Tecnología

Póngame con alguien que sepa de lo que habla, por favor

·

El servicio de atención al cliente es una de las grandes pesadillas de empresas y usuarios. Quien quiere escalar su negocio -si este está orientado a usuarios finales- debe tenerlo en cuenta, porque tener mala reputación en este sentido puede ser condición suficiente para que tus productos acaben yéndose al garete. 

Es algo que curiosamente la mayoría de empresas descuidan, aunque aquí es evidente que hay un efecto altavoz que se ha magnificado de forma alarmante con internet. Las redes sociales y los blogs han servido para que nuestras críticas suenen más altas y más claras que nunca. De repente somos más importantes porque nos siguen 100, 1.000 o 10.000 usuarios. O eso nos creemos. 

telefonista

Hace tiempo aparecía precisamente un artículo muy revelador sobre el tema en El Confidencial. Carlos Otto hablaba allí de cómo esos nuevos famosos de palo aupados a la esfera de los ‘influencers‘ se las gastan de aquella manera en restaurantes y hoteles. ‘O me regalas la comida o te pongo a parir en internet‘ (leedlo, no tiene desperdicio) es una de las frases más típicas que te puede soltar la egoblogger o el youtuber de moda así, por las buenas.

Y lo más triste del caso es que esa tecnogentuza puede en efecto tener un efecto perjudicial en tu negocio, porque aquí hay mucho seguidor inconsciente que se cree a pie juntillas todo lo que diga ese personaje o personaja que por uno u otro motivo -los hay que lo merecen- han logrado tener una audiencia importante en internet. Y como a mucha otra gente con algo de poder, la cosa se les va de las manos. El poder les corrompe. Rollo Isildur, vaya: les das el anillo único y se les pone cara de pasa. 

Pero me estoy desviando, porque lo cierto es que esas mismas redes sociales han servido para contactar con empresas más rápido y de forma más efectiva en algunos casos. Yo estoy teniendo un problema justo estos días con LetsBonus que relataré cuando acabe -me han empezado a contestar vía Twitter-, pero lo gracioso del caso es que he sido incapaz de hablar con nadie del servicio, ni tampoco de la empresa que es la que realmente ha causado el problema. No hay contacto posible por vía telefónica ni en uno ni en otro caso, pero si lo hubiese me temo que me darían largas como ocurre en tantos y tantos servicios de atención al cliente. Suelen ganarnos en eso, porque ellos tienen un tiempo que nosotros no queremos o no podemos perder. 

El otro problema, que es el que realmente me ha inspirado a escribir este post, es el de que una vez que logras hablar con alguien éste no te soluciona el problema. No porque no quiera hacerlo -nos quejamos mucho de la señorita que se pone al otro lado, pero ella al fin y al cabo no tiene tanta culpa- sino porque no puede. Y a menudo no puede porque no tiene los conocimientos necesarios. Aquí hablo con poco conocimiento de causa porque solo he estado una vez en un centro de este tipo, pero por lo que sé la formación es básica y el proceso está muy definido tanto en posibles consultas como en sus respectivas respuestas. Tienes A, B, o C. Si el cliente se sale de eso, dale largas. 

PdFydhQ

Es ahí donde llega esta genial columna de xkcd con la que muchos seguro que se sienten identificados. Lo de llamar a la operadora de turno porque no tenemos internet es un clásico, sobre todo cuando uno controla un poco y ha hecho las pruebas pertinentes que demuestran que el problema no es ya nuestro, sino de ellos. Pero claro, la señorita (o señorito) de turno tienen su diagrama de flujo y su A, B y C y de ahí no salen. En esos casos muchos daríamos lo que fuera por hablar con alguien que realmente supiese de lo que está hablando. 

Y aquí se me ocurre ideaza (o no) para empresas en sus departamentos de atención al cliente. Servicio de atención al cliente VIP con gente que realmente sepa de lo que habla. Creo que habría gente que seguramente acabaría pagando por ese tipo de soporte. 

PD: Pues LetsBonus ha resuelto el problema con la devolución del cargo que me habían hecho. Y todo gracias a Twitter, ole. Ya contaré más adelante la historia completa. Bien por esta gente.

 


Puede que no lo sepas: puedes colaborar con una propinilla en Incognitosis a través de Patreon: suscríbete y aporta una cantidad mensual si esto de leer mis entradas te compensa. Y si no lo hace, ¡pues también, hombre!

Puedes apoyar a Incognitosis en Patreon

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

10 comentarios en “Póngame con alguien que sepa de lo que habla, por favor

  1. Vicent dice:

    Eso , ve dando ideas , ??
    No es bastante con pagar un servicio, comprar unos bienes, o lo que sea , y volverte loco para que te atiendan ; además pagar extra para que te atiendan bien …
    Y el que no pague , a la pública , digo , a la atención al cliente que sirva aún para menos . 🙂

    Y en el futuro , mejor , en lugar de una persona, con más o menos conocimientos , un bot con 4 contestaciones tipo , incapaces de salirse del guión , ni por asomo .
    Es cuestión de voluntad , inversión , y competencia .
    Los monopolios no nos van a dar esa mejora , ni pagando .

    • Dudo que esas empresas me lean, y aún haciéndolo dudo que lo hagan. Pero oye, como opción para filtrar a los usuarios tóxicos -que los hay- no me parece mala opción. De todos modos en esto es difícil acertar 🙁

      Me ha extrañado tu comentario, ¿qué te ha pasado con las comas? 🙂

      • Vicent dice:

        Curioso si , ahora que me leo . :/
        Escribir desde el móvil , demasiado rápido y no leer lo escrito, espero. Disculpad .
        Eso o un ataque de divismo a lo Pérez Reverte trás lograr publicar en Ok diario 🙁 .

      • Todo queda perdonado tras ver que al menos utilizas perfectamente el imperativo. Harto estoy de ver que todo el mundo cree que está bien usar el infinitivo. Leer esto. Comer de una vez. Subir arriba.

        Argh.

  2. Juan Andrés dice:

    ¿Nunca le habéis pedido el móvil a ese técnico competente de Telefónica (o la que sea) que mandan a resolverte el problema de acceso a Internet tras fallar los dos primeros que no se salían de su guión?

    Yo sí, y le he invitado a café y no le he puesto magdalenas porque tenía prisa (él). Aún lo guardo como un tesoro 🙂

  3. Jaime dice:

    yo no trabajo en atención al cliente, sino en atención a proveedores, y puedo decirte que somos los últimos en enterarnos de los cambios en la empresa.

Comentarios cerrados