Tecnología

La injusticia de lo intangible

·

Lo que no se puede tocar no tiene valor.

Esa inquietante frase la he oído esta semana hablando cara a cara con alguien que está muy metido en la industria. Y lamentablemente, en muchos escenarios no le falta razón. En realidad su referencia más clara era al software, donde el modelo tradicional de aplicaciones de pago y de licencias está cada vez más en desuso. Marco Arment escribió sobre esto y sobre el modelo in-app purchases, cada vez más popular, y lo cierto es que en muchos sentidos esa tendencia parece tristemente cierta.

La gente no aprecia el valor de los intangibles.

Lo vemos especialmente en este país de pandereta en el que pagar por algo que no se pueda tocar (pelis, música, libros, juegos) está visto como una estupidez. En esta cultura del todo gratis lo tenemos chungo. Una cultura que debería ser más bien la del todo a un precio razonable para nuestra economía. Para alguien que como yo trabaja en medios online –acceso gratuito a los contenidos, ya pagan (algo) los anunciantes– esa es una realidad dolorosa y difícil de afrontar.

Ben Thompson ya hablaba de este tema en uno de sus fantásticos ensayos:

What makes the software market so fascinating from an economic perspective is that the marginal cost of software is $0. After all, software is simply bits on a drive, replicated at the blink of an eye. Again, it doesn’t matter how much effort was needed to create said software; that’s a sunk cost. All that matters is how much it costs to make one more copy – $0.

The implication for apps is clear: any undifferentiated software product, such as your garden variety app, will inevitably be free. This is why the market for paid apps has largely evaporated. Over time substitutes have entered the market at ever lower prices, ultimately landing at their marginal cost of production – $0.

Es triste, insisto, pero a ese enfoque (que es aplicable a cualquier medio digital) no le faltan argumentos. Da igual lo que coste desarrollar algo tan increíble como OS X o el sistema operativo GNU/Linux. Para los usuarios, el coste marginal de esos productos es cero. Lo que valoran es lo que pueden tocar.

Esa es una realidad que algunos se pueden permitir afrontar ahora directamente. El mejor ejemplo lo tenemos en OS X 10.9 Mavericks, la última versión del sistema operativo para sobremesas y portátiles de Apple. Una versión sobre la que el dicharachero Federighi –estrella en alza en Cupertino, parece– habló largo y tendido (mucho más de lo que yo esperaba) en el último evento de estos chicos. Dejó lo mejor para el final, una práctica marca de la casa en Apple. OS X Mavericks sería gratuito.

Horace Dediu comentó también ese salto a un modelo “free software” (free como en free beer, no como en free speech, cuidado):

I believe the logic for Apple is that usage of the products determines their value and therefore placing powerful software in the hands of more users means they will value the entire system more.

Para Dediu esa gratuidad tiene sentido, porque aporta más valor al hardware de Apple, aunque curiosamente lo uno no tenga demasiado sentido sin lo otro. Como si OS X casi fuera accesorio, que no lo es. La combinación de ambas patas es lo que siempre le ha dado valor a Apple. Tanto en FastCompany como en AllThingsD también comentaron la jugada, y en todos lo casos se destacó esa ambición de Apple y cómo su sistema operativo se ha convertido en algo casi accesorio, aunque en realidad aporte muchísimo valor.

Al darlo libre, y eso queda más claro que el agua, Apple probablemente minimiza el problema de la fragmentación, y eso podría tener importantes implicaciones en el futuro. Parece una jugada maestra de Apple, desde luego, que tiene caja más que sobrada para arriesgar “unos milloncejos” en dar de lado un poco a muchos fabricantes.

Qué injusticia. Si realmente lo intangible no tiene valor –o no lo percibimos–, estamos apañaos. Confío en que a algún lumbrera –a mí no se me enciende la bombilla– se le ocurra una forma de que cambien las cosas, porque necesitamos como el comer un modelo válido para el consumo y pago (razonable) de todo tipo de contenidos en Internet.

Aunque solo sea porque los que creamos esos intangibles sí creemos que tienen valor. Y mucho.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

6 comentarios en “La injusticia de lo intangible

  1. Jaime dice:

    Por desgracia tienes toda la razón del mundo.

    Es muy triste ver como la gente se deja su dinero en copas, cine, teatro y otro tipo de entretenimiento, y cuando le dices de gastarse 3 miseros euros en una aplicación que es buena y tiene una utilidad enorme, te dirán que ni en sueños pagarían por eso.

    El ejemplo más claro lo tenemos hace unos meses. Whatsapp.

    Esta mensajería instantánea dejo de renovar su suscripción gratuita a casi todo el mundo, para empezar a cobrar 89 miseros céntimos. Ya estaba liada, la gente no estaba dispuesta a pagar ni siquiera la mitad de un café, por algo que usan a diario, únicamente porque el whatsapp antes no le cobraban (Cuando en la propia descripción de cualquier store, ponía CLARAMENTE que tenían un año de suscripción gratuita, y luego seria de pago), y todo el mundo se puso a buscar la manera de piratearlo para que no lo cobraran.

    Esta excusa me parece muy triste, ya que el que puede permitirse tener una conexión de Internet en el móvil, puede permitirse pagar eso.

    Otra cosa es que (como es mi caso) se negaran a pagar por un producto tan defectuoso en su base como es whatsapp, que tiene agujeros de seguridad hasta en la sopa (Solo lo de no tener que elegir tu propia contraseña ya es para matarles), y que se terminen pasando a otras alternativas más seguras.

    Yo siempre que veo algo que es realmente útil, no tengo ningún problema en pagarlo (En su día pagué los 10 eurazos que valía Locale para Android, pero con el uso que le he dado, estoy mas que satisfecho de haberlo pagado), pero al ver que incluso otros desarrolladores, se niegan a pagar, y piratean algo que tiene un precio ridículo, me llevan los mil demonios.

    Así pasa lo que pasa, que los programadores en España estamos vistos casi como simples peones, que se dedican a poner ladrillos (Incluso los albañiles, que también tienen su merito, están mejor considerados que nosotros) , no como en USA que allí son casi como semi-dioses.

    Y paro ya, porque como siga empiezo a despotricar de las carnicas (También llamadas consultoras) y me quedo solo jeje

    • La industria cárnica = consultoras, gracias me has arrancado una sonrisa.

      Sobre el valor del trabajo en el software, es algo que he visto durante mucho tiempo y estoy de acuerdo contigo Jaime. Aquí se ve como algo commodity que no tiene valor alguno, que si no lo haces tú, lo hace otro enseguida y a menor precio.

      Esperemos que las nuevas empresas digitales que están surgiendo en España ayuden a cambiar la mentalidad.

  2. Lamentablemente, es cierto todo lo que comentas.

    Sin embargo, creo que a la vez supone una gran oportunidad para aquellos que den con la fórmula correcta: conseguir que el usuario descargue tu software gratis pero a la vez recaudar ingresos.

    La publicidad (in-app en el caso de las apps) ha sido la respuesta tradicional a este problema. Hace unos días leí cómo el modelo de negocio de las apps de pago se estaba desplazando en favor del de las suscripciones (los que menos) y las compras in-app. Este fenómeno ocurría incluso en iOS, bastión irreductible de las apps de pago.

    Creo que el modelo de negocio basado en un servicio es lo que salvará al software. Una suscripción o una compra in-app posibilita recoger ingresos durante un periodo más prolongado de tiempo que la simple “paga una vez, úsalo siempre”.

    Eso, o hacerlo totalmente gratis e integrarlo dentro de un producto hardware para aumentar su atractivo, tal como acaba de hacer Apple.

    Al final, lo que creo que ha hecho la compañía de la manzana es contribuir a “el software ha muerto, larga vida al sofware”.

  3. Chicos. Estamos en España.

    Primero hay que asumir la cultura que hay en éste pais.

    como bien se ha dicho, está el ejemplo del Wassap. Yo aluciné cuando mis amigos se quejaban por 80 putos centimos (perdon por la expresión pero tenia que quedaarme a gusto).

    nadie paga servicios técnicos. Buscan al amiguete, vecino o amigo.
    No se valora las horas de trabajo .

    Y el pais sigue en crisis-quiebra. Tenemos un problema muy grande, y los españolitos seguimos sin darnos cuenta.

    Otra cosa son los precios abusivos. Pienso que un Win8, Win7, Office, Linux, etc, deberia tener un precio de 20 euros +- para todo el mundo. No solo para Grandes superficies. de Esto Javi, ya sabes como va. Fijate el precio de las licencias a los no integradores OEM tipo HP , etc…

  4. nahiko dice:

    Bufff, vaya tema escabroso, también se puede decir, que podría considerarse injusto que algo que haces 1 vez y replicas en lo que parpadeas, lo vendes infinitas veces y cobras infinitas veces.
    Algo tangible, necesitas materia prima para producirlo y si quieres vender infinito, necesitas infinita materia prima…

    Luego vienen los que interesadamente consideran cultura a ciertas cosas, luego cuando no les interesa lo consideran ocio, como es el cine, jejeje, para que no les suban el iva lo consideran cultura, para que todos paguemos un precio desorbitado, es ocio, jajajaj.
    Y los que lo consumen, dicen que claro, la cultura debe tener distribución gratuita, porque les interesa, cuando dicen que a Almodovar le dan “ayudas a la cultura” ya les parece mal, porque entonces no les interesa.

    Luego resulta que el software no vale nada, pero resulta que Bill Gates es el segundo más rico del mundo, y no hablemos de los de Oracle, IBM, etc…

    No sé, me parece terriblemente difícil cuantificar estos asuntos, no obstante, creo que el mercado es quien marca la tendencia, si algo que tú intentas vender, no lo consigues vender, algo estás haciendo mal, intenta pensar en hacerlo o venderlo de otra manera… pero el cine, los videojuegos, y mucho otro mercado intangible está podrido de dinero

    S2!!

  5. Pingback: OS X Mavericks me regala un 20% de batería en el MacBook Air | Incognitosis

Comentarios cerrados