Tecnología

A ver quién me convence de que las Xbox Series S/X no serían unos PCs con Windows 10 brutales

·

Tengo pendiente hacer un post dedicado a estas primeras semanas con mi Xbox Series X, pero hoy chateaba con Trufeitor (que al fin consiguió la suya ayer, ¡yippie!) y ha vuelto a resurgir una idea interesante: la de cómo sería una Xbox Series X que pudiera funcionar además como un PC con Windows 10.

Esa opción es totalmente factible porque la Xbox Series X es en esencia un PC con la misma arquitectura del PC, un procesador de PC, memoria de PC (o más bien, de gráfica de PC) y unidad SSD de PC.

Es cierto que hay diferencias importantes en ciertos apartados. En primer lugar las nuevas Xbox Series S/X no tienen memoria principal como tal, sino que utilizan la memoria gráfica como memoria principal. También hay diferencias en la concepción de los tradicionales Northbridge (que gestiona la comunicación CPU-memoria, por ejemplo) y el Southbridge (que gestiona la E/S), pero al final estas nuevas consolas lo que están utilizando es un Windows 10 capado y totalmente orientado a hacer de la consola eso mismo: una consola.

Dicho lo cual, no veo ningún tipo de problema que permitiera ejecutar un Windows 10 tradicional en estas consolas. Llevaría trabajo, claro —LinusTechTips lo comentaba en este vídeo—, pero dudo que Microsoft no pudiera hacerlo (si es que no lo tiene ya hecho internamente). Teniendo en cuenta todo lo que ofrecen estas máquinas por 499 euros, ¿quién no compraría una? De hecho, como apuntaba Trufeitor, hay una idea aún más interesante: la Xbox Series S de 299 euros sería un PC aún más alucinante.

La idea no es nueva, claro. Yo hablé de ella con cierta profundidad hace un año en Xataka, y allí saltaron varios lectores a la yugular diciéndome que eso era absurdo y que Microsoft cometería un error fatal si diera ese paso. De hecho se generaban dos preguntas (o dudas) claras sobre ese movimiento:

  1. Si pudieras ejecutar Windows 10, ¿para qué necesitas los juegos nativos de Xbox?: esto es especialmente gracioso, porque producir juegos para dos plataformas distintas duplica el esfuerzo, así que eso facilitaría la vida a los desarrolladores (que ya es fácil gracias a la UWP). Es cierto que el mercado de los juegos de consola se resintiese, claro, pero lo comido por un lado sería lo servido por otro.
  2. Microsoft pierde dinero con cada consola, lo gana con los juegos de consola: también cierto, desde luego, porque estas consolas híbridas ya no provocarían la venta de juegos de consola porque oye, provocarían la venta de juegos de Windows 10.
  3. Microsoft le haría la puñeta a sus partners: si las consolas se pudieran usar como PCs con Windows 10, ¿quién compraría uno de los PCs que venden los HP, Lenovo o ASUS del mundo? No mucha gente, supongo, pero es que el mercado de PCs de sobremesa es bastante distinto al de los portátiles: apenas hay lanzamientos reseñables (aunque los fabricantes ciertamente actualizan sus catálogos), y solo hay movimiento en el terreno del gaming. Y en ese terreno, por cierto, es donde los gamers suelen pasar de esos equipos porque se los montan ellos.

Hay otros problemas derivados de una decisión así. Por ejemplo tema de propiedad intelectual y licencias hardware y software, que supongo que entrarían en conflicto con lo que debería y no debería hacer una consola. Solucionable también con acuerdos (y pasta), diría.

También está el tema de la piratería y las vulnerabilidades de seguridad, que podrían convertir a las consolas de Microsoft en una fuente de problemas. Aún así, las consolas no están exentas de riesgos —hay un programa de recompensas específico para ellas— y simplemente habría que estar atento a que las consolas se actualizasen en cuanto estuviesen disponibles los parches. Eso es algo que de hecho ya hacen, sobre todo si tienes las consolas en ese modo de arranque rápido que permite que puedas instalar juegos y actualizaciones con la consola «teóricamente durmiendo».

Total, que las pegas, aunque interesantes, son solucionables. Pero es que a todos esos argumentos que permiten aliviar esos problemas se unen dos ideas que yo creo que zanjarían de golpe y porrazo las dudas de mucha gente:

  1. Windows 10 en modo S: eso tendría dos efectos inmediatos:
    1. Seguridad, piratería, malware: de este modo se tendría mejor control sobre el tema de la piratería. En este célebre (y casi desaparecido) modo, Windows solo permite instalar software desde la Microsoft Store, la tienda oficial de aplicaciones y juegos de Microsoft. No habría «sideloading» ni posibilidad de descargar algo de un sitio web (por ejemplo, Github, ups) y ejecutarlo, porque habría que pasar por la tienda, que estaría teóricamente bien cuidadita y sin (tantos) problemas de malware.
    2. Enséñame la pasta: Microsoft gana dinero con los juegos de la Xbox porque cobra una comisión de cada juego que se vende por los canales oficiales. Todo está mucho más centralizado, y aunque no es un modelo análogo al de la App Store, esta es la forma en la que Redmond gana dinero con la consola. Si ya no vendes tantos juegos para consola porque la gente puede jugarlos en modo Windows 10, ¿qué pasa? De nuevo nada porque como tienes que comprarlos e instalarlos vía Microsoft Store, la empresa seguiría llevándose su tajada. Es perfecto.
  2. Xbox Game Pass: boom. Ese es el verdadero punto clave de todo esto. ¿Cuál es el modelo de negocio de Microsoft? Las suscripciones. Ya no venden cajitas de Windows 10 (bueno, unas pocas) o de Office. Venden suscripciones a todo: a Office 365, a OneDrive, a Azure y, por supuesto, a Game Pass, que es (creo yo) el verdadero motor de los ingresos de Microsoft de cara al futuro. Sobre todo porque ya no es un servicio «solo para la Xbox» aunque sigan poniéndole el nombre de la Xbox al principio, y porque es una propuesta transversal que con la edición Ultimate afecta a las Xbox, a Windows 10 y, por supuesto, al juego en la nube, que es otra pata de futuro bastante potente. ¿Qué consigues vendiendo consolas que además son brutales como PCs? Volumen. ¿Qué consigues con volumen? Más suscripciones que da igual que sean a Ultimate, PC o Xbox, porque supongo que al final migrarían a una única suscripción (que facilitaría todo para Redmond). Es algo impepinable. Yo, al menos, lo veo clarinete.

No sé qué os parece a vosotros, pero si Microsoft ahora vendiera la Xbox Series S por 299 euros y ofreciera un sistema dual boot que permitiera iniciarla como consola o como PC de trabajo (y juego), yo le compraba una instantáneamente a cada uno de mis niños. Podrían estudiar y jugar en ese híbrido maravilloso aprovechando todas las virtudes de Windows 10 por un lado y del modo consola puro de las Xbox Series S por otro.

Y para los mayorcitos, la Xbox Series X, claro, que por 499 euros es y seguirá siendo durante bastante tiempo una propuesta absolutamente inigualable en precio/prestaciones. De hecho pagaría más dinero incluso en ambas máquinas solo por poder tener la opción de usarlas en ambos modos (modo consola, modo PC). A ver quién es el guapo que logra montar un PC así por ese dinero.

Insisto. Yo lo veo clarinete. A ver quién me convence de que esto no tiene sentido. Venga, que quiero perder esta discusión, de verdad. Por favor, comentad.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

11 comentarios en “A ver quién me convence de que las Xbox Series S/X no serían unos PCs con Windows 10 brutales

  1. Microsoft sigue teniendo miedo a los otros gigantes del software, no sólo Adobe sino Autodesk que no creo que les gustase pasar por taquilla. Y créeme que esas sí son licencias caras. 6000€ un AutoCAD más el pago anula de updates. No creo que quieran enfadar a ese tipo de gente.

  2. Land-of-Mordor dice:

    Y más que convertirlas en PCs, que tendría su aquel para ciertos usuarios, ¿por qué no unificar el catálogo de juegos y permitir que se pueda conectar un ratón y teclado a las Xbox para poder disfrutar, por ejemplo, de juegos de estrategia? Sería un paso previo al que estáis comentando y serviría para que Microsoft fuera tanteando el terreno, viendo si molesta mucho a sus socios y comprobando la reacción de los usuarios.

    • Hace más de dos años que se puede usar ratón y teclado en la Xbox para ciertos juegos. El soporte luego depende de los desarrolladores, que pueden implementarlo o no, pero haberlo haylo.

      Eso es curioso, pero vamos, me parece poca cosa comparado con la posibilidad de poder usar la consola como PC.

  3. Trufeitor dice:

    Es que creo que incluso un modelo semi cerrado en que se pudiese usar todo el ecosistema de Microsoft (Office, Onedrive, Azure, etc) más apps de productividad de unos cuantos partners seleccionados tipo Adobe sería un bombazo.

    Imagino oficinas llenas de series S con office y apps de productividad, que además tiene un formato fantástico para escritorios reducidos y no se si la potencia de series X llega para hacer trabajos hard de edición de imagen y sonido, pero para los típicos trabajos de edición de empresas de márketing y publicidad, fotografía, etc, creo que iría sobrada.

    Como ya te dije y una vez probada, si se pudiera usar como PC de escritorio cogía el mío de 1500€ y se lo pasaba a mis hijos para ponerme una. Tal cual.

  4. Lambda dice:

    Creo que planteaste la idea una vez 🙂 yo sigo opinando que Microsoft está muy cómoda cómo está. No le interesa enemistarse con las OEM ni tener que meterse en esa aventura. La apuesta de Nadella es muy clara: hardware, el justo. Lo intangible es lo que les da dinero, y parece que les funciona.

    • Es que creo que esto les daría más dineros en esa pata de negocio que tanto le gusta a Nadella: los servicios. En concreto, Game Pass, como decía. Obviamente hay un reto estratégico ahí, pero yo creo que la idea es desde luego chulísima.

  5. Julio VLC dice:

    Pues sí, por ese precio sería imbatible como PC auxiliar de la casa y centro multimedia para la mayoría de los mortales, con un ecosistema controlado como tenemos en los móviles o las tablets que no complique mucho la vida a los que sabemos poco de informática, incluso sin usar el modo consola para nada. Y con niños como dices sería una opción ideal para tenerlo todo en un mismo equipo.

Comentarios cerrados