Tecnología

Netflix te está matando

·

Conozco a gente que te mira por encima del hombro cuando empiezas a hablar de series de TV que ves, pero hay casos que van más allá. Es el caso de este tipo que ayer hablaba de cómo ‘Netflix te está arruinando la vida‘ y hacía una curiosa analogía.

Ver Breaking Bad de principio a fin te llevaría 46,5 horas de tu vida. “Prácticamente dos días sentado o tumbado en frente de píxeles en movimiento”, afirmaba el tipo. Y ahí empezaba su particular análisis comparando dinero con tiempo: el dinero, decía “es un recurso más o menos ilimitado. […] El tiempo es un recurso finito. No hay forma de añadir tiempo al reloj”.

Ahí empezaba un absurdo estudio tratando de valorar lo que uno perdía invirtiendo ese tiempo en ver esa serie, y el tipo llegaba básicamente a la conclusión de que el que ve series de TV está perdiendo un tiempo precioso que podría utilizar para muchas otras cosas porque Netflix, destacaba, “no crea valor”.

Esas 46,5 horas -como muchas otras más invertidas en otras series- te hacen perder oportunidades, incumplir objetivos, vaciar la cuenta bancaria (porque no estás generando ingresos), y perjudicar relaciones personales. Así que en lugar de ver Netflix y ser un consumidor pasivo más, afirmaba, deberías levantar el culo del asiento y actuar:

Learn a new skill, travel to a foreign country, create music, develop an app, solve a problem—the opportunities are endless.

Quit thinking about doing this or that and go do those things that you have been considering for years. Live your life so that you are not full of regrets.

Stop filling your life with other peoples’ dreams. Focus on you and your goals. You only get one shot at life and you do not know when the music is going to stop. You should never be finished working on yourself, but you should be proud of what you have accomplished when your time finally expires.

A ver, chavalote: que tú disfrutes exprimiendo el tiempo para hacer todas esas cosas (ganar más pasta, aprender cosas nuevas, viajar) es estupendo, pero a mí no me va. Claro que me gustaría hacer todo eso, pero también me gusta ser un consumidor pasivo para descansar y disfrutar de lo que otros crean.

A menudo estoy del otro lado (de los que crean, digo), así que no tengo en absoluto la sensación de que pierdo el tiempo cuando veo una serie. Y si la tengo, dejo la serie. O el libro. O la peli. O ya puestos, incluso a personas con las que sientes que pierdes el tiempo. Lo importante, como siempre, es que estés a gusto con la forma en la que disfrutas de tu tiempo, sea de trabajo o sea libre.

El chaval aquí daba un enlace curioso: en la web tiii.me puedes ir metiendo nombres de series, establecer las temporadas que has visto de esas series, y el servicio te calcula el tiempo invertido en ir viéndolas. Yo empecé a hacer la prueba con algunas que he ido viendo a lo largo del tiempo, y con apenas una decena ya llevaba consumidos 25 días de mi vida. 25 días que no he hecho más que estar tirado en una cama o en un sofá perdiendo el tiempo, según ese argumento.

O puedo mirarlo de otra forma. Porque también han sido 25 días con muchas sonrisas, muchas sorpresas, y alguna que otra reflexión, que de todo se aprende. Es cierto que son 25 días que no me he dedicado a escribir ese libro que tengo pendiente, o a sacar adelante un proyecto que tengo en mente -otro de mis experimentos- y que igual podría petarlo, o a hacerme ese curso MOOC sobre Machine Learning que me lleva tentando hace bastante tiempo.

¿Y sabéis qué? Al menos en mi caso tengo cero sensación de que estoy perdiendo oportunidades. Cada uno tiene su ritmo y es evidente que cada vez hay más formas de procrastinar y dejar para mañana (o pasado) lo que puedas hacer hoy, pero creo que esa fiebre por producir y aprovechar el momento es un poco exagerada. Que hay gente para todo, claro, pero chavalote, si tú no quieres ver series (o leer, que es la versión culta del consumo pasivo) y aprender chino dedicándole dos horas por la noche me parece fantástico. Si tú eres feliz, yo soy feliz.

Así que déjame ser feliz a mí también. Digo yo, vaya.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Huawei P20 Pro: es el móvil que me gustaría tener, sobre todo por esa cámara triple que es la envidia del mercado. Absolutamente insuperable a día de hoy, está a precio especial: 699 euros en TuImeiLibre (más 4,99 de envío) con el cupón dealsp20pro.
  • Aspiradora Dyson V7 Motorhead: una aspiradora súperlujo sin cables con autonomía de hasta 30 minutos, la fama de Dyson está bien ganada, y el precio no es nada malo aunque esto de gastar tanto en una aspiradora a mí me rechina. Pero oye, atentos: 266 euros en Amazon Alemania (os vale vuestra cuenta de España), gastos de envío incluídos.
  • Xiaomi Mi TV Box: la versión internacional del set-top-box para tu convertir tu tele en algo mucho más potente a nivel de opciones. La tenéis a un precio yo creo que estupendo, 47,92 euros en GearBest.
  • Memoria 16 GB DDR4 Samsung: un módulo “cutre” en su aspecto pero que a este precio igual no os importa: está a 115,49 euros en eBay (más 6 de gastos de envío, la reputación del vendedor es buena). A los precios actuales de la memoria, impresionante, la verdad. Otra opción más “nacional”, en Hipercor venden un modelo GoodRAM de 8 GB DDR4 PC-2133 a 474,5 euros. Ole.
  • Monitor AOC 4K 28”: si necesitáis un buen monitor con mucho espacio de trabajo, atentos, porque este monitor con resolución UHD/4K está a 229 euros en Amazon.
  • Galaxy Note 8: el súper telefonazo de Samsung con su S Pen, su doble cámara y todas esas especificaciones de excepción jamás ha estado tan barato que yo recuerde: 569 euros en TuImeiLibre (más 4,99 de envío) con el cupón laroja2018.
  • Samsung Galaxy S9: con su Exynos octa-core súper potente, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y una cámara excepcional de 12 Mpíxeles, este móvil está de lo más interesante en precio: 575 euros en Amazon.
  • Xbox One S con FIFA 18 + ACO + Rainbow Six Siege: tres juegos y la consola Xbox One blanquita y con nada menos que 1 TB por 199 euros en Amazon es una absoluta pasada. Estamos de mundial 2018 en Rusia, y el FIFA incluye la actualización gratuita para poder disfrutar de estadios y equipos oficiales. Fantástico.
  • Monitor gaming HP Omen 27: un monitor especialmente orientado a jugones. 27 pulgadas, 1440p, respuesta de 1,8 ms y atención, frecuencia de refresco de 165 Hz, y con soporte G-Sync. Un chollo por los 399 euros que cuesta en Amazon, creedme.
  • Xiaomi Redmi 5 Plus: una fantástica opción para quienes buscan un gama de entrada con una gran relación precio/prestaciones. Integra un Snapdragon 625, 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad, además de su pantalla de 5,99 pulgadas 1080p y una cámara trasera de 12 MP bastante decente. Todo por 119 euros en GearBest con el cupón YMOESXP5.
  • Xiaomi Air 13: el portátil en su versión “antigua” está a buen precio. Con un Core i5-6200, 8 GB de RAM y 256 GB en su SSD además de su pantalla de 13,3 pulgadas 1080p. Nada de lector de huellas, pero oye, solo cuesta 556,26 euros en GearBest.
  • Módulo RAM DDR4 8 GB: buen módulo de Ballistix Sport para ampliar la memoria de tu PC (o construirte uno nuevo). Está a 76,9 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A1: atentos que el smartphone chollo de la temporada está a buen precio en Amazon. Es la versión con 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad con su doble cámara y su Snapdragon 625. Lo tenéis en AliExpress por 127 euros. Otra opción es la de Amazon, donde lo tenéis a 180 euros.
  • Lenovo Legion: un PC con una buena configuración incluso para sesiones de juego no demasiado ambiciosas. Cuenta con un Intel Core i5-7400, 8 GB de RAM, disco duro de 1 TB (no SSD), una NVIDIA GTX 1050 Ti y eso sí, no incluye sistema operativo. Está a 599 euros en Amazon.
  • OnePlus 6: el nuevo y reluciente telefonazo de OnePlus ya está disponible en varias tiendas. Tenéis la versión en color negro con 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad por 470 euros en GearBest. Mucho mejor ahora mismo en Amazon, donde esa misma unidad está a 519 euros, mientras que la versión con 8 GB de RAM y 128 GB de tiene un precio de 569 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8: el nuevo y flamante buque insignia de Xiaomi, que debuta en los Incognichollos a un precio bastante estupendo. Llega con pantalla de 6,21 pulgadas casi sin marcos (pero con notch, argh), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (no ampliables) y una cámara dual que promete muchísimas alegrías y que en DxOMark ponen por encima de la del iPhone X. Lo tenéis a 475,52 euros en GeekBuying .
  • Lenovo IdeaPad 320: un portátil bastante curioso: 15,6 pulgadas 720p (la pantalla es con diferencia lo peor), Core i5-8250U, 4 GB de RAM, 128 GB SSD, Windows 10 Home. Todo por 449 euros de precio en Amazon. No está mal, sobre todo por su microprocesador.
  • Honor 10: otro candidato en esta gama alta con precios de gama media, muy parecido al Huawei P20 pero más barato. Estupendo con su Kirin 970, pantalla de 5,99 pulgadas sin marcos (y sin notch), 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad ampliables, lector de huella en el frontal (¡mola!) y cámara dual con muy buenas maneras (análisis). Está a 409 euros en TuImeiLibre.
  • Xiaomi AmazFit Stratos 2: el nuevo reloj cuantificador de esta firma, que compite por ejemplo con el Garmin Forerunner 645 que cuesta 400 euros, presenta resistencia al agua (nadar sin parar), detección de 11 tipos de deportes, GPS, batería de 280 mAh, pantalla de 1,34 pulgadas y soporte de notificaciones. Pintón por 138,33 euros en GeekBuying con el cupón MIWATCH2.
  • Xiaomi Mi Mix 2S: completamos este póker de telefonazos a buenos precios con este otro prodigio de Xiaomi por su pantalla sin marcos (aunque la cámara frontal está en una posición rara), su Snapdragon 845, 6 GB de RAM y 64 Gb de capacidad. La cámara dual, por cierto, también mola. Está a 419,32 euros en GeekBuying con el cupón XQIPFMEJ.
  • Traductor portátil Xiaomi: este cacharrito es de lo más llamativo. Parece un iPod Shuffle y es un traductor automático en 14 idiomas con tecnología de Microsoft. Está a 42,36 euros en GeekBuying con el cupón PKSVLCQD.
  • Portátil convertible Medion 11,6 pulgadas: muy modesto, pero una buena opción para los peques: Intel Atom x5-Z8350, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad eMMC, pantalla táctil convertible en táctil, Windows 10 incluido. Todo por 199 euros en Amazon (41% dto.)
  • Xiaomi Redmi 2S: recién salido del horno, el nuevo campeón de los móviles baratos: 5,99 pulgadas 720p con formato 18:9, sorprendente ya solo por eso. Además cuenta con un Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad y cámara dual (16+5 MP). Lo tenéis a 136,92 euros en GearBest, alucinante.
  • Xiaomi Mi Mix 2: el móvil sin marcos del año pasado de Xiaomi sigue siendo un fantástico smartphone aun teniendo “solo” una cámara. Cuenta con un Snapdragon 835, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa llamativa pantalla sin marcos (aunque la cámara frontal sea rarita por estar en la esquina inferior derecha). Está a 301,91 euros en Banggood con el cupón BGXMix264.
  • Unidades SSD Kingston, SanDisk, y Samsung: 120 GB de capacidad para una buena unidad de Kingston (500 MBps en lectura, 320 MBps en escritura) que cuesta 34,91 euros en Amazon (46% dto), nada mal. La unidad de 240 GB está aun mejor, a 57,90 euros (45% dto.). Si queréis aún más, atentos a la SanDisk Ultra de 500 GB por 121,70 euros en Amazon o la Samsung 850 EVO de 500 GB por 121,70 euros en Amazon. Toshiba también tiene una unidad simpática, la TR200 de 240 GB por 57,90 euros en Amazon. Y yendo a capacidades serias de verdad, el SSD SanDisk Ultra de 1 TB está a 209,99 euros en Amazon (25% dto).

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

22 comentarios en “Netflix te está matando

  1. José Manuel dice:

    Uso una aplicación que me dice el tiempo que llevo invertido en mi vida en ver series.

    – Unas 150 series.
    – He visto 6115 episodios.
    – Horad que he pasado frente al TV: 5 meses, 30 días y 13 horas.

    Tal vez en ese tiempo podría haber montado una Start up, pero no me arrepiento de haber visto tantas series y en fin, si Netflix me está matando, como dicen los fumadores, de algo hay que morir.

  2. Marcos dice:

    Lo siento, a las 11 de la noche después de todo el día mi cuerpo y mi mente quieren relajarse viendo un capítulo no quiero montar una empresa , estudir o crear algo… quiero desconectar.
    Otra cosa, ha gente que se pasa toda la vida leyendo … o constryendo o pegando palillos y nadie escucho criticandolo, es decir, es mi tiempo libre a lo que dedique como bien decíis, si me hace feliz. Saludos 😉

    • Así es: que cada cual ocupe su tiempo libre como quiera. Si te da por escribir críticas a cómo la gente disfruta su tiempo libre, pues ea, respect. Eso además da pie a un post con debate en Incognitosis, así que mejor que mejor.

    • xDD Pues la app mola, la verdad, tanto por diseño como por funcionamiento. Yo aquí me quito el sombrero, que seguro que el tío se ha perdido unos cuantos episodios de su serie favorita para hacer ese servicio. Qué ocurrencia 😉

  3. Ahí le has dado. Yo no es que sea un gran seguidor de series (quizá habré llegado a ver unas 30 y siguiendo unas 15 ahora mismo), pero sí que puedo hablar de videojuegos. Según el excel que tengo montado, he completado 313 juegos. Y no me arrepiento de ninguno de ellos (mentira, alguno lo he terminado con sin muchas ganas jeje). No sé cuántas horas de mi vida habré “perdido” en ello, pero el caso es que he empleado ese tiempo en cosas que me gustan, y eso es de lo que va la vida.

    Otro asunto aparte es el hecho de perder horas revisando feeds de redes sociales, mal que hace un tiempo sufrí. Ahí sí que está el problema de que lo miraba por simple aburrimiento para luego irme con las manos vacías la mayoría de las veces. Ahora sólo lo miro un par de veces al día y gracias. No hace falta más. Si en algún momento me aburro puedo dedicar mi tiempo en cosas que me llenen, sea salir con colegas, tocar la guitarra o currarme un buen sushi.

    O también puedo dedicarlo a sentarme un rato en el parque y no hacer nada, sólo con mis pensamientos. Últimamente parece que el mundo va demasiado deprisa y tenemos que hacer mil cosas para sentirnos plenos cuando en realidad no es así. Prefiero vivir perdiendo una hora de tiempo cada día que estar con la angustia de ocupar mi día entero de cosas por hacer.

    • ¡¿¡¿313 juegos!?!? Madre mía, eso también tiene tela, sobre todo porque debe haber algunos casi interminables. Me pregunto cuánto duran los juegos de media, supongo que te refieres a juegos en modo un jugador, ¿verdad?

      Ya sabrás si me lees que no soy muy del palo de las redes sociales, aunque sí uso Twitter constantemente… pero no la considero una red social. Ahí yo no veo sentido a las FB o Instagram de turno, pero obviamente para muchos y muchas son tan importantes o más para su ocio como las series. Aquí, como en cualquier otro tipo de ocio, que cada cual haga lo que le haga feliz (si eso no implica hacer infeliz a otros, claro).

      Lo del sushi mola, pero lo de irte un rato al parque a pensar es de pro. No conozco a nadie que haga algo así, voy a intentarlo un día a ver. Gracias por el comentario 🙂

      • La gran mayoría de juegos seguramente ronden las 10 horas de media o quizá menos. Además, esos eternos viajes en los cercanías+metro ayudan bastante a darle al vicio. Y sí, sólo cuento juegos de 1 jugador.

        Lo del parque no lo hago muy a menudo, pero cuando lo hago es muy recomfortante. Ayuda a ordenar las ideas y cuando llego a casa me dan ganas de hacer de todo!

        Un placer leerte, Javi!

  4. Land-of-Mordor dice:

    Curiosa reflexión la de ese tipo. Se ve que su única afición es inflar su cuenta bancaria o sus capacidades como persona. Cualquier afición puede considerarse una “pérdida de tiempo” por otra persona. Ahí incluso podríamos incluir muchos habituales de los gimnasios que se han apuntado por “moda” y se machacan ahí para luego en la vida real no dar un paso más de lo necesario. O los “runners” que pierden el tiempo dando trotes por la ciudad a riesgo de sufrir accidentes y “desgastar” sus articulaciones. Y ya ni hablemos de los que pierden su tiempo los fines de semana en pubs y discotecas…

    En fin, siempre habrá algún “ciezo” que considere tus aficiones “una pérdida de tiempo”.

  5. Pero sí tiene un punto de razón: Si no lo controlas un poco, puedes pasar de descansar viendo series en momentos puntuales (que está muy bien), a ver series hasta que las acabas durante todo tu tiempo libre, antes de hacer otras cosas, posiblemente más importantes (o no), pero sobre todo más variadas.

    Algo que a mí sí me fastidia de ver series (o de trabajar durante todo el día con el ordenador) es que no me quedan recuerdos de ese día. Y yo odio los días que no puedo recordar. Es como si no los hubiera vivido.

    De acuerdo con descansar viendo Netflix, pero reconozco que tiene su punto de peligro. No es una cuestión de productividad sino de felicidad, que en mi caso va muy ligada a la capacidad que tengo de recordar lo que hice.

    • Voy a contradecirme a mí mismo: coincido en ese apunte tuyo. Sobre esto quizás reflexión algún día. Tengo que mascar la idea, pero es algo que también me preocupa. Lo de las malditas benditas rutinas y los días de la marmota, ya sabes. Seguro que me entiendes. Eso también tiene peligro, como dices. No acomodarse del todo también es importante. Pero claro, cuesta esfuerzo :/

    • Cuando deje de ver series 😉

      Ya en serio, la idea de hacerlo está en la cabeza. Lo malo es que falta todo lo demás, incluido el argumento principal. De cuando en cuando lo pienso y supongo que como todo escritor novel acabas buscando una historia genial, insólita y original. Eso no existe, así que mientras no lo acepte y no me ponga a escribir sobre algo cotidiano lo llevo crudo.

  6. nahiko dice:

    Hombre, yo creo que el problema de este hombre es que le quedó una sabor agridulce tras ver breaking bad, lo mismo que me ocurrió a mi:
    Me parece una serie que está muy bien (si la ves en castellano el doblaje es lamentable), PERO, que es demasiado lenta.
    Los episodios podrían durar 20-30 minutos (en lugar de los 50 que duran) y contar exactamente lo mismo, no perdería prácticamente nada la serie (quizá de esto se libra un poco la última temporada).

    Por otra parte, a mi me parece estupendo ver series, aunque sin que se convierta en una obsesión, tengo amigos que han visto todas ( o casi ), creo que es mejor coordinar con otras actividades, no ya montar una empresa o un canal de youtube, o aprender chino, pero sí otras actividades.
    A mi la verdad es que me gustan las actividades generalmente en las que aprendo alguna cosa, hay por ejemplo en youtube muchos canales muy creativos y que enseñan cosas y que son muy amenos.

    El último de mis intentos pasaría por intentar montar una startup, un canal de youtube para ganar dinero o algo novedoso para dar el pelotazo. Hombre, sí podría estar bien aprender, por ejemplo a hacer apps android, no para crearte las tuyas y ganar dinero con ello, sino para engordar un poco el CV y aspirar a un poco más.

    Javipas, cúrrate un post parecido, pero hablando del Salvame Deluxe!!

    • De todo se puede aprender, sean series o canales de YouTube. Del Sálvame Deluxe no lo tengo tan claro pero oye, está claro que tiene su público. Por triste o sorprendente que me parezca, eso demuestra algo que a menudo se nos olvida: que hay gente para todo. Y eso ES BIEN.

  7. Grande, as usual.
    Yo también creo contenido, y no me importa disfrutar del contenido de los demás. En estos años he viajado a incontables países, me he emocionado, incluso llorado, pero sobre todo me he reído y disfrutado como un enano. Disfruto de la inventiva de los demás, pienso que se me tenía que haber ocurrido a mí esa historia tan chula.
    Pero sobre todo me dejo llevar, me evado y aparto las preocupaciones. Qué coño, estoy invirtiendo en salud mental.
    Javi, siempre acertado

    • Gracias Eapendergast, como siempre en tema de series de TV espero tus comentarios que eres un connoiseur. Bien por haber retomado un poco el pulso en tu blog, y pronto caerá resumen con las últimas que he visto para que me hagáis recomendaciones de las vuestras, que me vienen estupendamente para seguir disfrutando en modo consumidor pasivo. Que mola un montón, como dices.

      ¡Saludos!

  8. Dani dice:

    Me vino a la mente una cita de tantas que rondan mi lectura:

    El tiempo vale más que el dinero, puedes conseguir más dinero pero no más tiempo. — Jim Rohn, antaño vendedor de puerta en puerta.

    Y tras leer hace tiempo sobre el autor entendí que no había que tomarse la frase, aunque cierta, literalmente. La moraleja es ser productivo hasta el punto en que el dinero trabaje por ti o para ti, y es que, se trata simplemente de eso, de montárselo de tal manera que no tengas que vivir para trabajar. Cuanto antes mejor, ¿verdad? 😛

  9. Juanfran dice:

    Totalmente de acuerdo. Supongo que es cosa del mundo moderno que se valore tanto la acción activa (muy redundante, pero creo que se entiende) y tampoco la acción pasiva. Desde luego creo que este se olvida de algo importante: el 90% del personal, para escribir un libro tiene que haber leído mucho, para dirigir una película haber visto unas cuantas, y así sucesivamente.

    En todo caso, me quedo con tu moraleja: que haga cada cual lo que le de la gana, incluso escribir post poniendo a parir lo que los demás hacen por que les da la gana. Nadie mejor que Kiko Llaneras lo contó en este artículo:

    http://www.jotdown.es/2015/08/rodeate-de-gente-que-disfruta-facilmente-incluso-de-las-modas/

  10. La realidad es que quien invierte gran parte de su “tiempo libre” en ocio en vez de aprendizaje y crecimiento, no puede esperar alcanzar “cotas altas” en nada de lo que haga. La suerte solo sonríe a quienes se entregan en cuerpo y alma por sus objetivos; a quienes nos pilla despistados nos pasa de largo, pues no solemos estar preparados para aprovecharla ni valorarla como es debido.

    Con esto no quiero decir que invertir nuestro tiempo libre en ocio sea algo malo; eso solo lo puede saber uno mismo. Pasa un poco como con la zona de confort: nadie tiene por qué salir de ella pero tampoco puedes esperar alcanzar cotas altas en ninguna disciplina si nunca sales de ella.

    No ser ambicioso no tiene nada de malo si uno es feliz con su situación. El problema viene cuando tenemos el “picorsito” de saber que podríamos estar haciendo más por crecer pero preferimos dejarnos seducir por el ocio, la procrastinación o la comodidad de nuestra zona de confort. Esa sensación mata y a veces persigue incluso a los más conformistas y acomodados.

Comentarios cerrados