Tecnología

Ser listo no es lo mismo que ser listo

·

Si me leéis de vez en cuando, sabréis que en la facultad no lo pasé precisamente bien. Fue todo un golpe a mi por entonces indestructible autoestima, porque había sido bastante buen estudiante toda mi vida (sin ser brillante) y de repente me encontré con la realidad. Creía ser listo y me encontré una y otra vez con el hecho de que igual era bastante tonto. 

Esa preocupación se ha difuminado con los años. El tiempo te da perspectiva, dicen, pero a mí me la dio hace años una reunión con algunos de mis antiguos compañeros de facultad. Todos ellos me habían pasado por la izquierda y habían acabado la carrera de forma bastante brillante (casi año por año, para mí aquello era solo posible para Einstein y, quizás, Will Hunting), así que en lo que respecta a los estudios básicamente me consideraba una pequeña ameba a su lado. 

De hecho esta pequeña ameba tenía curiosidad por saber cómo les había ido a los triunfitos de la carrera. ¿Serían ya presidentes de Google España? ¿Habrían creado el bitcoin de forma anónima? ¿Se habrían jubilado a los 45 tras forrarse en una de las Big Four estos años?

Pues no. Mis compis, que yo situaba en lo alto de una cúspide inalcanzable de inteligencia y éxito, eran en el mejor de los casos unos curritos como yo. Alguno había en paro y algunos estaban suplicando un cambio de trabajo, y ninguno —repito, ninguno— había  ‘triunfado’ profesionalmente. No al menos tal y como yo habría esperado. 

Hoy la reflexión volvía gracias a mi mujercita (¡pipi!), y aunque el tema se escapaba un poco del ámbito tecnológico, me picaba la curiosidad de explorar esa reflexión. La de que ser listo no es lo mismo que ser listo. 

Seguro que me entendéis, porque si hay algo que he comprobado a lo largo de estos años es que da igual lo bueno que seas en los estudios, porque hace falta otro tipo de inteligencia —y diría que algún que otro enchufe— para triunfar profesionalmente. Ser buen estudiante y trabajar duro es importante y te garantiza normalmente que no va a faltar el pan en tu mesa. Lo que no garantiza en absoluto es que acabes siendo máster del universo. Aquí aprovecho mi reciente reflexión sobre el postureo profesional para hablaros de ese talento que antes ya era valioso y ahora lo es aún más: saber venderse. 

Eso es lo que lamentablemente cuenta, queridos lectores. No es la norma, pero sí lo normal. Quien está por encima de ti probablemente no sacaba mejores notas (bueno, que yo sí, seguro) ni trabaja más duro o mejor que tú. Quizás (solo quizás) haga su trabajo mejor de lo que tú lo harías, o quizás es imposible que promociones porque haces demasiado bien tu trabajo, pero quien está ahí arriba está por saber venderse (y eso incluye el noble arte de ponerse galones y hacer un máster), por acoplarse al que sabe venderse y vender (los enchufes son una variante de esta realidad) y, con mucha menos frecuencia, por simple suerte. Yo, que creo firmemente en la meritocracia profesional, me encuentro con una realidad en la que calentar asiento y presumir de ello acaba siendo tristemente fructífero. Hay jefes y jefas válidos —los míos son de lo mejorcito, qué voy a decir 🙂 — pero hay muchos más inválidos, por decirlo de algún modo.

Lo que son todos esos jefes, desde luego, es listos.

No listos, no. Listos. Ya me entendéis. 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “Ser listo no es lo mismo que ser listo

  1. Orlando Vergara Salazar dice:

    Es la triste realidad del mundo, no importa lo que sabes, importa a quien conoces, eso aplica para el 95% de la vida, no solo en el ámbito laboral.

    • Así es. Muchas (demasiadas) veces los contactos lo son todo. Aquí, ojo, debo reconocer que yo soy parte de esa rueda: supongo que mi experiencia previa sirvió de algo para conseguir mi actual trabajo en Xataka, pero seguro que también influyó (probablemente bastante más) que conocía a los creadores de Weblogs SL.

      Maldición.

  2. La visión que describes, solo accesible cuando se superan un número determinado de años, bastantes, es la pura realidad.

    Si acaso, yo añadiría la diferencia que considero que existe entre inteligente y listo. Ser inteligente pero no ser listo, no garantiza prosperar en esta sociedad; ser listo sin ser inteligente, te da algunas papeletas para dejar a atrás a la media; inteligentes y, además, listos no abundan (menos mal, porque salvo excepciones suelen ser peligrosos si deciden utilizar su superioridad para abusar de los demás)

    • Gracias por el comentario Javier 🙂 Al principio pensé en usar esa diferencia, pero decidí que era mejor jugar con una sola palabra. Estoy de acuerdo, una cosa es ser inteligente y otra muy distinta ser listo con esa acepción de “listo pillo”.

      Estuve ayer cotilleando tu blog y lo de tu libro, qué bueno 🙂 ¡Espero que tengas mucho éxito!

      • Land-of-Mordor dice:

        Como residente en una zona que se mueve al pulso del burbujeante negocio de la construcción y la especulación inmobiliaria, es la percepción que tengo. Nos sobran “listos” en este país que lo mismo deberíamos exportar lo antes posible.

    • Sí, yo también coincido, como le decía a él en realidad quería juguetear solo con una palabra para darle más énfasis. Y muchas gracias por la felicitación, no sé yo si sublime (mucho me parece) ¡pero genial que te haya gustado!

  3. Fefo dice:

    Javi no estoy del todo de acuerdo con tu artículo.

    Es cierto que hay mucho listo en las empresas que prosperan pero en mi experiencia profesional son los menos, eso sí son tan notorios que parece que están por todos lados.

    Por contra hay mucho jefe con un gran CV, muy trabajadores y que realmente aportan valor añadido, además procuran rodearse de lo mejor. De verdad que este tipo de gente es mayoritario sobre el resto pero llaman menos la atención

    Lo que sí que hay es mucha pelea absurda por el poder y ahí se van muchos esfuerzos diarios, normalmente en ese ámbito los “listos” se mueven como pez en el agua y puede que logren mejores resultados

    Pero como resumen diría que en mi experiencia de 18 años he visto mucha más gente con mando cualificada que “lista” en el término peyorativo de la palabra

    Un saludo

    • Lambda dice:

      Lo que dices es cierto. Es precisamente el mismo motivo por el cual Amancio Ortega escoge para puestos directivos importantes para expandir Zara entre los funcionarios de alto nivel del grupo A: es decir, gente muy competente y con los huevos pelados, que se conoce el Estado al dedillo y con gran capacidad de gestión, así como muchos contactos. Todo suma.

      Conclusión: los “listos” de verdad (prefería decir “sagaces y avispados”) que llegan lejos se rodean de gente inteligente y capaz, para llegar aún más lejos.

  4. Manuel dice:

    Pero este es un problema que está muy arraigado en este país de postureos y vendemotos, donde lo importante es camelarte a los que están por encima tuya en reuniones y cafés.

    Yo tengo compañeros que sí que han triunfado, pero para eso han tenido que irse fuera de España (hace muchos años) no una sino dos veces.
    Fuera sí que se reconoce la valía de los listos por encima de los ‘listos’ (los trepas), se les paga bien, se les promociona y deja hacer para que estén cómodos en las empresas.

    De hecho te ilustro con un ejemplo… un compañero fue fichado aquí por una multinacional muy grande de los USA (obviemos nombres, pero digamos que está ‘inside’ de muchos equipos) cuando vieron un desarrollo que hizo él solo mientras que a ellos les llevó varios meses más contando con un equipo de varias personas.
    Tras varios años fuera quiso volver a España, pilló su dinero y se puso a buscar trabajo. Incluso le moví su CV donde yo trabajaba, porque nos habría venido de lujo, para obtener una lamentable respuesta: ‘es tan bueno que no sabemos qué hacer con él’.
    Lo siguió intentado un tiempo, incluso montar algo por su cuenta… y tras un par de años se largó al Reino Unido a otra Multinacional grande y bien conocida donde le acogieron encantados.

    Así que aquí nunca verás a un listo subiendo y llegando a dirigir una empresa, porque en este país lo importante no son los méritos sino los contactos.
    Y así nos va, tenemos muy buenos técnicos y lamentables empresas tecnológicas.

Comentarios cerrados