Tecnología

El problema del Pebble es que parece un juguete

·

No me ha gustado nada el nuevo Pebble. Y lo digo con todo el respeto hacia el trabajo y el esfuerzo que han realizado sus responsables para sacarlo al mercado. Pero no deberían preocuparse mucho por mi opinión, porque parece que mucha otra gente opina lo contrario: a estas horas ya han superado los 4 millones de dólares de financiación -en 15 minutos ya pasa de los 4,25 millones- y está claro que superarán los 10 millones con los que el primer Pebble rompió récords en Kickstarter.

Mi problema con Pebble es, simple y llanamente, que me parece un juguete. El aspecto estético y funcional me hacen pensar en que tengo un reloj de juguete en la muñeca, e incluso esa pantalla a color -cuidado, no es tinta electrónica, es LCD aunque lo llamen “e-paper”- con esos 64 colores parece una adaptación de la pantalla de una Gameboy.

La interfaz de usuario me parece muy limitada. Puede que la resolución de pantalla sea cortita, pero eso excusa que en Pebble hayan integrado una interfaz que parece un videojuego de 8 bits no (me) ayuda. Las tipografías y la iconografía vuelven a incidir en ese problema, aunque claro, esos recortes en el apartado gráfico seguramente tengan mucho que ver con la principal virtud de Pebble: su autonomía de 7 días.

Es el único punto realmente destacable de un dispositivo que borra del mapa a sus competidores en ese apartado y que introduce otra mejora curiosa: la de ese concepto “Pebble Time” que me ha recordado mucho a la solución de Ubuntu con sus Scopes. Como en Ubuntu para smartphones no hay muchas aplicaciones le han querido dar relevancia a estos agregadores de contenidos que evitan tener que ir a la aplicación para obtener los datos que queremos. En Pebble Time la idea es parecida, y agregan esa información en tres áreas (pasado, presente, futuro, cada una con su botoncito) con las que podremos consultar diversos datos que, eso sí, se raptan de nuestro smartphone.

El Pebble no es por tanto un salto en cuanto a concepto de reloj inteligente: sigue sin tener sentido si no es con el móvil al lado, y a pesar de las mejoras en el grosor, el peso o esa pantalla a color, es un dispositivo que no está compitiendo -creo yo- con los dispositivos Android Wear o los inminentes Apple Watch. Estos está claro que se centran cada vez más en sustituir al reloj tradicional, mientras que Pebble se centra en… no tengo ni idea de en qué se centra. Puede que eso sea precisamente lo que quieren. Puede que les sirva ir a por esos usuarios a los que esa estética y ese paradigma original y distinto les convenza. Pero yo creo que Pebble se enfrenta de nuevo -como sus competidores- al mismo problema que se enfrentó cuando apareció la primera versión: que hoy por hoy no nos solucionan ningún problema. Y pagar 199 dólares por un juguete que sigue sin responder a la pregunta ‘¿para qué necesito un smartwatch?‘ se me antoja imposible. Pero está claro que a mucha otra gente no, desde luego. Y me alegro por todos ellos y, por supuesto, por Pebble.

Por cierto, si queréis leer un par de especiales sobre el tema, atentos a los artículos que han publicado tanto en The Verge como en BackChannel.

Actualización (25/02/2015): También buena lectura en Xataka, donde Javier Penalva da buenos argumentos sobre esos intangibles que hacen interesante al Pebble para mucha gente. Curioso que mi compi sin verlo claro se haya pedido uno, qué tramposo ;D


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “El problema del Pebble es que parece un juguete

  1. Yo llevo con un pebble desde hace casi un año, y estoy encantado. El poder ver las notificaciones importantes de un vistazo sin ver el móvil, o enterarme de que me llega algo cuando estoy en un entorno con mucho ruido, o un sitio donde se tenga que estar en silencio, es un enorme aliciente.

    Android wear lo veo (por ahora) como un móvil en miniatura con funcionalidad reducida, y sinceramente, para eso ya tengo el móvil.

    Si hicieran un pebble con Android wear, a lo mejor me lo pensaba, pero por ahora me quedo con mi pebble, hasta que me llegue el nuevo (He sido uno de los primeros en apoyar esta nueva campaña en kickstarter).

    Por el aspecto, tienes razón, parece más bien un juguete, pero nunca he sido de llevar reloj «serio» y me encanta el aspecto del nuevo, porque si algo tengo que reconocer, es que el que llevo ahora en la muñeca es bastante feo, por muy funcional que sea.

    • Y está claro que hay unos cuantos más como tú, porque el proyecto va como un tiro. El tema de las notificaciones es curioso, desde luego, pero de momento no es razón suficiente para mi para invertir esos 200 dólares. Y aún así, ole por la empresa y su esfuerzo.

      • David Ortiz dice:

        Otro por aquí :P. Después de lo contentos que veo a todos con las primeras versiones, ¿por qué no respaldar una segunda? Aunque supongo que tendremos un Pebble Time Steel de aquí a unos meses, tampoco me disgusta el aspecto que tiene (le falta la correa del Moto 360).

        Por otra parte pienso que no necesitaban esa segunda financiación, pero vamos, que les va a servir para acaparar una buena cantidad de titulares.

      • Javier Martínez dice:

        Yo también soy otro de esos poseedores de un Pebble de primera generación y también he aportado mi granito de arena en la financiación de este nuevo modelo.
        Desde que tengo el pebble no me preocupo de si tengo el teléfono en silencio o no (mejor dicho, siempre lo tengo en silencio) ya que las notificaciones las puedo ver en el reloj; mails, llamadas, mensajes, sms, etc.
        Lo de no tener que preocuparme de cargar el reloj durante una semana también es algo de los que sus «competidores» tienen mucho que aprender.
        Respecto al resto de smartwatch, los hay que son muy bonitos como el MOTO360 pero de nada me vale tener un reloj que tengo que cargar cada día y en el que a día de hoy no me aporta nada que no haga Pebble. (Ojo! no soy un Pebble Fan boy!).

        El día que saquen un smartwatch que integre también el teléfono, entonces me lo pensaré, pero a día de doy me quedo con Pebble y lo que veo a estas horas ya hay 29000 como yo. 🙂

        Un saludo

      • Qué fuerte, David, qué fuerte 😉 Y lo mismo para ti, Javier! Nada que objetar: este es un post más de opinión que demuestra lo poquito que sé de producto, o más bien, de usuarios -los tablets son mi otro gran ejemplo perpetuo-. Me encanta que se demuestre que efectivamente los Pebble están ahí porque aportan valor para mucha gente. Para mi, simplemente, no lo tienen. Ojo, ni ellos ni el resto de competidores. Bien por vuestro apoyo y por sacarle partido, por supuesto.

  2. Financiar con Kickstarter es más barato que ir a un banco, y más seguro ya que te adelantan el dinero justo para la producción vendida. Yo tampoco le veo la gracia ni a este ni a los smartwatch.

  3. Yo fui uno de los compradores originales del Pebble y no puedo darte la razón en este caso. Pebble es útil en muchas pequeñas cosas. A mi, por ejemplo, me sirve para estar pendiente de un mensaje o llamada importante mientras imparto una clase o estoy en una reunión sin tener que estar pendiente del teléfono. Silenciar rápidamente una llamada entrante pulsando un botón en la muñeca sin siquiera tener que buscar el teléfono es muy útil cuando te has olvidado quitar el timbre al teléfono. La alarma por vibración en la muñeca es muy útil cuando duermes con alguien y te levantas dos horas antes que ella y no quieres despertarla. En cuanto a la estética, el API de Pebble junto a la gran cantidad de desarrolladores (bastantes españoles) hace que la personalización sea tan diversa como puedas imaginar. No es un chisme rompedor en cuanto a innovación, pero como digo es muy útil en el día a día y justifica con creces su coste. Al menos a mi así me lo parece.

  4. A mi los smartwatch no me convencen y este no es una excepción. Pero me intriga ver qué tal la pantalla y me gusta que haya alternativas. La duración de batería es fundamental y creo que pebble tiene buenos puntos aquí.

  5. atron dice:

    Buena opionión, pero para mi, loq que hace especial al pebble es precisamente «que parece un juguete».
    Me gusta poder llevar reloj durante mi día a día. Por mi trabajo, a veces tengo que realizar tareas rodeado de herramientas y estructuras metálicas y,claro, suelo pegar golpes con la muñeca por sitio. También me ir al.gimnasio o ir a nadar. ¿Crées que todo esto se puede hacer con un apple watch o un moto 360? Pues no. Ni siquiera la sirge de fitbit me convence al no poder mojarse.
    Por eso pebble es popular, porque es un reloj del día a día para gente normal.
    Aún así, es que trabaje trajeado a diario( o simplemente, se vea de más alto standing), entiendo que un pebble le parezca un juguete y pague más por algo más acorde a su categoría.

  6. Rodrigo dice:

    No estoy de acuerdo contigo, pebble ha hecho un smartwatch de verdad, no una minutiarización de un smartphone, creo que pebble a entendido lo que es y lo que no es un smartwatch y gracias a su idea original, y en mi opinion acertada, va a tener éxito.

    Cosas tan simples como: no tener que hacer nada para ver la hora (la pantalla siempre esta encendida); tener 7 días de autonomía (bueno 4 0 5 con uso un poco mas intensivo); que sea compatible tanto con iOS como con Android y que cueste la mitad de lo que cuestan sus competidores, haciendo exactamente lo mismo; hacen que sea para mi el mejor smartwatch del mercado a años luz del resto. Y aunque su tecnología sea inferior a la de la competencia, no entiendo por que la gente quiere, para ver la hora y las notificaciones, una resolución de 400ppp.

    • Rodrigo, tus argumentos son impecables, desde luego, poco que decir por mi parte. En esas funciones Pebble acierta. Lo que a mi no me convence es el diseño tanto exterior como de la interfaz, pero ahí la decisión es muy personal. Desde luego por funciones -aunque a mi no me aporten demasiado de momento- el Pebble hace todo lo que hace ahora casi cualquier competidor.

  7. Pingback: Tres alternativas económicas al Apple Watch - En Naranja, ING DIRECT

Comentarios cerrados