Tecnología

El hombre que paseaba libros

·

Mis padres siempre leyeron. Mi madre sigue haciéndolo todos los días, pero claro, es filóloga hispánica. De casta le viene al galgo, ya sabéis.

Todos los años ella y yo tenemos una pequeña tradición: por su cumpleaños le cae el Premio Planeta. Si se ha portado bien durante el año también le cae el segundo premio, así que como habréis adivinado, siempre le caen los dos. Mi correctora favorita sigue leyéndome por aquí de cuando en cuando, ojo avizor, por si pilla cositas. Que las pilla, claro. Y como dio clase con Lázaro Carreter -o al menos coincidió en su época, ella terminó la carrera ya con nosotros adolescentes- es inmisericorde con la ortografía. «Si Lázaro Carreter veía una sola falta de ortografía en el examen, dejaba de corregir automáticamente a ese alumno», me cuenta siempre.

Pero me estoy desviando. Mis padres, como digo, siempre tenían un libro esperándolos. Leían antes de dormir como el que ahora ve una serie en Netflix, pero también lo hacían a cualquier otra hora. La imagen de mi padre leyendo en su pequeño despacho está ahí, indeleble. Grabadita a fuego. Con su paquete de Nobel siempre cerca. Con un chinchón. O con un cubata. A veces con pipas. Se montaba bien sus sesiones de lectura, el tío.

La biblioteca de casa precisamente estaba en ese despacho. Un armario en «ele» nada más entrar acabó quedándose corto. Primero metieron libros en una fila, luego fueron metiendo dos (con lo que los de atrás quedaron relegados al olvido) y luego acabarían metiendo libros en algún armario más del despacho. Mi padre llegó a hacer sus pinitos como bibliotecario, y uno de sus primeros proyectos con su IBM PC XT (con un alucinante 8086) en BASIC fue el programa BIBLIOTECA.BAS (seguro que se llamaba así), que le permitía buscar por título o autor y que le decía qué número tenía el libro, con lo que podía localizarlo rápidamente en la bblioteca. No había tampoco demasiados, calculo que unos 300 o 400, pero ahí estaban todos, perfectamente preparados y en orden de revista.

Mi padre, eso sí, tenía una costumbre un poco chunga: cuando terminaba un libro siempre ponía su calificación para que si algún día le daba por releerlo, supiera si valía la pena o no. Era como las opiniones de Amazon en versión alpha y de andar por casa, pero sin números o estrellitas. Malo, regular, bueno y muy bueno, que yo recuerde, eran las palabras que usaba. Lo que pasa es que las ponía nada más abrir el libro, en alguna de esas primeras páginas, con lo que de repente te creaba una expectativa que condicionaba la lectura. Las podía haber puesto al final, pero no, lo hacía siempre al principio. El muy aguafiestas.

Mis padres compraban libros de vez en cuando, pero en realidad la biblioteca crecía porque durante muchísimos años estuvieron suscritos al Círculo de Lectores. Hoy ese servicio de Planeta ha dicho adiós para siempre, aplastado por una realidad cruel: la de que los tiempos cambian y no favorecen a quienes no se adaptan a ellos. Las deudas asolaban a sus gestores desde hace años, y la triste realidad es que aunque la gente sigue leyendo –también en papel, digan lo que digan- lo hace de otra forma.

Pero hubo un tiempo en el que el modelo de El Círculo de Lectores era un prodigio. Cada mes o dos meses —no lo recuerdo bien, pero no es importante — te llegaba una revista con las últimas novedades, tú seleccionabas las que querías y un empleado de la empresa te los hacía llegar a casa. El servicio llegaba a todos los rincones, y lo hacía además gracias a unas personas muy especiales. Los hombres y mujeres que llevaban los libros de casa en casa eran muy distintos de los que hoy nos traen el paquete de Amazon.

Al menos así recuerdo yo a la persona que traía los libros a casa. Diría de hecho que él no era un mensajero. El no llevaba libros de un lado a otro. Su trabajo era pasearlos.

Recuerdo su cara y su voz como si hoy estuviera delante mío. Yo era pequeño y él era ya mayor incluso que mis padres, pero le recuerdo afable y tranquilo. Amable y dispuesto. Feliz de hacer lo que hacía. O eso parecía, porque no le recuerdo jamás haber puesto una mala cara. Llegaba con un carrito (¿Era un carro de la compra? Puede ser), comprobaba el pedido y lo entregaba. No se detenía más que unos minutos, pero no parecía que tuviera prisa. Intuyo que se hubiera tomado gustoso un café o una cerveza para hablar de libros -o de lo que fuera- con mis padres. Era alguien familiar, cercano, tranquilo. Puntual al a cita… hasta que la cita dejó de serlo.

No sé qué pasó, pero mis padres dejaron de estar suscritos al servicio. Ignoro si la oferta no les acababa de gustar o si empezaron a comprar libros por otro lado. Quizás simplemente no había más espacio en la biblioteca para tanto libro, pero el caso es que aquel buen hombre dejó de venir a casa. Los libros siguieron llegando por otros cauces, y mis padres, desde luego, siguieron leyendo.

Hay muchas cosas que siempre les agradeceré, y entre ellas está ese amor por los libros, esa relación tan natural con la lectura. Jamás me la impusieron, pero supongo que verles a ellos hacerlo influyó en que yo acabara haciéndolo. No tanto como me gustaría, seguro, pero un buen libro, como una buena película, siempre es un pequeño milagro que va más allá de entretenerte. Es muy distinto a esa gratificación instantánea que proporcionan otras cosas hoy en día que reclaman nuestra atención cada instante. Las redes sociales, series, vídeos en YouTube o Twitch, videojuegos, o los posts en blogs maravillosos como este (o no tan maravillosos) son —con suerte— solo eso: microsatisfacciones que nos van entreteniendo y alegrando el día. Un buen libro es otra cosa. Perdura. Al menos en mi caso lo hace.

Puede que yo no disfrutara demasiado de El Círculo de Lectores —me pilló pequeño y más tarde estaba en otras batallas—, pero la noticia de hoy me ha dejado tristón. Suelo decir que cualquier tiempo pasado probablemente nunca fue mejor, pero aquel tiempo pasado sí lo era, al menos en eso. Por los libros, y por quienes los paseaban.

Bien por todos ellos.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . ¡Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo!

  • TCL Plex: un smartphone de 6,53?, Snapdragon 675, 6 GB de RAM, 12 8 GB de capacidad (ampliables), cámara triple de 48+16+2 MP, 3.820 mAh, conector auriculares (!). Está a 219 euros en Amazon (baja de 279).
  • Realme 6: súper nuevo, 6,5?, Helio G90T, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2 MP), 4.300 mAh de batería, lector de huella en el lateral, está a 192 euros en AliExpress Plaza con el código ALIVERSARIO27
  • Cargador AUKEY USB-C: con Power Delivery 3.0, potencia de 36W, dos puertos USB-C para cargar móviles o tabletas a toda pastilla. Está a 25,99 euros en Amazon (baja de 38,99).
  • Televisor TD Systems K58DLK10US: una Smart TV de 58 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR10, sonido Dolby Digital+, WiFi, sistema operativo Android 9.0. Está a 319 euros en AliExpress (baja de 359).
  • Tocadiscos Victrola Pro: no solo podrás reproducir tus vinilos, sino convertirlos a MP3 si así lo quieres. Incluye software para Mac y PC y cable USB, está a 47,55 euros en Amazon (baja de 58).
  • Kit de elaboración de cerveza: qué mejor que hacer tu propia cerveza ahora que está más difícil comprarla fuera. Elabora 5 litros de cerveza Weissbier trigo, estilo alemán. El kit está a 38,50 euros en Amazon (baja de 59,90).
  • TCL 55DP602: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, sonido Dolby Digital Plus, está a 399,85 euros en Amazon. Brutal.
  • Altavoces Edifier Studio R1280T: equipo de dos altavoces para sonido estéreo, hasta 42 W de potencia, conectores RCA y minikack, sensibilidad de 85 dB, mando a distancia. Son estupendos, de hecho los tengo en casa. Están a 70,90 euros en Amazon (bajan de 99,99).
  • LG 65UM7610PLB: una smart TV de 65? con resolución 4K UHD, soporte HDR, palnel IPS, sistema webOS 4.5, asistente de Google y Alexa, sonido DTS Virtual:X. Está a 673,90 euros en Amazon (baja de 999).
  • Realme X2 Pro: 6,5 pulgadas 90 Hz, 12 GB de RAM, 256 GB capacidad, Snapdragon 855+, cámara cuádruple (64+13+8+2 MP), 4.000 mAh, lector bajo pantalla, está a 361 euros en AliExpress Plaza con el código ALIVERSARIO37. En Amazon está a 439 euros.
  • Xiaomi Redmi Note 8: 6,53?, Snapdragon 665, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2) y 4.000 mAh de batería. Está a 155,42 euros en Amazon
  • Xiaomi Mi TV Box S: el set top box de Xiaomi con soporte de streaming en 4K, procesador Amlogic S905L (S905X), 2 GB de RAM, 8 GB eMMC, WiFi ac, BT 4.2, HDMI 2.0, mini TOSLINK, control remoto. Está a 49 euros en Amazon.
  • Apple iPhone 11 64 GB: 6,1 pulgadas de pantalla Retina, Apple A13 Bionic, Face ID, cámara dual de 12 +12 Mpíxeles, carga inalámbrica, resistencia IP68, carga rápida, Dolby Atmos. Está a 789 euros en Amazon.
  • Amazon Kindle: el lector de libros electrónicos de Amazon ya cuenta en su versión básica con luz frontal integrada, así que puedes leer en la cama sin lámparas. 6 pulgadas 167 ppp, 4 GB de capacidad, está a 64,99 euros en Amazon (baja de 89,99). El Paperwhite resistente al agua está a 99,99 euros (baja de 129,99).
  • Monument Valley 2: un juego visualmente precioso con una mecánica de puzzles espectacular. Está gratis para Android en Google Play y también gratis para iOS en la App Store.
  • Oppo Reno 2: 6,55?, Snapdragon 730G, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+13+8+2), lector de huella bajo pantalla, 4.000 mAh, cámara frontal «aleta tiburón». Muy curioso , está a 449 euros en Amazon (baja de 499).
  • ASUS ZenBook 14: un portátil de 14? FullHD con un Ryzen 7 3700U, 16 GB de RAM (muy bien), 512 GB de SSD, una Radeon RX Vega 10, sistema operativo Endless OS, teclado español, lector de huella. Está a 649 euros en Amazon.
  • WD Black P10 5TB: una unidad de 5 TB de capacidad perfecta para consola o PC, capacidad estupenda, conexión USB 3.0, tasas de transferencia notables, está a 119,99 euros en Amazon (baja de 140,49).
  • Seagate Expansion 8 TB: otra unidad aún con mayor capacidad, 8 TB (uauh!) con interfaz USB 3.0 (compatible USB 2.0), 3,5 pulgadas y un precio muy bueno (no tanto como el anterior), 139,99 euros en Amazon.
  • HiSense H50AEE6400: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, plataforma VIDAA U, modo deporte, está a 349,99 euros en Amazon.
  • ‘World War Z’, ‘Figment’ y ‘Tormentor x Punisher’: Epic Games vuelve a regalar juegos. Tres más con muy buenas críticas, que os podéis descargar desde ya mismo. A por ellos!
  • Apple iPhone 8 256 GB (rojo, reacondicionado): atentos a este modelo, que según Amazon está como nuevo y «funciona como tal», nada menos que 256 GB de capacidad, 4,7 pulgadas, cámara de 12 Mpíxeles, TouchID, resistencia al agua IP67. Está a 399 euros en Amazon.
  • Sharp LC-55UI8762ES: una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR+, Smart Aquos Net+, 3 x HDMI, 2 x USB, altavoces Harman Kardon, está a 389,99 euros en Amazon (baja de 799,99).
  • Philips 32PFS5823: una Smart TV modesta de 32 pulgadas y resolución Full HD para quienes no necesitan lo más de lo más. Tiene tecnología Pixel Plus HD, Dolby Audio, y puertos HDMI y USB. Está a 209,99 euros en Amazon (baja de 269).
  • Lenovo IdeaPad C340-14API: un portátil convertible en tablet muy majo de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10 y teclado en español por 599,99 euros en Amazon.
  • ASUS ZenBook UM431DA-AM003: un portátil de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, teclado en español, está a 549 euros en Amazon.
  • Humble Bundle Just Drive: un pack de juegos de conducción para quienes quieran disfrutar al volante «virtual». Asetto Corsa, Dirt 4 y Project Cars 2 entre otros por 12 euros en Humble Bundle. Brutal
  • Humble Bundle Stardock: esta empresa lleva años haciendo programas fantásticos de personalización y productividad de Windows 10. Por 13,50 euros tendrás el pack completo, incluidos Windows Blinds, Fences (escritorios virtuales) o Multiplicity (KVM software).
  • Acer Aspire 3: un portátil muy modesto pero curioso, 15,6? FullHD, Core i3-6006U, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Linux preinstalado, teclado español, está a 239 euros en Amazon, buena opción como portátil de batalla o para niños.
  • AMD Ryzen 2600X: si estáis actualizando vuestro PC o vais a montaros uno nuevo atentos a este micro de 8 núcleos y 16 hilos de ejecución, preparado para overclocking, 95W de TDP, hasta 4,25 GHz. Está a 129 euros en Amazon (baja de 215).
  • Xiaomi Mi 9T: 6,39? AMOLED, Snapdragon 730, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+8+13), cámara frontal retráctil (20 MP), lector de huella bajo pantalla, 4000 mAh. La versión de 64 GB está a 259,99 euros en Amazon (baja de 329).
  • Aspiradora Philips Speedpro: formato escoba, se puede usar como aspiradora vertical o aspiradora de mano, en ambos casos sin cable. Cepillo con succión de 180º, tecnología PowerCyclone 7, hasta 800 l/min de velocidad del aire, está a 149,99 euros en Amazon (baja de 289).
  • Amazon Prime Estudiantes: la suscripción a Amazon Prime está a solo 18 euros al año (60 para usuarios normales) con un periodo gratuito de 90 días de prueba. Ya sabéis, con ella tenéis entrega rápida gratis, prime video y prime music.
  • Xiaomi Redmi Note 8T: 6,3?, Snapdragon 665, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2), 4.000 mAh, lector trasero, buena opción recién salida del horno. Está a 179 euros en Amazon.
  • Huawei P40 Lite + Freebuds 3: 6,4?, Kirin 810, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara cuádruple de 48+8+2+2 MP, 4.200 mAh de batería, regalo de los auriculares valorados en 179 euros. Está a 299 euros en Amazon, espectacular. Una sola pega: lleva Android 10, pero sin servicios y apps de Google.
  • HiSense H65A6500: una Smart TV enorme de 65 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR, con la plataforma VIDAA U, modo deportes, WiFi, Precision Color, está a 579,99 euros en Amazon.
  • Intel NUC: un miniPC potente y curiosón. Con un Core i5-7260U, 8 GB de RAM, 240 GB de SSD2, Windows 10, está a 525 euros en Amazon. Buen equipo de trabajo o incluso de salón.
  • Acer Aspire 3 A315-54K: un portátil de 15,6? Full HD con un Core i5-10210U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, con salida HDMI, RJ45, USB 3.1, lector de tarjetas, está a 499 euros en PcComponentes (en Amazon 708 euros).
  • Smartwatch Huawei GT Fashion: un reloj inteligente con monitor de sueño, ritmo cardíaco, sistema LiteOS, GPS, Bluetooth, y pantalla estupenda. Está a 99 euros en Amazon (en PcComp 147).
  • ASUS TUF Gaming FX505DV: un portátil gaming con pantalla de 15,6? Full HD a 120 Hz, Ryzen 7 3750H, 16 GB de RAM, 512 GB SSD, GeForce RTX 2060 (uauh), sin SO, teclado retroiluminado en español. En eBay está a 999 euros, rebaja brutal.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “El hombre que paseaba libros

  1. Scrappy Coco dice:

    Que bueno! Lastimosamente aquí en Costa Rica la lectura no se promulga casi que de ninguna forma. En el colegio recuerdo que nos dejaban ciertas lecturas pero al final en esas etapas de la vida hacias todo menos leer.

    Antes leía mucho más que ahora. De hecho estudio Sociología donde las antologías y lecturas que te dejan son grandes en tamaño de páginas y pequeñas en tamaño de letra. Además de algunas ser pesadas.
    Lastimosamente cuando entré a trabajar el hábito disminuyó drásticamente. La mente se pierde entre tantos estímulos a los que estamos expuestos y la lectura se vio sacrificada.

    Ya me imagino la biblioteca enorme de tu padre! Y el nivel de ordenamiento puesto que hasta un programa se hizo para los libros. Me encantaría volver a leer como antes.. Es un hábito que de verdad quiero recoger de vuelta.

    Saludos Javi!

    • No te creas que aquí en España se hace algo a favor. En colegios como el de mis niños tampoco es que metan mucha caña, pero al menos hacen algún esfuerzo. Pero es un tema social y cultural. Ya lo decía Yoda. El lado oscuro es más rápido, más fácil. Difícil resistirse a las pantallitas, que oye, también tienen sus cosas buenas.

  2. Ramón Armada dice:

    Pues entiendo la desazón que te provoca esta noticia, pero siempre merece la pena que algo como esto nos haga recordar quiénes somos y gracias a quién somos cómo somos, además de a las personas concretas y los momentos vividos. Me puedo imaginar con claridad meridiana esa imagen de tu padre en su momento de lectura.
    Un abrazo para todos, amigo.

  3. driven dice:

    Bella entrada Javi, llena de nostalgia, yo también pase parte de mi infancia y juventud leyendo libros de circulo de lectores. Aún sigo leyendo antes de dormir y me parece una barbaridad cuando veo que la gente se duerme viendo la tele, la tablet o el móvil. No saben el daño que le hacen a sus ojos, a su cerebro y al descanso que van a tener esa noche.
    Gracias por escribir.

    • Gracias Driven, reconozco que sigo leyendo en el móvil por las noches y con el Kindle (que es menos dañino), así que estoy en ese club 🙁 Pero el libro de papel siempre acaba volviendo a mis manos, desde luego.

      Gracias por leer 🙂

  4. Lambda dice:

    Qué bello es vivir. Leer es un poco vivir esas vidas extras de otros, reales o imaginados. Fantástico lo de tu padre, así da gusto.

    Decía Aureliano que poder leer era como tener un jardín propio en cualquier parte. Y porqué no decirlo también, las bibliotecas de cada uno son ese jardín siempre perenne al que se vuelve para solaz y tranquilidad.

    Felices lecturas!

Comentarios cerrados