Tecnología

Nerds

·

Son casi las 8 de la tarde así que llevo unas cuantas horas aporreando el teclado ya. De hecho acabo de poner el punto final (no sabéis qué alivio) a mi último especial en Xataka, un artículo que ronda las 7.000 palabras y que me ha encantado hacer aunque no pueda desvelar detalles. Eso sí: aparecerá pronto, así que atentos.

Está siendo una semana extraña en Incognitosis. El tema del Corte Inglés hizo que el tráfico creciera de forma inaudita por aquí durante todo el martes. Por alguna razón que no he logrado comprender —ni Analytics ni Statcounter dan demasiadas pistas— se convirtió en el post estrella desde hace meses, pero lo más gracioso es que cuando lo escribí estaba totalmente falto de inspiración. De verdad, no sabía de qué escribir. Tenía la noticia de ReCode en la recámara y simplemente empecé a reflexionar sobre ella. Qué cosas, sobre todo cuando posts más currados como el de ayer del análisis del Chuwi HiBox generaron un tráfico de lo más normalito.

Eso me podría hacer escribir sobre lo injustos que sois los lectores con los que escribimos (no en el mal sentido, cuidado), pero aparco el tema para no enrollarme demasiado y hacer un breve comentario sobre los friquis. O como los llaman los americanos con cierta connotación negativa, los nerds.

Me considero a mí mismo un friqui light. Me encanta la tecnología, me encantan los cacharritos, he trasteado más de lo que lo ha hecho la media, pero nunca me he sentido un friqui hardcore (por decirlo de algún modo), que son los que normalmente nos pintan en las películas como inadaptados sociales a los que es mejor no sacar de su submundo.

Lo más gracioso de esto es que esos submundos suelen ser apasionantes, aunque para el que llega de fuera la pasión con la que los friquis defienden sus aficiones pueda llegar a ser más bien inquietante. Yo he conocido a uno/as cuanto/as friquis en distintos ámbitos (adicto/as a la tecnología, a las pelis, a las compras (je)), y lo más curioso es que normalmente ese friquismo no me asusta. De hecho, me atrae y me admira. Diré más: lo envidio. Envidio que hayan encontrado una afición con la que se sientan tan identificados y tan inmersos. Yo jamás he encontrado algo así: soy un aburrido friqui light al que le gustan las pelis lo normal, la tecnología lo normal y las compras lo justito. Si soy friqui hardcore de algo, probablemente es de escribir. Igual se me nota un poco.

Pero me estoy desviando, porque lo que quería es compartir con vosotros dos enlaces fantásticos y maravillosos que sobre todo van dedicados a todos los friquis del mundo.

El primero de ellos es una historia titulada ‘Why nerds are unpopular‘ escrita por Paul Graham en 2003. Para quien no le conozca, Graham es famoso por haber sido cofundador de Y Combinator, una empresa de capital riesgo que es famosa en el mundo entero. Para mí Y Combinator es otra cosa: es el alma mater de Hacker News (yo siempre la consumo en su formato elegante, Hckrnews.com), absoluto referente si uno se quiere mantener al día en el ámbito de la tecnología y sobre todo en el del desarrollo de todo tipo de servicios y aplicaciones. Es algo así como un Reddit culto.

En ese artículo —me iba otra vez por las ramas— Graham reflexionaba sobre su propio pasado como nerd. En Estados Unidos ese es todo un estigma social, sobre todo en los colegios. Él logró salir de aquel círculo —fuera eso bueno o no— y convertirse en alguien medianamente popular, y en su larguísimo texto trata de encontrar las razones por las que los friquis son tan poco populares y (normalmente) tan repudiados. Para él lo de salir del formato nerd consiste precisamente en intentarlo. «Popular no es algo que seas o que no seas, sino algo en lo que te conviertes«. Ponte guapete todos los días, deja los libros, ve a fiestas, socializa y deja de actuar como un paria. Trabájatelo, dice Graham, porque para ser popular hay que sudar la camiseta, poco más o menos. El problema, claro, es que los friquis no son populares porque no quieren serlo. Como dice Graham, lo que quieren es ser inteligentes, y no puedes ser inteligente y ser popular. Aquí podría hacer muchas bromas, pero es que Graham tiene razón. Hay pocas personas inteligentes y populares. Las personas populares son otras. Ya sabemos cuáles. Y muy inteligentes normalmente no parecen. Cuidado: no digo que no sean inteligentes, digo que no lo parecen. Lo que sí son es listas. Avispillas, para que nos entendamos.

Esa primera reflexión mola pero es un pelín larga y da vueltas una y otra vez a lo mismo. Mucho más simpática es otra reflexión titulada ‘Why I will never have a girlfriend‘ —descubierta, cómo no, en Hacker News— en la cual un friqui hacía un estudio estadístico en 1999 sobre sus posibilidades para encontrar novia. El chaval lo tenía jodido complicado: al ir filtrando la población (mujeres, de países desarrollados, con la edad adecuada, que no sean unas turbocritters, que sean inteligentes, que no estén ya comprometidas y que además se sientan atraídas por él) le quedaban 18.726 mujeres. En todo el mundo.

Esa cifra es desalentadora, y el chico lo contaba todo de forma irónica pero —supongo— con cierto espíritu científico. Yo creo que al final dios los cría y ellos se juntan, y que por suerte o por desgracia a (casi) todos os acaban cazando (con mi Sally de eso nada, ya sabéis que con ella es «Love 24/7″), pero la verdad es que me he quedado intrigado por la historia. Me encantaría saber si 17 años después el tipo realmente sigue soltero o consiguió poner una pica en Flandes. Espero que sí. Por dios, que lo haya conseguido.

Que vivan los friquis. Los light, y los hardcore. Va por vosotros.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “Nerds

  1. Pues el tema me viene bien, sin ir mas lejos esta misma mañana reflexionaba por algo parecido, llevo una temporada sopesando desmarcarme un tiempo de mi lado mas friki hardcore en lo que a las teclas se refiere, digamos que mi tiempo hoy en día es muy limitado y creo que me sería mas enriquecedor cambiar de disciplina, pero el tema es que es difícil por el mero hecho de que somos así, nos gusta ser así, nos encanta que nos absorba nuestra pasión y no consideramos que perdamos algo cuando carecemos de la popularidad de otros, de hecho no ansiamos esa popularidad, al menos en lo que a mi respecta, simplemente queremos tiempo, tiempo para seguir disfrutando leyendo, tocando, rompiendo, cacharreando… pero todo eso ha cambiado, ahora hay muchos tipos de popularidades y muchos campos en los que serlo, un ejemplo los jugadores de videojuegos profesionales.

    Entretenido artículo para una tarde ardua en el curro.

    Un saludo.

  2. Overcorp dice:

    La clave es el balance, puedes ser apasionado de algo sin dejar que te robe la vida y así poder compartir ese tiempo con otras actividades/gente. Claro que eso hará que no seas el mejor en lo que te apasiona ni siquiera de los mejores porque destacar cuesta y mucho, porque hasta para saber cosas superfluas como del universo Star Wars se necesita tiempo.

    Así que o te desvives (claro con mucho gusto) por tú pasión o levas una vida más balanceada sin muchos logros destacados.

    Saludos

  3. Land-of-Mordor dice:

    «…Me encantaría saber si 17 años después el tipo realmente sigue soltero o consiguió poner una pica en Flandes. Espero que sí. Por dios, que lo haya conseguido…»

    Seguramente lo hizo, pero ahora salvo que seas un «friki hardcore» lo vuelves a tener chungo otra vez. Me explico:

    Con la popularidad de internet en las masas entre el 2000 y el 2010 se incorporó al censo digital una cantidad de gente de la más variopinta procedencia. Gente que entraba en un mundo nuevo donde las «reglas» y «barreras» sociales no se pueden aplicar de la misma forma. No se podía filtrar como se hace en la vida real y al final acababas conectando con personas con las que en la vida real te hubiera resultado difícil hacerlo. Ahí el friki, soft o hardcore, tenía sus posibilidades y siempre algo podía pillar. El problema ha venido con las redes sociales. Ahí tenemos perfiles en los que desgranamos nuestras inquietudes, lo que hacemos, lo que no, postureamos, etc. Dentro de la «normalidad» se esperan una serie de chichés: fotos de fiesta, fotos típicas en lugares típicos, sorpesa/odio/enternecimiento con las noticias o reflexiones típicas, etc. Para los/las «normales» ahora es sencillo discernir quien es «de los suyos» y quien no. Por lo que si hay cualquier atisbo de frikismo o simplemente algo que se salga de lo habitual, por seguridad ese nuevo contacto será evitado o se pondrá en «cuarentena» como se haría en la vida real. Aplicaciones de «moda» como Instagram o Tinder no hacen más que favorecer ese tipo de comportamientos.

    Con las/los frikis pasa lo mismo pero en sentido contrario: si se es hardcore de X en comunidades o con usuarios de X será fácil integrarse y será tratado como uno más desde el primer momento. El problema es cuando te puede interesar algo pero no te apasiona. Puedes disfrutar Star Wars, por ejemplo, pero jamás vas a ir disfrazado a una «première». En esos casos puedes acabar siendo demasiado «friki» para los que no lo son y demasiado «no friki» para los que sí lo son. En este mundo polarizado de hoy en día, donde se acepta con una naturalidad alarmante el extremismo, ser extremista o apasionado de nada y disfrutador de todo se penaliza mucho socialmente en esta red de redes nuestra.

  4. Miguel (PhoenixInFlames) dice:

    Debes de ser de los pocos editores que practicamente insulta a sus lectores y no se queja nadie! xDDDD

    Gracias Javier, nosotros también te queremos! xDDD

    Eso es ser un EDITOR nivel DIOS! xDDDDD

  5. pablo dice:

    Y me pregunto cada día sí uno puede contener siderarse friki cuando con 65 años su vida gira alrededor de League of Legends.
    Quizás exagero algo, pues sigo leyendo a Javi cada día, disfruto con el libro Solaris o Ready player One, pero también con Ortega&G o las recomendaciones de Raúl Arévalo.
    Escribo esto con mi Yoga Book porque también me gustan los cacharritos.
    En fin , confirmo que el frikismo no se cura con la edad.

    Chavales, haced lo que os apasiona y que os llamen como quieran!!

  6. Pingback: No deberías hacer todo con una Raspberry Pi (aunque puedas) | Incognitosis

Comentarios cerrados