Tecnología

¿Hemos matado a internet?

·

Eso es lo que parece, desde luego. Al menos parece que hemos matado a esa fantástica internet abierta, anárquica y plural que era maravillosa en sus luces e incluso en sus sombras.

Y de repente parece que nos la han quitado de las manos.

Hoy el Parlamento Europeo ha aprobado la nueva directiva referente al copyright, algo que supone la potencial puesta en marcha de medidas que aprovechen las nuevas normas impuestas en los artículos 11 y 13 de esas directivas. (Aquí el comunicado oficial).

¿Qué pasa con esos artículos? Pues a priori, pueden pasar cosas horribles. Cosas como que tengas que pagar por enlazar a otro medio o que no puedas utilizar imágenes o clips de vídeos protegidos por los derechos de autor.

En realidad los artículos parecen hacer mucho más formal algo que en realidad ya era así: si utilizas obras de otros, lo normal es que si hay dinero implicado te lleves parte de los ingresos que consiga un tercero. El problema es que esto, que ya se hacía —ánimo de lucro, etc— ahora podría verse muy reforzado para que básicamente cualquiera pudiera demandarte y sacarte la pasta o dejarte en la ruina.

Se habla de que los enlaces están muertos, de que los memes están muertos, de que publicar en GitHub o Wikipedia dejará de tener sentido. Los críticos de la medida avisaban tras la votación que esto tendrá consecuencias catastróficas, mientras que los partidarios de la medida aplaudían este paso que según ellos se está luchando por los creadores de contenido.

Puede que las medidas ciertamente favorezcan a los creadores de contenido, pero me pregunto si lo harán realmente para todos por igual o como algunos apuntan dicha directiva está destinada a que vivamos con una SGAE global más poderosa y letal que nunca.

No quiero ser agorero, ojo. Hay tantas perspectivas desde las que contemplar el problema que puede que me equivoque. Un comentario en Reddit argumentaba que la decisión no tenía por qué ser mala y que discursos catastrofistas como el de la EFF eran puro FUD. Podría ser. Puede que efectivamente con esto se beneficie a quienes con el sudor de su frente crean contenido original y éste acaba siendo pirateado, copiado, plagiado, revendido o remezclado sin piedad y sin que ese creador vea un duro.

Y puede, como digo, que con esto lo único que consigamos sea crear un monstruoso heredero  SGAE. Si algo me ha enseñado la historia en este apartado es que estas normativas dan más poder a los que ya lo tenían y quitan o restringen las libertades de quienes ya los tenían muy coartados.

No sé adónde iremos a parar con esta decisión. Igual se queda todo en agua de borrajas, sobre todo porque implantar la infraestructura necesaria para aplicar esa nueva directiva —por poneros un ejemplo, yo me tendré que convertir en un censor mucho más estricto de Incognitosis porque todo lo que publiquéis en los comentarios es responsabilidad mía— no va a ser sencillo. Pero como digo, igual la cosa no es para tanto. Igual resulta que esa protección de los derechos de autor a la que está destinada esta nueva directiva no es tan mala idea.

Y sin embargo a mí todo me da muy mal pálpito.

Qué triste. De verdad.

Imagen | EFF


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “¿Hemos matado a internet?

  1. Trufeitor dice:

    Las regulaciones de derechos de autor en la era digital son un auténtico disparate. Se están cometiendo verdaderas tropelías con la coartada de la piratería, que ni se ha frenado ni se podrá frenar por muy diversos motivos. Pero como bien dices, cada nueva ley que sale al respecto aumenta las prebendas de los que ya eran ricos y poderosos y estrangula a los pequeños creadores o enlazadores de contenido perjudicando en última instancia al usuario final.

    Y del derecho al libre acceso a la cultura mejor no hablo, porque hace tiempo que se convirtió en una quimera.

  2. pakolo dice:

    Esto de defender con demasiado celo el tema de los derechos de autor va a ser algo malísimo. Imaginemos que yo como pequeño creador de contenido (o creador de lo que sea), me gasto además mi dinero para licenciarlo o patentarlo o lo que sea, y aún así algún pez gordo lo copia o lo plagia o lo fusila o lo que sea. Solamente pensar en el dineral que puede irse en pleitear ad infinitum contra el pez gordo para que me pague lo que me debe ya hará que me eche atrás y no quiera ni pleitear. Por tanto todas estas directivas a la larga solamente beneficiarán a los que a día de hoy, con una normativa menos beneficiosa para ellos, están enriqueciéndose de todas formas pero un poco menos de lo que podrán enriquecerse. ¿Me explico?

    • nadie dice:

      Yo creo que es incluso peor. No es que tú no te sientas fuerte para pleitear con un pez gordo, es que el pez gordo va a pleitear contra ti aún cuando el contenido te pertenezca. Ya hemos visto casos de vídeos en youtube borrados porque los peces gordos lo han pedido. Y me refiero a vídeos totalmente legítimos.

      Yo creo que internet puso todo patas arriba y ahora ellos lo están «arreglando». Pasito a pasito. Ya vemos que de un tiempo a esta parte te pueden meter en la cárcel por un twit, nos obligan a hacer clic en cientos de cartelitos sobre las puñeteras cookies, etc. Todos los días si eres de esos que borra las cookies al final de cada sesión.

      Creo que por España no hubo mucho ruido pero hace un par de años también introdujeron una ley para poner trabas legales a todo aquel que vendiera cualquier pijada en internet. Hay mucha, muchísima gente que se saca un dinero vendiendo servicios de lo más dispares. Con la excusa de que hay que parar a Amazon introdujeron una reforma legal para obligar a mantener una base de datos de todos los compradores, con varias pruebas de su localización, con el fin de declarar el IVA en cada uno de los países de origen. Esto lo vendieron como una medida contra Amazon pero en la práctica sólo grandes como Amazon tienen recursos para cumplir la ley, así que en realidad ha sido una medida que está perjudicando esa economía de la nueva era digital que tantas oportunidades estaba dando a la gente sencilla de la calle.

      Siempre ponen una excusa para poder vender las nuevas medidas pero son sólo eso: excusas. La tasa Google iba a ser para que pagara Google pero en realidad a Google le da igual, ellos cerraron Google News y nosotros nos quedamos con una ley que en realidad sólo sirve para limitar nuestra autonomía en internet. Con airbnb la gente podía sacarse un dinerito con el que poder salir adelante, ahora están empezando a implantar unas leyes con unos requerimientos que lo único que consiguen es sacar del mercado a la gente normal de la calle que estaba haciéndole la competencia a las grandes empresas del sector. A partir de ahora estas empresas, las mismas que ya tenían hoteles, empezarán a tener pisos de alquiler pero tú no podrás alquilar una habitación de tu casa.

      Después de los atentados del 11M obligaron a todo el mundo a dar su DNI al comprar tarjetas de teléfono prepago. Los terroristas no tuvieron problemas para conseguir explosivos pero ellos nos quieren hacer creer que ahora es más difícil atentar porque si quieres usar una tarjeta SIM vas a tener que dar tu DNI. Gracias a esa medida no puedes ir a ningún sitio sin que ellos lo sepan.

  3. Hergest dice:

    Se me vienen dos pensamientos a la mente:
    1) Internet hace mucho tiempo que está comatosa: y lo es desde que se ha convertido en un patio de vecinos, altavoz de voces chillonas, postureo de adolescentes y vertedero de la privacidad. Recuerdo cuando, sobre 1992, empecé vislumbrar eso de la red global. Después el http://WWW... Todo apasionante. Y vaya en lo que ha quedado en un 95%. Aquí el consuelo es ese 5%… Wikipedia, GitHub,… Lo que ahora está en peligro.
    2) ¿Por qué da la sensación de que los políticos siempre legislan contra la mayoría? Después llega el sesudo análisis, y no, lo hacen por el bien común que, oh casualidad, pasa de forma invariable por el bien de las grandes corporaciones y lobbies culturetas. Atrapados entre la derecha de las corporaciones y la izquierda rancia.

    Pero no me echéis mucha cuenta, que es el «cuñado» que todos llevamos dentro el que habla, seguro.

    Y aún así, qué bonita me parecía la película cuando la empecé a ver.

  4. Yo es que soy liberal y todas estas cosas me parecen mal. Siempre.

    Estas leyes no van a limitar ni un ápice la piratería de contenidos (y te aseguro que soy víctima de ello), pero sí va a llenarnos de trabas.

    USA tenía fama de ser los «Sue-nited Estates». En Europa vamos un poco por la misma vía. Pero encima peor. Desde hace cuatro o cinco años el Estado (desde Hacienda, a Bruselas, pasando por la NSA a través de Google y nuestros propios ISP) de largo, se ha vuelto nuestro principal enemigo. El control de los ciudadanos se ha vuelto tan intenso, a la par que la hiper-regulación de todo se ha vuelto tan opresiva, que nos convierte en convictos indefensos automáticamente.

    A día de hoy, hay 300 motivos por los que nos podrían denunciar, multar y encarcelar a todos, todos los días. Y lo peor es que, a diferencia de antes, ahora «el sistema» tiene consciencia y constancia de ello en sus discos duros.

    Somos todos culpables y pueden demostrarlo. Y eso equivale a ser esclavos de un chantaje perpetuo.

    De verdad, mira que paso de conspiranoias y visiones apocalípticas, pero tal y como está evolucionando todo, y sobre todo tan rápido, es que no imagino otra alternativa que convertirnos en Corea del Norte, o Gilead, o Panem; ya me entendéis.

    De verdad, que me preocupa. Cada cosa de estas se me antoja una palada de tierra sobre la tumba de nuestra libertad; y yo no tengo la menor posibilidad de agarrar la pala. Eso es lo que más me fastidia.

  5. Lambda dice:

    Por eso el que hubiese varios estados-nación, más que un problema, era una via de escape: podías irte a un país con una legislación más laxa, o menos intrusiva. Con todos los pros y contras que supusiese.

    Y es que ese es el problema desde antiguo: «Cuanto más corrupto es el estado, más leyes tiene» Tácito dixit. … los romanos tuvieron mucha experiencia con esto de las leyes, en muchos campos (para premio gordo el Edicto de Precios Máximos de Diocleciano, un desastre sin paliativos… en todo el Imperio, y así con todo… vale la pena leerse un poco de historia economica de Roma, instruye bastante… ).

    Una solución sería fijar un número máximo de leyes, y fijar su alcance hasta un limite para no irnos de madre (supuestamente, no debería haber un cuerpo juridico que controle a nuestros legisladores? Por su exceso de celo y tal…). La broma es que con el tema de la «democracia representativa» de partidos (que al final parecen agencias de colocación), poco margen veo para el ciudadano no afiliado para influir (y no, votar sin poder imponer nada al «representante» que va cada cuatro años en una lista cerrada no me vale) … buéh, perdón, dejémosnos en súbditos.

    Perdón por el parrafazo. Me encienden estas cosas, y como Uxío, me siento un poco impotente ante la facilidad con que se pergeña todo esto.

    Un saludo!

    • Land-of-Mordor dice:

      «…La broma es que con el tema de la “democracia representativa” de partidos (que al final parecen agencias de colocación), poco margen veo para el ciudadano no afiliado para influir…»

      Lo dices como si hiciera falta algún tipo de enchufe o recomendación para afiliarse a un partido. Normalmente rellenar una hojita con tus datos y pagar la cuota, en su caso. El problema es la desafección de la sociedad para con la vida pública (promovida o por propia falta de iniciativa) que hace que los ciudadanos se impliquen cada vez menos. Menos gente normal implicada da como resultando que cada vez la proporción de «interesados» que toman poder es más grande. Y de aquellas lluvias, estos lodos. Hemos aumentado la capacidad y alcance de nuestras quejas pero una vez pasado el cabreo inicial, pasamos a la siguiente noticia sin que se haga nada por nuestra parte para intentar reconducir la situación. Nos enervan, nos quejamos, pasamos y repetimos el ciclo.

      «…Una solución sería fijar un número máximo de leyes, y fijar su alcance hasta un limite para no irnos de madre…»

      El número es igual porque aunque sólo permitieras una al año, sería la «Ley General de ….» y tendría los mismos efectos.

      • Lambda dice:

        En mi opinión y sólo es mi opinión, ser afiliado a un partido politico significa poder votar en las votaciones internas de ese partido, posibilidad de hacer contactos dentro (eso si te metes en politica local), pero, irónicamente al final votas a los secretarios generales que estén apoyados por «facciones» dentro del partido, rara vez un «independiente» dentro del partido llega lejos. En mi opinión, la vía correcta del ciudadano es exigir responsabilidades concretas al político (que se ha profesionalizado), y no me parece que la aparición de nuevos partidos politicos haya materializado eso. Y en muchos casos se repiten los mismos errores de los otros partidos. Quizá la presión popular (estilo primeros días del 15M) con organizaciones civiles, sea una forma más eficaz a la larga de presionar, lejos del juego político. En contra juega una falta de cultura politica en la población, y la excesiva ideología sobre lo práctico (lo que se quiere vs lo factible de ser realizado).
        Otra idea sería usar el sistema de listas abiertas y cupo uninominal… es decir, un sistema como el británico o el norteamericano. Obligaría al representante del distrito a defender el interés de sus votantes directos (los del distrito), y no el de su partido (la disciplina de partido). Aunque quizás no sería suficiente, sospecho que la profesionalización de la política a ciertos niveles hace difícil que el ciudadano decida implicarse: la complejidad del mundo actual hace de deterrente. ¿Qué formulas podrían inventarse para mejorar esto?

        Bueno, creo que no es el sitio para debatir aquí de política 😛 pero es un debate que «embicha» un poco, al menos a mí.

        Saludos!

      • Una vez quise votar al Partido X, en el que proponen una toma de decisiones a lo Github. Todo en abierto para poder intervenir a nivel internet. Si no te gusta lo que hay, propones un fork, y a lo mejor te siguen. No pude porque en Galicia no se presentaban, pero la idea me encantó. Si le echáis un ojo, igual para vosotros tiene sentido.

      • Land-of-Mordor dice:

        «…Otra idea sería usar el sistema de listas abiertas y cupo uninominal… es decir, un sistema como el británico o el norteamericano…»

        Yo no veo muchas diferencias entre esos dos sistemas o el nuestro. Sí hay cierta tradición de libertad de voto en esos países entre diputados y senadores (lores en el caso británico), pero no dejan de ser casos anecdóticos. La gran mayoría de representantes demócratas y republicanos (en EEUU) así como los laboristas y «tories» (en Reino Unido) siguen la disciplina de partido. Fíjate si son excepcionales los casos que cuando ocurre (y se vota algo con especial relevancia) nos enteramos hasta aquí. En esos países el representante de tal o cual partido para un distrito lo presenta el partido, a través de sus procesos internos, de igual forma que pasa aquí con la lista de candidatos a diputado de cada partido por cada provincia. Ahí los tienes con nombres y apellidos y si son elegidos tienes acceso a ellos. Seguramente la población de Reino Unido y EEUU es más activa hacia sus representantes. Estoy casi seguro que un diputado español apenas recibe comunicaciones de sus electores. Damos por sentado que no nos van a hacer caso y ni lo intentamos.

        Evidentemente una única persona no va a hacer mella en la estructura interna de los diferentes partidos, pero si se implica más gente «normal» los partidos se parecerán más a esa gente «normal». Que los políticos no salen de granjas, salen de nuestra propia sociedad. Lo de las asociaciones de ciudadanos que indicas me parece una estupenda idea aunque tienes que tener en cuenta que una vez que esas asociaciones crecen van necesitando cierta estructura para funcionar, de ahí que ese descontento social acabe cristalizando en partidos o agrupaciones de electores e incluso desembarcando en partidos políticos ya existentes.

        Como bien dices, la casa de Javi no está planteada como lugar para el debate político, aunque creo que en este caso el fondo de la cuestión es el por qué este tipo de decisiones llegan a adoptarse y ahí meter la política y la relación de la sociedad con ésta está plenamente justificado.

Comentarios cerrados