Tecnología

Patentes sí, patentes no

·

De cuando en cuando la periodista Laura Blanco me invita a participar en su programa Mercado Abierto, en Capital Radio los viernes por la tarde. Hoy el tema se centraba en un informe que salió ayer sobre los países y empresas que más patentan en materia de tecnología en todo el mundo y que dejaba claro que en Estados Unidos, como decía en Xataka, lo de patentar es casi deporte nacional. Mi participación, a partir del minuto 35:

 

El tema de las patentes ya ha sido motivo de algún que otro post en Incognitosis, y aquí mi opinión es bastante clara: salvo en casos muy específicos en los que la innovación sea real y concreta, de patentes nada. La cosa se agrava con las patentes software que han generado mucho debate aquí y fuera de aquí y que por el momento parecen relativamente a salvo de este fenómeno que tiene seguidores y detractores a partes iguales.

Antes del programa dediqué un rato a refrescar el tema y me encontré con argumentos muy a favor y muy en contra de las patentes. Este tipo de protección de la innovación fue vital –dicen– para que Estados Unidos se convirtiese en la potencia tecnológica e industrial que es a día de hoy, y otros países como China o Japón se dieron cuenta de las ventajas que ofrecían esas recompensas a la innovación y las implantaron en sus sistemas.

Pero claro, está el otro punto de vista. Como digo en el programa, muchas patentes frenan la innovación y eso es algo que vemos constantemente en tecnología donde conceptos generalistas (doble click, forma rectangular de los móviles, arrastrar para desbloquear) han sido patentados y han causado muchos quebraderos de cabeza a las empresas que los crearon, pero sobre todo a quienes tratan de avanzar iterando y mejorando algunas de esas invenciones. Los ejemplos son aún más claros en otras industrias como la farmacéutica, pero lo cierto es que la posición de algunas empresas en torno a las patentes ralla en lo absurdo. Google compró a Motorola para hacerse con su catálogo de patentes -y eso que Motorola tenía un valor inmenso per se como fabricante-, y la inversión monetaria fue enorme para lo que era básicamente una compra de propiedad intelectual.

Y así estamos: viendo cómo seguramente muchos innovadores no lo hacen (o no publican) porque sus creaciones se basan en obras anteriores aun mejorándolas. Las patentes deberían servir para proteger las inversiones de quienes crean e innovan, desde luego, pero solo de los que lo hacen de verdad. Porque copiar, lo que se dice copiar, copian todos.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Patentes sí, patentes no

  1. La verdad yo si creo que no deberían haber patentes de ninguna clase. No hay patentes que funcionen, y otras que si funcionen, y ya explico por que.

    A través del sistema de patentes, el Estado crea un monopolio legal para la empresa de la patente, es decir, solo aquella empresa podrá explotar la idea o producto que ha patentado. Esto frena el desarrollo sin lugar a dudas, porque la empresa monopolística, al no tener competencia, no tiene incentivos para mejorar su producto patentado. Por lo tanto, no sería de extrañar que hayan productos que no hayan evolucionado con el paso de los años, y cuyo precio tampoco baje demasiado.

    • Yosi dice:

      ¿Y si ocurre al revés que en tu planteamiento? Es decir, el hecho de que una patente pertenezca a una empresa sirve de acicate para que otros se devanen los sesos y desarrollen productos competitivos.

  2. Noel_PI dice:

    ” muchos innovadores no lo hacen (o no publican) porque sus creaciones se basan en obras anteriores aun mejorándolas”

    Eso es patentable; se puede patentar, incluso, algo patentado pero aplicándolo a otro campo, porque cuando patentas algo patentas el como y su ámbito de aplicación y si alguien lo aplica a otro campo se queda puede patentarlo (es el ejemplo de dyson y sus aspiradoras).

    Las patentes no son malas (hablo de las normales, no las de software) pero exigen tener un buen musculo financiero para defenderlas en los tribunales (y aún así con paises como China poco tienes que hacer) es un incentivom como dice @Yiso para que la competencia, al no poder hacer uso de tu innovación, tenga que buscar otro método para conseguir lo mismo o algo similar (recordemos la guerra de las cocinas de inducción o las siglas de los sistemas de inyección en automóviles); también hace, por el contrario, que una parte de la inversión por parte de las empresas sea para hacer ingenieria inversa de las patentes de la competencia para poder así mejorarlo o buscar alternativa.

    El tema es muy interesante y es dificil defender categóricamente una opción siendo lo ideal un punto intermedio

Comentarios cerrados