Tecnología

¿Es Google el demonio?

·

Hace casi 30 años la informática estaba en otra era. Aquella época estaba dominada por el hardware, la microinformática y los primeros PCs, y en aquel entonces había un claro dominador del mercado. IBM, el gigante azul, que con sus errores y sus aciertos era considerado como el verdadero demonio del mundo tecnológico por su poder e influencia.

Diez años más tarde la cosa cambió: ya no importaba el hardware, sino el software. Una empresa que precisamente se aprovechó de la influencia de IBM logró situarse como la más importante del mundo. Aquella empresa se llamaba Microsoft, y con sus (muchos) errores y sus aciertos ha dominado el panorama informático mundial durante dos décadas. Y eso provocó que cogiera el testigo de IBM para convertirse en la empresa más odiada del mundo.

Pero de nuevo, 10 años más tarde, las cosas cambiaron. Ya no importaba ni el hardware ni el software. Importaba la información, y sobre todo, la forma de acceder a ella. Y una empresa que nació de la casi absurda idea de un organizador de dicha información se convirtió en un monstruo de Internet que hoy extiende sus garras en todos los ámbitos. Google con sus (pocos) errores y sus (muchos) aciertos ha recogido el testigo de Microsoft, que a su vez lo había recogido de IBM, y se ha convertido en una empresa temible, abominable, y como muchos indican, incluso demoníaca  ¿Es Google el demonio?

Pues al igual que ocurrió con sus dos antecesoras, la respuesta es clara.

No.

Google nació con el “don’t be evil” (“no seas malvado”, en una traducción libre) como eslogan, pero su magnitud ha hecho que aquella frase sea ahora interpretada de una forma distinta, y se cuestiona si realmente Google no habrá violado sus propios princpios. Sin embargo, no ha hecho realmente nada de forma directa para ganarse dicha reputación. Solo han tratado de hacer su trabajo, más y mejor, y todos seguimos quejándonos de apartados como la privacidad. Y eso que este vídeo, del que ya hablé, es para dejar a cualquiera preocupado:

Lo explica de forma ejemplar una redactora de ZDNet llamada Dana Blankenhorn, que en un post titulado “Google derangement syndrome” (“El trastorno mental de Google“, en otra traducción libre) trata de identificar los síntomas de una enfermedad que afecta a millones de internautas: la de un temor exagerado a lo que Google hace y puede hacer con toda la información que recolecta.

Y cito:

What I want to know is, where is the evidence? Where is the evidence that Google is evil, or has done evil? I try to read all the critics and mostly what I see are intimations of what they might do.

  • They might use their digitizing of books to control the book market.
  • They might use their collection of personal data against you.
  • They might tie their Android phones and Chromium PCs to Google services and lock others out.
  • They might create a search monopoly.
  • They might kill the newspaper business.

Efectivamente: no hay evidencias de que Google sea el demonio, o de que haya realizado prácticas “demoníacas” con nuestros datos. Todo se queda en un “podrían hacerlo”, pero no va más allá porque, sencillamente no lo han hecho. Concuerdo totalmente con ese artículo, en el que Blankenhorn indica además otro aspecto interesante:

It€™s true that with great power comes great responsibility. We are right to be suspicious. But you don€™t call in the cops before there is some evidence of a crime, until power has been abused.

¿Estamos eliminando la presunción de inocencia? ¿Culpando a Google y lapidándola antes incluso de que hayan hecho realmente algo? ¿Somos como la SGAE, que basa toda su actividad en la presunción de culpabilidad?

Eso parece, y desde luego es una realidad totalmente injusta. Puede que Google gestione nuestra vida -al menos la parte digital-, pero lo hace por dos razones:

  1. Lo hacen realmente bien, y lo más importante,
  2. Nosotros les dejamos que lo hagan.

Así que no tiene sentido quejarnos tanto: si no te gusta que tu información esté en Internet, sé consecuente: no la publiques. No veas vídeos en YouTube, no leas el correo en Gmail, no redactes documentos en Google Docs, y sobre todo, no uses el buscador de Google. Porque cuando haces todo eso estás aceptando los términos de uso de esos servicios.

Así que deja de lloriquear y sé consecuente.

Si valoras tanto tu privacidad, no te conectes a Internet, o usa alguno de los cientos de recursos que permiten ganar un grado de anonimato realmente alto.Y no te quejes tanto de lo que “Google podría hacer con mis datos“. Google no está haciendo nada, que sepamos. En todo caso, sólo los usa para tratar de mejorar los servicios que ofrece. A mí no me importa. Si lo hiciese probablemente no publicaría este blog. O no lo indexaría en Google.

Como diría aquel, un poquito de por favor.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “¿Es Google el demonio?

  1. St3f@NoV dice:

    No se trata de no usar el internet sino de saber usarlo, la cookie de seguimiento única que google inserta sin nuestro consentimiento es tan ambigua como su política de privacidad. Desactivando el javascript para ciertos dominios es suficiente y no por esto dejamos de poder guardar nuestras preferencias. Utilizar scroogle que si deshecha los datos recaudados es una buena opción para utilizar el buscador de google.

    Hace poco publicaste un artículo €œEn defensa de los derechos fundamentales en internet€ en el punto número 1 creo que hablas de la privacidad o ¿nó? pues no creo que la pólica de privacidad de google este de acuerdo con esto.

    En lo personal no me gustaría que mi tarjeta de crédito revelara mi información personal solo por que puede hacerlo, pero para eso existen las políticas de privacidad.

    Yo no digo que google sea malo solo digo que hay muchas cosas reprobables que se podrían cambiar, como por ejemplo el cache con el cual invades sitios que no están dispuestos a ser públicos, el recaudamiento de datos y la venta de los mismo a terceros, el pagerank, adsense, en fín podría extenderme mucho más pero creo que no tiene sentido. Concuerdo en que al que le guste google que lo use y a quien no, que no lo use.

  2. juanjo dice:

    Te creía mas inteligente, javipas. Tratas de defender lo indefendible, que crees, que google es una ONG? Google simplemente quiere ganar dinero, si para ello tiene que vender tus datos, lo hará (y lo hace).

    Yo por mi parte, seguiré usando mi servidor propio de mail, mi bind9 como dns y mi openoffice como suite ofimática. Y no, no tengo cuenta google, mis búsquedas son anónimas.

    un saludo

  3. st3f@Nov: la opción de scroogle está bien, y como digo cada uno usa lo que más le compensa. El manifiesto era más por el tema de la polémica ley antiP2P, pero sí, está claro que todo servicio web debe tener ese respeto por la privacidad como base fundamental. Y de nuevo, no veo el fallo de Google: cuando usas los servicios es porque aceptas los términos de uso: si no, no los uses. A mí no me importa que Google sepa que he buscado info sobre cierto tema para insertarme anuncios de AdSense -total, ni me fijo en ellos- pero lo que dices al final es algo curioso, y de hecho va también con lo que dice juanjo.

    @juanjo ¿más inteligente, o menos ingenuo? Lo de que Google venda mis datos es una acusación algo fuerte. Pero si me das pruebas nada, dejo de usarlo y les ponemos una demanda, porque eso sí sería una violación de la privacidad. Y me parece perfecto que uses todas esas soluciones, es justo lo que decía en el post, ¿no?

  4. carlos dice:

    Esto solo tendria sentido sin entraramos a internet por medio de implantes como en Ghost in the Shell, pero ahora con ultraportatiles carisimos como un BMW ya no importa

  5. Totalmente de acuerdo…

    De verdad, el miedo de algunos hacia Google me parece una paranoia enfermiza.

    Para empezar… ¿qué va a vender Google de nosotros?… ¿en verdad nos creemos tan importantes como para temer que vendan información relativa a nosotros?…

    Además, llegáis tarde y por mucho.
    Google lo único que ha hecho ha sido aplicar algunas prácticas de marketing al mundo de internet.

    Desde hace mucho las grandes empresas estudian a los consumidores, fijándose en qué compran, en dónde es más efectivo montar un lineal, en qué colores son más llamativos y atractivos para las personas, etc, etc….

    Google lo que ha hecho es adaptar ese estudio a la red y las herramientas que pone a nuestra disposición.
    Y lo único que hace es usar la información que pueden recopilar, con tu consentimiento, para su servicio de publicidad.

    Gracias a eso, podemos tener cuentas de correo con capacidades soñadas hace unos cuantos años, a cambio de pequeños mensajes relacionados con palabras claves en el texto de los emails.

    De ahí a pensar que Google te está espiando, hay una brecha muy grande.

    Juanjo, ¿de verdad Google vende nuestros datos?… pues nada, si lo afirmas tan rotundamente será que tienes pruebas… ¿nos las muestras o debemos de creer como un acto de fe?

    De verdad, respeto tu postura, pero me parece excesivamente paranoica y cercana al personaje de Brill (Enemigo Público).

    Solo voy a añadir una cosa, si tan celosos sois de vuestra privacidad, no pongáis ventanas en casa ni uséis internet.
    Por mucho proxy que queráis usar, no podréis evitar por el router de vuestro ISP… ¿seguro que no os está espiando para vender vuestros datos?…

  6. St3f@NoV dice:

    A mi sencillamente no me gusta google x k no me gusta que recolecten mis preferencias de navegación sin que les cueste un puto centavo.

    Si quieren hacer estudios de mercadeo que paguen por ellos, son lo suficientemente ricos para hacerlo. La política de ayudanos a mejorar nuestros servicios es simplemente: contribuye mientras nosotros nos enriquecemos.

    Por ejemplo la única diferencia entre la plaga de alexa y google trends es que alexa fue clara en su política de privacidad y por eso perdió varios juicios, por el contrario google utiliza la política “don’t be evil” para convencer a todo el mundo que es maravilloso.

Comentarios cerrados