Tecnología

La IA no me va a quitar el trabajo: me va a hacer indispensable

Ayer hablaba con mi cuñado sobre IA. Él, que trabaja en temas de diseño 3D, me decía que el otro día vio cómo alguien ya estaba usando SketchUp para crear un primer boceto y luego lo combina con ChatGPT y nosequémás para que la IA le dé opciones de decoración.

Esto, me dijo, pinta mal.

Lo decía en el sentido de que a él no probablemente —está metido en otros jardines—, pero sí a algún que otro diseñador 3D que tenía una labor algo más sustituible. Y luego me miraba con ojos de cordero degollado. Como diciendo lo que ya he escuchado alguna vez:

Tú serás el siguiente.

¿Puede pasar? ¿Puede una IA hacer que me despidan? Por supuesto. Les ha pasado a los chicos de Gizmodo, la legendaria cabecera que ahora, al menos en su edición española, me genera cero interés y una profunda y total indiferencia. Si quiero leer sobre tecnología, sabiendo que Gizmodo es una traducción IA de la cabecera en inglés, jamás iré al sitio en español. Iré, como mucho, al original.

Más sobre esto después.

El caso es que insisto, la IA puede provocar que me despidan. Alguien en mi empresa puede decidir que mi trabajo no tiene valor suficiente y que compensa mucho más ahorrar un sueldo de siete cifras y que la máquina se encargue de producir contenidos más o menos decentes. Si yo fuera jefazo y estuviera planteándome cambios de futuro, sin duda lo tendría en cuenta. Menos costes (teóricamente), más beneficio (teóricamente). Win-win.

De momento no lo hacen porque supongo que saben que ChatGPT no escribe mejor que yo. Al menos, no de momento. Tampoco lo hace mejor Google Bard, que no sé si estaréis usando pero que a mí cada vez me gusta más (incluso más que ChatGPT). La pregunta, claro, es si lo hará en el futuro, y ahí tengo una respuesta que parece chunga.

Por supuesto que ChatGPT escribirá mejor que yo. Y probablemente, que cualquier humano.

El problema es que eso no importa demasiado porque aunque una máquina pueda escribir o informar, dudo mucho que los seres humanos lleguemos a fiarnos jamás al 100% de ella. No al menos como nos «fiamos» de los medios actuales. Ya sé, ya sé. No nos fiamos mucho: cada medio tiene sus propios sesgos e intereses, su propia «agenda» como dicen los sajones. Pero aún así, confiamos en que básicamente están contando —en el fondo— los hechos. Aunque los adornen. Aunque recalquen más unos y escondan un poco más otros para orientarla hacia esa «agenda». Da igual. No inventan y no mienten, al menos en lo importante, porque eso significaría una pérdida de reputación absoluta. Y eso no se lo puede permitir ningún medio que quiera salir adelante.

Y ahí voy con mi reflexión. Cuando la IA nos quite el trabajo, los que informamos (o comunicamos) seremos más indispensables que nunca por dos razones.

Primera razón: si no sale en la CNN es que no ha pasado

La primera, que seremos, para bien o para mal, quienes cuenten los hechos reales. Puede que adornándolos, insisto, pero serán más que nunca el refugio de quienes quieren saber qué pasa. Igual se entiende mejor con un ejemplo:

Puede que recordéis esa imagen. Hablé de ella cuando apareció. Alguien subió una foto de un edificio en el Pentágono ardiendo y la cosa se difundió bastante. El deepfake provocó seguramente inquietud en mucha gente que lo vio y no se planteó que no fuera verdad. Pero lo que tenía que haber hecho esa gente era darse una vuelta por los principales medios generalistas.

¿Salía esa explosión en The New York Times? ¿En la CNN? ¿En El País o El Mundo?

No. Y si algo así pasa de verdad y a los pocos minutos no está en portadas de esos medios, es que no ha pasado de verdad. En algún sitio oí o leí eso de «si no sale en la CNN, no ha pasado», y aunque es una exageración, la idea es esa. Los medios importantes, los generalistas, serán algo así como (o deberán convertirse en parte en) los grandes verificadores de la verdad. Una especie de maldita.es a gran escala, pero sin tener que hacer esa labor de «No, la explosión del Pentágono no es real»: bastará con que no lo mencionen para saber que no ha pasado, porque lo importante estará ahí. Para cosas «menos importantes», eso sí, tendremos que estar alerta y hacer uso del sentido común, cosa que no siempre es fácil. El peligro está ahí, sin duda, pero como digo para muchas cosas intuyo que los tiros irán por ahí.

Segunda razón: escribir con alma

El otro argumento es quizás algo más ingenuo, pero creo que también es (al menos, para mí) válido. Viene un poco al hilo de lo que comentaba de Gizmodo: en cuanto sé que algo ha sido creado por una máquina, lo miro con otros ojos.

Eso no significa que lo mire mal, ojo. Estoy encantado de vivir en una era en la que las máquinas han permitido nos han facilitado tanto la vida y han evitado que, por ejemplo, la inmensa mayoría estemos labrando el campo o poniendo tuercas. Vivimos mejor que nunca gracias en parte a ellas, así que por ese lado, chapeau.

Pero mi planteamiento viene de hacer caso a algo que no tiene alma en otros ámbitos. En el creativo, desde luego, ocurre. Me alucinan las imágenes creadas con Midjourney y similares, me parece fantástico utilizarlas y compartirlas, pero son obras sin alma. Eso me hace verlas con cierta indiferencia. Como si detrás no hubiera mérito o esfuerzo. Lo hay en parte, claro, pero no es lo mismo. No es el tema de que algo sea artesanal o fabricado en cadena, es que detrás haya alguien que aporta alma y contexto en esa obra, sea del tipo que sea.

Como digo, puede que aquí peque de ingenuo, pero si sé que un análisis del iPhone 16 —por ejemplo— está escrito por ChatGPT, me lo voy a leer de forma bastante fría. No me lo voy a creer mucho, o al menos no voy a dar demasiada importancia a lo que me pueda sugerir. Me fiaré más de la gente en la que confío a la hora de leer ese análisis o ver su vídeoanálisis —me fío de MKBHD, por ejemplo— y mi opinión se formará a partir de esas impresiones, y probablemente no (o en menor medida) a partir de las de una máquina.

No sé si lo pilláis. La máquina puede escribir bien, pero siempre (¿siempre?) carecerá de eso.

Y para mí precisamente eso es lo que hará que la IA no me quite el trabajo. O si me lo quita, que no me impida ganarme el pan con esto que hago porque habrá (espero) más gente que piensa como yo.

Al menos por ahora.

Más adelante, veremos. Igual soy un ingenuo. Ays.

Suscríbete a Incognitosis

¡Recibe en tu correo las nuevas entradas!

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 comentarios en “La IA no me va a quitar el trabajo: me va a hacer indispensable

  1. YoMismo dice:

    Pues en eso andaba pensando, el alma. A ti se te nota que eres de la vieja escuela. A otros cuesta distinguirles de una IA, que escriben «artículos» al mismo ritmo que un churrero hace los churros. Luego sale lo que sale. Estos si que deben tener miedo.

    Sobre el punto 1, los medios, no. Viven sus horas más bajas en lo que a credibilidad se refiere. Y mientras su principal fuente de ingresos sean los poderes públicos y las empresas que pagan la publicidad, su credibilidad no va a mejorar. Su misión hace tiempo que dejó de ser la de informar.

    • Gracias por lo primero. En cuanto a lo segundo, no digo que no tengan sus problemas, pero insisto: si ves algo en redes que parece real, ¿cómo saber si lo es? ¿Preguntándole a tu cuñao? No. Los medios tendrán que convertirse en «ministerios de la verdad». Y si lo logran, serán más importantes y relevantes que nunca.

      Que lo logren es lo complicado, pero si no lo consiguen ellos… chungo. No sé si tu ves otra opción.

    • Land-of-Mordor dice:

      Entre la «cadena» reenviada por aplicaciones de mensajería o su equivalente publicado en redes sociales, casi siempre con la coletilla de «de esto no te van a hablar en los medios», y los medios tradicionales de información, me quedaré con los tradicionales. Porque de los medios tradicionales es fácil saber de qué pie cojean y como «visten» la información. De lo que te manda el amigo o familiar de turno o ves en redes sociales como publicación «random» no tienes ni idea de donde viene y qué motivación tiene detrás.

      Prefiero la información que yo ya sé que viene con cierta manipulación o decoración que la que se me vende como «verdad absoluta que nadie te quiere contar y que yo te voy a iluminar».

  2. nadie dice:

    No estoy deacuerdo 🙂

    1. Los medios tienen, cada día, menos credibilidad. Vivimos en una época en la que la mentira no tiene consecuencias y esto ha roto las reglas del juego. También en los medios generalistas.

    2. No tengo muy clara tu visión de la manera en la que se espera que trabajen estas IAs. ¿Hacer un análisis del último Iphone? No, claro que no. Una IA no tiene iniciativa. Probablemente tampoco los medios para hacer esa clase de trabajos. Por eso no concibo a una IA haciendo un análisis de nada. Tampoco haciendo de corresponsal allí donde esté la noticia. Las IAs, al menos con la tecnología actual, son meras herramientas. Lo que va a pasar es que en las redacciones había una plantilla de editores para redactar los artículos que van a ser publicados. De aquí en adelante habrá un tío a los mandosbde una IA, con la que redactará todos los artículos. Introducirá los parámetros necesarios (los de la noticia o el resultado del análisis de Iphone), pulsará un botón para generar el artículo, lo corregirá o adaptará, en un par de minutos, y le dará a publicar.

    Como ejemplo válido, el caso de Genbeta. Los artículos son escritos por alguien, en inglés, y han cogido a la IA para hacer una traducción automática y sacar artículos en español como churros. ¿Crees que los articulos originales habrían podido ser escritos por una IA? ¿De la nada? No, claro que no porque la IA es una mera herramienta, no tiene iniciativa. Ni medios para encontrar y analizar la información por sí misma.

    Conclusión: con la IA aumenta la productividas de los profesionales y, lógicamente, haran falta muchos, muchísimos menos profesionales. Redactores, traductores, diseñadores, programadores, etc.

    • 1. Yo creo que con sus luces y sus sombras son, por decirlo de algún modo, el mal menor. Si encima no tuviéramos ni eso, chungo.

      2. Es muy probable que ocurra algo así, pero si yo veo un medio que es una mera traducción de otro medio, no lo visito. Visito el original si entiendo el idioma, y si no elijo otra fuente. Lo de Genbeta… ¿tienes pruebas? Son compañeros, veo bastante difícil que estén haciendo algo así.

      Y lo del editor jefe con un equipo de IAs a su cargo no es nuevo: los medios financieros llevan tiempo usando estos sistemas para publicar notis rutinarias, sin chicha, que simplemente dan datos (informes trimestrales, etc). Yo no hablo de eso. Hablo de todo lo demás: contexto, opinión (que probablemente cada vez sea más importante), estilo, tono, ALMA. Que habrá cosas que no lo necesiten, seguro, pero esas no las leeremos mucho. No al menos en mi caso.

  3. Antonio Bello dice:

    Pues me temo que yo tampoco estoy de acuerdo.

    Que conste que no soy un experto de nada, aunque si aficcionado que sigue el tema de los medios y la IA, y seguro que tú sabes más de esto que yo, pero si tuviera que apostar, no apostaría a tu escenario.

    El periodismo es una profesión de futuro muy complicado, el principal motivo de esto es su decreciente rentabilidad, debida a su vez al hecho de que cada vez menos gente está dispuesta a pagar por la información, ya que esta circula gratuitamente y a raudales (otro tema es la calidad). Tú mismo te planteaste darte de baja de El País porque no le veías sentido a mantener la suscripción.

    Los que más van a sufrir (de hecho ya lo están sufriendo) son los medios que tratan noticias no localizadas, como la tecnología por ejemplo. Véase el mencionado caso de Gizmodo. Tendrán una «matriz» en un idioma y se tirará de traducción (no menosprecies la cantidad de lectores que no se manejan en un idioma que no es el suyo). Aquí estamos viendo en mi opinión la punta del iceberg, no me extrañaría que un futuro (yo diría que cercanísimo) la IA sea capaz, por las imágenes de discriminar de que se habla en un vídeo (digamos una review de un teléfono) transcriba la voz, y a partir de ahí haga un refrito de cientos o miles de vídeos en texto.

    Lo que dices de los periodistas como verificadores de la información, sinceramente, no lo veo. Eso ya podría estar pasando, de hecho se vierten enormes cantidades de información falsa en las redes sociales, y nadie se molesta en verifcarla, más bien se hace al contrario, como dices, simplemente no se da por bueno lo que no llegue a los medios de más prestigio. Pero en estos mismos medios «de prestigio» la tendencia es a la precarización, becarios sobre-explotados, falta de corresponsales, redacción de artículos en El País (lo digo porque es el que más leo) que dan vergüenza ajena, con errores sintácticos y a veces incluso de ortografía, etc, etc… Y mucho me temo que la IA no va a hacer más que empeorar las cosas en ese sentido.

    Y otra industria a la que la IA va a poner patas arriba, una vez más va a ser la de la música, cualquiera que haya probado Suno (lo recomiendo) se dará cuenta que algo así cambiará de principio a fin esta actividad… pero esto ya es otra historia.

    Un saludo.

    • Todo puede ser, claro, y quizás sí haya una diferenciación más clara de medios de pago que deberán (teóricamente) tener esa parte diferencial (IA como ayuda, pero no escribiendo artículos) y los medios en los que asi todo lo hará una IA, y que serán gratis y con modelo publicitario.

      No sé. Quizás, como apuntaba en el tema, peco de ingenuo, pero yo confío en que ese periodismo de calidad seguirá existiendo para quien quiera ir más allá de lo que pueda hacer una IA. Que conste aquí que yo me iba a dar de baja en El País porque al final accedo muy poco, no porque me haya dejado de gustar o convencer su línea y tono. No veo eso que dices de la precarización (al menos no en la redacción, pero insisto, no leo mucho generalistas, un poco más El País).

      Todos especulamos, claro, y no necesariamente porque yo esté más o menos metido en el tema puedo tener más garantías de que ocurra lo que yo creo que ocurrirá. Y sin embargo, sigo pensando que por ahí irán los tiros.

      Y si no, pues nada. Me montaré mi «The Incog» con paywall y si me queréis, irse.

  4. Miguel dice:

    Javi creo que si estás pensando en las razones por las que no te quitará el trabajo… piensa mejor en las por qué si.

    Yo me agarraría al contenido audiovisual o muy especializado el resto de contenido es lo mínimo que se le pide a una IA hoy imagínate mañana.