Tecnología

Mi nuevo PC, episodio 1: yo me lo guiso, yo me lo monto

En realidad no necesitaba un nuevo PC. El que me construí en 2010 seguía dándome bastantes alegrías, sobre todo porque aunque la base era la misma —CoolerMaster Stacker, Core i7-920, Intel DX58SO, 6 GB de memoria DDR3— fui actualizando componentes para que mantuviera en forma. En 2015 le añadí una Radeon R9 280 para jugar de cuando en cuando con solvencia, y en algún momento que no puedo recordar le añadí una unidad SSD, que fue desde luego lo que más noté en el día a día.

Pero claro, el pobre estaba comenzando a tener bastantes achaques. El año pasado cambié la fuente porque la que tenía acabó fallando como una escopeta de feria, y me resultaba molesto usar esa caja tan gigante que además no ayudaba en temas de ruidos o refrigeración, más por culpa mía que de la caja, claro. Las partidas al ‘Battlefield 1’, por ejemplo, hacían que aquello se pusiese a bufar a lo bestia.

Los achaques del equipo fueron una de las razones por las que decidí que ya era hora de hacer uso del dinero que gano con vosotros gracias a Patreon (ole esos mecenas, ¡¡gracias a todos!!) y los afiliados y montarme un nuevo PC. Nada súper escandaloso, desde luego: que rondara los 1.000 euros de inversión. Gracias a un par de chollos logré acabar consiguiendo un equipo bastante majo y que espero que dé mucha guerra durante muchos años.

A la hora de investigar, tocaba descartar cosas. Por ejemplo, no miré PCs premontados de diversos fabricantes, aun cuando por ahí aparecen ofertas jugosas de cuando en cuando. El problema es que siempre hay una o varias cosas que no acaban de cuajar en estos equipos, así que ya que invertía dinerito quería dejarlo a mi gusto.

Tenía algunos requisitos clave que limitaron mis opciones, y el más importante a nivel hardware —del que hablaré más en el episodio 2— era poder montar un equipo Hackintosh —”Javipas, ¿tú usando cosas de Apple? ¡Herejía!“—. Ya contaré cómo fue esa parte, pero los que me leéis seguramente sepáis que si uno quiere montarse un PC basado en macOS se tiene que limitar a ciertos componentes para no tener (muchos) problemas. Para informarme empecé a ver proyectos de gente que se había montado Hackintosh simpáticos y lo había contado en sus blogs, y a partir de ahí y con búsquedas cruzadas en PCComponentes, Amazon y PCPartPicker fui definiendo un poco la elección.

Parte de los componentes en escena. El ventilador acabó devuelto, eso sí.

Al final, de hecho, ni siquiera acabé de elegir yo los componentes. Un lector del blog —¡¡Hola Trufeitor!!— vio que andaba considerando la idea en algún post o comentario en el que lo mencioné, y se ofreció a ayudarme con la selección porque él era aficionado a este tema. Así que aunque tenía medio claro qué quería, le envié mis ideas y al poco me envió un presupuesto completo con diversas opciones. Sus ideas estaban muy bien y coincidían con las mías, así que no busqué mucho más y le hice la carta a los Reyes Magos Amazon. Aquí consideré otras opciones como PCComponentes, pero ser cliente Prime en Amazon acababa reduciendo el coste total como 30 o 40 euros, no lo recuerdo bien. Entre gastos de envío, cánones SGAE varios y no me acuerdo qué otra tasa más, la cosa me acabó cansando y fui a la solución fácil. A hacer un poco más rico al tito Bezos.

La lista completa de componentes, por si queréis emularme (enlaces afiliados), es la que sigue:

  • ASRock Z370M-ITX/ac (136,90 euros): de las opciones compatibles con Hackintosh, la de la placa base es la más rollo. Aunque es posible tirar con placas para micros AMD, lo de elegir Intel facilita bastante la vida. Y como la vida ya es bastante complicada por sí misma, me fui a la opción Intel, claro. Esta estaba bastante recomendada por ahí y con ese formato me permitía ahorrar espacio para elegir caja. De hecho elegir una compacta era la idea inicial. Se quedó en eso.
  • Intel Core i5-8400 (179,90 euros): no necesito lo más de lo más en el ámbito de cores/hilos de ejecución, pero sí un micro que me garantice un buen IPC para juegos. Para ese ámbito el Core i5-8400 es una gran opción, creo yo, aunque si no hubiera montado el Hackintosh me me habría tirado de cabeza a un Ryzen 2 2600. Otra vez será.
  • Memoria G.Skill Ripjaws 16 GB DDR4 (168,20 euros): pensaba ir a módulos algo más cutres, pero ya puestos me decidí por estos dos módulos para aprovechar el siempre útil doble canal y que también estaban a un precio “aceptable”. Lo digo entre comillas porque los precios de las memorias llevan bastante tiempo a precios absurdos, rollo los alquileres en media España. Pero oye, ajo y agua.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO 250 GB (93 euros): este componente era impepinable. Quería disfrutar de velocidades tope en lecturas/escrituras en las particiones Windows —aquí irían también los jueguecitos— así que una unidad M.2 NVMe fue una de las primeras cosas que tuve claras. Eso, por cierto, también limita la elección de placas: no todas tienen soporte M.2 con tecnología NVMe. Ya contaré más, pero ha habido decepción: la diferencia entre un SSD normal y esta unidad no es apreciable en el día a día, y no tiene nada que ver con el cambio que haces al pasar de un HDD de toda la vida a una unidad SSD. Pero oye, tengo una unidad M.2 NVMe, que mola un montón.
  • Unidad SSD Micron 1100 2 TB (252,35 dólares): el primer gran chollo del equipo fue esta unidad SSD de 2 TB (dos señores terabytes, chicos), que encontré en Rakuten USA con descuento sobre los 299 dólares a los que se vende normalmente. Ya contaré por qué quería esta unidad en el episodio 2 (o el 3), pero era otra de las cosas importantes para mí. Teniendo en cuenta que en España un SSD de 2 TB sale por 329,99 euros si tienes suerte, comprarla por 100 euros menos al cambio fue una bicoca. Os preguntaréis por envío y aduanas, claro, pero es lo que tiene tener familia en los States. En vez de pedir mantequilla de cacahuete, yo prefiero que cuando vienen me traigan cacharros si se da el caso. Cool, eh?.
  • Gigabyte GeForce GTX 1070 WindForce 8 GD (399,99 dólares): en realidad me salió aún más barata, unos 250 euros (vivan los refurbished, you know) pero para que os hagáis una idea, este segundo chollo me permitió acceder a una gráfica que era otro de los componentes esenciales para tener alegría gaming durante una buena temporada.
  • Ventilador Nox NX Hummer H212 (21,95 euros): esta no fue la primera opción, de hecho. Me compré el be quiet! Shadow Rock LP (45,44 euros) y resulta que no pude utilizarlo porque con la caja que elegí chocaba con la trasera por el diseño de la placa. Error no haber ido a ventilador en formato vertical desde el primer momento. Aquí me diréis que si refrigeración líquida y que cómo me gasto 20 euros en un ventilador, y yo os diré que como no haré overclocking (en caso de hacer algo, haré underclocking) no necesito nada más. Probé brevemente el ventilador stock que viene con el Core i5 y era una castaña. Ruidoso y cutre. Aquí Intel igual debería hacer un esfuerzo como el que ha hecho AMD.
  • Nox Hummer ZN (58,80 euros): la opción era la preciosa Thermaltake Core V1 (56 euros), pero la verdad, tengo la caja debajo de la mesa, no la iba a ver de todos modos —algún día hablaré de ese submundo de la iluminación RGB— y prefería no estar haciendo obras de ingeniería para maniobrar con todos los componentes. El requisito era que la caja fuera silenciosa, y la NOX Hummer ZN cuenta con unos paneles diseñados para eso además de contar con tres ventiladores de 120 mm (dos frontales, uno trasero) que me hacían no tener que pensar en esa parte de la refrigeración. Que sí, que a partir de ahí se puede hacer de todo, pero yo, insisto, no iba a por el mejor PC de 2018. Quería algo decente y que no me diese demasiado trabajo.

El total asciende a 1.133,75 euros, aunque esos precios que he indicado son los que pone ahora mismo Amazon, fue algo menos en factura. A estos componentes, claro, habría que sumarles otros heredados de mi viejo PC: la fuente de alimentación y un SSD Samsung 830 de 256 GB que acoplé precisamente para que en él residiera la partición para macOS. Eso, como digo, lo explicaré un poco más en detalle en el episodio 2.

Los componentes llegaron sanos y salvo a lo largo de la siguiente semana, y cuando por fin tuve tiempo el fin de semana me puse manos a la obra para montarlo todo. Estamos en 2018, hacía básicamente ocho años que no montaba un PC —hubo una excepción— y la verdad, nada ha cambiado. Montar el ventilador del procesador es de largo lo más rollo, y a partir de ahí todo es básicamente enchufar y listo. Me sorprendió el tamaño de la unidad SSD M.2 —cuánta tecnología en algo tan pequeño, qué maravilla— y como veis por las fotos, ese ventilador horizontal de be quiet acabó teniendo que ser devuelto para sustituirlo por el de Nox.

No me voy a enredar aquí con un proceso que la verdad, no tiene especial encanto salvo que te guste ser minucioso con la organización de cables o la colocación de todo el conjunto en tu habitación/despacho/salón. De hecho el resultado final no va a ganar ningún premio de cableporn o de esos maravillosos PCs y battlestations que aparecen en Reddit, pero como os decía yo no uso el PC para recrearme en lo bonita que queda la habitación. Que oye, las fotos molan de la gente un montón y me encantaría, pero prefiero dedicar mi tiempo a otras cosas. Como ya habréis intuido por los posts que le dedico a Apple, me importa más el fondo que la forma.

Y el fondo era bueno, como comprobé poco después. De hecho lo primero que hice fue instalar un Windows 10 en la unidad M.2 para luego trasladar la copia de ‘Battlefield 1’ a esa unidad y probar si era por fin una máquina de matar con ese PC.

Como suponía, no lo era. Era más o menos igual de malo (o de bueno). Pero esa es otra historia. Una que, por cierto, se parece bastante a esta. Quizás ni la cuenta, pero valga decir que juego igual de bien con la GTX 1070 y el Core i5-8400 que con mi vieja Radeon R9 280 y el Core i7-920. Supongo que es normal teniendo en cuenta que soy incapaz de notar la diferencia entre jugar en un monitor de 60 Hz y uno de 144 Hz. Si no me habéis leído en Xataka contando esto, es otra buena historia.

Dicho lo cual, creo que como primera parte no está mal. Fin del episodio 1.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio, 299 euros en AliExpress Plaza (España) con garantía de dos años y envío desde España. Si no os importa comprar en China, en JoyBuy lo tenéis a 263,27 euros (usando el cupón de 35,48 euros junto al precio)  y os regalan una pulsera cuantificadora Xiaomi Mi Band 3.
  • Xiaomi Mi Notebook Air 13,3: atentos al modelo de 2018 con pantalla de 13,3 pulgadas 1080p, un Core i5-8250U, una GeForce MX150, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, y lector de huella. Todo por 698,22 € en GearBest.
  • Xiaomi 8: atentos que el telefonazo de Xiaomi está de súper oferta. Con un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de memoria y cámara dual de 12+12 Mpíxeles, (análisis) este es un chollazo. Hay otras opciones, pero es que en Aliexpress está a 314,48 euros.
  • Tarjeta gráfica GTX 1060 6GB: es del fabricante chino Colorful, bastante conocido allí, una GeForce GTX 1060 con 6 GB de memoria GDDR5 y que puede ser una gran opción si queréis ampliar vuestro equipo. Está a 234,71 euros en AliExpress. Algo más cara está la Gigabyte NVIDIA GeForce GTX 1060 WindForce 2 con 6 GB de memoria: 269,90 euros en Amazon, con todas las ventajas de comprar aquí, claro.
  • Licencia de Windows 10 Pro: precio absurdo para licencias que funcionan (doy fe) y que probablemente proceden de países emergentes en donde los precios de estas licencias son bajísimos. Atentos: a 1,75 euros en eBay.
  • TomTom Spark Color: un reloj deportivo en su edición de 2015 que puede tener su aquel. Con GPS, resistencia al agua y con correas intercambiables. Es el tamaño L, está temporalmente sin stock pero podéis reservarlo. A este precio, la verdad ,mola. Está a 44 euros en Amazon.
  • Dron cuadricóptero DJI Mavic Pro: un dron de alta gama con un precio sensiblemente inferior al normal. Tiene cámara estabilizada 4K 5 sensores de visión, esquiva obstáculos, en fin, una pequeña maravilla que incluye el mando de control. Está a 806 euros en Amazon, cuando su precio oficial es de 1.199 euros.
  • Lenovo Yoga 720: un convertible compacto de 12,5 pulgadas que está bien servido: Core i3-7100, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD y Windows 10 Home. Muy chulo, sobre todo por los 499 euros que cuesta en Amazon.
  • Unidad SSD Kingston 240 GB: envío desde España, dos años de garantía y una buena oportunidad de ampliar espacio de almacenamiento en tu PC y hacerlo por un precio sorprendente: Está a 37,9 euros en Aliexpress Plaza.
  • Xiaomi Vacuum 2 Aspira y friega: este robot ya no solo aspira, también friega la casa. Se ha mejorado el sistema de mapeado láser y la app móvil permite configurar zonas de limpieza. Está a 333 euros en Aliexpress Plaza (hay cupones que podéis aplicar en la misma página al comprarlo), envío desde España.
  • Lenovo IdeaPad 320-15IKB: un portátil “puro” de 15,6 pulgadas (1.366×768 píxeles) que cuenta con un Core i5-8250U, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD y Windows 10 Home. Ese procesador es muy llamativo, aunque se quede corto en memoria y resolución de pantalla. Aún así está a 439,20 euros en Amazon.
  • Monitor ASUS VP249H: un monitor de 23,8 pulgadas Full HD, IPS, sin apenas marcos, baja emisión de luz azul y que cuenta con conectores HDMI y D-Sub (VGA). Está a 129 euros en Amazon.
  • Impresora láser HP LaserJet Pro M15a: no tiene conexión de red ni WiFi (esa versión sale por 89,25 euros), pero es que esta impresora con conexión USB 2.0 imprime hasta 18 ppm y está a un precio rompedor: 64 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: pero claro, si buscáis el sucesor real del Mi A1, lo tenéis en oferta. Con su pantalla de 5,84 pulgadas, 4 GB de RAM; 64 GB de capacidad (ampliables) y cámara dual (12+5 MP) está a 142,73 euros en Banggood. En Amazon, por cierto, lo tenéis a 157,99 euros si no os queréis complicar la vida.
  • Xiaomi Redmi Note 5: mejor que los Mi A1, cercanos a los Mi A2, a caballo en precio y prestaciones: pantalla
  • de 5,99 pulgadas, Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de memoria ampliables, cámara dual (12+5 MP), lector de huella, todo por 196 euros en Amazon. Mucho más barato en Aliexpress, donde el modelo en color negro está a 145,95 euros.
  • Xiaomi Mi Mix 2S: casi todo es pantalla en este móvil llamativo por diseño. Pantalla de 5,99 pulgadas, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual (12+12 MP). Está a 343,18 euros en Banggood con el cupón 9BGMIX2SCL2.
  • Monitor HP 24 pulgadas 1080p: el modelo HP 24es es interesante por su resolución 1080p, por sus puertos VGA y HDMI, por sus 24 pulgadas, pero sobre todo por su precio: 139 euros en Amazon.
  • Pixel 2 XL: el telefonazo de Google del año pasado está a precio aceptable ahora que está a punto de salir el Pixel 3. Dicen que es la mejor cámara móvil del mercado, aunque a mí me gusta más el Huawei P20 Pro. Contamos con 6 pulgadas 1440p, Snapdragon 835, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa única cámara de 12 Mpíxeles que no obstante supera a casi todas las del mercado, sean duales o simples. Está a 539 euros en eBay.
  • Patinete Eléctrico Xiaomi: ya que hace poco hablaba de patinetes eléctricos, aquí tenéis uno de los referentes, el modelo de Xiaomi con 30 km de autonomía, hasta 25 km/h, plegable y muy bien valorado. Está a 349 euros en Aliexpress plaza con garantía de 2 años y envío desde España.
  • OnePlus 6: el telefonazo de OnePlus en su versión internacional está de rebajas. Con un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y cámara dual de 20MP+20MP (y acabado negro espejo) lo tenéis a 408,33 euros en AliExpress. Por si necesitáis opciones, está a 422,38 euros en GearBest
  • Teclado gaming Xiaomi: presentado recientemente, cuenta con retroiluminación RGB, unos interruptores prometedores (no son MX, pero oye…) y mecanismo anti-ghost de 33 teclas. Lo tenéis a 43,10 euros en GearBest.
  • Xiaomi Redmi 2S: recién salido del horno, el nuevo campeón de los móviles baratos: 5,99 pulgadas 720p con formato 18:9, sorprendente ya solo por eso. Además cuenta con un Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad y cámara dual (16+5 MP). Lo tenéis a 137,92 euros en GearBest.
  • Xiaomi Redmi 6A: un smartphone básico pero perfecto para móvil de batalla o quizás para primer móvil de niños. Pantalla de 5,45 pulgadas, CPU Helio A22, 2 GB de RAM, 16 GB de capacidad, cámara de 13 Mpíxeles. Correctísimo teniendo en cuenta que cuesta 80,16 euros en Banggood con el cupón 9BGR6A2G.
  • Xiaomi Mi A2: con pantalla de 5,99 pulgadas, un Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y cámara dual de 12+20 MPx este es el teórico sucesor del exitoso Mi A1, aunque a mí me gusta más el Lite. Si os va por su cámara más potente y su mejor procesador, lo tenéis a 219,99 euros en Amazon. Dije que no lo iba a recomendar, pero el precio empieza a ser curioso así que eso cambia las cosas. La versión de 4+32 GB está a 198,26 euros en GearBest.
  • Monitor 28 pulgadas 4K Samsung U28E570DS: un lujo de monitor si queréis resolución a tope, con resolución 4K, flicker free, FreeSync, HDMIx2, DisplayPort y con esa diagonal de 28 pulgadas. Estupenda opción para trabajar en Excel documentos de todo tipo, y también para edición de foto y vídeo. Está a 249 euros en Amazon.
  • Apple iPad 9,7” (2018): el último modelo presentado, que es compatible con Apple Pencil, y que está de oferta en eBay, donde lo podemos encontrar a 279,99 euros.
  • Micro SD 128 GB Kingston: una tarjeta de esta capacidad a este precio y encima con envío desde España es un chollazo: 23,08 euros en Aliexpress.
  • Chuwi Lapbook SE: parecido al Jumper ezBook X4, con un Celeron N4100, 4 GB de RAM, 32 GB eMMC y 128 GB de SSD (curiosa combinación) y pantalla de 13,3 pulgadas 1080p, además de batería de 5.000 mAh y 1,44 kg de peso. Un buen equipo de batalla por 241,36 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi A1: atentos que el smartphone chollo de la temporada está a buen precio en Amazon. Es la versión con 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad con su doble cámara y su Snapdragon 625. Lo tenéis en AliExpress por 130 euros. Otra opción es la de Amazon, donde lo tenéis a 180 euros

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 comentarios en “Mi nuevo PC, episodio 1: yo me lo guiso, yo me lo monto

  1. Orlando V Salazar dice:

    Una pregunta Javi, no valoraste la opción de un optante y HDD creo que te hubiese salido un poco mas barato que el ssd y casi manejarias mismo rango de velocidad, te lo comento por que yo estoy en lo mismo mi PC de mas de 10 años dijo basta a lo grande petando fuente de alimentación y llevándose por delante placa y otros componentes.
    Me veo después de 10 años montando un PC, veo precios y me asusto entre tanta especificación y precio inflado pero esa es la vida del “gamer”/padre de familia, intentas buscar algo decente y que no se te vaya de precio, hay quien fuera youtuber/padre de familia y tener un PC de la nasa.

    • No todas las placas son compatibles con Optane, y como decía en el post mis opciones estaban limitadas por el tema Hackintosh. Aún así no era una opción que me llamara la atención: Optane apunta maneras, pero de momento es cara y prefería ir a una apuesta segura.

      Ánimo con tu PC, yo me daría una vuelta por PCPartPicker, donde puedes ver montajes chulos que puedes seleccionar por presupuesto o componentes específicos. Quizás de ahí salgan ideas.

    • Land-of-Mordor dice:

      El Optane y disco mecánico en algunas situaciones te pueden dar la misma sensación que un SSD SATA, pero no que un PCI-E que es el que ha montado Javi. A parte que luego habría que ver si el “Hackintosh” sabe lo que es una unidad Optane y como se usa y tal.

  2. Yo ya de esto ni entiendo. Mi última torre llevaba un Athlon X2 o algo así. Me compré mi primer portátil y ya nunca miré atrás. No me interesan las torres con su necesidad de espacio, de cables, de limpieza, en fin… no sé como aún hay gente que las usa.

    • Para jugar con garantías, entre otras cosas, diría yo. La torre está debajo de la mesa, no molesta, y de hecho el PC es más para esas sesiones que para otra cosa, sigo trabajando a diario con el Dell XPS 13 pero me gusta tener un segundo equipo potente al lado por si lo necesito. Y para ‘Battlefield 1’ lo necesito 😉

      • A veces hecho de menos una gráfica mejor … pero soy muy retro, y cuando el niño decida jugar más en serio será con una videoconsola y punto.
        Es mi opción a día de hpoy. Te lo dice alguien que tuvo (y tiene guardadas) una Voodoo 1 de 3Dfx y un par de Voodoo2 que tuve montadas en SLI … en los 90!!!

    • Trufeitor dice:

      Y para elegir monitor y teclado y tener componentes potentes bien refrigerados y que sea completamente silencioso incluso a tope de carga y por la relación coste/potencia, que en un sobremesa (bien construido) siempre es superior.

  3. Trufeitor dice:

    Eeeeeh! Que chulo! Y como mola que te mencionen en una entrada del blog! 😀

    La torre desde luego es elegante, me alegro que cumpla con el ruido, que eso no lo sabes hasta que no lo pruebas.

    Por las fotos me da la impresión de que si hubieras girado el be quiet! noventa grados el final de los heat pipes no hubiera chocado con el fondo de la caja, aunque ya te dije que la opción perfil bajo estaba enfocada al SFF. Por lo demás bien por el ventilador vertical barato y lo que comentas del overclock (o más bien de su ausencia), en este mundillo hay mucho flipado (aunque no precisamente en tu blog), pero el secreto de tener un buen PC a buen precio es construir una máquina lógica y equilibrada.

    Del NVME lo oigo constantemente: la diferencia de rendimiento con un SSD SATA es difícilmente apreciable. Supongo que en aplicaciones de escritura intensiva como edición de vídeo y similares ya se nota la diferencia, pero para el común de los mortales no tiene mucha relevancia. Al final esta tecnología ha quitado el cuello de botella del almacenamiento.

    En fin, que espero que lo disfrutes y nos cuentes la experiencia. Espero ansioso los siguientes capítulos.
    😉

    • Muchas gracias Trufeitor, y qué menos que mencionarte después del tiempo que dedicaste a tu recomendación!! 🙂

      Probé a montar el ventilador al revés y tampoco podía, creo que en ese caso lo que chocaba era la memoria, no estoy seguro. Sea como fuere, el ventilador vertical como dices era la opción fácil y segura, sobre todo con una caja de este tipo. Al final todo va como una seda y, sobre todo, no se oye prácticamente nada. Quizás algo en Battlefield 1, pero vamos, qué diferencia con mi viejo PC. Meu deu.

      Muchas gracias por tu ayuda y por los comentarios. Y no te preocupes que quedan un par de entregas para completar la historia (puede que tres). A ver qué te parecen el resto, saludos!

  4. Land-of-Mordor dice:

    Tiene que ser importante la necesidad del Hackingtosh como para tragarse los “Spectre”, “Meltdown” y todas las “faltitas” de seguridad de Intel…y sus precios, claro está.

    Yo quiero renovar próximamente. Con la TV FullHD de 42” no se notaba mucho que la APU en juegos más o menos actuales no pasara de 720p (Doom 2016 a 720p 30fps fue toda una sorpresa), pero ahora con la de 55” 4K sí que se nota. El escalado desde 720p a metro y pico canta bastante. Pero yo como no tengo más capricho que tener Linux como sistema principal y Windows “pa jugá”, pasaré de Intel. Tengo en el punto de mira el Ryzen 7 2700 (65W de TDP 8c/16h), placa AM4 miniITX, 16 GB DDR4 2994/3000 Mhz con la latencia más baja posible y una RX 580 8GB. Caja, fuente, discos y lector BluRay serán heredados del viejo.

    Las tripas “antiguas” (A10 7850K+placa Asus miniITX+16 GB DDR3 2133+SSD 2,5” antiguo) veremos donde acaban. Es una lástima tener que desprenderme del SSD porque no hayas placas para Ryzen con más de 4 puertos SATA. Mi antigua FM2+ tiene 6 🙁

    Por cierto, una vez que activas la compatibilidad de Steam con “todos” los juegos de Windows en Linux te puedes llevar más de una grata sorpresa. En mi caso, Oblivion, C&C Red Alert 3 y el Skyrim original.

    • Trufeitor dice:

      Esa APU la tengo yo para un HTPC y que decepción. Que rendimiento más mediocre para lo que se calienta. Bien es cierto que la tengo en un SFF, que tiene sus problemas de refrigeración intrínsecos, pero es que muchas integradas de Intel de dos años o menos rinden casi igual.

      No veo la hora de darle boleto, pero como pretendo montar una GPU dedicada de gama baja se me sube de precio bastante la broma.

      • Land-of-Mordor dice:

        Pues es hipermegasilenciosa en mi configuración. Claro que está con un disipador y ventilador mejores que los que trae de fábrica. Y la memoria es DDR3 a 2133 con baja latencia, que eso para las APUs es importante. En todas las comparativas las hacían con DDR3 a 1333 o 1600 que era lo máximo que aguantaban los Intel “contemporáneos”. Puestos a comparar, compara con las integradas de Intel de los i3, no con las iris Pro de los i7. El disipador es éste, bastante bueno y “baratillo” comparado con los Noctua http://www.phanteks.com/PH-TC12LS.html

        Siendo un SFF puede ser que hayas tenido un problema similar al de Apple con los Mac Book Pro, con una “bajada de vueltas” por calor importante. Ten en cuenta que es un silicio de 95W de TDP, no muy recomendable para ese tipo de instalaciones (ahí como mucho yo iría a 55-65W). En mi equipo el rendimiento ha sido incluso mejor de lo esperado.

    • Algo como lo que tú pensabas era mi idea si no hubiera sido por el tema Hackintosh. Al final Spectre y Meltdown parece que están medio controlados así que si uno es precavido no debería pasar nada. Y como siempre, si pasa tengo mis backups.

      Bien por ese escenario de uso con Linux, me alegro de que esa nueva compatibilidad de Steam permita que juegues a esas joyitas, yo quizás probaría si jugara a otros, pero dándole a BF1 (y próximamente a BFV) lo tengo difícil. Saludos Land.

  5. Pingback: Mi nuevo PC, episodio 2: pon un Hackintosh en tu vida (o no) | Incognitosis

  6. Pingback: Mi nuevo PC, episodio 3: que viva Battlefield 1 (y V) | Incognitosis