Tecnología

Mi nuevo PC, episodio 3: que viva Battlefield 1 (y V)

·

(El episodio 1, aquí, y el episodio 2, aquí).

Aunque lo de las fotos que contaba ayer era una de las motivaciones fundamentales del nuevo PC, probablemente la principal era la de jugar un poco más a gusto, y hacerlo además en una máquina más comedida en consumo y mucho más notable en prestaciones.

Porque queridos lectores, eso es lo que ha permitido toda esta evolución en procesadores y gráficas: que tengamos mucho más potencia, pero además mucha más eficiencia.

Esa búsqueda de consumos energéticos decentes fue la que me inclinó también a buscar un micro algo menos ambicioso. El Core i5-8400 mola porque tiene un TDP de 65 W, una cifra bastante asumible para un sobremesa. La GTX 1070 es otro buen ejemplo de esa eficiencia: para todo lo que ofrece su consumo máximo es, dice NVIDIA, de 150 W.

Luego están otros elementos, claro, pero esos dos componentes son los que hacen que la balanza se decante mucho a un lado u otro, y en este caso si fueron seleccionados por el menda lerenda es porque tenían bastante sentido en ese ámbito del consumo energético.

Todo está relacionado claro. Menos consumo es menos calor disipado, y menos calor disipado es menos ventilador bufando, y menos ventilador bufando supone mi lograr particular búsqueda del grial: menos ruido. Ya dije que la caja que elegí era importante en esa contención del sonido, y todo lo demás era también relevante para esa búsqueda.

Eso fue lo que me garantizó desde el primer momento jugar a gustito al ‘Battlefield 1’, el único juego al que le dedico algo de tiempo cuando puedo y me dejan, y que lógicamente me obligará impepinablemente a comprar un ‘Battlefield V’ que pude probar en Gamescom y que es igualmente asombroso.

¿Qué noto al jugar al Battlefield 1 en mi nuevo súper PC? Pues con esta configuración, diréis muchos, seguro que notas todo un nuevo mundo de luz y color e incluso puede que hasta te hagan daño las balas cuando te matan, JaviPas.

Pues no. No noto nada. Ni el calor de Verdún, ni las tormentas de arena del desierto del Sinaí, ni la suave brisa matinal de Soissons. Con mi habitual (nula) capacidad para detectar los detalles, me sigue dando igual jugar con una GTX 1070 que con mi vieja Radeon R9 280. De hecho el otro día instalé el célebre CAM para ver la tasa de fotogramas que permite alcanzar esta gráfica, y al principio el número me dejó un poco frío. Qué raro, pensé. No pasa de 60 fps.

Entonces me di cuenta del típico error al evaluar este apartado: hay que desactivar la «Sincronización vertical» en el Panel de Control NVIDIA, lo que permite que si la gráfica puede generar más fotogramas que los 60 Hz que deja mostrar mi monitor por su refresco, los genera. Así es como vi las cifras reales, que con la configuración automática que el sistema elige en Battlefield (todo al máximo detalle, resolución 1080p) es de unos 100-110 fotogramas por segundo.

De hecho ya puestos grabé un vídeo mientras jugaba, y hubo un momento bastante épico. Atentos al minuto 1:15 del vídeo, aunque podéis verlo todo si os mola eso de ver a otros jugar, claro:

Bastante pro, ¿eh? 😛 Igual sí que el nuevo PC ha influido en mi nivel como jugador de Battlefield, porque acabé la partida con la puntuación máxima en mi bando, algo que rara vez suele ocurrir, je.

Ser el mejor al ‘Battlefield 1’ no importa es secundario es lo más importante que he hecho en mi vida mola, claro, pero lo realmente  chulo es comprobar cómo el PC se comporta igual de bien en este ámbito que en el resto de los que he podido comprobar. Como se ve en las estadísticas que recoge CAM en la parte superior derecha, la temperatura de la CPU no es súper baja pero tampoco preocupante, así que si unimos eso al hecho de que incluso con esa carga de trabajo el ruido está bajo control —juego con auriculares, pero si me los quito el ruido es hasta aceptable— parece que he conseguido el objetivo.

La cosa no termina ahí, claro. Hoy comenzaba la beta abierta de ‘Battlefield V’, así que he aprovechado para dejarla descargando y probar si funcionaba, y cómo lo hacía. Ya probé un buen rato el juego durante la pasada feria GamesCom, pero tenerlo ya en formato previo y poderlo jugar en casa es otra historia.

Nada más iniciarlo, sorpresa. Se veía de alucine. Me conecto a mi primera partida y empiezo a pegar tiros. Qué raro, pienso. Va un poco tirado. No había puesto en marcha CAM así que no sabía a qué FPS estaba tirando, pero estaba claro que iba peor que mis pruebas con BF1. Se podía jugar, se veía increíble todo a nivel de detalle, pero había tirones sensibles. Y entonces me doy cuenta.

Estaba jugando a 5K.

No a 4K, no. A 5K. Y podía jugar. Es cierto que la experiencia no era óptima, pero estaba jugando de forma aceptable. Claro, no era plan, así que enseguida cambié la resolución de vídeo para ir a los 1080p que me garantizaban fluidez total. Y ahí, como era de esperar, vuelta a tasas de FPS brutales, que aunque no veía en cifras sí notaba al jugar. Fluidez total, tiempos de respuesta inmediatos, y un juego que es tan espectacular como esperaba o puede que más.

De hecho he grabado también un pequeño vídeo por si queréis ver un gameplay rápido. me temo que no he hecho gran cosa, pero no había mucho tiempo. Está claro que ‘Battlefield V’ caerá sí o sí en mis manos, aunque me dé un poco de pena abandonar mi amado BF1 para pasar a BFV. Ya veré si puedo ir alternando.

¿Qué pasó con las fotos, JaviPas?

Algunos comentásteis cómo el tema de las fotos os interesaba. En los comentarios del post de Hackintosh ya comenté que lo he trasladado todo a Picasa, una aplicación que hace años que no se actualiza pero que tiene una ventaja fundamental (además de seguir pudiendo usarse): que funciona en modo local. Que yo sepa no hay conexión a servidores de Google, así que las fotos se quedan donde yo quiero, o sea, en mi unidad SSD de 2 TB.

El infierno de carpetas sigue ahí —probé a generar algunas a partir de una de esas herramientas que te organiza un poco el tema—y ahora queda lo más difícil tedioso, que es organizarlo todo, eliminar duplicados y fotos de mala calidad, situar aquellas que necesite situar, etiquetar y sobre todo, como se ve en la imagen, elegir las mejores, que normalmente no son de mis niños, claro, sino de mis saltos 😉

Me encontré con una grata sorpresa aquí de aquellos tiempos en los que usaba Picasa: las fotos que en la anterior hornada estaban marcadas como favoritas o etiquetadas de algún modo (como los saltos, algunos de los cuales tenía etiquetados) seguían etiquetados al volver a instalar Picasa e importarlas. Es como si al tocar cualquier imagen con Picasa la aplicación metiese unos preciosos bits de información para guardar esos metadatos. Bien por Picasa, sí señor.

Y aquí termina la tercera entrega, queridos y queridas. Queda aún una cuarta y última. Y va con sorpresa 😉

Fin del episodio 3.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

6 comentarios en “Mi nuevo PC, episodio 3: que viva Battlefield 1 (y V)

  1. Trufeitor dice:

    Me alegro de que el pc vaya como un tiro para jugar y sea silencioso. Aquí me pongo una mini medalla y aprovecho para hacer un par de observaciones:

    Desligar la tasa de frames del refresco del monitor está muy bien para fardar evaluar la capacidad de la gráfica, pero salvo que activar la sincronía sea una carga que haga caer los cuadros por debajo de lo razonable, no es la configuración óptima y en algunos casos puede producir flickering o tearing. Ten en cuenta que nunca podrás ver más frames de los que tú monitor sea capaz de entregar, por muchos que escupa la gráfica, por lo que si estás por encima de 60 la mejor opción es activar la sincronía.

    El disipador que has cogido es barato y lógicamente no da el mejor rendimiento en temperaturas y ruido, yo te hubiera recomendado algo entre 40 y 60 euros, pero es una mejora relativamente fácil de implementar. Si en cualquier momento lo quieres implementar estaré encantado de hacerte alguna recomendación.

    😉

    • Buen apunte, sí señor. Volveré a activar la sincronización vertical, pero sí quería ver qué podía lograr con la GTX 1070 en este ámbito. Lo del ventilador me lo apunto para el futuro, gracias!

      • Land-of-Mordor dice:

        Aquí tienes una opción para mejorar la ventilación. Compacto, eficiente, silencioso y barato: http://www.phanteks.com/PH-TC12LS.html lo tienes en PcComponentes a 40 euretes pelaos.

        Al final también como tú hice mis pruebas con el VSync y casi prefiero dejarlo a 30 fps en algunos juegos que así lo limitan (Oblivion por ejemplo) porque incluso se nota más «fluido» que cuando está desactivado pese a mostrar más fps.

        Ayer revisé mi «lista de deseos» para la renovación del PC y por primera vez el presupuesto baja de los 1000 pavos (procesador, placa, memoria, SSD y gráfica), con lo que la tentación aumenta XD

  2. Pingback: O los 144 Hz son un mito, o yo estoy un poco cegato | Incognitosis

Comentarios cerrados