Tecnología

To: raytomlinson@email.org

·

Mi primer  correo electrónico debió ser escrito a finales de 1991 o quizás principios de 1992. Los usuarios de la Facultad de Informática de la UPM éramos unos verdaderos privilegiados por tener acceso a una internet que aún era desconocida para el común de los mortales. A todos se nos asignaba una cuenta de correo con nuestro número de matrícula -en mi caso, a9103535@zipi.fi.upm.es- con la que podíamos escribir y enviar mensajes.

¿A quién? Esa, claro, era una buena pregunta: prácticamente nadie tenía dirección de correo electrónico, así que que yo recuerde las comunicaciones eran básicamente para temas de prácticas y pequeños correos con los compañeros. Aquello molaba, pero no creo que ninguno de nosotros pudiera comprender la dimensión que alcanzaría la dirección de correo electrónico. 

tomlinson

Aquel invento pronto se convertiría en algo que te situaba en la élite tecnológica. Tener dirección de correo electrónico molaba por la sencilla razón de que no había mucha gente que tuviera acceso a este medio de comunicación. Lograr una se convirtió en algo que incluso aquellos primeros proveedores de internet usaron como cebo. “¡¡Te damos 5 cuentas de e-mail!!“, rezaban aquellos anuncios de quienes ofrecían conexión.  Luego la cosa se popularizaría, por supuesto. AOL y Hotmail se convirtieron en los primeros grandes imperios de un servicio que más tarde acabaría siendo revolucionado por un asombroso Gmail. El resto, como suele decirse, es historia. 

En todos esos años no he dejado de considerar el correo electrónico como algo insustituible para mí. No es para todo ni para todos, pueden pasar cosas infernales, y como cualquier medio de comunicación tiene su propio lenguaje. Pero lo que me sorprende es cómo una y otra vez aparecen iluminados que tratan de reemplazar al correo electrónico con algo que haga las cosas mejor y distintas para ese iluminado. Mucha gente ha querido cargarse al correo electrónico o al menos de transformarlo en algo distinto -la propia Google ya lleva no uno, sino dos intentos– pero este siempre ha vuelto por sus fueros, y lo ha hecho por la sencilla razón de que sigue siendo un sistema de comunicación fantástico para muchos escenarios. 

Seguro que has leído y escrito miles de correos electrónicos en toda tu vida, y te aseguro que leerás y escribiras muchos miles más. Lo harás porque el correo electrónico seguirá siendo tan válido hoy como lo era cuando se creó hace más de 40 años. Lo harás porque necesitarás decirle algo importante a alguien y sabrás que podrás hacerlo de muchas otras formas, pero habrá una en la que siempre podrás confiar. Porque las modas chorras pasan y lo que funciona permanece. Porque podrás no tener ya una cuenta en Hotmail, en Yahoo! o quién sabe si tampoco en Gmail -por cierto, buen detalle de sus responsables-. Porque frente a las revoluciones que planteaban y plantean los servicios de mensajería instantánea o servicios como Slack y demás zarandajas, el correo electrónico mantendrá siempre su validez y la ventaja de ser ese viejo conocido al que siempre podemos recurrir. 

Gran parte de este particular milagro tecnológico se lo debemos a Ray Tomlinson, del que hoy se ha sabido que murió este fin de semana a los 74 años de edad. Él mismo contaba hace años cómo se le ocurrió aquella prodigiosa idea, y desde entonces han aparecido incontables artículos que tratan de narrar esa misma historia desde distintas perspectivas. Si queréis leer alguna, en Wired hicieron un buen artículo hace varios años.

Esa es una buena forma de entender aquellos orígenes, pero lo importante es que pase lo que pase -y pese a quien pese- siempre nos quedará el correo electrónico. Y si hay un culpable de todo eso, ese es este genial ingeniero que cambió nuestro mundo para siempre. Y por si alguno aún no entiende la dimensión de aquella creación, atentos: este fue el único sistema que logró reemplazar de forma definitiva a un medio de comunicación que llevaba siglos entre nosotros: el correo postal. Ahí es nada, chavales. Ahí es nada.

Gracias, señor Tomlinson. D.E.P.

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “To: raytomlinson@email.org

  1. En este artículo no he parado de leer los enlaces (internos y externos). Me ha llevado un buen rato completarlo entre tanta dispersión.

    ¿Te puedo dar una idea de post (que no te gustará gran cosa)?

    Me encantaría, de tu autoría claro, un listicle del tipo:

    “Los 12 servicios online de los que todo el mundo habla explicados para despistados”

    Por ejemplo, no paro de oír sobre Slack, pero cada vez que lo miro (por encima) me voy sin saber realmente si es algo útil de verdad (que parece que sí, dado el furor que causa) porque no acabo de entender qué me aporta.

    Lo mismo me sucedió con Trello, salvo que lo cacé al principio, lo entendí y se ha convertido en mi herramienta online más usada, sólo después de Gmail.

    Otros ejemplos son Dropbox (que uso), Basecamp, FourSquare (que tengo entendido que ha muerto antes de que supiera bien para qué sirve), Zapier (que creo que me vendría genial, pero que al final nunca indago lo suficiente), OneNote, Asana, Evernote, etc.

    Te he puesto ejemplos, pero tú estas mucho más en la onda y a la última que yo, y que la mayoría de nosotros.

    Así que una lista de inventos de internet famosos, o no tan famosos, con una explicación breve (pero clara, por favor) de en qué consisten y para qué sirven y si, según tu opinión, aportan realmente algo útil, innovador o diferenciador, sería de gran ayuda.

    Aunque paso buena parte de mi vida online, tengo la eterna sensación de estar perdiéndome el grueso de lo que se cuece y que es importante.

    Cheers!

    • Juanfran dice:

      Me uno a la petición de Uxío. La jungla de aplicaciones para productividad es tremenda, y lo cierto es que yo no acabo de encontrar una que me satisfaga del todo como calendario, cuaderno de notas, y todas esas cosas

      Un saludo

    • Algunos (como Zapier) ni los conocía así que imagina 😉 Gracias por la idea, la apunto pero no sé si cuajaría, quizás más como una explicación de lo que hace cada cosa lo afrontaría como una reflexión sobre si tienen o no sentido para mí. Por ahí igual puedo tirar. ¡Ya veremos!

      • Tú no conoces Zapier, pero yo no conozco muchas más que tú; especialmente de esas de las que se habla en el MWC y similares a los que yo no asisto.

        Y sí, lo de si tienen sentido para ti, gracias a tu visión de conjunto, es muy valioso.

  2. La gran ventaja del correo es que es ajeno a marcas, empresas y servicios. Puede morir Google, Yahoo, Microsft y Apple, pero el mail va a seguir funcionando como siempre; es un estándar, no un servicio. Si WhatsApp muere, por ejemplo, todo el mundo tiene que ir a otro sitio y empezar a construir comunidad de cero: el correo es como una llamada, siempre funcionará.

    • Ale dice:

      Bueno, si todas esas empresas mueren, también hay que empezar a hacer comunidad de cero, porque perderías los mails que tengas en sus dominios. Asi que, registrar nuevo mail = pasar la voz a todos tus contactos (que también perderían su mail).

      • No si usas un cliente de correo tradicional que descargue el correo para que lo tengas siempre en local y sin conexión, pero esa no suele ser ya la norma. Pero sí, es una posibilidad, claro.

      • Hombre, pero ya sería mala suerte que cerraran todas esas empresas de golpe. Si cierra alguna, sus usuarios se trasladan a otro servicio, el grueso de los usuarios seguirán por ahí. De hecho, si una de esas empresas cierra, será porque ya tiene pocos usuarios que ya habrán ido migrando a otros servicios de correo progresivamente.

    • Cierto, cierto. La mayoría de las empresas que tratan de dar una alternativa al email lo hacen con servicios y estándares propietarios, así que el peligro evidente es que desaparecida la empresa, desaparece ese estándar cerrado. Chungo.

Comentarios cerrados