Tecnología

Dropshipping y el mito del hágase rico sin esfuerzo

Este fin de semana me leí un tema estupendo de Wired que me hizo querer ser rico en dos patadas. Tampoco es que haga falta un artículo para eso, oye, pero el caso es que el tema disparó de repente ese pecado capital tan humano y estupendo, ya sabéis, la codicia.

En el artículo hablaban del fenómeno del dropshipping, un término que ha ido extendiéndose por las redes sociales como el nuevo e infalible método para hacerse rico fácil y sin esfuerzo. Eso, como en el resto de pasados esfuerzos nuevos, e infalibles, es mentira.

Para los que no lo sepan, el dropshipping es un sistema de distribución de productos en el que cualquiera puede montar una tienda online a cualquier usuario del mundo. Las diferencias con la tienda online convencional son importantes por dos motivos: el primero, porque el comprador no se da cuenta de que esa tienda que montas es un escaparate de otra de verdad. Él cree que tu efectivamente tienes esos productos en tu tienda (y teóricamente en stock), pero todo es una gran mentira. El segundo, porque en realidad tú lo que haces es una mera tarea de intermediario. No vendes nada, sino que pones encontacto a un usuario con una tienda que tiene un producto que (normalmente) él no sabía que quería.

Si buscáis vídeos en YouTube que os expliquen de qué va el tema os vais a encontrar con muchos que suelen tener en común una cosa: todos os prometen el oro y el mono. Chavales que presumen de haber ganado un pastizal gracias al dropshipping y que a partir de ahí te cuentan desinteresadamente cómo puedes emularles. . Hay unos cuantos vendemotos profesionales ahí, pero todos tienen más o menos este gepeto y esos mensajes en mayúsculas con alguna cifra imposible que permita captar el interés de los incautos:

Este chaval se llama Bruno Sanders y se ha convertido en uno de los triunfitos del mundillo en español. Hay unos cuantos más, y ya no os cuento si os vais al mercado yanqui. Las promesas de hacerse ricos fácilmente y casi sin esfuerzo son constantes y suelen llegar a través de los típicos mensajes y vídeos de chavales con capturas de sus ingresos de decenas o incluso cientos de miles de euros en el móvil. Algo de este rollo:

Los que comparten esas cifras lo hacen tan alegremente que uno se pregunta por qué quieren compartir sus secretos con todo el mundo. «Qué gente más maja que me dice cómo hacerme rico en un pispas«, pensé al ver alguno de estos vídeos. Si yo me hiciera rico estaría encantado de compartirlo. Los seres humanos somos la generosidad personificada, y a estos chavales no debe importarles que al contar su secreto les surjan de repente miles de competidores, ¿no? Pues parece que no.

El esquema es de sobra conocido, y de hecho tiene entrada en la Wikipedia. Es el célebre ‘get-rich-quick‘ («hazte-rico-rápido»), como lo llaman allí, y se basa en esa promesa eterna de la que hablaba. En este caso es con el dropshipping, pero hay como digo mucho meapilas que ha logrado el mismo efecto con otros tipos de negocio.

El caso es que lo del dropshipping llama la atención porque el comercio electrónico está que lo peta. Sobre todo ahora que con todos en casita (ja) lo normal es acudir a los Amazon del mundo para poder comprar lo que necesitamos sin movernos de casa. Unos cuantos avispados se han dado cuenta desde hace tiempo de que ahí podía haber negocio pero, como ocurre en otros muchos casos, el truco no está en el negocio en sí.

Pero me estoy adelantando.

El caso es que para ganar cientos de miles de dólares en un pliqui solo necesitas montar un Shopify, encontrar un producto ganador (no un portátil o un móvil, algo en plan una correa de perro con un GPS y diseño gracioso ), e invertir dinero en anuncios (normalmente de Facebook o Instagram, algo que cuesta pasta). Luego basta dejar que todo fluya y que lleguen tus compradores gracias a esos anuncios. Esa es la teoría y lo que prometen todos estos iluminados, claro.

El producto, por cierto, no es importante. A ver, es importante para el comprador —que para eso se lo compra—, pero al que crea la tienda le importa un pimiento. Solo le importa que funcione. Como decía Alexis C. Madrigal en su tema sobre dropshipping en The Atlantic hace dos años, lo que hace esta peña es coger a proveedores que nunca conocerá en persona y lograr que envíen productos que ellos nunca llegarán a tocar. El esfuerzo del que monta el invento, explicaba Madrigal, se centra totalmente en crear anuncios que atrapen a los potenciales clientes, y en lograr «optimizar el entorno digital que les anime a comprar cualquier pedazo de mierda que ponga frente a ellos». Buena descripción en un tema fantástico que os recomiendo leer porque habla de muchos de los truquitos clásicos que se usan en estas tiendas. Como las aplicaciones ‘Sales Pop’ que mientras estás visitando la tienda hacen que aparezca el mensajito típico de «Pepa, de Madrid, acaba de comprar este producto hace 10 minutos». Cosas así.

Pero sigo con algo clave. En este negocio hay otro elemento importante: quien monta un negocio de dropshipping actúa como intermediario, pero en muchos casos diría que lo hace como intermediario tóxico. Siempre he tenido claro que de mayor quiero ser intermediario: ya sabéis, esos tipos que no mueven un dedo (o lo mueven poco) y suelen llevarse buena parte del beneficio de cualquier transacción comercial.

Esa realidad es palpable cuando compras una lechuga que en el campo costaría ¿5 céntimos? y a ti te sale por 1 euro (cantidades inventadas, es por dar la idea), y sigue siéndolo aquí. Quienes montan estas tiendas encuentran ese «producto ganador», como ellos lo llaman, pero normalmente inflan su precio a lo bestia. El comprador, pobre incauto, nunca se entera del precio real al que lo vende la tienda online real (en muchos casos AliExpress) porque no busca ese producto allí por lo que sea. Puede ser desconocimiento, puede ser pereza, pero da igual: paga más por evitar esa búsqueda y porque normalmente llega a la tienda a través del anuncio y, quizás, de una búsqueda orgánica. Ya sabéis, esa que hacemos en Google para cualquier cosa y que nos lleva a ese resultado gracias a que ese producto ganador es un producto raruno pero con gancho (como el ejemplo del collar de perro con GPS y diseño curioso).

El caso es que todos los vendemotos que prometen el oro y el moro hacen ese tipo de declaraciones, aunque algunos advierten de que igual tardas un poco en harte rico. «Esto es un proceso largo», «los que fracasan lo hacen porque no perseveran», «es normal cometer errores y palmar pasta al principio», etc, etc. La realidad es muy distinta, así que os recomendaría no caer en la trampa y pasar de estas historias.

Os diría que todo esto lo sé por experiencia propia, pero en realidad no ha sido necesario, porque hay alguien que lo ha contado bastante bien. Cuando curioseaba sobre el tema me encontré con una serie de vídeos de un chaval llamado José Soler. El chico se propuso precisamente demostrar si esto del dropshipping tenía futuro o no y quiso hacer un experimento e invertir 250 euros en total para montar una tienda a ver qué tal le salía el invento.

El tipo hizo una serie de tres vídeos a finales del año pasado para explicar todo. Primero hablaba de si valía la pena pagar por cursos de dropshipping (no lo vi, eso ya lo tenía claro), luego explicaba cómo montaba todo el invento y por fin contaba qué tal le había ido. Aquí tenéis ese último vídeo:

El tema está simpático porque al menos nos encontramos (o eso parece) con una experiencia honesta y con unas conclusiones lógicas. Cometió algunos errores y podía haberle ido mejor, pero el chaval explica todo con claridad y nos cuenta cómo al final perdió 235 de los 250 euros que invirtió. Y aquí viene lo bueno.

En realidad no perdió pasta.

Lo cuenta él mismo en el minuto 10:00 del vídeo.

«He descubierto un nicho que es fuegote, de verdad, es la hostia. No veáis qué bien se paga esta cosa, estos vídeos, en YouTube».

A José, desde luego, le salió bien, y eso que la cifra que daba era de los ingresos de publicidad de YouTube por los dos primeros vídeos en aquel momento. Desde entonces las visitas habrán subido bastante, así que supongo que el beneficio habrá sido sensiblemente mayor. En ese momento, José Soler explicaba que había ganado 310 euros por la publi en YouTube, lo que le permitía tener unos beneficios de unos 75 euros tras el fracaso de su tienda de dropshipping.

Ahí está el truco del dropshipping, queridos lectores.

Estos chavales no ganan dinero con el dropshipping. Ganan dinero haciéndote creer que tú vas a ganar dinero con el dropshipping.

Ahora es cuando cambiáis la palabra dropshipping por cualquier otra cosa que cualquier vendemotos haya querido vender en el pasado o siga vendiendo ahora. Pueden ser libros de autoayuda, pueden ser cursos de copywriting —como los que por cierto vende un alter ego mío en internet, no le enlazo (tiemblo al pensar que alguien pague por eso), a ver si le encontráis—, de jugar al póker online, y pueden ser cursos de cómo hacerte rico haciendo el pino. Cosas que cualquiera puede hacer (bueno, salvo lo del pino), que quizás tengas que currarte un poco pero que seguro que oye, —siempre con una estupenda sonrisa en la boca— funcionan al 100%.

Esa gente no se ha hecho rica. Vive de vender la idea de que se ha hecho rica. Es patético y en muchos casos diría que es una estafa. Un timo, un delito en toda regla que por alguna razón no se destapa a pesar de estar ahí esperando a que alguien haga saltar la liebre. Todos estos negocios solo esperan a incautos que por lo que sea quieren o necesitan ganar pasta fácil, y eso, diría, no existe. No al menos de forma honrada —bueno, está la lotería—, pero quizás algún tipo que esté forrado puede corregirme.

Lo preocupante de todo esto es que es una burbuja que sigue creciendo y que no parece que vaya a explotar pronto. Los pintamonas y vendemotos nos rodean: están en Instagram, Twitter, Facebook o YouTube diciendo absolutas burradas y haciéndolo a menudo con la única intención de forrarse ellos a costa de que les veamos los demás. La tribu de los influencers es un buen ejemplo, y aunque aquí hay de todo, lo que me llega a mí es mayoritariamente malo. Tóxico. Gentuza que se aprovecha de cómo funciona internet y alimenta esos comportamientos tóxicos: así gana dinero Facebook (cada vez más por cosas como esta), así gana dinero YouTube (más gente creyéndose estas historias hacen que haya más ingresos por publi para todos) y así ganan dinero los tipos que ponen esos vídeos en YouTube y pagan luego la publi en esas redes. Es un asqueroso y patético círculo vicioso.

Todo es felicidad, te dicen los cuatro gatos que han logrado forrarse con este tipo de temas. Lo hacen con una factura personal que yo, la verdad, no podría pagar jamás. Gente que vive de engañar a otra gente. Timadores, estafadores.

Vendemotos.

No los soporto. Soy hater de pocas cosas, pero me he dado cuenta de que soy un genuino hater de los vendemotos. Solo espero que el karma, si existe, ponga a cada uno en su sitio.

Cuidado con el dropshipping, queridos lectores. Que no os la den con queso.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas —la mayoría (si no todos) de los enlaces son afiliados— casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . ¡Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo!

  • Xiaomi RedmiBook 16: portátil de 16,1? Full HD con un AMD Ryzen 5 4500U (brutal), 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, batería de 46 Whr, está a 647,35 euros en Banggood. Alucinante. La versión con el Ryzen 7-4700U, más potente, está a 691,67 euros en Banggood con el código BGXMIVP9 (Quitad el seguro de envío en ambos).
  • Xiaomi Dreame V9: aspirador inalámbrico, la «Dyson V8 china», la llaman. Motor sin escobillas de 400 W, succión de 20.000 Pa, batería de 60 minutos, desmontable para usar también en coche, sofás, etc. Está a 167,20 euros en Amazon (baja de 209 euros).
  • Huawei Matebook D 14: un portátil ligero (1,38 kg) de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, sensor de huella, Windows 10 Home, incluye ratón Bluetooth y mochila, todo por 599,99 euros en Amazon (baja de 709,99).
  • Bose QuietComfort 35 II: auriculares inalámbricos con cancelación de ruido (tres niveles), soporte de Alexa, hasta 20 horas de autonomía, están a 205 euros en Amazon (baja de 379,95).
  • Western Digital Elements 12 TB: un disco duro externo de 3,5 pulgadas enorme en capacidad con esos 12 TB que dan para muchas alegrías y copias de seguridad. Puerto USB 3.0, está a 206 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor HP 32S: a mí 32 pulgadas me parecen demasiadas para la resolución 1080p, pero si tienes este monitoraco lejos igual es buena alternativa. Está a 169,15 euros en Amazon. Súper chollo
  • NVISEN Y-GX101: atentos a este potentísimo miniPC con un Intel Core i9-8950HK (6 núcleos), 16 GB de RAM, 512 GB de SSD y una GTX 1650 para jugar. Brutal por 581,70 euros en Banggood con el cupón BGJPmn7014 (en Amazon 974 euros, uauh).
  • ASUS VivoBook S14: un portátil majo de 14? con un Core i5-10210U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, 1,5 kg de peso, Windows 10 Home, muy bien por 577,69 euros en Amazon (baja de 649).
  • Nike MD Runner 2: unas zapatillas de correr (o vestir) para hombre con suela de goma, cierre de cordones y que están de ofertón, 33,49 euros por ejemplo en Amazon (en talla 44,5). Bajan de 64,99.
  • Motorola Moto E6 Plus: 6,1?, Helio P22, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual (13+2 MP), lector de huella trasero, 3.000 mAh, modesto pero solvente, perfecto para adolescentes. Está a 99,16 euros en Amazon (baja de 159 euros).
  • Lenovo Yoga S730: un portátil ultradelgado de 13,3? Full HD (táctil, soporta stylus) con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, puertos USB-C con Thunderbolt 3, Windows 10 Home, teclado español, lector de huella, está a 799 euros en Amazon (baja de 1.099,99).
  • Trust Gaming GXT 629 Tytan: un conjunto de altavoces 2.1, subwoofer incluido, con iluminación RGB, 60 W de potencia RMS, compatibles con consolas, mando a distancia. Está a 69 euros en Amazon (baja de 99).
  • Báscula Beurer BF179: una báscula digital con cálculo de índice de masa corporal, pantalla LCD XXL, mide 35×32,5×4,5 mm, pesa 1,5 kg, electrodos de acero inoxidable cepillado, función memoria para 10 usuarios. Está a 19,99 euros en Amazon (baja de 39,99).
  • TP-Link HS100: un enchufe inalámbrico e inteligente para controlar el encendido y apagado de nuestros dispositivos de forma remota, soporta Alexa y Google Home o IFTTT, está a 12,90 euros en Amazon (baja de 14,90).
  • Jabra Elite 65t: auriculares inalámbricos con Bluetooth 5.0, cancelación pasiva de ruido (no activa), cuatro micrófonos para llamadas de calidad, hasta 15 horas de autonomía con el estuche, tres juegos de gomas de silicona, están a 80,80 euros en Amazon (bajan de 169,99).
  • HP 27m: un monitor LED de 27 pulgadas con resolución Full HD, 5 ms de tiempo de respuesta, conectores HDMI y VGA, formato 16:9, está a 126,65 euros en Amazon.
  • Xiaomi Redmi Note 9: 6,53?, un Helio G85, 3 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara quad (48+8+2+2 MP) y 5.020 mAh maravillosos. Está a 148,50 euros en eBay con el cupón PQ32020.
  • Poco F2 Pro: el cholloteléfono. 6,67 pulgadas, Snapdragon 865, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (64+5+13+2 MP), 4.700 mAh, toma de auriculares, NFC, carga rápida 33 W. Está a 431,47 euros en GearBest.
  • iPhone SE (Product) Red 64 GB: el nuevo modelo, 4,7?, Retina HD, CPU Apple A13 Bionic, Touch ID, cámara de 12 Mpx, frontal de 7 Mpx, resistente a agua y polvo (IP67), soporta carga rápida. Está a 444 euros en Amazon (baja de 489).
  • Realme X3 Super Zoom: 6,6? a 120 Hz (uauh), Snapdragon 855+, 12 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (64+8+8+2), selfie dual (32+8), zoom 3X óptico y 60X digital, 4.200 mAh, súper prestaciones por 413,17 euros en Amazon (baja de 499).
  • Memoria USB PNY 128 GB: un pendrive de 128 GB de capacidad con conexión USB 3.1, 10 veces más rápida que los pendrive USB 2.0, está a 10,79 euros en Amazon (baja de 25,70).
  • Amazon Echo Spot: el reloj despertador con pantalla de 5,5 pulgadas, soporte Alexa, puedes poner vídeos, música o fotos además de los Skills de Alexa. Botón para activar/desactivar micrófono y cámara. Está a 89,99 euros en Amazon (baja de 129,99)
  • Fire HD 10: tableta de 10,1 pulgadas Full HD, procesador quad-core a 1,8 GHz, 2 GB de RAM, 64 GB de capacidad, 10 horas de autonomía, está a 103,50 euros en Amazon Alemania, envío incluido (Baja de 169). Ofertaza (no se vende en España).
  • Xiaomi Redmi Note 9: 6,53?, un Helio G85, 3 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara quad (48+8+2+2 MP) y 5.020 mAh maravillosos. Está a 167,95 euros en Amazon.
  • Amazon Prime Student: la suscripción a Amazon Prime Student te regala 10 euros y además te permite disfrutar gratis de 3 meses de servicio. Para conseguir la promoción basta usar el código MERECES10. No solo eso: cuesta la mitad que la normal, tan solo 18 euros al año.
  • Samsung 65RU8005: una Smart TV de 65 pulgadas gloriosas con 4K, UHD, HDR 10+, One Remote Control, soporte Alexa, Ultra Dimming, está a 729,99 euros en Amazon (baja de 1.338,99).
  • Realme Buds Air: unos auriculares inalámbricos que son algo así como los «AirPods de Realme». Hasta 3 horas de autonomía (17 con el estuche), cancelación de ruido ambiental ENC, baja latencia, Bluetooth 5.0. Están a 49,90 euros en PcComponentes (bajan de 69,99).
  • Pack 2 Pendrive SanDisk 32 GB: un par de llaves de memoria USB de 32 GB con conexión USB 3.0 y hasta 100 MB/s de transferencia, color rojo y azul, simpáticas, están a 12,99 euros las dos en Amazon (bajan de 22,41).
  • Huawei Matebook D15: un portátil de 15,6? FullHD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD, Windows 10, teclado en español, huella dactilar, está a 580,21 euros en Amazon (baja de 699,99), descuento automático al tramitar pedido.
  • Urbanista Tokyo: auriculares inalámbricos de esta prestigiosa marca, estuche recargable, calidad de audio notable, diseño compacto, soporta Siri y Google Now, botón multifunción certificación IPX4. Están a 28,76 euros en Amazon (bajan de 86).
  • ASUS ROG Strix Radeon RX 570 OC Gaming 8 GB: una tarjeta gráfica estupenda a buen precio, perfecta para jugar a 1080p sin compromisos, está a 149,94 euros en PcComponentes (baja de 199,90).
  • Haylou T19: unos auriculares inalámbricos «premium» chinos con conexión BT 5.0, chipset de Qualcomm, soportan aptX (baja latencia, no es nada común), carga inalámbrica y carga por cable del estuche, hasta 30 horas de autonomía, muy bien por 34,90 euros en Amazon con el código 25Z6L247 (bajan de 69,98).
  • Seagate Expansion Desktop: un disco duro externo de 3,5 pulgadas con nada menos que 6 TB de capacidad, conexión USB 3.0, está a 109,99 euros en Amazon (baja de 169,99).
  • Acer Aspire 3: un súper ventas. 15,6? FullHD, AMD Ryzen 3500U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, teclado español, está a 399 euros en Amazon.
  • Bluedio Particle: auriculares inalámbricos con Bluetooth 5.0, in-ear, estuche de carga hasta 24 horas de autonomía, driver de 6 mm, están a 18,39 euros en Amazon con el código 7KKPJP95 (bajan de 38,99)
  • Amazon Music Unlimited: vuelve la oferta de tres meses gratis de este servicio que compite con Spotify. Solo para nuevos clientes, luego 9,99 euros/mes.
  • Xiaomi Mi Note 10: 6,47?, Snapdragon 730G, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (no ampliables), cámara penta (108+12+8+20+2 MP), 5.260 mAh, armado hasta los dientes. Está a 386,99 euros en eBay con el cupón PJUNIO10 (baja de 429,99)
  • Sony PS4 Pro Edición ‘The Last of Us Parte II’: una edición especial y limitada de la consola más potente de Sony con 1 TB de capacidad, un diseño especial con un grabado en la consola, un mando inalámbrico y por supuesto el juego ‘The Last of Us Parte II’ por 399 euros en Amazon.
  • Apple AirPods: los auriculares inalámbricos de referencia están algo rebajadas. Control táctil y por voz, estuche de carga (no inalámbrico), compatibles con iOS y Android. Están a 124,99 euros en eBay.
  • Samsung 65RU7405: una Smart TV alucinante de 65?, modelo de 2019, resolución 4K UHD, soporte HDR1’+, One Remote Control, soporte Apple TV y Alexa, está a 669 euros en Amazon.
  • Portátil Medion S6445: un ultraportátil de 15,6 pulgadas FullHD con un Core i3-8265U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, Windows 10, teclado español, está a 479,99 euros en Amazon.
  • Honor Magic Watch 2: un smartwatch con caja de 46 mm, hasta 14 días de autonomía, 4 GB de memoria interna, GPS integrado, pantalla siempre encedida, esferas personalizadas, 15 modos de entrenamiento (natación incluida), monitoriza frecuencia cardiaca, control de música, está a 129,99 euros en Honor.
  • Huawei Watch GT 2e: el nuevo modelo de este reloj inteligente con chip Kirin A1, pantalla de 1,39?, 85 modos de entrenamiento, SPO2, sensor de frecuencia cardíaca, GPS, de todo. Está a 140,42 euros en Amazon (baja de 179)
  • LG 65UM7050: una Smart TV enorme de 65 pulgadas con resolución 4K UHD, soporrte HDR, webOS, 2 altavoces con 20 W de potencia, está a 549,99 euros en eBay.
  • Xiaomi Airdots Pro 2 SE: unos auriculares Bluetooth Dual SBC/AAC con control táctil, control dual, micrófono dual, autonomía de 20 horas con estuche de carga, están a 24,96 euros en Gearbest con el código C4CAD3B69B627000.
  • HP Pavilion 15-bc520ns: un portátil de 15,6? FullHD con un Core i7-9750H, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, 1 TB de HDD, una NVIDIA GeForce GTX 1650, sin sistema oeprativo, teclado español. Está a 899,99 euros en Amazon (baja de 1.199,99).
  • Huawei P30 Pro: 6,47?, un potente Kirin 980, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara quad (40+8+20+ToF), 4.200 mAh de batería, espectacular (lo sé bien porque es el mío). Está a 539 euros en Amazon
  • LG 55UM7450PLA: una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR, sonido DTS Virtual X, está a 459 euros en PcComponentes (baja de 689).
  • Trust Arys: un juego de 2 altavoces portátiles, potencia de 12 W, conexión USB al ordenador, iluminación LED, sonido estéreo, están a 19,90 euros en Amazon (bajan de 29,99).
  • TV Blaupunkt BN32H1032EEB: una televisión modesta de 32 pulgadas con resolución HD (720p), no es Smart así que si buscáis una «tele tonta», esta es la opción. 3xHDMI, USB, está a 129,99 euros en Amazon.
  • MSI Optix MAG27C: un monitor gaming curvo de 27 pulgadas bastante espectacular con resolución FullHD y 144 Hz de tasa de refresco, curvatura 1800R, está a 249,99 euros en PcComponentes (346 euros en Amazon).
  • Monitor 4K AOC U2879VF: un monitor de 28 pulgadas con resolución 4K UHD, 1 ms de tiempo de respuesta, soporta AMD FreeSync, puertos DisplayPort y HDMI, está a 199,99 euros en Amazon (baja de 299,99), ofertaza.
  • MSI Modern 14 A10RB-665XES: un portátil fantástico de 14? Full HD con un Core i5-10210U, 16 GB de RAM, 512 GB de SSD, una NVIDIA MX250 y teclado retroiluminado en español, sin sistema operativo. Está a 849,99 euros en Amazon (baja de 1.099,99).
  • Honor 9X Pro: 6,59 pulgadas, Kirin 810, 6 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+8+2 MP), 4.000 mAh, lector de huella en el lateral, selfie pop-up, está a 249,90 euros en la tienda Honor oficial
  • Xiaomi Air 2: auriculares inalámbricos con soporte de Google Assistant, cancelación de ruido, Bluetooth y codec LHDC, control táctil, 14 horas de autonomía con estuche. Están a 44,74 euros en GearBest (en Amazon 63)
  • Moto G8 Power Lite: 6,5 pulgadas, Helio P35, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), cámara triple (16+2+2), y sobre todo batería de 5.000 mAh que debe durar una semana porque este es modesto en prestaciones. Está a 159 euros en Amazon.
  • Huawei Watch GT Sport: un reloj inteligente con monitorización del sueño TruSleep, GPS, sensor de ritmo cardíaco, está a 99 euros en Amazon (baja de 130).
  • Xiaomi Redmi Note 8T: 6,3?, Snapdragon 665, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2), 4.000 mAh, lector trasero, NFC, buena opción recién salida del horno. Está a 170,50 euros en Amazon.
  • Xiaomi Redmi Note 8: 6,53?, Snapdragon 665, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2) y 4.000 mAh de batería. Está a 144 euros en Amazon.
  • Smartwatch Huawei GT Fashion: un reloj inteligente con monitor de sueño, ritmo cardíaco, sistema LiteOS, GPS, Bluetooth, y pantalla estupenda. Está a 98 euros en Amazon (en PcComp 147).

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 comentarios en “Dropshipping y el mito del hágase rico sin esfuerzo

  1. Jesús dice:

    No puedo estar más de acuerdo con esta entrada. Pocas cosas hay en este mundo que me causen tanto asco como los jetas.

    Aprovecho para nombrar a los vendedores de humo Nº1:

    Los coach y los que te ayudan a «emprender». Esa gente que casi siempre nada en la inmundicia económica o que ha montado algo con dinero regalado y tiene el soberano morro de decirle a los demás cómo tienen que hacer las cosas.

    Aunque esa gente me produce sarna tengo sentimientos encontrados en cuanto a las víctimas: por un lado siento lástima por aquellas almas cándidas que por desesperación caen en sus telas de araña, pero por el otro me alegro de que ponga en su sitio a buscadores de oro en general, a buscavidas, a pegapelotazos y concretamente a esos que todos conocemos y que se creen más listos que los demás; ese típico cuñado que en las reuniones familiares o de amistad te llama «esclavo del sistema» (o similar) porque trabajas por cuenta ajena y pagas impuestos y te pega una turra insoportable sobre emprendimiento.

    Para esa gente es justo que existan los vendealfombras que, en el fondo, son igual que ellos pero más listos. Listos aprovechándose de listos. ¡Que felicidad!

    • Hay ahí un nicho también importante, sí. yo no soy muy fan de LinkedIn, me parece que si Instagram es el escaparate de las vanidades, este es el escaparate de las vanidades profesionales. Postureo profesional en muchos casos (no en todos, ojo) y mucho coach ahí de todo.

    • Pablo dice:

      Hay de todo, hay coach y consultores que ayudan a emprender y en algunos casos es gratis, trabajando para alguna ONG.
      Por lo menos en mi país (Argentina) mucha gente sale a emprender como única salida laboral, poniendo en un negocio todos los ahorros de su vida, la indemnización que le dieron por un despido, etc etc. Un capital que en muchos casos no alcanza para 6 meses de operación. Gente que no sabe como calcular costos, como es el esquema legal e impositivo, que es un plan de negocio, o cuando va a recuperar lo que va a invertir. Y esos mentores (me gusta mas que coach) ayudan a que no quiebre y puedan sobrevivir con su negocio.
      Como todo, hay vende humos, pero otros no. Y lo digo por experiencia, mi mentor me ayudó mucho con mi negocio y me hizo ver que estaba mal, y lo hizo quitando tiempo de su trabajo (mi mentor es el dueño de una importante cadena de heladerías y cafeterías en Buenos Aires)

  2. Puf, pues no has visto nada:

    En mi mundo, el del trading, están los peores timadores que yo haya visto jamás. Supuestos brokers y también «gestores» que convencen a la gente de que le van a multiplicar el dinero, indicándoles qué comprar y vender.

    Por supuesto, ni saben ni les interesa saber. Son afiliados de brokers y cobran una fracción de lo que gana el broker. Simplemente, incitan al cliente a comprar locuras, como si fueran sesudas recomendaciones cuidadosamente analizadas, generando la mayor cantidad de comisión posible.

    Lo peor de todo es que le chupan la sangre a sus víctimas hasta la última gota a cambio de ganar ellos una cantidad ridícula en comparación.

    La mayoría pierden en pocos días o semanas los ahorros de sus vidas, decenas o cientos de miles de euros. Y estos estafadores apenas sacan un par de cientos por arruinar a sus supuestos clientes. Por supuesto, después desaparecen. Se vuelven repentinamente inaccesibles al teléfono y al email. Su nombre resulta ser falso y opera de forma independiente para un broker de otro país.

    Ya no sé ni cuántas historias de este tipo me ha contado la gente en primera persona. Docenas en los 11 años que llevo en el sector.

    Gente ilusa y víctima de una combinación de su propia avaricia e ignorancia que lo pierde todo en un momento después de trabajar durante décadas.

    Si hay alguien que odio yo, es a estas sanguijuelas.

    Unos pueden ser un poco tontos, pero los otros no pueden ser más malos.

    En mi sector también hay vendehumos, por supuesto, pero la gente aprende a calarlos y no causan tanto daño (comparativamente como las sanguijuelas sin escrúpulos).

  3. Yo he siempre he utilizado el sentido común en estos casos: si prometen utilidades imposibles es una estafa. Hace años en Colombia surgió una de esas pirámides que ofrecen rendimientos altísimos (mucho más que los de los bancos) y las sedes de esa entidad vivían abarrotadas de personas. Al final la pirámide se cayó y los ‘inversionistas’ pegaron el grito en el cielo.

  4. Terrible, la verdad.

    Personalmente he conocido gente cercana a la que les llegó una «maravillosa» oportunidad laboral con la plataforma Neworkoin, llamada a ser un Amazon killer con una mega tienda online y que prometía el oro y el moro a todas las personas que trabajasen como agentes haciendo que tiendas físicas dieran el salto online y vendiesen sus productos en esta plataforma. Eso sí, estos agentes tenían que invertir de su bolsillo una cierta cantidad para poder empezar a «trabajar».

    Lo tenía todo: Un programa de incentivos que prometía dinero a espuertas y premios como viajes y descapotables para estos «agentes», además explicaban que generaban mucha liquidez con un sistema high frequency trading, que estaban a punto de salir a bolsa y de crear almacenes logísticos.

    Lo sé porque una de estas personas me preguntó mi opinión y me invitó a asisitir a una reunión a través de Zoom donde un personaje iba contando toda esta película. Nada más terminar, le dije: Huye de esto. No obstante de vez en cuando me acuerdo y busco información a ver qué tal les va en bolsa y con la construción de sus almacenes…ah no, que no hubo nada de eso.

    A alguien más le suena esto de Neworkoin? Mete miedo.

    Saludos!

  5. Lambda dice:

    Es curioso lo del dropshiping, no tenía ni idea de esa murga. Buen post! Aparte, me gusta otra conclusión que saco: ahorrar es relativamente lento y «fácil», «manejar» dinero no tanto. Por algo hay gente que vive de ello profesionalmente. Cuando ves a la gente caer en el enésimo ejercicio de timo de la estampita, te das cuenta que la «cultura financiera» es escasísima. Y la codicia hace el resto, efectivamente, como dices.

    No sé si sentir pena con los codiciosos o los ignorantes, pero la verdad, una buena pensada no les vendría mal antes de jugarse todo a una baza.

    • Lo que pasa es que estos mensajes del «hágase rico rápido» suelen nublar la vista. Nos ha pasado a todos en mayor o menor medida, y solo quería tratar de plantear este como el último ejemplo de este tipo de historietas.

  6. tzinm dice:

    Hace unas semanas leí un [hilo](https://is.gd/3BVBgC) en Twitter muy similar a lo comentado en esta entrada, el medio utilizado para la estafa piramidal es esa gran red social que tanto te encanta (Instagram).

    Hay que utilizar más el refranero español, «nadie da duros a cuatro pesetas».

  7. David dice:

    Ser dropshipper no es ser un estafador y hay muchos niñatos a los que se le llena la boca con ello, se forran de vender cursos y de la publi de Youtube y hacen creer a otros críos que se van a forrar. Yo soy dropshipper desde hace años, pero no lo hago con AliExpress, sino con BigBuy y con productos de calidad. Es un trabajo a jornada completa, como cualquier otro, nadie se hace rico por arte de magia, si fuera así de fácil habría mucha gente rica por el mundo.