Tecnología

Don’t feed the troll

·

Entrada recuperada 16 de enero de 2012 aprovechando este otro post reciente en Genbeta.

Ah los trolls. Esos pequeños y molestos gilipipas que ensucian cualquier debate. Esta es mi oda para ellos. Porque ya no me molestan. No me importan. He llegado al zen, a esa comprensión absoluta del lema que es y ha sido siempre el único arma contra sus réplicas, sus críticas con mala baba, sus comentarios ignorantes, o sus comentarios ilustrados, que también los hay, pero con la misma mala baba. El lema es, como reza el título de este artículo, “Don’t feed the troll“. No alimentes al troll. No eches más leña. O lo que es lo mismo, pero en una palabra:

Ignórale.

Paul Graham sabe un poco de trolls. Para los que no lo sepáis, este programador creó Hacker News, el que hoy por hoy es -para mi al menos- la fuente de noticias tecnológicas más importante del planeta. Yo prefiero por tema visual su interfaz alternativa no oficial, Hckr News, pero al final el debate es el mismo. En Hacker News pueden presumir de tener un índice bajísimo de trolls, sobre todo si lo comparamos con otros muchos medios que sufren de ese mal de forma continua. Slashdot, Digg, o nuestros Menéame y Barrapunto tienen el mismo problema. ¿Cómo lo han logrado?: Respetando los términos de uso. “Sé cívico. No digas cosas que no dirías en una conversación cara a cara”. Ese principio, y el hecho de que los votos negativos sí funcionan (en otros servicios la automoderación no acaba siendo suficiente) ha logrado hacer que Hacker News siga pudiendo presumir no solo de sus enlaces a noticias relevantes, sino de un debate en los comentarios que suele ser bastante más interesante que la noticia en sí.

Hay demasiado gilipipas, y lo malo es que muchos de los internautas que les tienen que soportar no tienen esa capacidad  de ignorarles. Una capacidad que se aprende, y que se aprende perseverando (podéis practicar leyendo los comentarios de cualquier noticia de Marca.com, en donde los trolls son dueños y señores). Porque lo primero que le sale a uno de dentro cuando ve un comentario de un gilipipas es tratar de ponerle los puntos sobre las íes. Pararles los pies. Darles una lección, que para eso somos más listos, o escribimos mejor, o simplemente, creemos tener la razón absoluta.

Craso error. Ignoradles. Como lo he logrado hacer yo, a pesar de que de cuando en cuando se me pone la vena en la frente y querría no solo decirles cuatro cositas a la cara, sino quizás -solo quizás- meterme en el ring con ellos un par de asaltos para ponerles las pilas con mi dilatada carrera boxística de 3 años. Lo malo es que probablemente haya más de uno que también sepa boxear -y más que yo, seguro- así que me relajo bastante rápidamente, y recuerdo las enseñanzas de los maestros. Vuelta al zen. Vuelta al lema. No alimentes al troll.

Ignórale.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

7 comentarios en “Don’t feed the troll

  1. Tote dice:

    Pues vaya @#$ de artículo. (ignoradme ;D)

    Me ha gustado y es la verdad verdadera. Cuanto más ignores a un trol más se frustra y antes abandona el foro.

    La lástima es que el orgullo nos suele poder más que el cerebro y claro, el trol se pone orondo 🙂

  2. pablo dice:

    En el LoL los llamamos flamers y acostumbramos a ignorarlos también, por pura salud mental.

    Una pequeña corrección, javi: «craso error, ignoradLOS».
    (Y soy el primero que caigo en el loismo, aunque trato de evitarlo)

Comentarios cerrados