Tecnología

Adblock Plus, publicidad y el (brillante) futuro de los medios

·

En mi perfil de Twitter lo dejo claro. Escribo. Es lo que hago para ganarme la vida, y desde hace un tiempo me encuentro en una encrucijada. No soporto la publicidad en internet, que es precisamente lo que me da de comer. Me tiro piedras contra mi propio tejado, porque soy un usuario activo de la extensión Adblock Plus desde hace tiempo.

Esa confesión seguro que me cuesta algún que otro tirón de orejas de mis actuales jefes -ya lo hizo en el pasado- pero es que la situación se ha vuelto insostenible. La evolución de la publicidad en internet ha seguido una línea triste, casi deplorable. El control que exigen los anunciantes era algo inimaginable en los tiempos de las revistas impresas, y ahora nos encontramos con situaciones en las que páginas en las que confiamos son en realidad trampas mortales para nuestra privacidad. Qué ironía que los lectores de PC Actual se quejaran de que en aquellos tochos la mitad fuera publicidad… quién pudiera volver a aquellos tiempos.

usuario

Podría dar mi versión de la historia, pero es que lo ha hecho de forma excepcional Marco Arment, que hablaba sobre la ética del bloqueo de la publicidad en la web moderna y que llegaba a la conclusión de que en realidad todos somos culpables. Que es lo mismo que también decía Jorge Segado (@jorgesegado) en una crítica a este tipo de aplicaciones que le han quitado a la industria en la que trabajo 22.000 millones de dólares este año.

Me gusta especialmente la reflexión de Arment porque cree que este desastre del negocio editorial podría plantear una revolución. Debería plantearla. Existen formatos publicitarios mucho más llevaderos para todos -los blogs de marca y los contenidos patrocinados son una forma mucho más coherente de respetar al anunciante y al lector- pero es que además existe otra revolución pendiente:

La de la gratuidad de los contenidos. La del todo-by-the-face.

Hace mucho que eso me preocupa. Ningún canal de comunicación ha sobrevivido sin publicidad, pero muchos se han adaptado a los tiempos. Pagábamos por los periódicos porque nos daban información de calidad -y aún así, tenían publicidad, todo un ejemplo de que si pagas por el producto, también eres el producto-, pero no lo hemos hecho nunca por la radio o, si queríamos, por la televisión. La publicidad asola ambos medios de comunicación, pero uno siempre puede cambiar de emisora y canal, hacer una visita al Sr. Roca, aprovechar para hablar con esas personas con las que te das cuenta de compartes techo (¡anda!) o, lo más usual hoy en día, echar un vistazo al móvil para interactuar con personas con las que no compartes techo o, simplemente, para distraerte esos minutos.

Tal y como yo lo veo, el futuro de los medios en internet pasa por algo similar a lo que pasó en la televisión. ¿No te importa ver por decimoquinta vez Ben Hur o te encanta Master Chef con diversas interrupciones publicitarias ricas ricas y con fundamento? Ahí tienes la televisión de toda la vida para disfrutarla. ¿Quieres ver las últimas series y pelis del momento, y hacerlo sin que te den el tostón con el anuncio tóxico de la temporada? A pagar, majo.

Eso es lo que debería pasar en internet y en los contenidos que aquí leemos. Si quieres contenidos de calidad, sin publi, y los disfrutas de forma más o menos constante, deberías comprender que el que está al otro lado tiene que comer. Eso no significa necesariamente pagar una burrada por esos contenidos (cough cine cough), y de hecho ya hay alternativas que permiten pagar por lo que lees de forma justa. Yo, como sabéis, llevo algún tiempo con una campaña en Patreon, pero lo mismo hacen muchos medios pequeñitos con servicios como Dropcoin o las viejas donaciones vía PayPal.

Otros más grandes abogan por ideas más trilladas. Tenemos un ejemplo claro en el paywall de The New York Times, que puede ser un poco tostón, pero que comienza a tener sentido para ellos -acaban de alcanzar el millón de suscriptores-. Y también ejemplos más curiosos y prometedores como los servicios de suscripción -por llamarlo de algún modo- de ElDiario.es o de El Español, que convierten al lector en partícipe del proyecto, incluso en accionista en el último caso. Me parecen buenas formas de afrontar el futuro de la comunicación, un futuro más sostenible y justo y equitativo para quienes difunden la información y quienes la consultan. No sé, pese a lo negro de la situación el artículo de Arment me ha devuelto cierta actitud positiva. Como que vuelvo a creer en que la gente al final entrará en razón. Y cito:

In a few years, after the dust has settled, we’re all going to look back at today’s web’s excesses and abuses as an almost unbelievable embarrassment. Hopefully, the worst is behind us. And it’s time to stop demonizing people who use tools to bring that sanity to their web browsers today.

Ojalá que sí. Menos abusos de anunciantes y medios, menos trucos de los malvados usuarios, y un poco más de sentido común. Si te gusta lo que lees en internet, incluido esto, deberías reflexionar sobre ese futuro en el que puede que haya una internet de calidad discutible pero gratuita y con publi, y otra teóricamente (esperemos) de mayor calidad y que ponga al lector en el centro de la experiencia.

Que es lo que yo por ejemplo trato de hacer en Incognitosis. Ale, imposible evitarlo: aquí tenéis súper-banner con mi campañita. ¡Acoquinad y formad parte del futuro!

 

patreon-banner-2


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

16 comentarios en “Adblock Plus, publicidad y el (brillante) futuro de los medios

  1. batlander dice:

    Yo creo que este es un caso donde pagan justos por pecadores. Lo que es a mi, lo puse porque estaba harto de publicidades tremendamente invasivas y que hasta realentizaban la navegacion (yo hasta tengo un flashblock). Por no decir cuando cierras la ventana y ves unas cuantas mas por detras.
    Pues ala, lo pones y se agradece lo que pueda quitar pero lo malo es que en webs mas razonables en este sentido tampoco lo ves.
    Al menos esta es mi experiencia.

    • Sí, las cosas se han puesto complicadas en el tema de la publicidad y este tipo de extensiones son casi obligatorias para una experiencia más limpia. Menos en Incognitosis, claro, aquí no hay publi ni códigos raros (salvo el de la analítica que me permite llevar las estadísticas de visitas en Google Analytics y Statcounter) 😀

      Saludos

  2. jhalexi dice:

    Desde que actualicé a Windows 10 no he instalado otro navegador y sigo con Edge; como aun no tiene extensiones estoy siendo bombardeado por publicidad. Es como un gran descubrimiento, hacia muchos años que no veía las web tan saturada de publicidad. Curioso, no recordaba nada de publicidad en YouTube y se me hace insoportable ver un video con anuncios sobre la imagen. ¿Qué pretende Google, que no veamos el video por un 1/4 de la imagen está siendo ocupado por un anuncio irrelevante? Estoy dando tiempito a que Microsoft incorpore las extensiones para Edge y la primera extensión que instale será… ¿Adivinen cual?… Exacto.
    En cuanto a pagar por el contenido de tu pagina, tanta publicidad haz hecho que estoy a punto de sacar la billetera. 😀

    • ¿Necesitas más publicidad para sacar la billetera? ¡Mira que me pongo a ello! Sácala, sácala hombre. Como decía uno de mis patrones en Patreon, considera que es como si me invitases a un cafetito al mes 😀

  3. Afortunadamente no todo el mundo piensa como tú. Si fuera así , por poner algún ejemplo, no tendríamos software libre y la gente con menos recursos no podría acceder a toda la información que sí puede ahora o lo haría sufriendo experiencias horribles.
    Tenemos la suerte de que mucha gente podemos permitirnos la satisfacción de compartir sin recibir una compensación por parte de nadie.
    Si cobras vas a depender de lo que quiera el patrocinador, sea un anunciante o sea un suscriptor, y si piensas que no es así eres más iluso que un niño.

    • ¿? Felipe, soy defensor total del modelo del software libre, pero una cosa no quita a la otra. Por supuesto que debe haber contenidos como ahora, de acceso gratuito pero con publi (pero la publi puede ser menos invasiva). Pero yo creo que hay también contenidos que tratan de ofrecer más calidad (por lo que sea: inmediatez, largas reflexiones, labor de investigación( y mejor experiencia de usuario (diseño, nada de publi) y que lo hacen con un modelo que sí que a la gente le puede compensar pagar. Como la tele, insisto.

      Ni la publi ni los lectores deben influir (o no demasiado, siempre se puede mejorar ojo) en el contenido y la línea editorial de un medio. Si lo hacen, ese medio está condenado, y los lectores lo notan.

  4. agaduf dice:

    En cierto modo las empresas de marketing se lo han buscado. Con sus tácticas de marketing agresivo les ha salido el tiro por la culata… con esas ventanas que se abren a toda pantalla de repente (a veces incluso con sonido), esos ventanucos que tiene una X minúscula para poder cerrarlas, o incluso las que no paran moverse para dificultar su eliminación.

    Al final no solo los usuarios son los perjudicados sino incluso los creadores de de contenido que recurren a la publicidad para financiarse pero no controlan demasiado como ésta se muestra en el sitio web. Y los usuarios acaban hartos de esta situación y se buscan la información por otro lado.

    Que hay que pagar por los contenidos… me parece justo y razonable. Sin embargo el que haya muchos servicios gratis, incluso por parte de grandes empresas (correo electrónico por ejemplo) hace que muchos usuarios consideren a Internet como una especie de barra libre de “todo gratis”. Y sin cambiar esta mentalidad de poco van a servir todas las iniciativas que surjan para rentabilizar al producción de contenidos web.

    • Yo tengo confianza en que todas estas iniciativas acaben funcionando, porque el modelo actual no parece sostenible a largo plazo. Ya lo has dicho tú: la publi es cada vez más intrusiva e invasiva, y los medios deben buscar alternativas de financiación que sean coherentes con las necesidades de los usuarios y lo que éstos están dispuestos a pagar.

      A ver si la cosa avanza poco a poco… ¡Saludos!

  5. driven dice:

    A mi todo esto me recuerda que los que se llevan las pasta en esto no son los medios, son las grandes corporaciones. Me hace mucha gracia por ejemplo el tema de Timofonica, cuando los oigo quejarse siempre pienso que ello son los que deberían de apoyar a los medios, creadores, etc… y me refiero económicamente. Para mi es muy simple. ¿Si no hay un blog como este para leer, para que necesita un usuario particular sus caras líneas ADSL? ¿Para ver la cuenta del banco? no me jodas…

    • Uy, lo de Telefónica es un tema que telita marinera. Efectivamente son los grandes los que de momento se llevan la pasta, pero ya lo dicen los analistas: parece que lo que se plantea a medio plazo es que los medios grandes y con recursos puedan sobrevivir, y que los pequeñitos (como este blog) también tengan sus opciones. Las posibilidades para los que están en medio, que no tienen dimensión suficiente, están mucho más complicadas, porque no pueden competir en volumen ni tampoco tienen los costes operativos que pueda tener un tipo en su casa haciéndolo medio bien y con criterio.

      Veremos porque aquí hay también cambios a la vista.

  6. pablo dice:

    Realmente alguien puede cuestionarse los 5€ de mi patrocinio hacia Javi, el precio de un helado, y que me aporta la “casi” lectura diaria de su atenta mirada al mundo tecnológico, además de los comentarios con su habitual buen nivel?
    Pero alguien se cuestiona aún cosas así? .
    Yo pago por Spotify, por Tidal (si, dos plataformas y no estoy loco: amo la música, y 30€ es lo que valía un CD no hace tanto tiempo, os aseguro que nadie se arruinaba por comprarlos), pago a Eurosport si me apetece un buen torneo de tenis, etc, etc.
    Son cifras absolutamente ridículas para el placer o la información que nos reportan. Claro que habrá -hay- que pagar!!! Efectivamente, los demás también comen!!

    • Muchas gracias por el comentario y por ese razonamiento Pablo, ¡eres un crack! Ya imaginarás que estoy contigo al 100%: si disfrutas de algo, si te compensa, y si ese algo conlleva cierto esfuerzo, hay que plantearse esa forma de agradecer por la experiencia. Siempre que la cosa sea justa y que tanto el productor del contenido como el consumidor estén a gusto, esto funcionará. Que es lo que espero que ocurra en los medios en general… y en Incognitosis en particular.

  7. Pingback: Galaxy Note 5, Pebble Time, Alphabet, Google y mucho más. Los fines de semana son para leer y ver tecnología

  8. Pingback: Publicidad, privacidad, y el futuro de los medios | Incognitosis

Comentarios cerrados