Tecnología

¿Cuánto ganas al mes?

·

Siempre bromeo con el apartado económico de mi trabajo. Puede que me esté haciendo algo más famoso, les digo, pero desde luego rico, lo que se dice rico, no. Por supuesto no digo lo que gano al mes. Ni tampoco la inmensa mayoría de la gente con la que uno habla. Es un tema tabú. Prohibido. Y puede que no debiera serlo.

¿Y si todos dijéramos abiertamente lo que ganamos al mes?

Es algo sobre lo que ya hablé hace cuatro años, y ahora lo retomo al leer un par de reportajes sobre esta posibilidad. El primero, en Quartz, nos hablaba de cómo una ex-empleada de Google llamada Erica Joy (ahora en Slack) creó una hoja de cálculo compartida con el resto de la plantilla en la que otros empleados del gigante que querían iban compartiendo lo que ganaban.

En Storify tienen el historial de tuits, pero resumo: esta chica y algunos de sus colegas comentaron el tema de los sueldos. De repente crearon una hoja de cálculo para decir los suyos y la compartieron a nivel interno. Aquello se convirtió en todo un memo viral: varios empleados de Google se unieron a la idea, y la jefa de esta chica se reunió con ella para echarle la bulla que la llevó a tomar la decisión de buscar aires nuevos.

Sobre todo por algún detalle adicional como este: en Google existen los llamados peer bonuses: los empleados pueden votar para que recibas un pequeño bonus mensual si has hecho algo bueno por tu trabajo o tus compañeros. Los jefes tienen que dar el visto bueno para que esos bonus se hagan efectivos, y su jefa no lo hizo. En Google no se sabía que esas pagas podían ser bloqueadas, y los empleados se sintieron un poco más traicionados. De hecho, otro de los compañeros implicados sí que estaba recibiendo esas pequeñas pagas extra y quiso difundir el caso, pero nuestra protagonista no le dejó en ese momento. Al final todo se supo: el 5% de los empleados ya estaba compartiendo sus salarios, y Joy decidió darle el papel de administrador de la tabla a uno de sus compañeros antes de irse de Google para trabajar en Slack. El daño estaba hecho. Y el beneficio, también.

La segunda historia me llegaba a través de Fast.Co Exist, donde precisamente hablaban del caso de Buffer, una empresa en la que todos los salarios son públicos y donde todo se basa en los salarios abiertos. Tanto de la gente que ya trabaja en la compañía, como los que quieren entrar a trabajar. Eso tiene ventajas e inconvenientes, claro. Entre las ventajas, como decían allí, destacan dos:

  • Transparencia: los jefes tienen que ser honestos y no tienen fácil favorecer a empleados sin argumentos válidos.
  • Nuevas contrataciones: la cuestión del sueldo es pública, así que el que va a una oferta de empleo allí va porque le interesa trabajar en Buffer por el sueldo publicado, así que no hay tiras y aflojas en ese sentido, algo que probablemente genera mucha menos tensión y problemas a medio y largo plazo.

Las desventajas, claro, también existen. Si yo gano menos pasta que tú y se supone que tenemos la misma responsabilidad, acabaré haciendo menos. No voy a hacer lo mismo por menos pasta, claro. Sería injusto. Y eso puede crear un problema en el que la gente esté demasiado condicionada por lo que ganan ellos y lo que ganan los demás para ser un trabajador válido.

He vivido ambas situaciones directa o indirectamente, y creo que las ventajas de la transparencia superan claramente a las desventajas. Pero claro, hay mucho empleado tóxico a quien este tipo de medidas les harían la pascua. El listo que se pone galones en cuanto puede, el que sabe negociar subidas de sueldo –el que no llora no mama, creedme en esto-, el que aun ganando más hace menos y lo sabe, el que delega lo delegable y lo no delegable, o el empleado inútil, ese que hace más mal que bien trabajando para ti. Entre otros. Todos ellos prefieren probablemente mantener su sueldo en secreto porque todos ellos saben que hacerlo público haría que muchos empleados válidos se dieran cuenta de la realidad y quisiesen cambiarla.

Pero esa transparencia contribuiría más que nunca a ese modelo de meritocracia en el que yo creo y he creído siempre en mi trabajo. Uno debe cobrar por su productividad y la calidad de su trabajo. Es bueno que se tengan en cuenta otros factores -implicación, espíritu de equipo, iniciativa-, pero al final todo lo demás son milongas. Si haces más y mejor, deberías cobrar más y mejor. Punto.

Me pregunto qué pasaría si la gente crease hojas de cálculo de este tipo en sus respectivas empresas. Igual acabo montando una, carallo. Sospecho que muy poca gente participaría: en España el tema del sueldo es como decía un tema prohibido, pero claro, nuestra nación de pandereta es campeona del mundo en corruptelas y amiguismos. Lo que saldría de algo así seguro que daría para unas cuantas entregas de Salvados.

Uf.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 138,51 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Red Dead Redemption 2 (Xbox One): el juego del año y uno de los mejores de la historia según las críticas. Está a 51 euros en Amazon Alemania envío incluído.
  • Juego de mesa Catán: uno de los más populares de los últimos años puede ser un gran regalo de navidad, está a 28,4 euros en Amazon. Hay otros como Carcassone (16,99 euros) o Cara Splash (13,99 euros) igualmente curiosos.
  • Procesador Intel Core i7-7740X: no es el más moderno, pero es de la familia X, así que es una opción brutal para gamers. Con 4 núcleos a 4,3 GHz soporta Hyper Threading y tiene un TDP de 112W, así que es glotoncete. Pero el rendimiento es fantástico, como muestra AnandTech en este análisis. Está a 229,90 euros en Amazon.
  • Memoria RAM Ballistix Sport 16 GB DDR4: dos módulos PC4-21300 de 8 GB que pueden darle mucha vidilla a vuestro equipo. Están a 121,73 euros en Amazon Alemania, envío incluido. La opción son los módulos G.Skill Aegis 2x8GB por 123,82 euros en Amazon (España).
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 719 euros en GearBest con el cupón GB$XMLAPAIR03.
  • ZTE Axon 7 Mini: un móvil de hace dos años pero que aún así tiene su encanto por esos altavoces frontales. La pantalla de 5,2 pulgadas FullHD está acompañada de un Snapdragon 617, 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad (ampliables). La cámara trasera es de 16 MP, y el precio es escandaloso: 90,95 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 960 500 GB: una unidad M.2 NVMe que da velocidades de lectura de hasta 3.200 MB/s, una burrada. Está a 124 euros en Amazon UK envío incluido. Con esta capacidad, súper chollo, os lo dice alguien que compró la 970, algo superior en rendimiento, por 100 euros hace poco… con la mitad de capacidad. Argh.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Patinete eléctrico Ninebot ES1: hasta 20 km/h y autonomía de hasta 25 km para este patinete plegable que además tiene dos años de garantía en España. Bastante chulo por 287,47 euros en GearBest con el cupón GB12ES1. No os olvidéis de desactivar el nuevo seguro de envío activado por defecto.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Xiaomi Redmi Note 6 Pro: con pantalla de 6,26 pulgadas FullHD, Snapdragon 636, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara trasera dual de 12+5 MP y cámara frontal dual de 20+2 MP, este es un estupendo candidato para la gama de entrada con su batería gigante de 4.000 mAh. Está a 159,82 euros en GearBest, mientras que la versión con 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad está a 177,58 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG.
  • Tarjeta MicroSD Kingston 64 GB: buena capacidad para ampliar la capacidad de vuestro móvil, por ejemplo. Incluye adaptador a SD. Estupenda por 9,57 euros en Amazon. Si queréis ir mucho más allá, la SanDisk Ultra de 200 GB está a 35,90 euros en Amazon. Otra opción: la Samsung EVO Plus de 128 GB está a 16,19 euros en JoyBuy.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,94 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • Auriculares Xiaomi con conector USB-C: sin adaptadores de por medio, curioso tener esta alternativa barata para conectarla a vuestros dispositivos. Son de tipo in-ear y el precio como siempre parece bastante interesante. Están a 13,77 euros en Banggood con el cupón 6baf92.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 254,29 euros n AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 456,85 euros en GearBest con el cupón GBMPBF17.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497 euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,61 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

11 comentarios en “¿Cuánto ganas al mes?

  1. SrPerroverde dice:

    La verdad es que, en empresas grandes y a nivel de base, la cosa ya está medio hecha con los convenios colectivos y las tablas salariales. Sabiendo la categoría y nivel de un empleado, se puede consultar su sueldo. Otra cosa es que, a determinados niveles, los contratos ya son fuera de convenio.

    La verdad es que, pensándolo bien, no hay motivo para ocultar el salario. Hace algunos años, en plena burbuja, conocí algunos casos de gente que se jactaba de su sueldo. Eso sí, te decían el neto mensual. No explicaban las horas extras, pagas prorrateadas, cotizaciones bajas…

  2. Tal vez sea más interesante saber cuanto gana tu empresa con tu trabajo. Eso sí que no le interesa a nadie. Porque si con lo que publica @javipas se facturan 80k y a el le pagan 50k brutos pues hay un margen para discutir ¿no?

    • Es otro punto de vista realmente interesante, desde luego, sobre todo porque ahí ya entra esa idea de que los beneficios se repartan de manera equitativa entre todos los empleados según su puesto/productividad/parentesco con el jefe. Otro tema delicado, derivado de éste, y que seguramente escocería a muchas empresas.

      Sí señor. Buen apunte Manuti.

    • SrPerroverde dice:

      Esto no siempre es fácil de calcular. Por ejemplo, si trabajas en seguridad laboral. Hay estudios que hacen un cálculo aproximado del coste de un accidente, pero, si trabajas en prevenirlos, no puedes saber exactamente cuántos estás evitando. Además, puedes saber el impacto en la productividad, pero cómo valoras el daño que sufre una persona?

      • Yo no digo que sea fácil de calcular, pero si que creo que la frase “por lo que me paga mi jefe …” Debe ser desterrada.
        Tu jefe te paga una parte (no todo) de lo que se gana con tu trabajo, y si tu jefe solo gestiona y no es parte de la producción, eres tú el que le paga a él todo su sueldo. No quiero decir que las labores de gestión, comercial, soporte, etc. no sean necesarias pero si que es cierto que se costean a partir del trabajo productivo (cobrable).

  3. Creo recordar que en algún país nórdico la declaración de la renta es un documento público. Y si no me equivoco, en España lo fue en un par de ocasiones hace un montón de años.

  4. “… en España el tema del sueldo es como decía un tema prohibido, pero claro, nuestra nación de pandereta..”

    Lo de la España de pandereta te sale cada dos tres. Vale que bebas los vientos por APR, pero empeizas a sonar algo cansino con el tema: en ningún país que yo conozca (salvo casos muy puntuales como el que comentas y que sabemos cómo terminó) se habla alegremente de lo que ganas, así que la panderete no tiene nada que ver.

    Así que menos crítica pasivo-agresiva y da el paso: ¿cuánto ganas?

  5. Rucito dice:

    Pues yo, la verdad nunca he tenido problema a la hora de hablar del sueldo y nunca he considerado ocultarlo.
    En otros países el tema sueldo no es ningún tabú. ¿Porqué debería serlo? Creo que saber el sueldo que gana la gente a tu alrededor puede hacer que veas las cosas de otra manera. El ocultismo lleva a situaciones como la que comenta manuti de “para lo que me paga mi jefe…”
    ¿Dónde está el miedo a decir lo que ganas? Si trabajas bien y piensas que tu salario cubre tu desempeño, no tienes porqué ocultarlo. Otro gallo cantaría si en realidad ganas una pastón y solo te dedicas a hacer solitarios…

Comentarios cerrados