Tecnología

Google+, la red social que pudo ser y no fue

Durante cierta época creí que Google+ sería la red social que lo cambiaría todo. Aquel desarrollo que originalmente copiaba el diseño de Diaspora* acabó puliéndose para ofrecer una personalidad distinta, fresca y clara. Muy Material Design, sí, pero a la vez muy completa en su propuesta.

La cosa empezaba con ganas y con lecciones aprendidas, porque Google había fracasado no una (Friend Connect) ni dos (Orkut) sino tres veces (Google Buzz) en el segmento de las redes sociales.

Con Google+ la cosa era distinta en varios apartados: nada de pseudónimos o alias (probablemente no permitirlos fue el primer gran error de Google), y “círculos” de usuarios para que lo que compartías llegase solo a quien tú quisieras. Eso se unía a características que luego acabaron volando del nido, como el germen del actual Hangouts y del actual Google Photos que tanto miedito me da.

El caso es que todo parecía pintar bien para Google+, pero aquello nunca cuajó. La gente entraba, veía el jardín, y se piraba. Puede que como mencioné en varias ocasiones el problema fue no dar una API con permisos de lectura y escritura. O esa necesidad de usar nombres reales. O quizás esa obsesión de meternos el servicio con calzador, por ejemplo obligando a comentar en YouTube con cuenta de Google+. U otras cosas.

No sé. Lo cierto es que para entonces Google+ había demostrado que era irrelevante. Era una buena solución a un problema que ya estaba resuelto. Lo habían hecho antes Facebook, y lo hicieron luego mejor en sus respectivos campos otros servicios y aplicaciones como Twitter, Instagram, Snapchat o WhatsApp. Esos otros lograron destacar en un ámbito social: compartir fotos, compartir de forma efímera, o sustituir a las llamadas de voz en el caso de esas tres últimas. Casi todo eso era posible con Google+, pero la red social era algo difusa en su ambición.

Yo seguía visitando mi cuenta cada cierto tiempo. En parte porque Incognitosis tiene allí su sitio (el icono está en la parte superior, al menos de momento), y en parte porque seguía siendo una forma curiosa de seguir algunas comunidades a las que me apunté hace tiempo, como las de las esferas para mi reloj inteligente o la comunidad CyanogenMod a la que me apunté cuando trasteaba con las ROMs personalizadas.

Ese diseño facilitaba seguir las novedades, y diría que Google+ era un pequeño prodigio por redescubrir. Es como si por fin Google+ cumpliera aquello que prometía y nadie se hubiese dado cuenta. Al fin resolvía el problema mejor de lo que lo hacían los demás. De hecho hace todo lo que hace el resto, y en algunos casos mejor.

Pero claro, es Google, y últimamente a Google mejor no tocarla ni con un palo, porque cuando hizo Google+ el fin último, como el de empresas como Facebook, era hacer que vivamos en un mundo mejor recolectar datos. Pero qué queréis que os diga: si alguien va a recolectar mis datos, al menos que lo haga con una interfaz y una usabilidad que a mí me mola.

No sé si hubiera acabado usando Google+ de haber cuajado, pero desde luego esta red tenía muchas más papeletas que el resto. La echaré de menos cuando desaparezca del todo a finales de agosto de 2019, y como he comentado en Xataka me encantaría que hubiera una buena alternativa para lo que quería hacer esta red social. No la hay, porque por un lado tenemos a Facebook y compañía, centralizadas y asumiendo el control de lo que vemos y no vemos (y de nuestros datos, ya puestos), y por otro tenemos servicios como Mastodon —para mí un completo desconocido— o Diaspora, descentralizados en algunos casos pero que se ven perjudicados porque “todo el mundo está ya en esa otra plataforma“.

Y así volvemos a la casilla de salida. En mi caso esa no es otra que la de no usar las redes sociales salvo en el caso de Twitter, que yo uso de una forma muy concreta. Y aquí con Google+ vuelve a suceder un poco lo que pasó con Reader. Cuando uno depende de terceros para hacer ciertas cosas, cede un control que quizás acabe arrepintiéndose (un montón) de haber cedido. La tragedia no es para muchos demasiado importante por el poco uso que han hecho de la red, pero el daño, sea como fuere, está hecho.

Una pena, porque Google+ pudo ser y lamentablemente nunca fue.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 comentarios en “Google+, la red social que pudo ser y no fue

  1. Entiendo tu miedo a Google Photos. Pero ahorita, (dspues de Reader) cualquier servicio que uso ya estoy pensando en tener un pie afuera y como lo haria, solo por si acaso.

    Aprovecho el servicio, (que se aprovecha de mis datos), pero cuando desaparezca o no me guste algo del mismo simplemente emigro!

  2. Pingback: IFs #77 (Incognitosis Fin de Semana) | Incognitosis