Tecnología

Dos días con el Microsoft Surface Pro 3

·

Hace unos meses que me planteo el cambio de portátil, sobremesa y, en general, ecosistema de trabajo. La llegada del Microsoft Surface Pro 3 en mayo parecía poder responder a mis necesidades, y de hecho las primeras impresiones -tuve la oportunidad de tocarlo (y contarlo) en su presentación España poco después de que lo presentaran en EE.UU.- fueron estupendas.

No había tenido la oportunidad de juguetear mucho con él, pero ahora me encuentro escribiendo esto con un flamante Microsoft Surface Pro 3 que ha pasado previamente por el análisis en profundidad de Xataka. Esto no va a ser un análisis (no tengo tiempo, y creo que Juan Carlos lo hecho estupendamente allí), sino más bien unas pequeñas primeras impresiones en este par de días que podré tenerlo conmigo.

La pantalla

Esas 12 pulgadas se quedan quizá algo pequeñas cuando lo comparo con el MacBook Air, pero esas dimensiones las compensan dos apartados estupendos: la definición de la pantalla (como voy a echar de menos esa resolución 1440p) y ese formato 3:2 que quizás no es ideal para trabajar a doble ventana (algo que hago constantemente) pero que es especialmente adecuada para trabajar con aplicaciones maximizadas en un tamaño fantástico y sin que parezca que estás trabajando “en modo cine”.

El brillo y contraste de la pantalla son claramente superiores a los del MacBook Air al ponerlos frente a frente al máximo, y desde luego la calidad de la pantalla, como afirmaban en DisplayMate (y e esto saben un huevo) es espectacular.

 El teclado

Qué pena Microsoft. Has estado a punto de clavarlo. El teclado del Surface Pro 3 es un gran intento. Es una pena que ya de primeras esté un poco limitado por las propias dimensiones de pantalla. Es especialmente esa posibilidad de “pegarlo” a la pantalla con una pequeña banda magnética que hace que el teclado quede algo inclinado, y por tanto más ergonómico.

Personalmente yo lo noto algo corto (las teclas de cursor son un buen ejemplo) para mi recorrido habitual al trabajar, pero tiene algunos problemas adicionales.

El primero, que como decía Juan Carlos, hay cierta respuesta “quebradiza”. No sé como describirlo, pero es casi como si la tecla fuera a romperse cuando uno la pulsa. La respuesta táctil es una pequeña vibración y un singular retroceso al que uno se puede acostumbrar, claro, pero en mi opinión no es la óptima para trabajar durante periodos prolongados. Eso sí: si uno no aprovecha el mecanismo magnético que lo “pega” a la pantalla, esa vibración desaparece por completo, así que en una mesa se pierde ergonomía pero la respuesta táctil es muchísimo mejor.

La otra y más importante, el hecho de que no sea un teclado rígido. Microsoft ha concebido el Surface Pro 3 como un tablet con vocación de portátil, pero yo lo hubiera concebido justo al revés: un portátil con vocación de tablet. Me parecen más acertadas las decisiones de fabricantes que tienen un teclado rígido y un mecanismo de acople y desacople que permite extraer la pantalla, sobre todo porque en mi caso el teclado es parte fundamental de mi uso de un equipo. Ya sabéis, no me gustan demasiado los tablets.

Si a eso le sumamos el hecho de que el teclado se vende aparte y no es nada barato (129 euros), nos encontramos ante un problema gordo. Sin el teclado el Surface Pro 3 tiene mucho menos sentido, y con él el precio aumenta de forma considerable. Microsoft debería haberlo integrado de serie, haber subido el precio de partida (decisión compleja, claro) y no haber hablado de este componente como opción. O quizás, hacerlo con colores distintos en plan accesorios.

El touchpad, por cierto, es igualmente decente, y desde luego mejor en su textura y respuesta que el que ofrecía el Pro 2 (por lo que recuerdo de haberlo tocado un poco). Y sin embargo, su tamaño y su respuesta siguen siendo inferiores a ese touchpad cerámico del MacBook Air que a mi sigue pareciéndome insuperable. Las dimensiones del Surface Pro 3 de nuevo condicionan las prestaciones de un periférico que a su vez condiciona el resultado final. Qué pena, Microsoft.

Puntero

El lápiz que acompaña al Surface Pro 3 es sin duda protagonista para muchos profesionales, pero no es mi caso. Dudo que tomara muchas notas en modo tablet, y aunque la opción siempre puede venir bien, en mi caso no es (o no sería) un factor decisivo en la compra.

Aún así, juguetear con este accesorio es una chulada. Sobre todo si os pasa como a mi y habéis tenido ciertas épocas en las que dibujar os tiraba un poquito. Yo ya prácticamente no lo hago, pero siempre he querido reengancharme con esa pequeña faceta artística y nunca he tenido una oportunidad clara.

Esa oportunidad surgiría ahora sin duda, porque la respuesta del puntero en programas tan simples como FreshPaint es alucinante. De hecho, parece que Microsoft escuchó las peticiones de ciertos usuarios con alguna que otra influencia, y el comportamiento, que era algo errático en la primera versión del firmware del puntero, es ahora aún mejor. Si os gusta el tema, no os perdáis los dos posts de Penny Arcade (primero, segundo), porque el redactor explica al dedillo los problemas que se podían plantear en ese escenario en el que el puntero es protagonista.

‘Lapability’

Llegamos al punto que más me importaba a la hora de considerar la potencial compra del Surface Pro 3: su capacidad de comportarse como un portátil -o como la llamó Microsoft, ‘lapability’, no os perdáis el artículo-, que es en realidad lo que a mi me interesaba. Y aquí es donde el nuevo soporte posterior y su versatilidad le daban un plus importante al Surface Pro 3 respecto a sus antecesores.

Sobre todo, porque ese nuevo mecanismo permite que tengamos el portátil sobre las rodillas con un ángulo de reclinación de pantalla casi totalmente configurable. La situación general ha mejorado, y el curioso sistema de inclinación funciona estupendamente, con una primera resistencia fuerte que luego se suaviza al ir ajustando la inclinación de pantalla a la altura deseada. Es como si apoyásemos una foto en el pie trasero, pero este tiene la capacidad de inclinar más o menos la foto.

Lamentablemente, la solución no es en absoluto perfecta por tres circunstancias. La primera, que ese sistema de sujección sujeción hace que el borde del pie de apoyo limite la distancia a la que podemos poner el portátil y el teclado de nuestro cuerpo. En mi caso, o pego mucho el teclado a la barriga (la llamo así, que mi trabajo me ha costado hacerla crecer) e inclino más la pantalla hacia el techo, o bien inclino más la pantalla hacia mi (acercándome al ángulo recto) y alejo algo el teclado de mi preciada barriguita.

Para que nos entendamos. Quedaos con el fondo del asunto, que he hecho el dibujito en 2 minutos, por favor 😉

La segunda, que el propio teclado y su sistema de sujección no hace que el resultado final sea especialmente cómodo. En esta postura lo de inclinar el teclado con el acople magnético es todo un compromiso: o lo pones y ganas cierta ergonomía (pero obtienes esa molesta respuesta táctil) o lo quitas y ganas en comodidad, pero extiendes aún más la distancia a la que la pantalla se encuentra, de nuevo, de la barriga. El resultado es que el portátil ocupa mucho más desde el principio del teclado hasta el final del soporte, y eso hace que la posición sobre las piernas se condicione y acabe resultado más bien incómoda.

El problema se agrava en otra de mis posturas favoritas con mi MacBook Air: tumbado en la camita. Antes de dormir suelo acostarme y dar un paseo por Internet a ver si encuentro lecturas curiosas o ideas para temas del día siguiente, así que de nuevo lo de poder inclinar la pantalla y tener una solución cómoda es importante. Y tenemos conflicto, porque la pantalla del Surface Pro 3 no puede inclinarse hacia delante, algo que yo suelo necesitar al estar tumbado. La mínima inclinación inicial del portátil de Microsoft no está mal, pero desde luego no es más cómoda que la que permite un equipo que juega con ángulos de reclinación tanto hacia mi como hacia el exterior.

Toca esperar al Surface Pro 4

La verdad es que el Surface Pro 3 me parece una chulada en muchos sentidos. El producto ha ganado en casi todo, aunque esos compromisos que hay que hacer ahora mismo a mi me acaban echando para atrás.

De hecho, el otro apartado que me atrae especialmente de este equipo (ya lo he comentado en anteriores ocasiones) es la Docking Station que Microsoft vende como opción y que me permitiría utilizarlo de forma más cómoda (también se puede de serie, desde luego, pero este periférico potencia esa función) como equipo de sobremesa conectándolo fácilmente a la red GbE, al monitor que me apetezca y, además, aprovechando la pantalla del propio Surface Pro 3 si la necesito. Pero como digo, este equipo no acaba de responder a todas mis necesidades, así que me temo que esperaré a que algún equipo portátil responda a esas expectativas. ¿Qué debería tener el Surface Pro 4?

  • Teclado rígido: incluido en el precio, aunque acaben inflándolo algo más. Cuidado, que ese teclado debería ser desacoplable para seguir fomentando el uso de la función tablet.
  • Broadwell: ya puestos, vamos a por la nueva hornada de procesadores de Intel.
  • Tamaño: ¿Ir a las 13 pulgadas? No lo tengo tan claro, lo cierto es que el tamaño del Pro 3 es casi el equilibrio perfecto entre portátil y tablet (más allá acabas encontrándote con un tablet demasiado grande), aunque eso permitiría aumentar otro apartado clave, el touchpad.

En esencia, esa sería mi lista de deseos, pero me da a mi que Microsoft seguirá apostando por la concepción original. Y sería una lástima, porque creo que ese teórico Surface Pro 4 con teclado rígido podría petarlo.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

16 comentarios en “Dos días con el Microsoft Surface Pro 3

  1. Rubén dice:

    Por la larga lista de pegas que expones, más que un Best Of Both Worlds como pretende venderlo Microsoft (sin muchas ganas según parece), parece un producto Worst Of Both Worlds…

    Sinceramente, lo que pides quizá llegue a pricnipios de año que viene de la mano de los Broadwell Y y Apple en tamaño de 12″.

    En cuanto al linaje del Microsoft Surface, o mucho me equivoco o muere con la 3.

  2. Una corrección ortográfica menor: es «sujeción», con una sola ce. Llevaría dos si viniera de *sujetar, que no es el caso.
    Respecto al contenido, sigo buscando un portátil-convertible-tablet-cosa-que-usar-en-el sofá-con-más-pantalla-que-el-móvil. Parece que Microsoft es quien más se ha acercado, pero le sigue faltando algo, no sé exactamente qué.

    • Muchas gracias por la correción, esa no me la sabía, debo reconocer (ups). Estoy un poco como tú, y mi MacBook Air es por ahora lo que más se ha acercado. Veremos qué nos depara Broadwell y los Ultrabooks (incluido el MBA) en 2015. La cosa promete.

  3. ivan dice:

    Que tal Javier,
    Tengo uno (i5,128G), desde el viernes.
    Tengo el dual boot con ubuntu 14.04 (ok, kernel 3.16, que recomiendan en Reddit).
    En mi opinión te olvidas de algo crucial(definitivo para mí):la batería dura una barbaridad.
    Un abrazo

  4. SrPerroverde dice:

    En serio utilizas tanto el portátil sobre las rodillas? Es que lo encuentro muy incómodo…

    En cuanto al teclado, creo que se podría arreglar con uno físico sin tener que esperar al Surface 4. Lo del precio es otra historia.

  5. asd dice:

    yo tambien utilizo mucho el portatil sobre las rodillas y en la cama. Puesto que vivo en una ciudad pequeña no tengo oportunidad a probar la surface pro3…gracias de veras porque tenia muchas ganas de comprarmela y la ergonomia en estas tareas era lo único que hacia que no la comprara y tu me has ayudado a decidir que no, necesitaba un analisis como este..me toca esperar al asus transformer chi o comprar un portatil de toda la vida pero lo cierto es que llevo soñando hace muchos años con dispositivos de este tipo

    • Pues entonces quizás sea mejor esperar como dices. De todos modos parece que tenemos una época interesante en portátiles con los nuevos Broadwell. Seguro que al Transformer Chi le dan guerra otros modelos, así que atento, que la cosa promete 🙂

Comentarios cerrados