicación que hizo Microsoft, solo porque no cumplía unos requisitos ridículos… Por ahí leí una vez que la nueva Google es la antigua Microsoft (y la nueva Microsoft la antigua Google, pero eso está por verse aún)

  4. Land-of-Mordor dice:

    Me encantan las diferentes varas de medir, como en política.

    Google es una empresa grande, enorme, no una “startup” de hace cuatro días. Que tenga “dejes” de gran multinacional es casi normal, pocos tiene diría yo teniendo en cuenta su tamaño.

    Lo curioso del asunto es que cuando Google era joven, antes de Android y YouTube el “martillo pilón” contra la compañía era la “monetización” de sus servicios. Había dudas constantes sobre la viabilidad económica de la compañía y los medios del “mundillo” anunciaban su colapso como empresa cada dos por tres. Ahora resulta que también es un problema que la empresa busque formas de mantener su actividad. Que eso es “evil”. Eso sí, mientras otras compañías del sector que o bien llevan siendo “evil” sin tapujos durante décadas o bien llevan siendo “evil” tras una fachada deslumbrante en los últimos años, nunca son criticadas por sus actos propios de “grandes multinacionales”. Es más, cualquier detallito que les haga parecer “cool” o que parezca una concesión desinteresada hacia el usuario hace olvidar a la prensa lo que de verdad son: multinacionales con su “evil inside”.

    Todo lo que se critica de Google, que suele orbitar sobre la “monetización” de la información de uso de las personas que acceden a sus servicios, se hace también por parte de otras compañías. El problema es que no parecen hacerlo igual de bien, pero los métodos son los mismos.

    • Cierto. Y también que las empresas están para ganar dinero. Asumo que el precio de usar sus productos es ceder parte de mis datos y que se me muestre publicidad teóricamente relevante, pero esas decisiones unilaterales son discutibles y antes no llamaban tanto la atención (o no tenían esa filosofía).

      Pero sí, al final todas son multinacionales con una cara oculta bastante oscurita. Supongo que es imposible ser ética y moralmente correcto y ganar un montón de pasta.

    • Trufeitor dice:

      Estoy completamente de acuerdo, Google actúa en general como cualquier multinacional, que es lo que es, incluso diría que bastante mejor que otras del ramo, lo que me parece como bien apuntas, es que como al principio era la empresa buenrrollera del don’t be evil, cuando se ha hecho un gigante y ha empezado a ganar dinero a espuertas (con las prácticas con las que los gigantes multinacionales ganan dinero a espuertas) parece que todo el mundo está super pendiente de cualquier cosa chunga que haga y que en otras empresas del sector como que no destaca o se da por sentado. O lo hace alguna empresa que es “laempresademialmaymicorazón” y una legión de evangelizadores saltan a la palestra para convencer a todo el mundo que es buena buenísima, que de eso también hay.

      Yo por mi parte tengo que reconocer que estoy abducido por el mal. El ROI que me proporciona Google con sus servicios me parece elevadísimo y procuro no pensar demasiado en los temas de privacidad, precisamente porque sus competidores, o al menos la mayoría de los que ofrecen soluciones equivalentes, minan nuestro big data exactamente igual que Google y con las mismas intenciones.

      Así solo me tengo que preocupar por uno. 😉

  5. Daniel dice:

    Hace años que Google me produce repelús. Se han convertido en una corporación mastodóntica, con todo lo que conlleva. Y aunque aún utilizo gmail, porque la verdad es que va muy bien y no hay muchas alternativas, siendo consciente de lo que pago en privacidad por ello, intento salir de la sombra de Google todo lo que puedo. Lo malo es que estoy convencido de que las cosas con la Corporación sólo pueden empeorar…

  6. Manuel dice:

    Lo que ves es propio de las grandes empresas, y Google pasó a ser una gran empresa hace unos cuantos años, cuando empezaron a crecer gracias a Android.

    ¿Por qué?
    Pues porque crecer supone necesitar más gente dirigiendo y coordinando esfuerzos.
    Porque a medida que creces necesitas de más ingresos, así que se buscan nuevas formas de monetización, donde entran muchos de esos directivos (sobre todo economistas) que empiezan a aportar sus ideas para ganar más dinero (en este caso a costa de los usuarios, a los que nos convirtieron en producto), a cuestionar muchos desarrollos que se han ido cerrando porque solo se ven como gastos y no como futuros ingresos.

    Así que cuando se han querido dar cuenta, han pasado de ser esa empresa grande que compraba desarrollos para agrandar su cartera de productos y futuros productos, a ser una empresa que se olvida de todo eso para centrarse solo en ganar más y más.

    Y en ese cambio, de repente , dejan de admitir cualquier tipo de crítica y empiezan a comportarse como otra empresa más del montón, de esas que percibimos a diario que solo quieren ganar más y más dinero.

    ¿Volver a ser buenos?
    Sinceramente, imposible. Mientras gocen de esa posición de poder, donde sigan ganando miles de millones, no van a cambiar nada.
    Menos ahora que dominan muchos aspectos de nuestro día a día.

    ¿Dejar de usar sus productos?

    Yo hace años que me negué a usar Chrome en mis PCs, y no se lo recomiendo a nadie, porque con Chrome han conseguido meterse en nuestos PCs, en nuestras costumbres a la hora de usarlos, de navegar…
    Pero mientras algunos hacíamos eso, muchos otros se regocijaban con lo bien que funcionaba Chrome y se lo recomendaban a todos.
    Y ahora están tan acostumbrados a usarlo, que dudo que vayan a dejar de hacerlo.

    Reconozcámoslo, Google nos la ha jugado a todos y mientras no surja alguna empresa con alternativas mejores, la gente seguirá usando lo que nos den.

  7. WoRMs dice:

    La pereza es fuerte en nuestros interiores pero en ningún otro momento tuvimos mas alternativas (y de calidad) como ahora. Un montón de aplicaciones y sistemas operativos de código abierto y en versión móvil! pero como no tienen las esquinas redondeadas y de colorines ya no las queremos.
    Otra vez será, supongo.