Incognitosis

La victoria más importante de mi vida

·

Mi padre jamás se dejó ganar a nada. Nunca. No digo ya contra rivales normales, no: jamás se dejó ganar por nosotros, sus hijos. Qué fuerte, papá. Carne de tu carne, como quien diría. Don Valentín era mucho Don Valentín, y cuando se trataba de deportes -y  en realidad, de cualquier otra cosa- nos inculcó un espíritu competitivo importante.

Eso, claro, provocó muchos disgustos. Llevo jugando al tenis toda mi vida gracias a aquella afición suya, y durante los primeros años mi hermano y yo lloramos mucho y rompimos muuuchas raquetas por derrotas y rabietas. Para que entendáis aquella cultura competitiva, un detalle: mi padre podía protestar y negarse a malgastar dinero en otras cosas o caprichos, pero jamás -jamás, insisto- protestó por aquellas raquetas rotas.  Nunca.

El caso es que aquella, fuera o no la mejor forma de animarnos a jugar, funcionó. Mientras otros niños de la urba donde jugábamos acababan apuntados a clubes o con profesores particulares y despuntando un par de años para no volver a jugar jamás -hartos de haber convertido una afición en una obligación- nosotros tuvimos la suerte de ver el tenis como lo que continuó siendo siempre para nosotros: un juego. Uno muy divertido. Cuando por fin nos dejó entrar en una pista (pasamos dos o tres años dándole al frontón para coger la mecánica de los golpes, de profes nada, repito) lo hizo sabiendo que a esas alturas ya podríamos pelotear tranquilamente. Y así fue. Y entonces ya no solo empezamos a jugar entre mi hermano y yo. Empezamos a jugar contra él.

No sé cuántos partidos perdí con él, pero fueron muchos. Incontables. Pero lo que sí recuerdo como si fuera ayer es aquel primer juego ganado. No recuerdo el primer set o el primer partido, no. Recuerdo el primer juego, y lo recuerdo como un hito alucinante. Como cuando la gente te cuenta que ha corrido un maratón. Era algo imposible de lograr. Para mí aquello era básicamente tan difícil como ganar un Roland Garros. No podía ser. Y entonces le gané un juego. Y no recuerdo haber sentido nunca un orgullo (deportivo) mayor en toda mi vida.

Fue la victoria más importante de mi vida.

Así que cuando hace unos días leía en Nautilus esta prodigiosa historia de un padre, una niña y el ajedrez no pude evitar acordarme de aquel primer juego ganado. Como en esa historia -ya lo he mencionado alguna vez- también me aficioné al ajedrez, y como contaba el autor también acabé jugando contra mi padre y ganándole. El artículo sirve de base para un hecho demostrado -aprender cosas nuevas cuesta más contra cuanto más mayor eres- y otro menos conocido: que aprendemos esas cosas de forma distinta a medida que nos hacemos mayores. Más defensivamente, con menos ganas de jarana y de riesgos. Más sabe el diablo por viejo, ya saben ustedes. Y entonces uno llegaba al fantástico párrafo final en el que el padre contaba lo que había sentido al ganarle sus dos últimas partidas a su hija (negritas mías):

It was, in the end, a Pyrrhic victory. Not only has she since beaten me many times, but there was the look in her eyes as I checkmated her a second time. For whatever the games had taught me about brains young and old, about the different ways we learn and deploy our cognitive resources, they also taught me that the only thing harder than losing to your daughter in chess is winning against her.

La historia, como digo, es prodigiosa, tanto por el tema como por su desarrollo. Porque estoy seguro de que disfrutar de una misma afición o deporte con tus peques no tiene precio. De hecho es una de esas cosas que espero con un sentimiento contradictorio: quiero machacar a mis niños al FIFA, al tenis o al ajedrez, y por supuesto quiero que ellos acaben machacándome a mí.

Pero sobre todo quiero que eso tarde en llegar para poder disfrutar de todo lo que tiene que venir antes. Y que sus derrotas duren (un tiempo al menos, que yo también tengo mi corazoncito), y que las mías, cuando se produzcan, lo hagan sintiéndome orgulloso de que, como mi padre, jamás me dejé ganar.

Qué grande era. Va por él.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

18 comentarios en “La victoria más importante de mi vida

  1. Monica dice:

    Que cierto y bien escrito Javi. Así era y así he hecho yo con Marc nunca dejándole ganar. No importa lo mucho que se moleste sé que así mi sobrino se volverá competitivo.

  2. nacho dice:

    Muy cierto,bro.
    Gracias por contarlo de una forma tan bonita. Eres un crack.

    Pd.: Ahora tienes que contar lo del fútbol (lo de»de joven yo era mediocre, o menos como…»). Espero esta historia pronto.

    • Gracias hermanito. Lo del fútbol también puede dar para otra historia, sin duda 😉 No he querido entrar en valoraciones sobre quién era mejor de los dos, que luego vienen más lágrimas. Un beso.

  3. Miguel dice:

    Perder no tiene porque ser malo ni bueno, es un resultado más del que cada cual debería hacer su propio análisis. Y si alguien se deja ganar por lo general no hay mucho que analizar.

    Motivación ante todo Javi, un saludo !

  4. Jose dice:

    Muy bueno el artículo. Es cierto lo que cuentas, recuerdo perder con mi padre al ajedrez, y terminar ganándole (¡otra afición que compartimos!).

    Te recomiendo un cómic EXCELENTE que retrata como pocos el tono que recreas en el post, «La casa», de Paco Roca (https://www.amazon.es/Casa-Sill%C3%B3n-Orejero-Paco-Roca/dp/8416251002/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1465509761&sr=8-1&keywords=la+casa+paco+roca). Lo leí estas Navidades y es de esas historias que te remueven por dentro, que te hacen volver a la niñez, que te emocionan y te hacen recordar. Ha recibido además el premio al mejor cómic nacional. Merece realmente la pena.

Comentarios cerrados