Incognitosis

Ese mensaje que te alegra el día

·

Anteayer me llegó un mensaje de correo electrónico. Eran ya cerca de las siete de la tarde y andaba bastante saturado de pantallas, así que había apagado el PC. Lo vi más tarde, cuando ya estaba a punto de facturarme a mí mismo y meterme en el sobre.

El mensaje prometía. Su título era «Cuando te conviertes en examen». Me lo escribía Jorge, que me contaba que era lector de Incognitosis y de Xataka y que de vez en cuando había dejado un comentario por aquí.

Luego llegaban una apreciación y una sorpresa. La apreciación: que mis posts, más allá de gustarle por la temática, le gustaban «porque cuidas la lengua española», me decía.

Aquí siempre os recuerdo que mi madre —que sigue siendo la madre más guapa del cole— tiene mucha culpa en eso: estudió filología hispánica y me corrigió mucho y bien durante mis primeros tiempos en esto del periodismo tecnológico. Eso, y el hecho de que yo viera a mis padres leer mucho —lo conté en la historia del hombre que paseaba libros— fueron dejando positos en mi forma de cuidar el español, como decía Jorge.

Por eso soy de los que no soporta que la gente use mal no use el imperativo y le meta patadas al diccionario como por deporte. Por eso hace poco tuve una intensa discusión con un familiar sobre si se decía «llamarlos por teléfono» o «llamarles por teléfono» (que se acepta, pero no es lo normal y recomendable según la RAE). Por eso soy enemigo declarado del «contra más» y por eso de cuando en cuando sigo poniéndole la tilde a los demostrativos y, desde luego, a esa mágica preposición que es «solo». Pérez-Reverte siempre tiene razón.

El caso es que Jorge valoraba eso, y es además aquí donde venía la sorpresa. El chico es profesor de 4º de la ESO y me contaba que mi post de «Y los mediocres conquistarán el mundo (o al menos, TikTok)» se había convertido en un examen. Lo utilizó precisamente para hacerles unas preguntas a sus alumnos sobre su comprensión lectora y su interpretación de texto.

No tengo nada claro que una entrada así pueda valer para un examen. No porque el tema estuviera mejor o peor enfocado, sino más bien porque debo confesar que apenas reviso lo que escribo en Incognitosis. Me permito ese pequeño lujo (en Xataka trato de tener más cuidado) y eso hace que tanto en uno como en otro lado suela cometer errores. No suelen ser graves, pero haberlos, cual meigas, haylos. De hecho alguno de vosotros me soléis avisar raudos y veloces 😉

Sea como fuere, el mensaje de correo fue una de esas sorpresas inesperadas y maravillosas que te llegan sin comerlo ni beberlo. La gente no suele mandar estas cosas. No suele contarte cómo lo que tú haces ayuda o aporta. No suele decirte que haces bien lo que haces.

No suele contarte que te has convertido en un examen.

Por eso es tan importante que si valoráis el trabajo de alguien, se lo digáis alguna que otra vez. Eso es especialmente cierto en el mundo profesional, donde tener un jefe que te dice «Oye, cómo te lo has currado, buen trabajo» es una bendición (mi jefa de Xataka, María, es así), pero diría que lo es aún más en esas otras cosas que alguien hace por afición y por las que igual no cobra un duro.

Yo cobro por mi trabajo: no espero que encima estén diciéndome todo el día que soy la pera limonera (que lo soy, obviamente). Otra cosa es que llegue Jorge y me diga esto. O que hace tiempo llegara Javier con su buena onda. O que de repente alguien conocido en este mundillo descubra tu labor y te ponga un poco por las nubes mientras otro lector te da una propinaza que se quedaba ensombrecida por aquel mensaje tan fantástico e importante.

Y al hilo de esto, otro ejemplo más. Ese que veis ahí y que no es mío, sino de una desarrolladora Diana Aceves a la que de hecho entrevistó hace poco una compañera para un tema xatakero. Mi mujer me avisó sin venir a cuento (¿coincidencias de la vida?) de la historia que Diana en esos cuatro tuits. Leedla, porque es más importante de lo que parece.

Si lo habéis hecho, seguro que estáis de acuerdo conmigo en que Diana tiene más razón que un santo. Teniendo en cuenta que lo normal es que usemos internet para quejarnos y poner a parir al prójimo (la entrada convertida en examen era un poco bastante hater), hacer lo contrario igual nos reconcilia un poquito con el mundo. Os lo prometo: recibir de vez en cuando una felicitación de un extraño es alucinante y maravilloso. Súper Wonderful.

Qué bien haberme convertido en un examen. Que sean muchos.

Imagen | Unsplash

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

15 comentarios en “Ese mensaje que te alegra el día

  1. Jorge dice:

    Un placer, como siempre, leerte y aún más haberte alegrado el día.

    He utilizado en otras ocasiones este curso textos de Pérez-Reverte («Ofendiditos del mundo, uníos») en 4°ESO y 1°Bachillerato, o de Javier Marías y Rosa Montero en cursos similares; también usé hace unos meses una entrevista a Irene Vallejo hablando sobre la historia de las mujeres en la Literatura para el bloque de comunicación oral en 1°ESO; en el examen de las imágenes, para comunicación oral, usé la vuelta de Francino a «La ventana». Todos ellos me parecen magníficos profesiones, pero seguramente estén tan acostumbrados al reconocimiento de su trabajo y a las alabanzas que otra más hubiese caído en un maremágnum de líneas sin más.

    Por eso decidí que, puestos a hacer saber a alguien que su trabajo es tan interesante para alguien que lo ha convertido en examen, entre ellos, acostumbrados -muchos de ellos recurrentes en Selectividad-, y tú, preferí, sin duda, hacértelo saber a ti.

    Un abrazo.

  2. Lambda dice:

    Bien por eso! Ese mini-chute de endorfinas que da cuando hacen una feliz valoración de una cosa que has hecho, debería darse más en el día a día, para todos 😀 El mundo sería un poco mejor con un poquito de refuerzo positivo, así !

  3. Pablo dice:

    Confirmo la felicitación, Javi.
    Tus textos son redondos y responden a aquello que decía Ortega sobre la claridad: la cortesía de los filósofos, aplicado aquí a los divulgadores.

    Suelo felicitar a trabajadores de lo más variopinto. La última fue la barrendera que hace mi zona. Se puede bordar la labor de barrer una acera?: se puede¡

  4. Héctor dice:

    Se agradece enormemente leer cosas bien escritas, sin incorrecciones, por que últimamente es ver u oir cualquier programa de noticias y oir una ratahíla de incorrecciones lingüisticas que duelen al oido.
    Tambien gracias a Jorge , a sabiendas que no me corresponden a mí darlas, por ser agradecido que es una cualidad muy escasa en éstos tiempos que vivimos.

    Atentamente, Héctor y por favor, sigan así.

  5. DAN HUNTER dice:

    Joder, pues eres pro. No entiendo tanta crítica a este blog.
    He entrado por mera curiosidad y, francamente, me encanta tu punto de vista.

    Sigue así. Continuaré leyéndote.

  6. Trufeitor dice:

    No se si alguna vez te lo he dejado caer o lo he insinuado, porque al final hablamos casi más por privado que por aquí, pero lógicamente si te sigo desde hace años y busco específicamente las cosas que escribes en Xataka es porque me gusta tu estilo y tu punto de vista. Otra cosa es que a veces hables de temas que me resultan algo marcianos. Por lo que he podido ver tenemos puntos de vista muy afines en muchas cosas, pero lo que más aprecio es que cuando no son tan afines se puede discrepar contigo manteniendo la amistad y el buen rollo. Eso no es muy común hoy en día y espero transmitir yo el mismo talante.

    Un abrazo y, por supuesto, buen trabajo.

    😉

    • Jajaja lo de los temas marcianos me temo que es inevitable, así hay un poco de variedad. Pero sí, da gusto poder siempre mantener ese buen rollo hablemos por aquí o más en privado Trufeitor. Gracias por el comentario crack.

      Abrazo!

  7. Julio VLC dice:

    Pues sí, tienes algo que engancha y es eso. Yo soy otro tipo bastante ajeno a la tecnología pero te sigo porque da gusto leerte, siempre expones el contenido de una manera clara y entendible sin caer en la simpleza y por supuesto, cuidando las formas. Además, el blog tiene una limpieza que ya has comentado alguna vez y que se agradece muchísimo. Y ya que estamos valorando el trabajo ajeno te transmito mi enhorabuena y agradecimiento.
    Saludos.

Comentarios cerrados