Tecnología

La revolución de los MOOCs tendrá que esperar

·

Tener canijos hace que muchos nos planteemos muy seriamente cómo están las cosas en el panorama educativo. Más allá del debate sobre si habría que racionalizar los deberes en nuestro sistema educativo -yo voté por esa propuesta- algunos no tenemos demasiada confianza en cómo marchan las cosas en este terreno. Por eso echo el ojo cuando puedo a temas que relacionan educación y tecnología y tengo claro que la segunda es tan solo una herramienta más que puede apoyar a la primera. 

De las tendencias actuales dos son las que más me llaman la atención. La primera, el homeschooling, esa educación casera que parece ser cada vez más interesante para muchos padres y tutores. La segunda, relacionada directamente con ella, es la de los MOOCs, los cursos masivos online que planteaban una revolución educativa que pronto quedó en agua de borrajas. 

No voy a hacer un resumen del origen de estas alternativas y de cómo están a estas alturas. En The Kernel tienen un artículo fantástico que precisamente hace un repaso a ese auge y caída de los MOOCs en el que agrupan hechos y realidades de este fenómeno del que se suele repetir el mismo discurso. 

penn1

Parte de ese discurso se centra en la de la tasa de abandonos que existen en estos cursos online. Las cifras bailan: algunos estudios indican que solo el 15% de los que empiezan un curso lo completan, pero hay estudios muy referenciados como el de  la Universidad de Pennsilvania (PDF) en el que se cifraba esa tasa de éxito en un 4% de media. En esos estudios tan negativos no se tenía demasiado en cuenta el hecho de que la gente que se apunta a los MOOCs lo hace por diversos motivos y con diversas expectativas. En el MIT Technology Review hacían un buen repaso de este tema hace un año y precisamente dejaban claro algo importante: 

Most who sign up for a class aren’t serious students; they’re window shoppers who face no cost barrier to trying a lecture or two

Efectivamente, mucha de la gente que se apunta a los MOOCs lo hace para probar, sin que haya una intención definida de completar el curso. Acceder a todos esos recursos y contenidos de forma gratuita hace que para muchos no haya un incentivo importante. Uno no paga, así que retirarse no tiene consecuencias. En cierta manera pasa lo mismo que con los gimnasios: como pago, me obligo a ir, pero es que en esos casos ni siquiera ese incentivo sirve: la realidad es que ni siquiera sabiendo que algo nos puede hacer bien lo hacemos. Siempre se pueden encontrar excusas.

Sin embargo en ese mismo artículo llegaban a una conclusión interesante:  

For all the hype, MOOCs are really just content—the latest iteration of the textbook. And just like a book on a library shelf, they can be useful to a curious passerby thumbing through a few pages—or they can be the centerpiece to a well-taught course. On their own, MOOCs are hardly more likely than textbooks to re-create a quality college education in all its dimensions.

Efectivamente: los MOOCs deberían ser solo eso: un tipo más de contenido, una alternativa al libro de texto tradicional. Da igual que no hayan cuajado, que esa “democratización de la educación” sea una falacia, que muchos MOOCs hayan pasado de ser promesa para mejorar nuestra educación que promesa para mejorar nuestra carrera profesional (lo explican muy bien en el artículo citado anteriormente de The Kernel) o que las historias de personas en situaciones desfavorecidas que lograban convertirse en los nuevos Will Hunting no sean la regla sino la excepción. Todo ello no hace más que confirmar que los MOOCs simplemente tienen que evolucionar tanto en su propósito como en su función. 

De hecho, señalaban en el MIT Technology Review, estos cursos son una poderosa herramienta para educadores. No solo para que los propios profesores y educadores se reciclen -que también- sino para que saquen conclusiones de los participantes en sus estudios. Todos esos datos recolectados entre los participantes, decían en el MIT, “deberían ofrecer datos de interés sobre las mejores formas de presentar, secuenciar y enseñar temas específicos“, pero además de eso también había una infrautilización de tecnología en esa tecnología.

Teniendo en cuenta que cada persona tiene distintas aptitudes y recursos, ¿por qué no aprovechar la magia de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para que los MOOCs se adapten a cada alumno? Ese es otro de los retos que deben afrontar estas plataformas, que en lugar de vendernos esa moto de la democratización de la educación deberían centrarse en ser tan solo eso: una buena alternativa que pueda complementar -y no necesariamente sustituir- a la educación tradicional. 

Esa revolución tendrá que esperar, pero me da a mi que acabará llegando en mayor o menor medida. Veremos.

Imagen | Ryan Tyler Smith en Flickr


El nuevo banner, que quizás debería retocar aún más. ¿Qué opináis?


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

2 comentarios en “La revolución de los MOOCs tendrá que esperar

  1. albert dice:

    Llevo años como profesor y pienso que la educación entra dentro de los aspectos de la vida donde las relaciones personales son fundamentales.
    Se puede amar una asignatura per se dice que un mal profesor te la puede hacer odiar (y lo contrario). Es fundamental, una buena relación alumno-profesor. La tecnologia ayuda, pero es muy secundaria.

    En estos cursos on-line, no hay apenas relación humana.

  2. Daniel dice:

    Muy interesante artículo.

    Como dice Albert, en la docencia las relaciones personales son fundamentales. Los MOOCs tiene muchísimas cosas buenas y una asignatura pendiente: la tutorización online del alumnado.

    Creo que es ahí donde falla el sistema, justo donde mayor esfuerzo humano se debe hacer para formar al alumno. La tutorización no entra en el esquema MOOC, es demasiado caro; requeriría de casi tantos docentes como la enseñanza presencial y con formación específica en el medio.

Comentarios cerrados