Tecnología

La soledad del programador Open Source

·

Soy un ferviente admirador de la filosofía Open Source. No soy desarrollador, así que no puedo entrar a valorar con criterio si esa comparación entre la catedral y el bazar sigue siendo válida, o lo ha sido alguna vez. El caso es que lo que sí que tengo claro como usuario de soluciones Open Source es que esas palabras mágicas que tanto se usan para alabar ciertos proyectos no necesariamente refuerzan ese concepto de comunidad.

Debería ser así, desde luego. Un proyecto que nace con esa filosofía, o que la adopta más tarde por lo que sea, se convierte en el candidato perfecto para invitar a la colaboración. Esa libertad del código, esa invitación literal a que intentes mejorar cosas a base de romperlas (y aprender durante el proceso) debería ser casi adictiva para estos programadores. Y no lo es.

Lo estamos viendo constantemente en proyectos Open Source liderados por un programador que cree en una idea y que a pesar de invitar a cualquiera a que colabore, se queda más solo que la una. Las peticiones de colaboración en proyectos Open Source son frecuentes, pero también lo son los plantones que los usuarios con o sin experiencia en programación (y que se pueden limitar, por ejemplo, a tareas de traducción o de búsqueda de errores) acaban apartándose de esa opción. Que lo haga otro, que bastante liado estoy ya.

En esa soledad del programador Open Source intervienen varios factores. La pereza, desde luego, es importante. Los alicientes no son normalmente llamativos a priori, ya que muchos proyectos son, diría, totalmente aspiracionales. No están dirigidos a ganar dinero, sino a resolver problemas o necesidades más o menos comunes. Y a hacerlo con esa mentalidad equivocada de que lo libre equivale a algo gratis.

Luego, por supuesto, está la naturaleza humana. Nos encanta estar en bandos cuanto más numerosos mejor. Ya sabéis. La gente va donde va Vicente. Borreguitos y tal. Y claro, apoyar una idea con un locoplaya y encima aportar tiempo y esfuerzo sin vistas a algo más que la satisfacción personal (más sobre esto más adelante) es muy complicado para mucha gente. Luego, claro, puede uno apuntarse cuando la cosa esté ya horneadita, y de paso, lanzadita a moro muerto.

Ahí suele aparecer otro efecto peligroso y frecuente en proyectos Open Source: las flame wars. Cruentas y brutales en este segmento. Yo he acabado muy cansado de las discusiones sobre la mejor distribución Linux, el mejor entorno de escritorio o el mejor editor. Y es que la ventaja de esa libertad que ofrece Linux es también su mayor problema. Que si no te gusta algo, puedes modificarlo y crearte una versión propia que normalmente será perfecta para ti… y para nadie más. Y de nuevo nos encontramos con el usuario o programador solitario, que está solo en su batallita, y que como ocurre en la sociedad es visto como bicho raro. A muchos esto les puede importar un pito -Stallman es el mejor representante de ese talibanismo extremo-, pero a otros tantos lo de sentirse arropados y formar parte de una comunidad les acaba compensando a la hora de compartir experiencias o gustos.

Por que claro, y aquí voy con la otra gran razón de los proyectos Open Source, la satisfacción personal es (o debería ser) la razón por antonomasia por la propia filosofía de estos proyectos. Teóricamente desinteresada, muy rollo comunidad. Pero esa satisfacción no parece ser tan Open Source. Sobre todo cuando ahora hay mucho joven programador con talento que tiene ante sí dos caminos: el de convertirse en un emprendedor con proyecto propio que poder vender a empresas de Capital Riesgo para lograr financiación… o el de defender su idea en solitario, invitando la colaboración de otros y a menudo acabando hasta las narices de librar batallas en las que los sinsabores son mucho más frecuentes que las alegrías.

Malos tiempos para tentar a programadores con aquello del Open Source.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

1 comentario en “La soledad del programador Open Source

  1. Pingback: Incognitosis de fin de semana (XIII) | Incognitosis

Comentarios cerrados