Tecnología

Harry & Sally y la vida según Google

·

(Nota: Esto lo tenía en borradores desde hace casi un año. Lo recupero, incompleto, porque dudo que lo termine. En todo caso —ya si eso— haré una segunda parte hablando del Google I/O 2018, no del evento de 2017).

Todo era paz y tranquilidad en aquellas noches en el mini-resort burgués, y Harry, como siempre, dormía plácidamente sin enterarse ni del No-Do. Sally siempre le criticaba por aquello, como estaba haciendo aquella tarde.

— Harry, eres un avispillas. Antes de tener niños eras como un detector ultrasensible de sonido y de luz. Cualquier rendija abierta y cualquier pequeño murmullo y ale, a soltar improperios por esa interrupción de tu sagrado descanso.

—Sigue siendo sagrado, esposa mía.

—Ya lo creo. La diferencia es que con los niños cambiaste de tercio. De repente eras (y sigues siendo) sordo y ciego por las noches.

—La teoría de la evolución, Sally. Me he adaptado para sobrevivir.

—Tú lo que tienes es un morro que te lo pisas.

—No te enfades, mujer. Venga, te invito a cenar sushi.

—¿Sushi? —Sally se tambaleó. Aquello derribaba todas sus defensas —. Acepto. Venga, todo olvidado, maridete mío.

Dieron buena cuenta del sushi, y tras ver un episodio de una vieja serie llamada ‘Westworld’ se fueron a descansar. Harry durmió como un bendito hasta que a las 7:30 AM sonó la alarma. Una que no era normal y corriente.

These are the days of the open hand / They will not be the last / Look around now / These are the days of the beggars and the choosers…

Harry remoloneó un poco, disfrutando de aquel temazo de George Michael que le recordaba tiempos distintos, y no necesariamente mejores. Un par de minutos después,se levantaba de la cama con un quejidillo. Eso fue suficiente para que aquel despertador se activase nuevamente.

— Buenos días, Harry. Hace un día espléndido en el mini-resort burgués. Hoy tienes la entrevista con el Sr. Pichai a las 8:30 en su residencia de ancianos. Te he reservado un Waymo para dentro de 45 minutos.

Aquella voz parecía de todo menos sintetizada. Aquel Google Home Mini se había convertido con los años en un producto que inundaba los hogares de millones de personas, y su evolución había sido la esperada: el sonido de lata de las primeras versiones había sido mejorado de forma radical, y el asistente de voz de Google era ya, como en otros muchos hogares, un miembro más de la familia. Más o menos.

Hacía años que Google había renunciado al “Ok Google”, y ahora cualquiera podía personalizar ese asistente de forma asombrosa. No solo con un nombre, tono de voz o idioma distintos, sino incluso con una personalidad que hiciese que ese asistente sonase más seco, distante, simpático, chisposo o cercano. Humanizar al asistente había acabado siendo lo más adecuado para hacer que la interacción hombre-máquina fuese mejor. En el caso de Harry y Sally el asistente acabó adoptando una personalidad femenina cercana —pero no chisposa— llamada Jessie.

— Perfecto Jessie, muchas gracias. No te preocupes por lo demás, ya iré consultándolo tranquilamente el el móvil.

— Claro, Harry. Que tengas buen día, ya sabes dónde estoy si me necesitas.

En realidad esa frase era algo absurda, pensó Harry, porque Jessie estaba por todas partes. Lo captaba todo con un solo objetivo. Bueno, con dos. El primero, hacerle más fácil y mejor la vida a Harry y Sally. El segundo, llenar su vida de publicidad contextual que también tenía ese mismo objetivo. O eso decían en Google, claro, que no había cambiado de modelo de negocio porque aquello, obviamente, funcionaba mejor que nunca.

En esos pensamientos andaba Harry cuando tras la habitual rutina mañanera se despidió de Sally —hacía tiempo que los retoños habían abandonado el nido— y salió de su casa. Un coche de Waymo esperaba puntualmente a la salida, y tras un rápido trayecto Harry consultó su reloj inteligente y comprobó que llegaba, como no podía ser de otra forma, puntual como un clavo. Qué tiempos aquellos en los que la gente podía soltar excusas baratas para llegar tarde.

Harry se adentró en la residencia que ya conocía tras sus distintas conversaciones con Tim Cook (no una ni dos, sino hasta tres), y como no podía ser de otra forma, la siempre locuaz Norma le esperaba a la entrada.

— Hola, Sr. Burns. Quizás debería llamarle Harry, no paramos de vernos —añadió la locuaz robot humanoide.

— Hola Norma, ¿qué tal? Pues me parece buena idea. Tutéame, ya puestos.

— Perfecto Harry. ¿Te parece que te acompañe a la sala Nexus? El Sr. Pichai te espera allí.

— Claro, perfecto.

Harry caminó tras Norma mientras echaba un nuevo vistazo a una residencia que tenía poco que ver con la que conoció en su niñez. A su abuela esto le hubiera dado bastante vidilla, pensó. Y nunca mejor dicho. La vejez seguía siendo una época difícil, pero los avances médicos y tecnológicos hacían mucho más llevaderos esos años que además solían ser bastante productivos. Nuestros mayores se habían convertido en miembros respetados privilegiados de la sociedad: ahora podían aportar su experiencia en todo tipo de proyectos a su ritmo, y a menudo sus contribuciones eran críticas para seguir mejorando muchos productos y servicios.

Por allí andaba, cómo no, el Sr. Cook, quien le saludó al pasar a su lado.

— Hombre, Harry, ¿cómo tú por aquí? ¿habíamos quedado? Qué raro, Siri me hubiera avisado —Siri, por supuesto, no era la Siri que Apple había creado hacía más de dos décadas, sino un guiño a aquel asistente que ahora Cook había adaptado a aquel ecosistema que había conquistado el mundo.

—No no, Sr. Cook, en realidad vengo a hablar con su buen amigo, el Sr. Pichai.

— ¿Sundar? Claro, claro. La próxima vez que nos veamos te cuento cómo Google nos robó la cartera.

— Bueno, querrá decir que me contará su visión de cómo les robaron la cartera. Todo el mundo sabe que simplemente lo hicieron mejor.

— Oye Harry, que no te vuelvo a invitar a charlar conmigo, ¿eh?

— Perdone Sr. Cook, pero al César lo que es del César, ¿no?

— Puede que sí, y puede que no, Harry. Como digo, ya lo comentaremos.

— Eso está hecho. Discúlpeme, pero el Sr. Pichai me está esperando.

— Claro, claro. Dile que no se olvide de que luego tenemos partida de Battlelfield XXXI pendiente — Dijo el Sr. Cook, que se despidió simulando apuntarle y disparle con una automática.

— Por supuesto Sr. Cook. A por él sin piedad, ya sabe.

— Sin piedad —confirmó el Sr. Cook, que le guiñó un ojo.

Un poco más allá estaba la sala Nexus, una pequeña sala de reuniones en la que esperaba pacientemente el Sr. Pichai. Norma le abrió la puerta y se retiró silenciosa y rápidamente, Y el Sr. Pichai, que como siempre parecía estar a punto de caer desvanecido, le saludó cordialmente.

— Harry, qué alegría tenerte por aquí. Gracias por venir a visitarme.

— No no, gracias a usted, Sr. Pichai. Es un verdadero placer poder entrevistarle.

— Bueno, en realidad ya me estaba poniendo un poco celoso. Me cuentan que eres muy amigo del Sr. Cook.

— Hemos charlado varias veces sí, pero si me ha leído ya sabrá que es que con él y su empresa siempre he tenido una pequeña deuda pendiente.

— Sí, he consultado tu historial y he visto que le metías caña a Apple en cuanto podías hace unos años.

— En realidad le metía caña a todo el que podía siempre que lo mereciese. Incluso a ustedes, Sr. Pichai.

— Ciertamente. ¿Y hoy también vienes a eso?

— Pues un poco sí —sonrió Harry— pero no se preocupe, habrá una de cal y una de arena, para no hacer la entrevista muy aburrida.

Sundar Pichai sonrió. Aquel hombre había aparecido prácticamente de la nada y había convertido el legado de Brin y Page en un imperio gigantesco que había acabado colapsando a todos los demás. El secreto de aquel éxito, claro, fue el mismo que transformó nuestro mundo. La inteligencia artificial. Precisamente de eso quería empezar a hablar Harry en ese encuentro.

— Querría hablar de aquel evento en el que presentaron los Pixel 2 y Pixel 2 XL, no sé si lo recuerda.

— Claro, claro. Lo recuerdo perfectamente. Allí cambió el discurso, aunque llevábamos tiempo preparando ese cambio.

— De eso quería hablar.

— ¿No de los productos?

— Bueno, también, pero no muchos se dieron cuentan entonces de lo que estaba pasando con aquellos productos. Qué los unía a todos.

Pichai esbozó una media sonrisa y se quedó mirándolo unos instantes.

— Ya veo. Así que quieres hablar de cómo la inteligencia artificial se convirtió en el centro de todo.

— Ahí le ha dado, Sr. Pichai.

— Me gusta tu enfoque. Y me gusta porque aquel fue efectivamente el principio de aquella revolución. Por supuesto que habíamos dado pasos importantes en los meses y años anteriores. Proyectos como los de DeepMind, Waymo o nuestro asistente dejaban claro que ese era el camino. De hecho aquel asistente acabó convirtiéndose en el pilar de nuestra estrategia. De repente nos dimos cuenta de algo clave.

— ¿De qué?

— De que el asistente debía estar en todas partes. Escuchando, aprendiendo, y, por supuesto, asistiendo a los usuarios.

— ¿Para …?

— No para espiar a los usuarios, Harry, que te veo venir. Los paranoicos de la privacidad tenían un problema importante. O más bien, lo teníais. Y lo seguís teniendo.

— Bueno, yo ya me he curado de aquello, pero dígame, ¿cuál era y cuál es ese problema?

— Que no veíais más allá de vuestros miedos.

— Normal. Porque aquello daba mucho miedo.

— Y sin embargo, míranos ahora. Todo lo que pretendíamos era hacer que la vida de todo el mundo fuera mejor. Eso requería adaptar las máquinas a nuestras necesidades, y eso a su vez requería que las máquinas supieran cómo adaptarse. Necesitaban datos. Todos los posibles para ser más útiles.

— Pero llevaron las cosas un poco lejos.

— Quizás no supimos explicarlo bien entonces, pero ya has visto cómo el fin ha justificado los medios.

— Puede, pero como dice, no acertaron con el enfoque. En aquel evento todos nos asustamos un poco cuando mostró aquella diapositiva en la que hablaba del cambio. El foco ya no estaba en el móvil, sino en la inteligencia artificial. Qué miedito.

Sundar volvió a sonreir. Evidentemente tenía respuesta para aquello. Era difícil pillar sin respuestas a alguien que había llegado tan lejos y había hecho tanto.

— Claro. Cualquier cambio, por pequeño que sea, provoca ese miedo. No ya pereza, que también, sino el miedo a lo desconocido y diría que a algo más.

— ¿A qué?

— A no estar preparados para ese cambio, a no poder asumirlo.

— Dígamelo a mí. Jamás pude con Snapchat.

— Uf, aquello era realmente terrorífico —dijo el Sr. Pichai guiñándole un ojo —, pero ese cambio de foco era desde luego significativo. Mucho más de lo que la gente podía imaginar.

— Claro. La gente esperaba hardware en su evento hardware.

— Y les dimos hardware. Os dimos hardware, Harry.

— Ya lo creo. Pero primero empezaron a presumir con su software. Y en concreto, con Google Assistant.

— Claro. Fue allí donde por primera vez se vio como nuestro asistente era capaz de distinguir voces y adaptarse a cada usuario.

— Recuerdo haber pensado que aquello era una nueva demostración de fuerza. El resto de asistentes ni siquiera parecían preparados para aquello.

— Cierto. Y fue uno de los primeros hilos conductores de aquello de lo que nadie parecía darse cuenta.

— Que el asistente era el protagonista silencioso del evento. Que estaba en todas partes.

— Así es, Harry. Así es.

— Bueno, a toro pasado ya se sabe Sr. Pichai, es más fácil ver las cosas con perspectiva.

El Sr. Pichai esbozó otra sonrisa y se tomó un sorbo de un batido con un color y un aspecto no especialmente apetitoso. Al Sr. Pichai parecía gustarle, pero claro, él era un vegetariano confeso. Tras el sorbo, continuó hablando del que fue el primer producto hardware de aquella presentación.

— Bien dicho. El caso es que como le decía aquello nos permitió abrir boca con el Home Mini.

— Una copia absoluta del Amazon Echo.

— Bueno, todos copian, ya se lo habrán dicho.

— De hecho hasta el Sr. Cook me lo ha dicho varias veces. Me lo he encontrado por el pasillo y me ha dicho que luego le va a machacar al Battlefield.

— Que se lo ha creído —dijo el Sr. Pichai sonriendo—. Pero sí, Apple, como todas, copió hasta la saciedad. O se inspiró, o se adaptó y mejoró lo que ya existía, que era la forma eufemística de decirlo. Así funciona la evolución, Harry. Mejorando lo que existe con pequeñas iteraciones. Lo otro, las disrupciones, son mucho más raras.

— Cierto, y lo entiendo, era lógico que ampliaran la familia. El Google Home Mini me pareció gracioso y sobre todo muy competitivo para su función básica. Muy adecuado para replicar las opciones del asistente y tenerlo disponible por todos lados.

— Así es. Aunque escuchar música en él no era demasiado aconsejable y tuvimos algunos problemas iniciales con la privacidad, se convirtió en un pequeño éxito para nuestra estrategia.

— Y luego presentaron Google Home Max, que fue una de las pocas sorpresas reales del evento. Otra copia, aunque esta vez del HomePod de Apple.

— Puede, pero una vez más estimamos que habría demanda en el mercado, y nuestro asistente ofrecía mucho más de lo que podía ofrecer aquel asistente de Apple. No recuerdo el nombre, perdone —bromeó el Sr. Pichai —. Era Sara, ¿no?

— Siri. Se llamaba Siri. Lo sabe usted muy bien, Sr. Pichai.

— Uy, es cierto, qué cabeza la mía —contestó juguetón el que fuera CEO de Google.

— Su Home Max tenía una gran pega, no obstante.

— ¿Ah sí? ¿Cuál?

— Que no era portátil. Que tenías que tenerlo enchufado. Por los 399 dólares que costaba, bien podrían haber incluido una batería.

— Eso hubiera comprometido diseño y prestaciones, pero sí, aquello desde luego era una limitación clara.

— En cualquier caso, como digo, fue una de las sorpresas de un evento del que como siempre se filtraban muchos detalles en las semanas y días previos. Como lo hicieron para uno de los protagonistas claros del evento, el Pixelbook.

— Ahhh, el Pixelbook. Qué gran producto.

— Por favor, Sr. Cook. A ver, que como concepto estaba muy bien, pero yo me sentí engañado. ¿A quién iba dirigido? Era un equipo para molar, punto pelota.

— ¿Por qué lo dice?

— Pues porque por el precio de la versión base, que era de 999 dólares, uno podía tener un equipo basado en Windows e incluso en macOS que era superior en cuanto a versatilidad. Nadie necesitaba un equipo con ese hardware para darse un paseíto por la web. Aquellas especificaciones le sobraban por todos lados al Pixelbook. Y luego estaba el lápiz, que costaba 99 dólares más y que ni siquiera contaba con la integración por la que estaban apostando Microsoft con Windows 10 o Apple con iOS en sus iPad Pro. Aquello, una vez más, sonaba a copia desesperada. Parecían querer traicionar a los fabricantes que habían apostado por los Chromebook modestos, esos perfectos para lo que costaban y hacían.

— Pero es que el Pixelbook tenía un objetivo distinto.

— Lo sé. Molar —insitió Harry, sonriendo—. Bueno, y lo otro.

— ¿El qué, Harry? Dígame.

— Mostrar el camino.

Sundar, una vez más, sonrió pensativo.

— Efectivamente Harry. Como muchos otros productos antes, durante y después de aquel momento, nuestro trabajo no solo era hacer buen hardware: era hacer el mejor hardware posible para mostrarle a otros fabricantes (y a la competencia) lo que podía hacerse con un buen trabajo que combinara hardware y software.

— Sí, pero el Pixelbook era un ejemplo exagerado. No voy a negar que tuviera su aquel, pero jamás se lo hubiera recomendao a nadie. Era un sinsentido para el 99,99% de la gente.

— Vaya como estamos, Sr. Burns. ¿No decía que me iba a dar una de cal y una de arena?

— Es que me lo pone en bandeja, Sr. Pichai. Que sí, que el diseño era estupendo, las prestaciones fantásticas, pero el producto se traicionaba a sí mismo. Como decía aquel anuncio, ‘la potencia sin control no sirve de nada’. Nadie necesitaba 8 GB de RAM, un Core i7 y 512 GB de SSD NVMe para navegar.

— Bueno, con muchas pestañas en Chrome y el soporte de aplicaciones Android la idea era dar margen de movimiento —argumentó el Sr. Pichai.

— Puede, pero le aseguro que no era necesario tanto. De hecho, ya vio el resultado. Las ventas fueron testimoniales.

— Sí, lo cierto es que no fueron excepcionales. Pero como le digo, el objetivo no era ese. Y además, una vez más mostramos cómo Assistant podía aprovecharse en este Pixelbook. La piedra angular de nuestro nuevo enfoque seguía ahí.

— Ya. Y estaba en un equipo que solo apostaba por los USB-C (y nada de Thunderbolt 3) y que pasaba del resto de conectores, incluida una miserable ranura SD. Que no, Sr. Pichai. Que no.

(Aquí dejé de escribir, así que me temo que aquí se queda la historia).


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “Harry & Sally y la vida según Google

  1. Lambda dice:

    Ese “no-final” (en desarrollo) in albis me ha matao, ¡Quería seguir!. Arf. Lo sé, lo sé, es un borrador, pero… yo soy un lector malcriado xD

    Por cierto, hay un deje inquietante a lo Philip K. Dick. Suena todo muy prometedor en el relato, y pinta mucho el mundo que les “gustaria” a más de un CEO en Silicon Valley (otra cosa es que efectivamente todo tenga esa pinta, incluso para los más acomodados en el futuro). A ver, siendo ficción y todo, me acojona el temita xD

    Te quedará Satya Nadella, cómo no.

    (Steve Ballmer no, porfa plis xD).

    • Os he malcriado yo, me temo :/ No me he leído nada de él aunque sí haya visto pelis derivadas de su obra, pero me alegra que esto tenga algún parecido lejano con los grandes.

      A Satya cualquier día de estos igual le toca visita, pero estoy un poco bastante perezoso. Estos relatos cuesta hacerlos y no compensan. Igual acabo publicando algo con ellos, yo que sé.

Comentarios cerrados