Tecnología

Chromebook Pixel: de cómo Google nos sigue tomando el pelo

·

Hoy tenía post ya medio preparado para hablar de una tomadura de pelo, pero parece que los grandes de la informática y la electrónica de consumo se han puesto de acuerdo porque tenemos no una, sino dos presentaciones de producto que han sido una absoluta vergüenza. De la primera (la PS4) quizás hable mañana. De la segunda, la de los recién anunciados nuevos maquinones made in Google, los Chromebook Pixel, me da tiempo a explayarme en este post, ahora que estoy calentito tras leer lo que Google nos quiere vender.

Para resumir: un Ultrabook basado en Chrome OS.

Mira que Google hace muchas cosas bien. De hecho, el Chromebook Pixel tendría pintón si no fuera por un pequeño detalle que mencionaré varias veces durante este post.

Está basado en Chrome OS.

Ante nosotros tenemos un equipo con una pantalla brutal de la que curiosamente Google no ha indicado el tamaño de diagonal. Su resolución, de 2560×1700 píxeles, y su impresionante densidad de píxeles, 239 ppi, arrojan en un cálculo rápido una diagonal de aproximadamente 12,85 pulgadas para un singular formato que se sitúa entre 4:3 y 3:2. Adiós al formato panorámico al que muchos ya estaban acostumbrados, por mucha pantalla super Retina que tenga este dispositivo. Y otro detalle: es una pantalla táctil. Con esa resolución, sí. Y repito:

Está basado en Chrome OS. 

El diseño de este Chromebook es elegante, desde luego, muy rollo Apple, pero más sobrio, y en su interior encontramos varias prestaciones de Ultrabook, como un Intel Core i5 dual-core a 1,8 GHz con una GPU integrada HD 4000, 4 Gbytes de RAM, 32 GB en su unidad SSD (ja), y versiones con y sin conectividad LTE -que en España pierde su sentido- con precios de 1.449 y 1.299 dólares respectivamente. Unos 1.200 euros al cambio (1.049 libras en UK según el anuncio oficial) que vuelven a resultar curiosos cuando prestamos atención a ese dato en el que sigo haciendo hincapié.

Está basado en Chrome OS. 

Vamos a ver, chicos de Google, almas de cántaro. ¿Qué sentido tiene pagar 1.500 dólares por una máquina que voy a usar esencialmente para navegar por Internet? Puedo hacer lo mismo en un tablet de 7 o 10 pulgadas y me ahorraré una buena pasta, comprarle un tecladito Bluetooth y tirar millas. En los comentarios de Hacker News lo dejan claro. Nadie (a no ser que sea estúpido) se va a gastar ese dineral por una máquina que tiene un precio desproporcionado sólo por contar con una pantalla muy chula. Entre otras cosas porque contará con 32 Gbytes de capacidad de almacenamiento -que sí, que sí, que la nube está ahí para lo que necesitemos-, con dos puertos USB 2.0 (2.0, yep) y con una autonomía de batería de 5 horas (probablemente menos en un uso real) que demuestra que ese pantallón tiene serias repercusiones en el consumo energético.

Como diría Will Hunting, creo que me lo puedo montar mejor. Por 1.200 o 1.300 euros me puedo pillar un ASUS UX31, o un Series 9 de última generación, o algún VAIO, o rascando un poco incluso un Macbook Pro de 13 pulgadas con pantalla Retina. Todos ellos son superiores de largo a este Chromebook en todo salvo en esa densidad de pantalla. Y todos ellos están preparados para funcionar con un sistema operativo de verdad. Y si Google solo tiene ese argumento (la pantallita de marras) para convencer a los incautos, será mejor que vayan preparándose para un estrepitoso fracaso.

Se supone que los Chromebook nacieron como equipos alternativos. «Su segundo portátil, y cada vez el de más gente«, ya sabéis, ese rollo. Pero este equipo no quiere ser un equipo alternativo, quiere convertirse en el equipo de trabajo de cierto usuario muy friki y probablemente muy chorra. Y si quiere seguir siendo ese equipo alternativo (ahora hay que añadir a eso «de lujo») , hay que decirle a quien haya tenido la brillante idea en Google que está muy, pero que muy mal. Esto podría haber colado perfectamente como una broma del April Fools’ Day.

Buen intento, Google. No cuela.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

19 comentarios en “Chromebook Pixel: de cómo Google nos sigue tomando el pelo

  1. pakolo dice:

    Muy grande tu crítica, espero con ansia ese análisis de la Playstation 4 que has mencionado antes. Claramente el chromebook este está muy desproporcionado, tanto por esa pantalla, demasiado «buena» para lo que es el resto del equipo, como por el precio, directamente relacionado con esa pantalla que tiene.

  2. Estoy de acuerdo que por prestaciones y precio los Chromebook Pixel no van a ningún sitio. Ahora bien, creo que insistes demasiado en algo para mí equivocado (aunque la realidad no me de la razón, como a Google, de momento). Me refiero a lo de que está basado en Chrome OS.

    Piénsalo bien: ¿qué necesita el usuario medio de PC que no pueda ofrecerle un Chromebook? Aplicaciones, ofimática, fotografía… incluso, cada vez más, juegos. Todo lo tienes en la Web (o la nube, como prefieras). Ahí es adonde creo que aspira llegar Google. No a venderte tu segundo portátil, porque ese espacio se lo están quedando las tablets.

    • Para trabajar con aplicaciones en la nube no necesitas un Core i5 ni 4 GB de RAM, creo yo. La máquina es desproporcionada para el uso que un internauta con pasta pueda dar de ella. Los argumentos que esgrime la gente en Hacker News (he enlazado en el artículo) son muy racionales, y dejan claro que este Chromebook no tiene demasiado sentido.

      Para tenerlo tendría que tener una unidad de 128 GB, puertos USB 3.0, y un sistema operativo de verdad. Si se tercia, Chrome OS en arranque dual, pero de ahí no paso.

    • No es obsesión, y de hecho hasta lo veo como una alternativa curiosa para un segundo o tercer dispositivo. Algo así como Android en un Nexus 7. Ahí sí puede tener sentido como lo tiene en los Chromebook originales que son una mera evolución de los netbooks, pero no en una máquina de 1.200 euros, por favor. Seamos serios.

  3. mac dice:

    no olvidemos que Javier es fanboy de apple, luego el resto se explica solo.
    para ellos es justificado pagar 1mil dólares por un iphone totalmente desproporcionado viendo mejores alternativas con Android, pero luego viene google con una prueba más de concepto como Yo lo veo y los fanboy de turno se lanzan a la yugular… ya es normal.

  4. Miguel dice:

    Cualquier persona con minima curiosidad informática o general, huye de chrome OS como sistema operativo para un ordenador personal, creo yo.

    Pero las web que se monta google para sus productos molan un rato :p

  5. nether dice:

    Te doy toda la razón, básicamente el precio le cava la tumba a este proyecto.

    P.D.: Si no es mucho abuso ¿El tema o plantilla de tu blog, donde la puedo conseguir? Me gusta el diseño.

    Saludos

  6. DanielM dice:

    Ay… Y yo que confiaba tanto en Google. Qué razón llevas al decir que, sí, hace cosas bien, pero también cosas pero que muy, muy mal.

    En su momento me emocioné con Chrome OS: velocidad de arranque apabullante, basado en una idea innovadora… Parecía un proyecto interesante. Pero no han sabido sacar buen partido de ello, y cada vez lo hacen efectivamente peor.

    Si hay una cosa por la que odio a Apple es por sus precios indecentes en hardware que no lo merece tanto. Ahora Google también empieza…

  7. Es un despropósito, es un Nexus 10 con teclado y micro Intel, pero ya está.

    Para movilidad es preferible un Nexus 10 con un teclado inalámbrico, que tiene prácticamente la misma resolución.

    Por ese precio te pillas un buen portátil con resolución 1600×900, disco híbrido, un i7 quadcore y 8GB de RAM, y tienes mucho más equipo y más útil.

    Para que esto resultase atractivo debería dar muchísima más autonomía y tener mejor precio. Desde luego en Google tienen un serio problema con la gestión de sus productos, primero el disparate de los Nexus y su nula disponibilidad, ahora este rumbo errático con sus Chromebook.

  8. Pingback: Qué vergüenza, Sony, qué vergüenza | Incognitosis

Comentarios cerrados