Tecnología

Publicidad y la mierdificación del streaming

Cory Doctorow lleva tiempo hablando de la ‘enshittification’, que no es más que el actual ciclo de vida de muchas empresas, sobre todo en tecnología e internet. Ese ciclo cuenta según él de cuatro fases.

  1. Las plataformas son buenas para los usuarios.
  2. Luego abusan de sus usuarios para beneficiar a sus clientes empresariales.
  3. Luego abusan de sus clientes empresariales para quedarse con todo el beneficio ellas.
  4. Luego mueren.

Hay muchos ejemplos de cómo las redes sociales están siguiendo bastante al dedillo ese ciclo. La mayoría están en el punto 3, pero de momento no mueren y no estoy seguro de que vayan a hacerlo. Es lo único que me falla de la teoría de Doctorow, al que le voy a proponer que cambie el punto 4 por este.

4. Luevo vuelven al punto 3.

El término tiene traducción libre al español igual de contundente, si es que no lo es más. Mierdificación, diríamos aquí. Que es una palabra que yo creo que gana por una vez a la inventiva sajona para crear nuevos vocablos.

Y aunque ciertamente la mierdificación es más propia de las redes sociales, su magia es aplicable a prácticamente cualquier producto o servicio que se lanza en prácticamente cualquier ámbito hoy en día.

Una de las últimas víctimas, y de eso quería escribir hoy, es el del mundo de las plataformas de streaming. Recuerdo, como seguramente también hagáis vosotros, cuando Netflix aún no había llegado a España. Todos deseábamos que llegara porque parecía una maravilla: ver lo que uno quisiera cuando y como él quisiera, y además a un precio razonable. Qué chulis.

Y ciertamente lo fue. Netflix era buena para los usuarios.

Al menos, durante un tiempo, porque luego Netflix empezó a subir los precios sin descanso. Punto 1.5 (porque aquí había pocos clientes empresariales). Al principio todos aceptamos aquello porque aún así el servicio era estupendo. Aunque en realidad lo aceptábamos por otra cosa: las cuentas compartidas. Que te subieran un par de euros el mes de suscripción no suponía demasiado cuando lo normal era compartir la cuenta con otras tres personas. Pero entonces llegó el fin de las cuentas compartidas, y muchos abandonamos Netflix. Yo lo hice y no he vuelto desde entonces —y no lo echo de menos—, pero hete aquí que Netflix fue más allá.

Puso anuncios. Lo hizo al menos con la excusa de que oye, si cogías el plan con anuncios podías ver Netflix a menor precio. Jugada maestra, porque después de quitarnos la tarta que compartíamos con otros, nos ofrecían un caramelo. Uno de esos caramelos con trampa que pican al final. Un caramelo de mierda, la verdad. Sobre todo si uno miraba atrás.

Lo de la publi se ha convertido en la norma en la industria, y ahora prácticamente todas las plataformas te plantan anuncios antes de ver cualquier cosa. Yo me encontré con esa situación por primera vez hace aproximadamente un mes: quise ver algo en Amazon Prime Video y de repente me encontré con que me tenía que tragar un anuncio de 20 segundos (25 con la cabecera de aviso). Me pareció terrible, pero debo reconocer que me pareció menos terrible que en otras plataformas porque en realidad Prime Video sale «gratis». O esa es la sensación ahora: es más que posible que Amazon suba bastante los precios próximamente en España, y entonces ya veremos qué pasa. No sé si lo sabéis, pero mientras que aquí pagamos 50 euros por una suscripción anual a Prime (subió hace poco, costaba 36 si no recuerdo mal), en EEUU pagan 139 dólares. Casi tres veces más.

Pero es que como digo meterte anuncios se ha convertido en la norma en servicios que antes precisamente presumían de no meterte publicidad. Estos días lo estoy comprobando en Movistar+, a la que me he suscrito un mes —sobre todo, para ver a Nadal— y que me ha costado 12 euros (porque soy de O2, lo normal son 14). Lo flipante de nuevo es que antes de ver cualquier cosa en la app de la tele, lo mismo, me clavan algo de publicidad porque oye, así son las cosas.

Me parece sencillamente alucinante que lo hagan, y aquí mi discurso es el mismo que el del cine. Pago 10 euros por un entrada… ¿y me trago 10 minutos de publicidad? Tanto con una cosa como con la otra solo van a lograr una cosa:

Que jamás me vuelva a pagar por esos contenidos.

O al menos, que me lo piense mucho antes de volver a hacerlo. No sé cuánto aguantará la gente con tanta subida de precios y tanta mierdificación, pero a mí me queda ya poco. Luego llorarán y dirán que la piratería ha subido.

Y muchos diremos: con razón.

Imagen | Midjourney Feed con Midjourney

Suscríbete a Incognitosis

¡Recibe en tu correo las nuevas entradas!

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

22 comentarios en “Publicidad y la mierdificación del streaming

  1. YoMismo dice:

    Alguna vez he pensando en esto y yo lo plantearía así:

    4. Luevo vuelven al punto 1.1

    1.1. lo mismo que el punto 1 anterior pero con peores condiciones. Como los puntos 2 y 3 han sido tan nefastos para el cliente, el nuevo punto 1.1 les parecerá bueno aún siendo mucho peor que antes.

    Qué básicamente es lo que ha pasado con Netflix y su plan con anuncios: parece bueno porque ha bajado el precio pero en realidad es mucho peor que cualquier otro plan anterior.

    Y esto, si se tira de historial, es la tónica habitual de muchísimas empresas desde hace ya demasiado tiempo (Apple y sus equipos en general, el de acceso es mucho peor que versiones anteriores de acceso, Samsung que parece que alcanzó techo con los S21, metió tijera con los S22 y la evolución del S22 al S23 es notable pero curiosamente del S21 al S23 no lo es tanto, etc).

    Y al final quienes salimos perdiendo somos los de siempre, que paulatinamente terminamos siempre pagando un poquito más por todo.

  2. Federico Bustamante Gamboa dice:

    Lo único que tengo es el Amazon Prime y por la paquetería.
    Por ahora me sigue conveniendo. Cada año calculo cuantos paquetes he pedido y cuanto me han constado dividiendo la cuota por el número de paquetes.
    Como me suele salir menos de 3 euros el envío, pues sigo.

    Todo lo demás del paquete, series, pelis, música y libros incluidos, no suelo usarlo, por lo que a mi no me aporta nada.

    Pero con tanta subida, me han hecho cambiar de hábitos.

    Ahora cada vez que voy a pedir algo caro, miro en varios sitios y a veces lo encuentro más barato metiendo incluso los gastos de envío.

    Tengo claro que el día que la cuota haga que los paquetes suban de 6 euros en gastos de envío, me quitaré, porque según mis cálculos por 6 € puedes pedir de media a casi cualquier sitio y te llega en un par de días.

  3. Land-of-Mordor dice:

    No te extrañes de nada que en el mercado de los «contenidos de pago» la publi siempre ha sido un añadido presente. Todavía recuerdo tener Imagenio y que en canales tipo Fox o cualquier otro tener que soportar anuncios antes del contenido y una vorágine de «banners» sobre la imagen. Y costaba un pastizal al mes comparado con lo que cuestan ahora los servicios de «streaming», inflación mediante. Evidentemente no pretendo justificar lo que han hecho Netflix y Prime y no tardarán mucho en hacer el resto. Me parece fatal también.

    • Uf, qué duro eso de Imagenio. Y sí, eso se veía venir porque en medios la publi siempre ha sido el modelo natural. Tienes audiencia y alcance -> pones anuncios y saldrá rentable. Pero esto es una traición, sin duda, porque estas plataformas precisamente prometían librarnos de la publi. Fatal, eso es.

    • Ana dice:

      Es lo mismo que estaba pensando, @Land-of-Mordor, que fue la evolución de las televisiones de pago.
      Si la publicidad que metieran se limitara a otros contenidos de la plataforma no me molestaría demasiado, aunque ya tienes el contenido recomendado visible lo que lo hace innecesario en el streaming, en el cine la parte de los trailers de otras películas no me suele importar, hay veces que me apunto películas que en un principio no me interesaban demasiado, pero el trailer me llama la atención.
      Pero cuando empiezan con todo tipo de publicidad la cosa pierde interés, especialmente para mi, que prefiero leer un libro y no pillo la parte del arte en el contenido audiovisual. En cuanto avancen a más de un minuto de anuncios entre episodios como cualquier tele, por mi parte sufrirán el destino de cualquier tele, y dejaré de ver también streaming. A Youtube ya hace un tiempo que lo tengo vetado, irónicamente sólo lo utilizo en el trabajo para contenido que por desgracia no encuentro por escrito, a ver si la IA avanza para ser lo suficientemente buena para ponerme el texto de vídeos de Youtube con pantallazos…
      Otra cosa es el resto de los mortales, que aguantan los anuncios. Me pasa en casa con mi pareja, pone durante las comidas la tele en los canales de documentales americanos que no suelo aguantar (aunque con lo poco que aguanto hay pocas cosas para elegir) y encima tienes 6 minutos de anuncios cada 15 de contenido que diligentemente mutea, en vez de poner cualquier cosa que se haya descargado para al menos no aguantar los anuncios.

      • Igual un día cuento la historia de un amigo mío que es fan de los programas esos de comprar trasteros o forjar espadas. Hay gente para todo (y eso es maravilloso). Pero sí, se me ha olvidado comentar cómo los escritorios de los Fire TV Stick también se han convertido en un tablón de anuncios con autoplay. Es lamentable.

  4. Goyo dice:

    Sé que es un poco mierder la situación actual, pero venimos de cosas peores. Los que tenemos una cirta edad ya, recordamos la llegada de los canales de televisión privados, el boom de los videoclubs, la llegada de blockbusters, el auge de la piratería de series en emule…

    Netflix llegó y simplificó todo, con un a oferta mas o menos decente a un precio similar a lo que gastábamos alquilando dos peliculas al mes. Todo bien ordenado facil de buscar, con sugerencias por perfiles, con idiomas de audio, subtítulos, trailers, etc.

    Y detrás de Netflix vinieron las demás, a complementar y competir. Con o sin anuncios, y siendo cuestionable si son baratas o caras. Pero yo gastaba más dinero al mes alquilando peliculas en VHS con una oferta muchísimo más limitada. O posteriormente, consumía series que tardaban dias en descargar, cuando lo hacían, cuando no eran otras cosas o con idiomas no correctos, y con todos los virus posibles.

    No es tan mala la situación actual, no es ideal vale, fue mejor y se está enmierdando… puede ser, pero no vivimos tiempos tan malos.

      • Ana dice:

        Pero es que el problema que estamos viendo es que estamos evolucionando a volver a esa situación, por lo que volvería la vuelta a la piratería y creadores de contenidos que han conseguido complementar o incluso vivir de lo que producen con las suscripciones dejarían de tener esa opción.
        O eso, o lo que les están pagando las plataformas de streaming ahora está metido en el presupuesto de inversión, y su modelo de negocio no es rentable, en cuanto se corte el grifo de inversión y se pase al de beneficios volverán a desaparecer. Que no lo descarto, pasa con los «influencers» muy centrados en sacar beneficios de una plataforma, no es de ellos de los que hablo, sino de pequeños creadores de temas nicho, o no tan nicho pero tampoco de los que consiguen 1.000.000 de seguidores, no se hacen ricos, pero consiguen complementar ingresos y en unos pocos casos vivir de seguidores.

      • Eso no lo entiendo muy bien. Los influencers están en otras plataformas como YouTube o Twitch o TikTok en las que no tienes por qué pagar (de hecho es lo normal), aquí hablo del streaming por el que pagas precisamente pensando que una de las cosas de las que te librabas era la publicidad.

  5. Fer dice:

    A mi lo que me sigue sorprendiendo de este asunto es que las empresas sigan invirtiendo cantidades ingentes de pasta en un producto (la publicidad) que es molesto y casi todo el mundo odia. Además, en el mundo del streaming es particularmente odiosa porque no hay manera de hacer zapping. Bueno, la verdad es que me pasa lo mismo con el telemarketing, solo que al menos aquí se puede vacilar/responder/ignorar al operador (pero el dia que el telemarketing lo hagan las IA, estamos j…)

    Los directivos de marketing de los anunciantes deben ser seres de otro planeta.

  6. Antonio dice:

    Movistar lleva muchos años poniendo anuncios antes de reproducir algo, pero si se va hacia atrás y se vuelve a reproducir evitas el anuncio, aunque sea una molestia. Felicidades por el blog!!!

  7. Okoro dice:

    ¿Y lo horrible que es la aplicación de Movistar Plus+? Yo he cogido un mes para ver el tenis, quise ver la semifinal de Champions y aparte del retraso de más de 1 minuto de vez en cuando se perdía la sincronización entre audio y video.

    Y cuando intentaba desplazarme para recuperarla me aparecía un documental ?

    Me salía, volvía a entrar y ¡ponían publicidad! ¡Qué desastre! ?????