Tecnología

Mi Tesla tendrá que esperar

En casa llevamos un mes con el coche familiar en el taller. A nuestro Kuga de 2010 se le ha estropeado el filtro de partículas y no acaban de dar con la tecla para arreglarlo.

Con los coches parece pasar algo similar a lo que ocurre con las enfermedades: cuando te pasa algo, resulta que le ha pasado a todo el mundo. Yo no había oído jamás lo del filtro de partículas, pero después de pagar una pasta por la reparación inicial, nuestro mecánico de confianza nos dijo que lo nuestro es muy común. Que la gente hace recorridos cortos y el filtro no se activa hasta que le metes un poco de tralla al coche en recorridos más largos. Y como somos de conducción tranquila y no hacemos viajes largos a menudo, teníamos todas las papeletas, parece.

El caso es que la reparación no ha ido bien y llevamos un par de visitas extra para que traten de encontrar qué narices la pasa al coche. Mientras tanto estamos tirando con mi batmóvil, que aguanta el tirón a sus 18 años pero que no es precisamente eficiente: consume entre 9 y 10 litros a los 100.

La situación ha hecho que Sally tenga ya en mente lo de que nos toca cambiar de coche. Malditas las ganas que tengo de comprar coche en estos momentos, le digo yo. Esperaba que el Kuga aguantase 4 o 5 años más (como poco) porque quizás entonces 1) el mercado de los eléctricos 100% esté más asentado y 2) la infraestructura de carga sea mucho mejor. Bueno, y por una tercera razón derivada de esas dos primeras: 3) porque cuando sea mayor quiero comprarme un Tesla.

Ayer y hoy he echado un ratito para ver cómo estaba la cosa haciéndome la pregunta obvia: ¿si tuviera que comprar un coche ahora, cuál compraría? Me temo que el Tesla se queda fuera de la ecuación: es un coche caro para mí, un capricho al que probablemente sacaría poco partido. Quizás algún Tesla Model 3 seminuevo pudiera hacer el apaño, pero una vez más creo que no es el momento.

Naino. Al menos no de momento.

En esos ratos de investigación superficial —estoy bastante desconectado del mundo del motor— primero he leído la guía para dummies de coches híbridos, híbridos enchufables (PHEV) o coches eléctricos. La hizo hace unos meses Alberto de la Torre, compañero en Xataka que de esto sabe bastante más, y lo cierto es que el tema es estupendo: ligero y claro. Una buena introducción a ese mundo de la electrificación.

De todas las propuestas poco a poco me iba quedando claro que hoy por hoy nuestra situación hace que la opción ideal sería un híbrido enchufable. Estos modelos tienen (al menos) dos motores, uno eléctrico y uno de combustión, además de una pequeña batería y el depósito de combustible. Son, diría yo, los coches de la transición.

El futuro puede que sea de los eléctricos 100%, pero hoy por hoy en muchas situaciones lo que más sentido tiene es el híbrido enchufable: la mayoría de la gente no se hace 200 km al día: hace desplazamientos cortos y no necesita grandes autonomías en sus eléctricos. Los PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) permiten eso, porque esas pequeñas baterías suelen ofrecer una autonomía de unos 50 km, y a partir de ahí uno ya tira del combustible normal.

¿Qué significa eso? Pues que si tus trayectos al día son de unos 50 km en total, no vas a gastar ni un duro de gasolina. Gastarás en cargar esa pequeña batería, y lo normal es que para ello tengas un punto de carga en tu plaza de parking. Ahí está el problema de cualquier coche mínimamente eléctrico: que igual no tienes acceso sencillo a un punto de carga. En el miniresort burgués tenemos plaza de garaje así que esa parte sería (creo) solucionable.

¿Cuánto cuesta cargar esa batería? Pues hay de nuevo temas bastante completos al respecto. En Motorpasión tienen un tema actualizado con los costes actuales (y desorbitados) de la luz, y en sus cuentas les sale un precio de unos 0,35 euros/kWh. Así que es multiplicar por la capacidad de las baterías, que en esos PHEV no son muy grandes (unos 15 kWh) y sale un precio de unos 5 euros por cargarla por completo. Cargarlo en cargadores externos sale más caro, claro. Hasta el doble, según ese artículo.

Las cuentas rápidas parecen apuntar a que uno ahorra con el eléctrico porque la gasolina sale más cara. Un trayecto desde Pozuelo a Arturo Soria supone según Via Michelín recorrer 25 km y un coste de unos 3,7 euros. Si hacemos ida y vuelta habremos recorrido 50 km y el coste será el doble, claro, 7,4 euros. Así que sale un 50% más caro (aprox) y además con el eléctrico estamos 1) evitando emisiones y 2) podríamos aparcar sin pagar en zonas azules/verdes. Las cuentas parecen salir, pero claro, me puedo equivocar, así que si es así me decís, que estoy escribiendo esto en plan reflexión rápida.

Esas cuentas me dejaron claro que a priori lo que nos vendría bien sería efectivamente un híbrido enchufable, y la siguiente pregunta es, claro, ¿cuál? No querría tener que gastar una millonada pero sí me gustaría tener un buen sucesor del Kuga: rollo SUV, buenas plazas traseras —los niños están creciendo— y buen maletero.

Tras ver algunos modelos en plan rápido ha habido uno que me ha hecho bastante tilín. Se trata del Hyundai Tucson Híbrido Enchufable, que en su versión 1.6 TGDI PHEV 6AT 4×4 (esto es peor que lo de los nombres de los portátiles) cuesta 35.990 euros en la web oficial de Hyundai (descuentos aplicados). Eso sí, en su versión básica (y en color rojo), que en principio me parece estupenda y suficiente.

He acabado revisando algún que otro vídeo —este de Guille García Alfonsín (@GuilleAlfonsin) me ha parecido la pera, qué crack— y lo que por ejemplo decía este chico me parecía como muy de mi palo. No es ni pretende ser un coche deportivo, sino que es un coche familiar, muy de recorridos urbanos y 5 o 6 viajes largos en los que tires del combustible fósil de toda la vida. Para correr ya puedo fliparme si eso con el Forza Horizon 5.

Seguro que hay modelos por ahí interesantes y más de un truco que yo no tengo controlado, así que si por aquí sabéis del tema y podéis comentar, a ver si podéis dar vuestras impresiones y consejos de compra. Por ejemplo:

  1. Coches kilómetro cero o seminuevos: con pocos kilómetros si hay ciertas garantías de que no van a dar problemas. La cosa supongo que puede compensar bastante.
  2. Comprar en otra ciudad o país: ni idea de si eso puede hacerlo más rentable, pero supongo que hay de todo.
  3. Subastas: he oído algo de esto y supongo que el problema aquí es que lo que hay es lo que hay (lógicamente).

Ahí queda eso. Insisto en que esto no significa ni mucho menos que vaya a comprar coche nuevo, porque no tengo ninguna intención de hacerlo. Pero si acaban llegando malas noticias con el Kuga igual no queda otra opción, así que no está de más preparar la jugada y de paso ir valorando opciones. ¿Qué os parece?

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Responder a Juan Carlos Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

54 comentarios en “Mi Tesla tendrá que esperar

  1. nadie dice:

    Lo siento, no lo puedo evitar. A mí, lo que me parece es que, con la que está cayendo, los SUV deberían estar prohibidos.

    Los SUV son mucho más grandes y más pesados que los coches normales, con lo que también consumen bastante más que un coche normal. Por muy eficiente que sea el motor.

    Peor aún si, encima, no vamos a salir de la ciudad. En caso contrario, de poco sirve que traiga una batería con una autonomía de 50 km. Imagina de cuánto sería la autonomía de la batería si el coche no tuviera unas ruedas tan grandes, ni pesara tanto.

    • No entiendo el problema: yo no quiero estar con estrecheces y tampoco hacer viajes largos teniendo que comprar un remolque para las maletas (porque siempre llevamos mucho equipaje, muy a mi pesar). Si aguanta esos 50 km y son los que yo necesito, ¿qué más da que sea más grande o pequeño? No emite, se ajusta a mis necesidades y que yo sepa no hago daño a nadie. ¿Podría usar un coche más pequeño? Seguro, pero una vez más, sería más incómodo para mí y para la familia.

      Nones.

      • Me uno al no a los SUV. Los SUV al ser altos tienen muy mala aerodinámica lo que los hace consumir más, son más pesado por lo que también consumen más y son más peligrosos en curvas al tener el centro de gravedad más alto. A lo anterior hay que sumarle el que suelen ser más caros ya que el mercado parece preferirlos.

        No conozco la gama Hyundai pero por ejemplo el Ioniq parece similar en características de espacio, potencia, etc. a un precio menor. En el resto de marcas seguro que también tienes familiares con el mismo espacio que los SUV y mejores características de consumo y precio.

      • Land-of-Mordor dice:

        Javi: los coches han crecido. Lo siento en los concesionarios, lo siento en la calle, lo siento en las plazas de parking…XD

        Hoy un Ibiza tiene el mismo espacio interior que el León de hace unos años. Idem con otras marcas. Han crecido en anchura, longitud y espacio entre ejes, además de en equipamiento.

        Al igual que pasa con los térmicos, a igualdad de potencia y motorización la diferencia entre el SUV y el compacto con el que comparte plataforma en consumo y autonomía es notable. Qashqai y Megane (y clase A, B, CLA y CLB de Mercedes «180») usan el mismo motor TCe de 1,33 litros, 4 cilindros y 140 cv, pero mientras que en el Renault se queda alrededor de los 6 litros con un uso normal, en el SUV de Nissan ronda los 8. Con los enchufables pasa igual. Mismo conjunto de tren motriz y batería dan para más kilómetros de batería en el compacto/familiar que en el SUV y un consumo menor en viajes largos cuando la batería se agota.

        El maletero es importante y el SUV parece más amplio, pero a veces la diferencia no es tanta. Ten en cuenta que la mayoría de enchufables, independientemente si son compactos, familiares o SUV pierden el doble fondo inferior por la batería, por lo que un SUV enchufable del segmento C puede tener un maletero tan practicable como un compacto del mismo segmento con motor térmico o híbrido no enchufable. Hay que comparar, ver y tocar y a veces el aspecto exterior engaña como nos pasó a nosotros con el Yaris de 2017. Por fuera parece una caja de zapatos de 3,96 metros de longitud. Por dentro tienes mayor sensación de amplitud que en otros coches 20 o 30 cm más largos. E incluso hemos viajado con él con maleta de 20 kg, mochilas, cosas de bebé y estructura del carro en su maletero de 200 y pico litros. Evidentemente no es un coche para viajar con dos niños y dos adultos con su equipaje, pero tampoco lo parece a priori para viajar dos adultos y un bebé incluyendo la estructura del carro.

        En definitiva. Yo nunca he sido de SUV y cuando me tocó buscar coches, incluí los SUV dentro de la ecuación. No me cuadraron. Tampoco era de familiares y al final acabé con uno. Como tú dices muchas veces, atrévete a perder la discusión. Si al final acabas reafirmando tu idea inicial, lo que obtendrás es paz mental y seguridad en tu decisión.

      • Cierto, cierto. Hay que atreverse a perder discusiones. Como dices, llegado el caso habrá que probar un poco de todo, igual me llevo sorpresas y tu apunte del consumo reducido en los no-SUV desde luego tiene sentido. Bien por las alternativas, y habrá que explorarlas. Gracias de nuevo Land!

  2. Diego dice:

    Pues justo el otro día hablé con el del taller del tema. En contraste a tu resort burgués yo vivo en un «antiguo palacete madrileño», vamos, un piso grande antiguo sin garaje ni nada que se le parezca. Mi mujer va todos los días al trabajo a zona azul y no tenemos parking ni en el trabajo ni en casa y aún así a veces pienso que el próximo será un híbrido enchufable, solo voy a tener un coche y coincido contigo en verlo como el coche de transición; tanto por la etiqueta cero para que mi mujer aparque despreocupada como por los viajes. A día de hoy no me veo viajando con un eléctrico 100%, tengo familiares con eléctricos puros que para viajar tienen que usar el coche antiguo. Y bueno, hablando de todo un poco, que si alquilar plazas, que si puntos de recarga, que hay que hacer bien los números para ver si compensa, etc. El caso es que me dijo que pensara mucho en la batería, que el reemplazo no es poca cosa. Total, que a los cálculos que había que hacer antes que decían algo así como «te vas a gastar en mantenimiento lo mismo que te gastes en el coche» ahora súmale la variable de la batería. Pffff qué pereza! xD. Total, que al final el consejo era «tu aguanta, a ver si se va aclarando…». ¡Espero que el Kuga aguante!

    P.D. Con estas cosas luego además tienes unos «intangibles» curiosos…igual si me pongo a hacer números no compensa un híbrido enchufable para aparcar en zona azul sin preocuparte, pero ese «no preocuparte» pesa bastante, aunque seguramente no sea rentable.

  3. zoegatis dice:

    Yo también tengo claro que mi coche de aquí a poco será eléctrico, pero no veo que haya infraestructuras suficientes para permitirme hacer ciertos viajes.
    Mientras tanto, y estoy seguro de que me equivoco al ciento por ciento, tiro de renting y cada tres o cuatro años cambio el coche hasta que aparezca el momento adecuado. Así llevo 6 años y parece que el momento nunca va a llegar, jajaja.

    • El renting es guay si haces muchos kilómetros y le sacas partido, pero para mi caso de uso no es una opción, sale carísimo. Quizás los planes acaben siendo más asequibles en el futuro para quienes hacemos menos km, pero ahora mismo no me compensa. Pero bien por esa opción si a ti te funciona, claro 🙂

  4. Ana dice:

    Aparte de lo aportado por otros comentarios, yo no incluiría en la ecuación el ahorrarte pagar zona azul o zona verde, esa ventaja seguro que desaparece en breve, en cuanto se haya alcanzado un número suficiente de vehículos que se beneficien del descuento, y teniendo en cuenta todos los que están adquiriendo un híbrido para poder entrar por la zona de restricciones, sospecho que no durará mucho.
    Yo estoy aguantando con mi diesel del 2008 todo lo que puedo, y tal como está de poco definido cómo vamos a seguir tirando, si ahora tuviera que cambiar de coche compraría otro diesel de segunda mano. Para lo poco que voy al centro de Madrid no me lo planteo, y yo no veo que los coches nuevos sean tan duraderos como un diesel con la electrónica mínima, cuanta más electrónica, más dificultad de reparación, así que lo que no contaminas por un lado, lo contaminas por otro

    • Lo de aparcar en zona azul es una chorrez, como decía antes en otro comentario. No es algo que me preocupe especialmente, simplemente está bien que se pueda si alguna vez se da el caso. En cuanto a lo de la dificultad de reparación, ¿fuentes? No estoy seguro de que esa apreciación sea correcta. Como la última, supongo que te refieres a las baterías, pero mi sensación es que ese problema no es tan grave como el de las emisiones.

  5. promeu dice:

    Hasta que lo de las baterías no sea como la gasolina, llegar y en 5 o 6min lleno, nada. Y no te hacen cambiar el depósito cada cierto tiempo, que sería parecido pero seguro que más barato.
    Estos políticos que generan problemas que la sociedad no tiene como resolver, sólo nos genera costes y más costes.
    Aguanta el Kuga y hazle la limpieza achuchándolo un poco (Gaitán lo comentaba el otro día en Menéame, en la entrevista que le hicieron, este mismo problema).

    • Por eso lo del híbrido enchufable, que permite usarlo como un coche convencional, llenar el depósito en 5 min para viajes largos y tirar millas.

      Pero sí, espero que el Kuga aguante. Qué rollo lo de tener que achucharlo, sobre todo con los precios de la gasolina. ¿Qué pasa, tengo que hacer 80-100 km el fin de semana a toda pastilla sí o sí para que todo vaya bien? Me parece ridículo: es como si hicieran los coches aposta para que acaben estropeándose, no entiendo que ese problema sea conocido y no tenga solución. Es absurdo.

      • Sergio dice:

        El problema son las restricciones de emisiones, que obligan a usar este tipo de filtros, lo que ocurre es que para que sean efectivos, necesitan alcanzar una temperatura ( entre 450-500°C) antes de esa temperatura son solo un panal que obstaculiza la salida de gases y acumula suciedad, (la estructura interna tiene forma de panal) y hoy en dia (normativa euro 6) incluso hay vehículo que necesitan llevar 2 filtros anticontaminación, y el sistema de adblue (de este sistema podría escribir un libro entero) y el sistema eolys powerflex,
        Asi que lo que ocurre es que cuando compras un coche (nuevo) los vendedores no suelen saber como funciona, (solo sabes lo basico, no suelen estar formados adecuadamente) y no aconsejan bien, venden diesel porque les interesa a ellos como vendedores y a la marca (hoy dia las marcas se estan quitando como pueden los diesel, ya que estan siendo demonizados) cuando a la mayoría de personas funcionarian bien con un gasolina, o un hibrido HV( no confundir con micro-hibridos de 48v, ni con PHV) yo he llegado a oir a un vendedor a un posible comprador, que no se compre un hibrido para hacer viajes, que se compre el mismo modelo en diesel, es una vergüenza.
        Y si, trabajo en un servicio oficial de una marca muy conocida por su trayectoria de casi 25 años con vehículos hibridos.
        El problema es que nos dejamos aconsejar por supuestos «profesionales»que no nos olvidemos trabajan a Comisión.
        Seguramente si hubieras comprado el Kuga gasolina, no tendrias tantos problemas, y en cuanto a consumos no hubieras notado demasiada diferencia, hoy día, los consumos de los gasolina están muy contenidos, (a excepción de vehículos de alto rendimiento, gran cilindrada, etc…)
        Aun asi, hay que tener en cuenta que estos filtros se degeneran con el tiempo aún dandole el uso que el fabricante considera correcto, y suelen ser muy caros( 1000-1500€ segun modelos y antigüedad solo la pieza nueva)
        Asi que no culpes a los fabricantes que solo se adaptan a la legislación, culpa al que te aconsejó comprar un vehículo diesel cuando no te hacía falta.

      • Pues un poco sí les culpo Sergio. Si los fabricantes conocen las rutinas de los conductores y el tipo de trayectos que hacen muchas personas, ¿por qué no preparar los coches para ello? Aquí son inevitables las suspicacias y pensar que simplemente les interesa promover la obsolescencia programada que existe en tantas otras industrias: hacer coches para toda la vida no renta, evidentemente, así que no está de más meter este cacharro que igual acaba dando problemas a los X años/kilómetros.

        ¿Que puede no ser así? Claro. ¿Pero podría? Clarísimo. A mí jamás me dijeron nada cuando compré el coche de que hiciera trayectos largos de vez en cuando, y no sé si el público general sabe que debe hacerlo, pero no es algo que yo haya visto muy comentado. No estoy conectado a tope al mundo del motor, pero por mi trabajo creo que habría visto algo así en un momento u otro.

        ¿Que pudo ser culpa del vendedor? Pues también, pero una vez más para mí el problema de raíz está en el fabricante y en el hecho de que mi situación al volante es (creo) la de mucha otra gente que no hace trayectos largos cada día y lleva el motor en plan suave pensando que casi mejor así.

      • Dudo que leas este comentario a estas alturas, pero te doy un truco muy sencillo para achuchar el coche puntualmente de forma fácil y sencilla: Siempre que pases un peaje, recupera los 120 (o más, si quieres) estirando las marchas hasta la zona roja (dudo que pases de cuarta). Tardas 15 segundos en hacerlo y al coche le viene estupendo. Como vienes de autopista, siempre lo haces con el motor perfectamente caliente y lubricado. Si no tienes telepeaje y sales desde parado, te recomiendo que no fuerces tanto el cambio de primera a segunda, porque puede ser brusco de más si no lo haces bien.
        Espero haberte ayudado.

  6. Koji dice:

    Yo solo puedo comentar la experiencia de un compañero de trabajo con su ioniq5 un crossover/Suv bastante grande con el que viaja con la familia y equipaje sin problemas.

    Un eléctrico puro con el que, dice, está encantado. Lo carga en casa con una tarifa para vehículo eléctrico a precio irrisorio y se ahorra un pastizal todos los meses ya que hace bastantes kilómetros. El coche le salió por 50K aproximadamente y siempre dice que es la mejor compra que ha hecho.

    Naturalmente no todos hacemos el mismo uso ni tenemos las mismas necesidades, pero hoy en día antes tiraba por un diésel o gasolina de segunda mano que por un híbrido enchufable, ya que su doble motorización los hacen propensos a averías con caros arreglos, y visto lo que está haciendo europa, todas sus actuales ventajas están siendo eliminadas ya que cuando se les acaba la batería hacen unos consumos de combustible mucho mayores. un sinsentido

    • Ummm investigaré eso Koji y miraré el Ioniq5 por si las moscas (como el diesel/gasolina de segunda mano, que quizás no sea mala opción si logramos uno con consumos decentes), tienes ahí tu punto. Si tienes fuentes para respaldar el tema de «los PHEV se estropean más que los convencionales» te agradecería que los añadieses.

  7. Eli dice:

    Hola Javipas, esta es la primera vez que comento en Incognitosis. Por ser práctico, en Avila (si si, como lo oyes) tienen una red de concesionarios de marcas bastante desarrollada (viene de los tiempos en los que tenían varias fábricas de varias marcas de coches) y pueden darte algunos precios interesantes. Lo único es que tendrás que hacer un viaje en tren y quizá comerte un buen chuletón.

  8. Land-of-Mordor dice:

    Pues da gracias a que te tocó sólo el filtro de partículas. Yo estaba muy feliz con mi petrolero «premium» (un BMW 320D sedán de 184 cv) hasta que un día yendo por la autovía se le encendió de repente la luz roja del aceite (139.000 km tenía) y en cuestión de segundos gripó el motor. Eso en «argot» se llama motor nuevo. 8.000 € para empezar a hablar me dijeron en el taller oficial donde pasó todas y cada una de sus revisiones y por supuesto ninguna garantía del fabricante cubre esa reparación, a pesar de que es un fallo conocido de esa serie de motores (N47). Por cierto, yo sí le hacía carretera y al menos 20.000 km al año, por lo que no ha tenido nunca problemas con el turbo, la EGR, etc.

    Como el valor de un coche sin motor tiende a 0 euros, decidí repararlo evidentemente en un taller de confianza pero no el oficial. Hubo que añadir una batería nueva (nunca se la había cambiado en 8 años), la bomba de agua y algo más. 6.600 € de factura final para poner el coche en funcionamiento otra vez con un motor reacondicionado. Por cierto, el que la BMW te cobra como nuevo también lo es, hace años que no se fabrica esa serie. Visto el problema decidí dar el salto a cambiarlo por otro, pero antes había otras necesidades.

    Mi pareja, cuyo país de origen no tiene convenio con la UE para convalidar nada y cada vez menos, se estaba sacando el carnet de conducir y con un churumbel en camino no podíamos estar con un único coche. En su país de origen Toyota, Honda y prácticamente todas las marcas japonesas son sinónimo de durabilidad y calidad, por lo que decidimos ver qué había disponible. Al ser un segundo coche, pensamos en algo compacto y versátil y la anterior generación del Yaris nos cuadraba con su pinta de monovolumen de 3,96 metros (hasta 2019). Primero pensamos en un gasolina (1.5, 4 cilindros, 111 cv) y el coche nos convenció, incluso el motor, pero las cuentas no salían (todavía estaba el BMW en reparación, que también tardó lo suyo). Al esperar un poco y ver el mercado me di cuenta que ese mismo coche en mecánica híbrida (1.5 4 cilindros, 100 cv) estaba al mismo precio con algunos años más (4 para ser exactos). Así que al final compramos el Yaris híbrido de ocasión en mayo de 2021 por 12.000 € a la Toyota de Málaga. Durante meses lo estuve utilizando como coche principal, dado que mi pareja no se sacó el carnet hasta septiembre, para «mantener en conserva» el BMW mientras estaba a la venta y me convenció bastante la mecánica. El motor es atmosférico de ciclo Atkinson, no hay ni turbos ni EGR (presentes hoy en día hasta en motores de gasolina) y la transmisión e-CVT automática no da sensaciones pero es eficiente. Las medias de consumo se acercan más a los 4 litros a los 100 que a los 5 en nuestro entorno, que no es precisamente urbano que es donde los híbridos brillan. Consumo de diésel, sin lo que se suele romper en un diésel o gasolina moderno y etiqueta ECO (que en los madriles servirá de algo, aquí de nada).

    Esa experiencia con el híbrido tradicional «HEV» me hizo plantearme cambiar el BMW (si lo vendía) por un PHEV. Ojeando el mercado, y dado que no soy de SUV por motivos objetivos (nula eficiencia aerodinámica) y subjetivos (aquí siempre ha sido el coche del que quiere molar, de los «winners» rurales), éstas eran mis opciones, incluida alguna no PHEV:

    – Seat León familiar PHEV. 1.5 4 cilindros. 204 cv.
    – Skoda Octavia familiar PHEV. 1.5 4 cilindros. 204 cv.
    – Kia Ceed familiar PHEV. 1.6 4 cilindros. 141 cv.
    – Peugeot 308 familiar PHEV. 1.6 4 cilindros. 180 cv.
    – Renault Megane familiar PHEV. 1.6 4 cilindros. 160 cv.
    – Toyota Corolla familiar HEV. 2.0 4 cilindros. 184 cv.

    Todos salvo el Corolla andan entre los 45 y los 60 km de autonomía eléctrica WLTP. Es importante reseñar que mi presupuesto no me permitía ni de lejos comprar ninguno de ellos nuevo. Es más, nunca he tenido coche nuevo. Siempre he tirado de los de «KM0/Ocasión» del concesionario de turno. Sobre el León y el Octavia me echaron para atrás a parte del precio (alto tanto en nuevo como de ocasión) y las condiciones de financiación (entradas máximas de 6.000 – 8.000 €, el resto a financiar/aplazar) la mecánica. Ojo que el motor que montan es de lo mejorcito que tiene para los mortales el grupo VAG, pero incluye turbo, doble embrague, FAP y probablemente hasta EGR. Es decir, lleva todo lo que puede dar problemas en un coche moderno, más el sistema híbrido y la batería «gorda». Eliminados.

    El Kia era una buena opción incluso nuevo con los descuentos por financiar de la marca, pero en las comparativas siempre ponían de relevancia lo perezoso de su motor. Además el cambio automático era de doble embrague. Uno puede dar problemas, imagina dos. Eliminado.

    El Peugeot me tenía enamorado por su diseño. Incluso estuve considerando hacer el esfuerzo por un 508, que considero el modelo generalista que lo «rompe» estéticamente hablando tanto exteriormente como en su interior. El 1.6 PSA que monta es un buen motor, pero adolece de los mismos problemas que los del grupo VAG: turbo, etc. Volvemos al «todo lo que habitualmente falla en un coche de combustión más un sistema de propulsión eléctrico y una batería». Al 508 no llegaba sin ahorcarme en KM0/Ocasión y el 308 sólo estaba disponible en nuevo. Hasta hace un par de meses no han empezado a salir unidades en el mercado de ocasión. Por mucho que me enamoraban esos colmillos y esa estética clásica y agresiva, otro para eliminar.

    Al final en la cúpula del trueno quedaban el Megane y el Corolla. El Corolla en acabado GR Sport y con el motor de 184 cv es casi imbatible. Tienes fiabilidad, sencillez mecánica en la parte térmica, caballos para aburrir y un diseño funcional y futurista. Configurado a gusto se quedaba en 29.000 euretes en el concesionario. El problema, que es bajo tirando a muy bajo y aquí a veces hay que salir del asfalto (algo más de un centímetro más bajo comparado con el Renault) y que pese a ser familiar no cuenta con puertos USB para las plazas traseras. Otra pega era el sistema multimedia y el cuadro de mandos, más cercanos en el tiempo al Yaris híbrido que ya teníamos de 2017 que a lo que ofertan sus competidores en 2022. Cosas como no disponer de mapa en el cuadro de mandos, sólo indicaciones, sin HeadUp Display, etc le daban un aire anticuado al interior que contrastaba con lo moderno de su exterior. Además al ser un 2 litros a la hora de pagar el «sello» el importe es para pensarlo: aquí en el extrarradio provincial costasoleño un 1.5 o 1.6 paga la mitad que un 2.0 (ambos importes son de risa comparados con los de las capitales, 34 y 75 euros al año respectivamente, pero es algo a considerar). A parte no es enchufable, sólo híbrido normal. Así que eliminado también.

    Quedó el Renault. Mecánica copiada del Toyota Prius PHEV: 1.6 4 cilindros Atkinson de 91 cv atmosférico más dos motores eléctricos. Uno conectado directamente al cigueñal y que hace las veces de motor de arranque y generador primario para frenada regenerativa y otro más potente. En total 160 caballetes muy tranquilos en los modos «Pure» (eléctrico) y «My Sense» (híbrido aunque más eléctrico que híbrido) pero que cuando hundes el pie independientemente del modo te pega al asiento casi como el BMW de 184 cv (teniendo en cuenta la diferencia entre propulsión y tracción). El modo «Sport» es bastante divertido aunque ya sabes, va todo al 100% eléctrico y térmico. Encontré un RS Line en en concesionario de Granada en rojo, matriculado en junio de 2021, con techo solar, llantas pintonas, sonido Bose, cuadro digital, HeadUp Display, «tablet» de 9,3» en vertical integrada en el salpicadero y algo que se está perdiendo: controles físicos para el climatizador bizona. Dos ruedecitas (con mini pantalla dentro «of course») y sus botones, pero dos ruedecitas y sus botones. En cuanto a equipamiento de seguridad, menos el control de crucero adaptativo y el mantenimiento de carril activo (modo 2 de conducción autónoma) incluye todo lo demás (hubiera cambiado el techo solar o las llantas por esos dos extras, pero con los de KM0/Ocasión es complicado cuadrar el equipamiento deseado con el disponible). 6.800 Km y 27.000 € tras negociar con el concesionario, descuentos por financiación, etc. El BMW me lo valoraron en 8.000 euretes, por lo que al menos no perdí dinero con él y lo usé más de un año tras la reparación. Nada de financiación partida. Entre el valor del BMW y unos ahorrillos quedaron 9.000 euros a financiar por 4 años. Lo tengo desde finales de abril, por lo que puedo ofrecerte ciertas conclusiones sobre la vida con un PHEV.

    1.- Los cuadros digitales. No son el diablo. Hace décadas que los cuadros analógicos simplemente interpretan una señal a través de un bus de comunicaciones que le manda la centralita. Si lo que te tienen que mostrar proviene de un ordenador, que al menos la interfaz sea acorde. El poder ver el navegador, mapa incluido, en el cuadro de mandos evita apartar la vista demasiado y da mucha seguridad. Combinado con un HeadUP Display que muestra las indicaciones no hay color.

    2.- No tengo por ahora punto de carga. Lo cargo cada fin de semana en la «casa de campo». Mi recorrido para ir a trabajar es de unos 10 km al día ida y vuelta, ventajas del extrarradio provincial. La orografía no da para ir en bici y el transporte público es inexistente, desventajas del extrarradio provincial. Puedo ir de lunes a viernes a trabajar con la batería sin que el térmico tenga que participar, tal vez el viernes de vuelta a casa alguna vez. Son 7,5 kWh útiles de 9,8 que tiene la batería del Megane. En mi recorrido se queda en unos 15-16 kwh a los 100 km. En ciudad los usuarios de coches con la misma mecánica (Megane compacto, familiar y Captur) estiran la autonomía eléctrica por encima de los 60 km. Tenía pensado poner el punto de carga, pero la subida de tipos de la hipoteca me hizo coger el dinero que tenía pensado para eso para reducir «pasivo». Seguramente a final de verano lo instale.

    3.- No es cierto que cuando te quedas sin batería el coche se vuelva «perezoso» o que el consumo se dispare a cotas inasumibles. Cuando te quedas sin batería el coche se comporta como un híbrido normal (HEV) pero con una batería más grande y sus consumos son de híbrido normal a no ser que actives el modo de mantenimiento de carga de batería, cosa que salvo que tengas una muy buena razón para hacerlo no hay que hacer nunca (ahí es donde se disparan los consumos, con el motor térmico moviendo el coche y actuando como generador intentando no usar el motor eléctrico como apoyo, casualmente es el modo en el que suelen probar los PHEV en comparativas tras gastar batería en ciudad). El ordenador de abordo me marca 4,5 litros a los 100 en un intervalo de más de 500 km en los que a lo mejor he podido cargar 3 de cada 10 semanas (ha estado la cosa movida en lo personal).

    4.- El consumo en viajes largos tampoco es excesivo. Esta semana nos escapamos una tarde a las playas del Atlántico (Zahara de los Atunes) que está a unos 100 km de casa, con tramos de autovía, carretera convencional, cuestas arriba, cuestas abajo,…y hasta poco antes de llegar a Tarifa 45ºC. Antes de salir llené depósito (39 litros tiene la criatura) porque quedaba apenas media batería (20-25 km) y el depósito a 1/4 o menos. A la vuelta tras 200 km apenas había gastado 1/4 de depósito. 39/4 = 9,75 litros en 200 km, lo que nos da 4,875 litros a los 100. Sin el efecto que puedan tener los 20-25 km de autonomía eléctrica en 200 km, tal vez sin nada de carga acerquen el consumo a los 5 litros. 5 litros para un familiar de 4,6 metros de largo, dos adultos y un bebé y el climatizador a tope. Nada exagerado creo y más propio de un diésel muy frugal.

    5.- Sistemas complejos. Pues depende. En VAG y el PSA hemos visto que unen un motor de combustión complejo con el sistema eléctrico. Toyota, Renault y Hyundai/Kia apuestan por algo diferente. En Renault lo llaman E-Tech y dan más peso a la parte eléctrica que a la de combustión. Como he dicho antes el motor es atmosférico, sin complicaciones y puestos a prescindir prescinde hasta de embrague, sincronizadores y caja de cambios al uso. Es el motor eléctrico pequeño el que sincroniza el giro del motor térmico con la velocidad del coche antes de que éste entre en acción. Eso hace que siempre esté en régimen óptimo de giro y lubricación antes de encenderse. Podrá fallar, pero también fallan hasta los «premium» germanos como pude comprobar. El sistema de dos motores eléctricos y batería me parece menos complejo que un turbo de geometría variable, cambio de doble embrague, contrapesos para evitar inercias y EGRs como se ven en motores actuales como los «tricilíndricos» de 1 litro de todas las marcas.

    6.- Degradación de la batería. Es más un problema de los puramente eléctricos. Un PHEV no debería vivir de cargas rápidas, sino lentas. Las que le doy al mío en el campo son de 4-5 horas porque como mucho carga a 3,7 kw. En un uso normal lo mismo lo cargas cada dos o tres días y por la noche. Además el fabricante ha previsto la degradación montando más batería de la que puedes usar (7,5 kWh/9,8 kWh en mi coche). Me garantizan la batería por 8 años y 160.000 km al 70% (u 80% ahora no recuerdo). Eso quiere decir que tras 8 años todavía tendrá cerca de 40 km de autonomía eléctrica y aunque vaya perdiendo cada año, tardará todavía varios más en llegar al nivel de capacidad de batería de un HEV (suelen montar baterías de 0,8-1,2 kWh, casi 7 veces menos que la capacidad útil de mi PHEV) con lo que en el peor de los casos con 12 o 14 años tendré un PHEV con las capacidades de un HEV…y seguirá ofreciendo buenos consumos. En 10, 12 o 14 años seguramente el precio de meterle una batería nueva no sea prohibitivo, lo que es una buena opción para estirarlo o venderlo.

    7.- «Sensaciones». Pues oye, llevo una barca de 4,6 metros y 1.675 kg de peso con 160 cv. Un térmico equivalente, aunque sea más ligero tampoco sería un bólido. En modo exclusivamente eléctrico llega hasta los 135 km/h y los motores eléctricos (el pequeño anda sobre los 40 cv y el grande 100 cv) mueven el coche como si no pesara. La sensación es de que se mueve solo y hay que tener cuidado al aparcar porque el acelerador es generoso (unido al freno de mano automático). La aceleración es constante y sólo se nota algún tironcillo cuando entran en juego los diferentes motores y le estás pidiendo «caña». En conducción suave acelera como una lavadora: sin estridencias y de manera constante. Pero ni se acerca al tirón de un cambio de marchas manual. La batería detrás da un extra de aplomo al eje trasero (también pasa en el Yaris) y coge mejor las curvas. Además con respecto a la versión térmica del Megane la suspensión trasera es mejor. En el modo «Sport» tiene garra, todo está al máximo incluida la frenada regenerativa (a parte de un diseño más pintón para el cuadro de mandos) y se nota los cambios en la dureza de la dirección, el mapa de motor y en la gestión del sistema híbrido. Incluso diría que afecta a la suspensión por como se siente, pero no puedo asegurarlo. No es un bólido, ni lo pretende, pero te arranca sonrisas.

    Para terminar, después de mi travesía de dos años en la adquisición de dos coches, uno simples consejos:

    – Huye de los microhíbridos (mHEV). Un familiar tienen un Qashqai nuevecito con el motor de 140 cv microhíbrido y cuesta sangre, sudor y lágrimas que baje de los 7,5-8 litros a los 100. Si ves que tiene cambio manual, por mucho «hybrid» que veas en la carrocería o en la descripción es un microhíbrido.

    – Los híbridos tradicionales (HEV) son opciones muy racionales. Consumos de diésel equivalentes e incluso inferiores y te evitas el tema del punto de carga. No descartaría la renovación del Corolla de 2023 (modernizan interior y suben potencia de motores a 140 cv el 1.8 y 199 cv el 2.0) o si tiene que ser SUV sí o sí en breve deberían poner a la venta el Corolla Cross en España, que viene con el 2.0 de 199 cv. Eso sí, será más caro y menos eficiente por ser SUV. Si tienes dos coches, tal vez jubilar uno de ellos por un híbrido como hice yo para «hacerte» a la movilidad alternativa y dejar el PHEV para más tarde (o el Tesla) puede ser una opción.

    – El mercado de segunda mano está loco. Cuando empecé me daban entre 4.000 y 6.000 euros por el BMW y gracias. Algunos concesionarios o vendedores ni lo aceptaban. Un año después, conseguí 8.000 euros por él sin mucho esfuerzo. Ten en cuenta también que si el mercado de segunda mano está loco es porque el de nuevos está imposible y encontrar unidades que te cuajen en el de KM0/Ocasión complicado.

    – Si comparas PHEVs no te fijes sólo en la autonomía eléctrica. Compara teniendo en cuenta también el tamaño de la batería. Mi Renault anda entre los 40-60 km de autonomía con 7,5/9,8 kWh de batería, otras opciones dan la misma autonomía con 12-14 kWh.

    – Hay ayudas para los PHEV, incluso para los de KM0/Ocasión si tienen 9 meses o menos, pero siempre ajusta tu presupuesto sin contar con ellas.

    – En los canales de Youtube de Coches.net, MotorK, Carwow y el Rincón Práctico tienes vídeos de pruebas de coches para aburrirte. Si quieres profundizar en mecánica (sólo térmicos) a nivel ingeniería, tienes el canal de Motorparts. Seguramente a algún usuario les parecerá que hay canales mejores, pero en mi «viaje» me han resultado útiles.

    – Y, lo más importante, no te prives de probar todo modelo que pueda cuadrarte. La experiencia al volante aunque sea en un recorrido de 30 minutos con el comercial comiéndote la cabeza sobre lo bueno que es su producto y su marca es primordial. No descartes nada sin probarlo.

    P.D.: Seguramente de los datos del comentario puedas obtener mi correo. Sírvete de él si tienes alguna duda, necesitas algún consejo o necesitas información del tipo que no se debería publicar en un comentario en internet. No me dedico al mundo del motor ni me llevo comisión de nadie.

    • Pues tenemos ganador al comentario del año. Qué maravilla Land, muchísimas gracias. Me temo que como estoy bastante pez en el sector del motor no me he enterado de algunas cosas —solo ayer oí lo del cambio e-CVT en algún vídeo, por ejemplo, soy como un niño de 6 años en tema mecánico— y seguramente me lo relea en el futuro, pero me quedo con la copla de tu aventura y con muchos buenos apuntes.

      Mi gusto por los SUVs es lógicamente subjetivo. Los coches familiares no me gustan nada estéticamente por muy aerodinámicos que sean. Recuerdo el C5 Executive que tuvo mi padre hace años y me parecía un armatoste, no me van nada. Lo del SUV no es por ser pijo, es también porque nos gusta el formato tanto a Sally como a mí: espacioso, alto —mi 308 CC es justo lo contrario pero claro, lo pillé de soltero porque me flipaba y creí que iba a ligar un montón con él (mentira, no lo pensaba pero da igual, en eso fue un fracaso total)—.

      Por el Peugeot (2004 pero con muy pocos km, 72.000) no me darían ni dos duros yo creo, pero aquí igual me equivoco, pero es que cambiarlo me daría mucha pena, es un coche al que le tengo mucho cariño. Todo puede ser, claro, pero por 3.000 euros prefiero quedármelo. Por el Kuga (2010, 210.000 km) no creo que me dieran mucho más, así que de nuevo mi idea es agotarlo todo lo que pueda a no ser que esta avería se convierta en algo peor y esto sea el principio de una ristra de visitas caras al taller. Ahí, obviamente, prefiero dejar de sufrir y sacar lo que pueda.

      Me gusta lo que dices de los HEV, pero por mi situación creo que el PHEV es buena opción —el punto de carga en casa parece fácil de instalar, algún vecino ya lo tiene en el garaje de la comunidad— y miré alguna comparativa. En una con el RAV4, el Kuga y el Tiguan salían ganando en general y me convenció aún más, pero como dije es solo una primera investigación. Si tuviera que comprar miraría mucho más incluso modelos como los que has comentado, al final puede ser cualquier otro si cuadra más por precio/prestaciones.

      Sea como fuere, de nuevo gracias por el comentario y los apuntes. Fantástico, de verdad. Ole.

      • Land-of-Mordor dice:

        El familiar que compró el Qashqai vendió su ibiza de 2007-2008 con 150.000 km, sin elevalunas en las plazas traseras y con un TDI de 100 cv por 3.000€. Por el cabrio puede que te den más de lo que piensas y el Kuga yo lo arreglaría y lo mantendría. Con lo que te den por el cabrio y algo más para mejorar la entrada y financiar menos te puedes ir a un compacto híbrido urbano, tipo Corolla o similar de KM0/Ocasión. Más espacioso que el 307 CC, más maletero y más comodidad. Siendo urbanita tener algo más «ágil» que un SUV de segmento C como segundo coche es muy interesante. El Corolla de serie incorpora bastantes asistentes de seguridad pasiva y la cámara de visión trasera. El 1.8 de 122 cv híbrido es algo perezoso para autovía y viajes largos, pero en ciudad se mueve como pez en el agua. Puedes encontrar unidades incluso por debajo de los 20.000 € (estamos hablando de vehículos matriculados en 2020 con hasta 20.000 km). Cualquier otro compacto híbrido os funcionaría igual. Incluso yo miraría el Kia Niro, más «SUV» pero igualmente compacto en sus dimensiones (menos en el ancho) como proyecto de segundo coche.

        Resumiendo: mi consejo es que empieces renovando por el más viejo, por molón que sea y aproveches para ir metiendo el pie en la movilidad alternativa sin tener más condicionantes que llenar el depósito y aprender a sacar partido a su eficiencia.

      • Pues como consejo mola, pero todo depende una vez más de si el Kuga aguanta o no. Como decía mi intención antes de toda esta historia era no cambiar de coche hasta 2025-2026 al menos. Quizás la opción que dices de decir adiós al 308 CC tiene sentido, pero ahora mismo si el Kuga pirula no es una necesidad y estoy gastando 20.000 euros (con suerte) que quizás me vengan muy bien para cosas que me importan más a corto plazo, como el bajo con jardín de Sally.

        Dicho lo cual, bien de nuevo por los apuntes. Gracias mil Land. Igual si esto de la intención de compra va para adelante te contacto por correo. Esperemos que no 🙂

  9. Leandro dice:

    Buenos días.
    Yo vivo en un piso en un castillo en el campo, al pie de una pequeña colina.
    Hasta ahora aguantaba con mi Astra diesel ecotec de 2010. Y con mi mercedes CLA220. Pero por circunstancias de la vida. He podido «cambiar» mi CLA ya con casi 200.000 km. por un Captur de última generación, el E-tech PHEV. El cual equipa una batería de ion Litio de unos 10 Kw aproximadamente. Esta batería la suelo cargar en la «zona ajardinada» con un cargador de 16A (Unos 3,5 Kw/h) y en unas 3 horas, batería llena.
    Esto me permite hacer entre unos 50 y 60 km. A poco que seas cuidadoso, sobre todo con los acelerones… Y para viajes largos, tiro de zumo de dinosaurio. Ah… Y cargo el coche a 0,1038 eur/Kw con lo ando los 50 km por unos 1,3 euros.

    A principios de Marzo, me surgió una oportunidad de compra de un ZOE ZE50 con muy pocos kilómetros.

    El ZOE es un pequeño utilitario compacto, del tamaño de un Clio, poco más quizás. El vehículo está equipado en este caso con un motor de 80 Kw (Unos 110 Cv) y una batería de 56 Kw (52 kw netos) con los que con una carga puedes hacer, a velocidades legales en carretera unos 340 o 350 km tranquilamente. Y siendo cuidadoso incluso más. (Homologa alrrededor de 400 km de autonomía, aunque yo nunca los haya hecho, tampoco he probado a exprimirlo del todo) Y eso que hemos realizado viajes largos con el con 4 personas. Y el resultado no ha podido ser mejor. Siempre programando las paradas, es un coche con el que se puede recorrer enormes distancias. En mi ultima aventura, mas de 470 km. Parando 1 vez a «repostar», lo cual no ha sido pesado, al contrario, puesto que llevabamos cerca de 300 km. Y nos vino bien parar a tomar un café, y a cambiarle el agua al canario… total, unos 30 o 35 minutos, en los que gracias a la Carga a 50 kw/h del cargador, recuperamos un 70% de carga y a seguir. El consumo medio de este coche esta ahora entorno a unos 13,5 Kw a los 100 km.
    Y como he visto en otro comentario… De momento la mejor inversión que he hecho este año.

    El caso, es que en otras épocas del año, nos mudamos a un Torreón, con garage comunitario. Allí tenemos 2 plazas de garaje. En las que cargo en Captur PHEV como el ZOE.
    Para ello, he realizado la siguiente actuación:
    He contratado una tarifa exclusiva, con su correspondiente Punto de suministro para cargar los vehículos. (32A osea unos 7,4 kw/h) Inversión realizada, alrrededor de 1500 euros. (1 cargador de 7 Kw + la instalación y los derechos)
    El caso es que puedo cargar tanto el PHEV como el EV de 1:00 a 7:00 a 0,034 € el Kw. Esto atroja un coste por cada 100 km de menos de 0,50 céntimos. Si bien es verdad que, si cargais fuera de casa, (Las muy pocas veces) el precio sera muy superior.

    El vehículo eléctrico implica, sí o sí, tener una plaza de garaje en la que puedas instalar tu propio cargador. Y contratar tarifas para vehículos eléctricos.

    Con lo que os digo una cosa:
    En nuestro caso particular, yo hago unos 40 km diarios para trabajar, y uso el Captur phev), y mi mujer hace unos 140 al dia, (Es la que usa el ZOE, antes el Astra)
    Con el Astra estabamos gastando solamente en Diesel, al mes unos 360 euros. Conlo que gastabamos en diesel pagamos la letra del coche, amortizamos la infraestructura de carga, y el consumo de electricidad, que por otra parte, es irrisorio en comparación a los combustibles.

    El Opel Astra… desde Marzo, no hemos vuelto a rellenarlo. Lo usa mi hijo y en contadas ocasiones.

    • Toma ya, qué bueno Leandro, pues nada, apuntado todo también, estupendo lo del punto de carga con tarifa de carga para coches eléctricos, súper interesante. Y lo de los consumos. Ya os pediré consejo para mirar incognichollos de coches que en eso también estoy perdido total, pero de nuevo solo si al final nos falla el Kuga definitivamente. Lo que veo es que todos estáis encantados con el salto a la electrificación, sea parcial o total.

      Por cierto: ¿lo del castillo y el torreón es una coña? Que igual no entendéis que lo del miniresort burgués es un poco ironía xD Si no lo es, vaya tela!! 😀

  10. Yorch dice:

    Hola Javi.
    Yo me he comprado un híbrido enchufable, un toyota rav4, y estoy esperando que me lo entreguen después del verano. Mi situación es parecida a la tuya, coche principal muy antiguo y necesidad de espacio y maletero para viajar con la familia.

    Me quería haber esperado a que los eléctricos estuvieran más asentados, pero al final he tenido que ir a por la opción de transición. Hay híbridos enchufables que tienen ya 75 kms. de autonomía, como el que me he comprado, y que me viene genial para no usar gasolina nunca excepto en viajes esporádicos.

    Probé varios coches de este tipo y al final el toyota es el que más me convenció. Cuando mires el tuyo ten en cuenta la ayuda del moves III (2500 euros más otros 2500 si entregas coche antiguo). Aparte por poner cargador en tu aparcamiento te subvencionan un 75% del gasto. Si eres autónomo en los concesionarios normalmente te hacen un buen descuento extra respecto a si no lo eres, en mi caso casi 3000 euros.
    Y sí, merece la pena cuando te decidas por un modelo ir a más concesionarios de distinto grupo empresarial para echarlos un poco a pelear por el precio. Yo por ir a uno segundo de toyota he conseguido que el primero me baje casi 2000€ para que no me fuera al otro. Siempre tienen margen de descuento, por muchas ofertas con nombres rimbombantes que te pongan en el presupuesto.

    Si tienes alguna duda me puedes preguntar por aquí o por privado, que ya tengo algo de recorrido previo en este tema. Un abrazo.

    • Genial Yorch!! Muchas gracias 🙂 Vi el Rav4, mola un montón y efectivamente la autonomía eléctrica es mayor, aunque en mi caso el Tucson me hace más tilín por diseño y alguna cosilla más. Genial lo de recorrer concesionarios para negociar, sí, esa es buena idea sin duda.

      Saludos y ya contarás qué tal con el Toyota, seguro que es una maravilla.

    • El maestro armero dice:

      Muy buena elección. Ese rav4 PHEV. Era la opción que teníamos nosotros en mente. Pero al final nos decidimos por el Captur PHEV, Por precio, pero también por tecnología híbrida. Ya que usa un cambio crabot con 2 motores eléctricos. Con tecnología E-Tech derivada de la F1. Y aunque el Cambio E-CVV de Toyota es de lo mejorcito del mercado.

  11. Raul Mesa dice:

    Hola. Ufff, cuanto comentario. Pensaba soltar el rollo pero veo que ya te han dicho mucho y estarás harto de leer comentarios así que que condensaré en algunas cosas que he aprendido de mi breve experiencia con eléctricos.

    Yo si he comprado un 100% eléctrico, el Peugeot e-208. Tienen una autonomía para que me permita también hacer viajes medios como la casa de mis padres en Talavera o ir a la montaña (vivo en Madrid) que junto a ir al trabajo son el 98% de mis trayectos. Ahora en verano nos vamos a Barcelona en OUIGO y ni tan mal. En mi situación es lo que funciona.

    El precio de la electricidad estate al tanto en las compras colectivas de la OCU, (0,11 kw/h en la última con Repsol), con lo que los excel de si sale a cuenta mejora. Sobre que la red de electrolineras es escasa, me hace gracia porque es como una cantinela que se repite independientemente del tiempo que pase y de que la situación ahora no tiene nada que ver a la de hace unos años. Mira electromaps.com, la mejor base de datos con comentarios de todos los sufridos usuarios. Ahora mismo tiene buena fama las redes de electrolineras de Zunder y Wenea, con unos precios y un mantenimiento de las electrolineras bastante decente. Los puntos gratuitos no son fiables. Como extra si resulta que vas ahí y esta libre, funciona y carga a una velocidad decente estupendo pero no lo fíes a que se den las tres cosas 😉

    Si tienes alguna pregunta, encantando de responderte.

    • Muchas gracias Raúl, tampoco es mala opción teniendo en cuenta que no hacemos muchísimos viajes largos al año, así que oye, podemos ponerlo sobre la mesa si se produce al final el desastre Kuga y tenemos que ir a por nuevo coche. Guay lo de las tarifas, gracias!

  12. Manuel dice:

    Si querías un coche con espacio, que no sea SUV (a mi tampoco me gustan), e híbrido, iba a recomendarte el Megane E-Tech, pero después de lo escrito por Land, nada mas que decir.
    Comprar un coche nuevo hoy en día, con el cambio de movilidad que se esta produciendo, y además con el calentamiento global mostrando lo que nos espera, no es asunto baladí. Suerte.

  13. Juan Carlos dice:

    Yo estaba en una situación parecida a la tuya y tras cambiar nuestro segundo vehículo por un ioniq eléctrico hace más de tres años, acabamos de tomar la determinación de cambiar nuestro primer vehículo por un Tesla model 3 por las siguientes razones:

    – La subida de la gasolina ha acrecentado mucho el coste total del vehículo a lo largo de su vida útil, hasta el punto de que un Tesla es a la larga mucho más rentable que un vehículo utilitario estándar

    – La red de cargadores ha mejorado muchísimo en los dos últimos años, por cantidad pero sobretodo por prestaciones. En cuanto Iberdrola, Endesa, Repsol, etc. Han empezado a instalar cargadores aprovechando los fondos europeos el panorama ha cambiado completamente y es posible realizar recargas en tiempos de 10-20 minutos sin problemas. Al incrementar el parque también aumenta la competencia y bajan los precios… Lo habitual es poder recargar a unos 0,40€/kWh en cargas rápidas.

    – Las sensaciones de conducción de un vehículo eléctrico son muy superiores a las de un vehículo de combustión. No encontraréis mucha gente que una vez haya tenido un eléctrico esté dispuesto a dar un paso para atrás.

    Los vehículos híbridos parecen la solución perfecta para los indecisos pero la realidad es que es una tecnología de transición que tiene un futuro muy incierto. En muchos países europeos están empezando a retirar ayudas a estos vehículos porque los consumos y usos reales difieren mucho de la teoría. Quizá es pronto para afirmar que dan más problemas que el resto de vehículos, pero mucho me temo que va a pasar algo parecido a lo que pasa con las lavadoras-secadoras, que casi mejor por separado que juntas…

  14. Corruptus dice:

    Hola. Voy a ser breve escribiendo con el teclado del móvil, pero no quiero dejar pasar la ocasión de comentarte nuestra situación… He leído tus primeros párrafos y parecen calcados a nuestro caso (espero que sea más breve y con final feliz).
    Tenemos un Gran Scenic del año 2009-2010. Diesel con filtro antipolución, 150 CV. Fue nuestro coche principal hasta hace 8 años, con lo que eso significaba: largos viajes de vacaciones, trayectos interurbanos, etc. Luego nos «compramos» un capricho más grande, más bonito, más alemán y más caro, de forma que el Scenic pasó a ser el segundo coche. Lo usaba mi mujer unos pocos km para llevar el niño al cole, ir a su trabajo en la otra punta del pueblo y poco más. Bastante ha durado sin problemas con ese ritmo.
    Un día apareció un aviso rojo de peligro. Pare. Problema en motor, filtro polución. No sé los meses que llevamos peleando con ello. Nos hemos gastado más de 2500€ en varias tandas. Ha ido al taller fácilmente 7 o 8 veces. La grúa lo ha cargado 4 veces y el resto pasábamos por allí y ya lo dejábamos en la puerta…
    Primero intentaron regenerar el FAP un par de veces. Debe ser un programa que se hace conectando el ordenador para que suba la temperatura y queme «la suciedad». Lo siguiente pareció ser un par de sondas que median mal. Luego hubo que cambiar el filtro ese. Ya no se fabrican. Ni la propia Renault los tiene nuevos. Lo enviaron a un lugar y lo regeneran a cambio de 1200€. Estábamos tan quemados (como el FAP) que nos pareció bien pagar con tal de que se arreglara y dejaran de aparecer nuestra versión de BSOD automovilista.
    La alegría duró poco… Se lo llevaron otra vez. Nuevas reparaciones, que si la EGR, otra sonda, etc. Las últimas visitas ya nos «hacían precio». Visto el desembolso, nos cobraban solo las piezas, o la mitad de la mano de obra o solo el combustible de las pruebas. Hemos llegado a pagar 70 € de gasóleo… Creo que el jefe del taller se lo llevó a su casa durante las últimas tres semanas que lo tuvieron. Siempre nos dijeron que estaba probado. N veces -1 (hasta ahora) volvía a fallar. Llevamos un par de semanas sin problemas. Sin problemas el coche, porque nosotros tenemos un miedo místico al conducirlo…
    Nuestro error quizá fue recurrir a un taller multimarca en el que TENÍAMOS confianza. Quizá en la Renault habríamos ahorrado medio año y algo de dinero o no…
    Espero que lo nuestro te sirva de algo. Tu texto sí me ha servido. Y las respuestas que te han dado también. Sobre todo la «respuesta del año». Tengo claro que mi próximo puto coche será híbrido enchufable, con una parte térmica sencilla: si pudieran ser dos palos, dos piedras y un poco de gasolina y fuego, mejor.

    • Corruptus, muchas gracias por el comentario. Me has dejado un poco temblando, porque la situación, como dices, es bastante calcada a la mía. Taller de confianza y siguen mareando la perdiz. Se supone que esta semana nos lo dan y lo probamos a ver, pero después de lo que has contado ya hasta me da miedo usar ese coche para las vacaciones que empezaré en unos días.

      No querría entrar en ese bucle de pesadilla, pero desde luego la cosa no pinta bien ahora mismo. Probablemente probemos a ver, pero si la cosa efectivamente vuelve a dar problemas seguramente no andemos con muchas historias: acabaremos comprando coche nuevo para evitar males mayores y dolores de cabeza.

      Buf. Gracias por compartir la experiencia y siento que lo hayas pasado tan mal. Vaya infierno.

      • Land-of-Mordor dice:

        Por suerte en mis dos diésel anteriores (Megane Sedan 2004 1.5 dCi 100 cv y BMW 320D Sedán 2.0 184 cv) no tuve problemas ni con inyectores, ni EGR, ni FAP, ni nada por el estilo porque les hacía al menos 20.000 km al año con bastante autovía o carretera convencional. En caso contrario pues habría estado en las mismas que vosotros. Con lo que me pasó en el Serie 3 pues acabé (entre otros) en el canal de Youtube de un mecánico-ingeniero / ingeniero-mecánico llamado «Motorparts». A parte de ver los vídeos relacionados con el motor de mi BMW, ya por curiosidad, me dio por ver los dedicados a las EGR, uno sobre lo «fácil» que eran las reparaciones en los ’90 sin tanta electrónica (spoiler: no, no lo eran) y otros más. Son vídeos muy densos en plan académico, pero acabas entendiendo el por qué de algunas situaciones y el por qué es tan difícil a veces localizar y reparar una avería. La serie sobre los tricilíndricos de 1 litro no tiene desperdicio.

        Por cierto Javi, mis «dos céntimos» sobre los SUVs enchufables que seguramente tengas en el punto de mira:

        – Hyundai Tucson PHEV. Exterior molón. Interior moderno y conectado. Mandos físicos para el clima, que se agradecen y caballos para aburrir. Tal vez cojee un poco en el modo híbrido con poca/ninguna batería. Aun así poco que criticarle, no por nada es un superventas.

        – Toyota RAV4 PHEV. Exterior molón. Interior con estilo pero anticuado en cuanto a servicios conectados (el sistema es del 2018-2019). Mandos físicos para el clima y también caballería más que solvente. En cuanto al sistema híbrido nada que objetar y además homologa 75 km de autonomía que en ciudad y tranquileando pueden llegar a acercarse a los 90.

        – KIA Sportage PHEV. Muy parecido al Hyundai (comparten plataforma y más cosas) pero con un estilo de diseño diferente. Mecánicamente es un clon del Tucson.

        – Ford Kuga PHEV. Para mí un desconocido, pero Ford suele no destacar en lo malo aunque tampoco en lo excelente, es decir, no suelen comete fallos graves con sus modelos pero a la vez no suelen destacar con respecto a la competencia. Habría que mirar la parte térmica del conjunto motriz, por si es turbo, motor pequeño y tal.

        – Cupra Formentor PHEV. Caro. Mismo problema que para mí tenía el León ST PHEV: mecánica gasolina moderna con turbo y demás y, para más inri, el clima se maneja con un par de deslizadores táctiles o desde la pantalla/órdenes de voz. Algo a evitar según mi criterio…

      • Gracias Land. Me temo que la mecánica no me interesa mucho (o nada) y aunque sea bueno saber un poco de todo, en esto la pereza es máxima, pero igual algún día me animo a ver algo de MotorParts.

        De momento la situación sigue igual, coche en taller y largas para recogerlo, que siguen haciendo pruebas. Pinta mal fatal y pinta a coche nuevo que no tenia ninguna gana de comprar. He mirado estos días análisis varios incluidos los familiares de los que hablabas y el problema es que siguen sin gustarme mucho. Quizás el Peugeot 308 SW familiar, pero dudo que pille un coche gastando ese dinero que no me haga tilín en diseño. Por eso el Tucson, que parece que como dices no está nada mal. Del Kuga ya no quiero ni oír hablar, como comprenderás 🙂

        En fin. Mala pinta tiene el asunto, insisto. Veremos.

  15. DARTH THANOS dice:

    Muy interesante el hilo de los coches eléctricos, híbridos y demás. Por experiencia, aparte del tema mecánico/eléctrico, hay que tener en cuenta algo. Cuando en algún taller le dan largas a la reparación, sin importar las explicaciones, hay que desconfiar de la calidad del taller y del mecánico. Porque aunque no me pasó a mí, a una amiga le tuvieron una camioneta maxda cx9 año y medio en un «buen taller» en reparación. Hasta que ella no se puso al frente y se enteró del asunto (porque el esposo era una completa torpeza con el tema, ingenuo además de estar dando y dando dinero creyendo en la buena fe del mecánico) pues era la hora que la camioneta seguiría en «reparación». Resultado: taller nuevo, mucho dinero gastado pero en un mes le entregaron reparada la camioneta. Conclusión: demoras en reparaciones es mejor sospechar de la honestidad del taller.

  16. Pingback: Como si no hubiera un mañana | Incognitosis

  17. Aitor dice:

    Pues mi primer comentario en este blog será para hacer un poco de apología del 100% electrico (con ciertos matices). Warning: va chapa

    Llevo algo mas de un año con un Tesla Model 3, que compre tras mirar mucho, pensar mucho, hacer muchos cálculos y exceles y dedicar mucho tiempo en convencer a mi mujer (mensajes subliminales casi diarios hasta que conseguí que fuera ella quien dijera que había que comprarlo)

    ¿El resultado? Más contento no puedo estar.

    En el día a día:
    Hago 220 km 4 días por semana y el finde nos movemos bastante. Eso son muchos km al año (ya sabes, gasta en lo que uses)
    Todos los días salgo con el “deposito” lleno, me he olvidado de mi visita semanal a la gasolinera.
    Antes gastaba 350 euros al mes en diesel (con precios de hace 2 años!), ahora unos 30 euros de electricidad. Calculo que he ahorrado más de 4000 euros el primer año. Creo que pronto me subirá el coste de la electricidad, pero aún así me seguirá resultando rentable.
    Para quien haga más de 120-150 km al día y tenga garaje propio, en mi opinión a lo largo de la vida del coche se amortiza el sobrecoste.

    Durante las vacaciones o viajes largos:
    Me entra la risa cada vez que leo o escucho a alguien decir que con un eléctrico no se puede viajar. Salvo que seas un negado usando aplicaciones para programar rutas o encontrar puntos de carga, no hay problema alguno para viajar por europa.
    Jamás he tenido que hacer cola para cargar, y con respecto a los tiempos de carga, casi siempre es el coche el que espera a que termine mi café y pincho de tortilla… un viaje de 600 km supone una parada de 20-25 minutos, que salvo para quien le gusten sesiones maratonianas de conducción, es una parada hasta recomendable.
    Incluso cuando hay que esperar un poco más (cargador más lento), al ser generalmente en vacaciones, se trata de tomarse las cosas con cierta calma y aprovechar para hacer cosas. Ayer mismo nos tocó un cargador lento y una hora para cargar… google maps y… mira! A 15 minutos andando hay unas marismas que parecen interesantes… al final, caminata de 1 hora, los niños entretenidos con unas ranas, y cuando llegamos el coche llevaba un rato cargado. #slowlife
    El verano pasado las vacaciones supusieron unos 2000 km con cero problemas.

    Mas allá del posible ahorro, le veo otras ventajas:

    – No requiere de apenas mantenimiento… nada de filtros de aceite ni combustible, correa, bujias, etc… Sólo 3 cosas: filtro habitáculo, que puedo cambiar yo mismo, líquido limpiaparabrisas, y ruedas.

    – Cero emisiones. Que si, que si la electricidad no se genera de forma limpia es una farsa, que si el impacto de fabricar y transportar las baterías (como si la gasolina brotara del suelo en los surtidores…), que si bla bla bla… a ver, el VE no va a solucionar el calentamiento global, pero yo creo que ayudará. Y esto es mi opinión, puedo estar equivocado, pero en gran parte es uno de los motivos que me empujó a cambiarme a un eléctrico (antes quemaba mucho diesel)

    – Y por último, algo que antes de tener el eléctrico no conocía: es una GOZADA conducirlo:
    El freno regenerativo hace que pises freno sólo puntualmente (para “frenazos”, no para frenar, que regulas con el pedal del acelerador. Enseguida se le coge el truco y es comodísimo.
    No es que sea automático, sino que no hay cambios, el motor da toda su potencia desde parado. En las incorporaciones, adelantamientos… es un plus de seguridad.
    El menor ruido, la suavidad de aceleración y frenado… indirectamente hacen la conducción más relajada. Se le puede pisar, sí, pero en mi caso (y em otros que conozco), el efecto ha sido ir a viajes más sosegados.

    Sobre qué eléctrico comprar, por necesidades de tamaño y autonomía y por presupuesto estaba entre el Tesla Model 3 y VW id4… opté por tesla por ser un modelo con más años de rodaje que me daba más confianza y porque no me can los SUV. También ayudó la rebaja de precios de hace un año que hizo que entrara en el plan Moves el modelo de gran autonomía. Ahora ha subido de precio y creo que ya esta fuera del moves, por lo que igual se me iría de presupuesto.

    Te recomiendo que pruebes y mires también eléctricos, teniendo en cuenta no solo la inversión inicial, sino el coste total de propiedad durante el tiempo que esperes usarlo. Son 4 cálculos, fáciles de hacer.
    Lo mas importante, que lo pruebes. En tesla,VW… será fácil que te dejen uno durante media jornada, o sino alquila uno.

    Espero no haber aburrido. Buenas noches!

    • Está genial el comentario Aitor, muchas gracias 🙂 Pues me encantaría tener un Tesla, de verdad (lo conté en el blog y lo menciono aquí), pero no sé si compensa porque el precio es bastante más alto y en casa hacemos muchos menos km. Para ese escenario creo que el híbrido enchufable es buena opción pero oye, si hay que dar el paso (que insisto, espero que no, no es algo que tuviera pensado hacer ahora) pues probablemente mire alguno que otro.

      Saludos y no te preocupes por las faltas, las corrijo 🙂