Tecnología

Patentes sí, patentes no

·

De cuando en cuando la periodista Laura Blanco me invita a participar en su programa Mercado Abierto, en Capital Radio los viernes por la tarde. Hoy el tema se centraba en un informe que salió ayer sobre los países y empresas que más patentan en materia de tecnología en todo el mundo y que dejaba claro que en Estados Unidos, como decía en Xataka, lo de patentar es casi deporte nacional. Mi participación, a partir del minuto 35:

 

El tema de las patentes ya ha sido motivo de algún que otro post en Incognitosis, y aquí mi opinión es bastante clara: salvo en casos muy específicos en los que la innovación sea real y concreta, de patentes nada. La cosa se agrava con las patentes software que han generado mucho debate aquí y fuera de aquí y que por el momento parecen relativamente a salvo de este fenómeno que tiene seguidores y detractores a partes iguales.

Antes del programa dediqué un rato a refrescar el tema y me encontré con argumentos muy a favor y muy en contra de las patentes. Este tipo de protección de la innovación fue vital –dicen– para que Estados Unidos se convirtiese en la potencia tecnológica e industrial que es a día de hoy, y otros países como China o Japón se dieron cuenta de las ventajas que ofrecían esas recompensas a la innovación y las implantaron en sus sistemas.

Pero claro, está el otro punto de vista. Como digo en el programa, muchas patentes frenan la innovación y eso es algo que vemos constantemente en tecnología donde conceptos generalistas (doble click, forma rectangular de los móviles, arrastrar para desbloquear) han sido patentados y han causado muchos quebraderos de cabeza a las empresas que los crearon, pero sobre todo a quienes tratan de avanzar iterando y mejorando algunas de esas invenciones. Los ejemplos son aún más claros en otras industrias como la farmacéutica, pero lo cierto es que la posición de algunas empresas en torno a las patentes ralla en lo absurdo. Google compró a Motorola para hacerse con su catálogo de patentes -y eso que Motorola tenía un valor inmenso per se como fabricante-, y la inversión monetaria fue enorme para lo que era básicamente una compra de propiedad intelectual.

Y así estamos: viendo cómo seguramente muchos innovadores no lo hacen (o no publican) porque sus creaciones se basan en obras anteriores aun mejorándolas. Las patentes deberían servir para proteger las inversiones de quienes crean e innovan, desde luego, pero solo de los que lo hacen de verdad. Porque copiar, lo que se dice copiar, copian todos.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Patentes sí, patentes no

  1. La verdad yo si creo que no deberían haber patentes de ninguna clase. No hay patentes que funcionen, y otras que si funcionen, y ya explico por que.

    A través del sistema de patentes, el Estado crea un monopolio legal para la empresa de la patente, es decir, solo aquella empresa podrá explotar la idea o producto que ha patentado. Esto frena el desarrollo sin lugar a dudas, porque la empresa monopolística, al no tener competencia, no tiene incentivos para mejorar su producto patentado. Por lo tanto, no sería de extrañar que hayan productos que no hayan evolucionado con el paso de los años, y cuyo precio tampoco baje demasiado.

    • Yosi dice:

      ¿Y si ocurre al revés que en tu planteamiento? Es decir, el hecho de que una patente pertenezca a una empresa sirve de acicate para que otros se devanen los sesos y desarrollen productos competitivos.

  2. Noel_PI dice:

    » muchos innovadores no lo hacen (o no publican) porque sus creaciones se basan en obras anteriores aun mejorándolas»

    Eso es patentable; se puede patentar, incluso, algo patentado pero aplicándolo a otro campo, porque cuando patentas algo patentas el como y su ámbito de aplicación y si alguien lo aplica a otro campo se queda puede patentarlo (es el ejemplo de dyson y sus aspiradoras).

    Las patentes no son malas (hablo de las normales, no las de software) pero exigen tener un buen musculo financiero para defenderlas en los tribunales (y aún así con paises como China poco tienes que hacer) es un incentivom como dice @Yiso para que la competencia, al no poder hacer uso de tu innovación, tenga que buscar otro método para conseguir lo mismo o algo similar (recordemos la guerra de las cocinas de inducción o las siglas de los sistemas de inyección en automóviles); también hace, por el contrario, que una parte de la inversión por parte de las empresas sea para hacer ingenieria inversa de las patentes de la competencia para poder así mejorarlo o buscar alternativa.

    El tema es muy interesante y es dificil defender categóricamente una opción siendo lo ideal un punto intermedio

Comentarios cerrados