Tecnología

Amazon y los calcetines

En agosto de 2016 Marc Andreessen dijo aquella famosa frase de ‘software is eating the world‘. La frase se ha convertido en toda una referencia para gurús de medio pelo que sustituyen ‘software’ por cualquier otra cosa cuando quieren sentirse visionarios, así que como yo aún tengo pelo iré con mi modificación.

Amazon is eating the world.

He escrito antes sobre Amazon y seguiré haciéndolo en el futuro, pero hoy toca hacerlo desde una perspectiva oscura. No precisamente por cómo va la empresa: la semana pasada dio sus resultados financieros para el segundo trimestre del año y pisoteó las previsiones de Wall Street. Lo hizo además no gracias a su segmento de comercio electrónico, chavales, sino a otros dos negocios que crecen como la espuma: su plataforma en la nube y, atentos, la publicidad.

En Amazon todo va como un tiro. Bueno, casi todo. La empresa no para de crecer y atacar nuevos frentes, pero lo que está claro es que la base en su división de comercio electrónico ya la tiene bien planteada. Amazon como tienda online es la envidia del mundo mundial, y Amazon Prime es esa suscripción casi invisible que nos está convirtiendo gradualmente en zombies de Amazon.

La diferencia que ha marcado Amazon nuestros hábitos de compra es alucinante, disruptiva y totalmente revolucionaria. Estás en casa y necesitas unos calcetines. Y no tienes Amazon.

—Sally, necesito unos calcetines.

—Pues hasta la semana que viene no voy a Carrefour.

—Pero es que mañana tengo un evento y no puedo ir con mis calcetines de marcianitos.

—Pues dale: te coges el coche y te vas a Carrefour tú solo.

—Uf, qué pereza.

—También puedes pedirlos online.

—Ya, pero el envío son (los que sean) euros.

—El tiempo es oro, Harry, el tiempo es oro.

—Maldición. Qué dilema. Bueno, igual puedo ir con los calcetines de marcianitos.

—Te quedan estupendos, maridete. No hay miedo.

Y luego, el mismo diálogo si eres cliente de Amazon Prime.

—Sally, necesito unos calcetines.

—Pues nada, ya sabes.

—Sí, estoy en Amazon viendo modelos, este está bien.

—Sí, mola.

—(Suena un clic del ratón). Ale, comprados.

—Perfecto.

—Clic. Clic. Clic.

—Harry, ¿qué haces?

—Pues que ya puestos he comprado un bote de Nesquik, una memoria USB de 64 GB y unas palas para la playa. Todo en descuento, llega todo mañana y gratis, Sally, que somos clientes Prime.

—Vaya con el gatillo fácil, Harry.

—No tengo la culpa. Es Amazon.

Esa es un poco la historia de tantos y tantos usuarios de Amazon Prime, y también la de este redactor de Gizmodo que hace unos días me hacía reflexionar con su artículo, titulado ‘I’m Starting to Have Serious Doubts About Amazon Prime‘. Y cito:

No es tanto que Prime sea un buen negocio. Es que Prime es un gran truco. Cuando miro hacia atrás en mis gastos durante los últimos cinco años, mi perfil coincide perfectamente con el del miembro típico de Prime. Según Consumer Intelligence Research Partners (CIRP), los clientes de Prime gastan más del doble de dinero en productos de Amazon que los que no son miembros, y cuando Amazon sube el precio de la membresía, esos clientes de Prime gastan aún más.

Así es, queridos lectores. Es el efecto bufé, pero en plan chungo. Tienes tarifa plana de comida, así que comes más de lo que debes. Tienes tarifa plana de envíos, así que compras más cosas que por supuesto te hacen gastarte más dinero. Y como dice el artículo, cuando Amazon suba el precio de la suscripción (y lo hará pronto en España, dicen) todos pagaremos y luego compraremos aún más de lo que comprábamos. Para amortizar, ya se sabe. Y como diría el bueno de Benedict —que ya escribió sobre su temible potencial—:

Así es, queridos míos. Y queridas, mías también. Y Amazon tendrá buena culpa de ello. Y como somos así —y soy el primero en entonar el mea culpa— estamos en peligro de que Amazon se lo coma todo, y ya no exista el comercio físico, y no existan los competidores (o casi) y Amazon tenga tal monopolio, de facto o no, que comience a sacar verdadero partido de su poderío con imposiciones que ya no nos gustarán tanto.

Y entonces estaremos apañados.

Y ahora perdonadme, que me tengo que ir al Carrefour a comprar unos calcetines.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 6: el telefonazo de OnePlus en su versión internacional está de rebajas. Con un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y cámara dual de 20MP+20MP (y acabado negro espejo) lo tenéis a 409,15 euros en GearBest con el cupón GB$MP664.
  • Xiaomi Redmi Note 5: mejor que los Mi A1, cercanos a los Mi A2, a caballo en precio y prestaciones: pantalla de 5,99 pulgadas, Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de memoria ampliables, cámara dual (12+5 MP), lector de huella, todo por 189,98 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: pero claro, si buscáis el sucesor real del Mi A1, lo tenéis en oferta. Con su pantalla de 5,84 pulgadas, 4 GB de RAM; 64 GB de capacidad (ampliables) y cámara dual (12+5 MP) está a 169,99 euros en eBay.
  • Chuwi Laptop SE: parecido al Jumper ezBook X4, con un Celeron N4100, 4 GB de RAM, 32 GB eMMC y 128 GB de SSD (curiosa combinación) y pantalla de 13,3 pulgadas 1080p, además de batería de 5.000 mAh y 1,44 kg de peso. Un buen equipo de batalla por 261,15 euros en GearBest.
  • Unidad SSD SanDisk Plus 960GB: rápida en lectura y escritura (535/450 MBps respectivamente) y estupenda por su precio, 179,9 euros en Amazon.
  • Huawei Mate 10 Lite: con un Kirin 659, pantalla de 5,9 pulgadas, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), doble cámara (13+2MP) y lector de huella tenéis otro candidato a móvil estupendo en esta franja: lo venden a 209 euros en eBay.
  • Apple iPhone 7 reacondicionado: con pantalla de 4,7 pulgadas, un procesador Apple A10 Fusion, cámara dual de 12 MP, resistencia al agua y color oro rosa. Está a 548,77 euros en Amazon. Los modelos en color negro, plata, y oro están al mismo precio.
  • Xiaomi 8: atentos que el telefonazo de Xiaomi está de súper oferta. Con un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de memoria y cámara dual de 12+12 Mpíxeles, (análisis) este es un chollazo si optáis por el modelo en color blanco, que eso sí, tiene la ROM china, tendréis que rootear (aquí explican cómo) e instalar la internacional. Está a 324,30 euros en JoyBuy, chicos. Impresionante si sois un poco manitas. En GearBest está a 388,25 euros con el cupón Eddytedy115 con envío desde España y garantía de aquí de dos años, nada mal si preferís no arriesgar demasiado y esperar menos. En AliExpress, por completar opciones, está a 352 euros.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el que para mí es el verdadero sucesor del Mi A1 está a precio estupendo. Es la versión con pantalla de 5,84 pulgadas (y notch), Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad (ampliables) y cámara dual (12+5MP). Todo por 165,41 euros en Banggood con el cupón 8BGA2L3325.
  • Lector/Grabador externo de CD/DVD/Blu-ray: esta unidad lee y graba todo, es ligera y delgada y se conecta vía USB 3.0. Bastante interesante, sobre todo porque en Amazon te dan 2 por 1, así que si convences a un amigo está tirada: en Amazon salen a 39,99 euros las dos unidades.
  • Báscula corporal digital inalámbrica: de la marca Renpho, monitoriza peso, grasa corporal, agua, músculos, IMC, BMR, masa ósea y un montón de parámetros más, y pasa los datos a una app móvil para iOS y Android. Buenas críticas, mejor precio: 40,99 euros en Amazon (41% dto.)
  • Xiaomi Mi Notebook Air 13,3: atentos al modelo de 2018 con pantalla de 13,3 pulgadas 1080p, un Core i5-8250U, una GeForce MX150, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, y lector de huella. Todo por 705,10 € en GearBest.
  • Patinete eléctrico Nilox: buena alternativa en movilidad, y a precio llamativo. Este modelo plegable tiene 20 km de autonomía, velocidad máxima de 20 km/h y un precio estupendo de 249 euros en Amazon.
  • Portátil gaming Acer Aspire VX15: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i7-7700HQ, 8 GB de RAM, un SSD de 128 GB, un disco duro de 1 TB, una GTX 1050 y Windows 10. Gran opción si no sois súper exigentes con la gráfica, porque cuesta solo 764,15 euros en Amazon.
  • Unidad SSD NVMe KingSpec 480 GB: si queréis almacenamiento rápido en vuestro PC, atentos a esta unidad con velocidades de lectura y escritura de 1.500/1.230 MBPs respectivamente. Está a 94,5 euros en Aliexpress, es más o menos la mitad de lo que cuestan las Samsung 960/970 Evo de turno aunque también dan mejor rendimiento, claro. Bastante bien, creo yo.
  • Jumper EZbook X4: el portátil de bajo coste que analicé recientemente y que me ha dejado sorprendido. Con un Celeron N4100, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD ¡(560/470 MBps!), puerto MicroHDMI, MicroSD y 2xUSB 3.0, además de pantalla de 14 pulgadas FullHD (algo tristona en brillo y color, cierto). Teclado en disposición americana, buen trackpad, todo por 235,90 euros en GearBest.
  • Huawei P20 Lite: la versión “modesta” del anterior también está curiosa, ojo. Un Snapdragon 659, 4/64GB, lector en la trasera, cámara dual (16+20) y está en GearBest a 232,68 euros con el cupón Eddytedy56 (envío desde España, garantía 2 años). Este sí que está bastante más barato que en Amazon, donde lo tenéis a 300 euros.
  • Xiaomi Redmi Note 5: un phablet de 5,99 pulgadas, Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual de 12+5 MP y lector de huellas además de batería de 4.000 mAh. Una apuesta segura a este precio: 149 euros en Aliexpress.
  • Disco duro externo Maxtor 4TB: precio brutal para esta unidad externa pequeñita (2,5 pulgadas) y con conector USB 3.0/3.1. Está  a 104,38 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A1: atentos que el smartphone chollo de la temporada está a buen precio en Amazon. Es la versión con 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad con su doble cámara y su Snapdragon 625. Lo tenéis en AliExpress por 133,16 euros. Otra opción es la de Amazon, donde lo tenéis a 182 euros.
  • Portátil convertible Medion 11,6 pulgadas: muy modesto, pero una buena opción para los peques: Intel Atom x5-Z8350, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad eMMC, pantalla táctil convertible en táctil, Windows 10 incluido. Todo por 199 euros en Amazon (41% dto.)
  • Xiaomi Redmi 2S: recién salido del horno, el nuevo campeón de los móviles baratos: 5,99 pulgadas 720p con formato 18:9, sorprendente ya solo por eso. Además cuenta con un Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad y cámara dual (16+5 MP). Lo tenéis a 139,28 euros en GearBest, alucinante.
  • Unidades SSD Kingston, SanDisk, y Samsung: 120 GB de capacidad para una buena unidad de Kingston (500 MBps en lectura, 320 MBps en escritura) que cuesta 29,19 euros en Amazon (46% dto), nada mal. La unidad de 240 GB está aun mejor, a 45,89 euros (53% dto.). Si queréis aún más, atentos a la Samsung 850 EVO de 500 GB por 97,80 euros en Amazon. Toshiba también tiene una unidad simpática, la TR200 de 240 GB por 47 euros en Amazon, atentos a este último.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 comentarios en “Amazon y los calcetines

  1. jhalexi dice:

    Ya quisiera yo aquí en mi país algo parecido a Amazon. Debido a ello, todos los comercios nos obligan a entrar en sus tiendas, perdiendo el tiempo que para muchos de nosotros es oro. Somos un país pequeño y dudo mucho que Amazon se fije en nosotros por mucho tiempo. El día que Amazon entre aquí seguro se come esos comercios que no conocen el envío a domicilio.
    Por cierto, para aquellos que no somos buenos con el inglés, ¿podrías ser amable e insertar una traducción de los agregados? Gracias

    • En eso tienes razón, quizás me queje de vicio, sobre todo porque con sus luces y sobre todo sus sombras Amazon ha hecho nuestra vida mucho más cómoda y sus precios son difíciles de batir. Yo veo en esto el peligro porque difícilmente se puede competir con ellos ahora mismo: nadie lo está haciendo mejor, así que su efecto red está ganando batallas lenta pero inexorablemente.

      Y disculpa por las traducciones, sí que debería hacerlo, ya está traducido ese párrafo. Saludos!

  2. mk360 dice:

    Uffff… Amazon… y lo que daría uno para que aparezca de una vez de manera oficial por Chile para que por fin los retailers de acá se asusten y mejoren esa postventa espantosa que tienen, que este país se cracteriza por que si un retailer te puede cagar te caga, sea demorándose una semana en lugar de dos días, sea enviando un producto distinto y luego demorándose 3 semanas en el cambio, sea, en fin, mandándote a un callcenter para que al final, aburrido de que no te haga nadie caso termines comprando de nuevo lo que querías en otro sitio. El caso es que incluso no estando amazon oficialmente su servicio global despacha a Chile en un rango de 2 semanas y a precios mejores que los que se obtienen en las tiendas nacionales y eso que amazon a diferencia de los chinos superados los 30 USB va y te descuenta inmediatamente las tarifas de importación y para muestra un botón: hace unos meses estuve mirando routers y di con el clásico Asus RT-AC87U. ues bien, en pcfactory.cl, un retailer de cosas informáticas (y más ahora mismo) de por acá el router salía 200000 CLP que al cambio son aprox 312.51 USD, pues bien, el mismo router, en amazon US (que es el que nos sirve mejor desde latinoamérica, el euro no compensa la mayoría de las veces) el mismo equipo salía, con tarifas de importanción y demás a unos 230 USD, que al cambio daban unos 150000 CLP, ni un peso más, ni sorpresas, ni propinas a la llegada (si, Chile es de los paises propineros) tomando unos 7 días más que el retailer nacional (¡e importando desde US!) con la posibilidad de reclamar tu dinero o un envío nuevo si no llega (algo que nunca me ocurrió pero a alguna gente hace unos años si)…
    Si creo que Amazon está teniendo demasiadas partes en las vidas de la gente, que si echo, que si botón para pedir, que si productos de cualquier especie, que si tv, que si música, que si cloud, que si prime para tener descuentos (acá prime no vale, sino uno lo tendría… o sea se puede contratar, pero para music y series sirve, pero no para lo más importante que son los envíos) pero sería una buena lección para los retailers nacionales… se rumorea hace unos cuantos años que Chile o Argentina serían un destino en sudamérica, pero… ve a saber tu.
    Es riesgoso, pero tal como el mercado del taxi nacional cuando llega Uber y cabify (ahora también beat, aunque no lo he probado) se dan cuenta que los muchos provincianos los odia porque pillan un provinciano y aprovechan pa colarle 20 lucas en lugar de las 4 que sale un trayecto aprovechando su desconocimiento (y pobre si eres gringo) que todo santiaguino tiene alguna historia en que el taxista se hace el hueón y te dice “es que no tengo vuelto” o “ah no, esa carrera es muy corta, no me compensa”, etc etc, mientras que en esos servicios no pasa, también a lider, jumbo, easy (atienden pésimo ahí!) les hace falta una lección, y amazon, citando a a gente de la argentina, es un monstruo grande y pisa fuerte… al final pasará como con Google, pero bueno, eso será después (acá, que a ustedes ya les está pasando).

    • Me ha encantado el comentario, a menudo escribo centrándome en lo mío y no me doy cuenta de que las perspectivas son muy distintas según la situación de cada uno. Te entiendo perfectamente y comparto tu opinión. Ojalá Amazon desembarque por allí pronto y les ponga la cosa difícil a quienes se están aprovechando ahora de la situación. Luego ya habrá tiempo de que compartáis estos pequeños miedos míos si llega el caso.

  3. Trufeitor dice:

    Bueno, en mi caso no hay problema. Es materialmente imposible que mi mujer compre más en Amazon de lo que compra ya.

    Y he descubierto que en mi flamante Xbox One la app de Prime Video va como la seda (aunque es mejorable), lo cual es estupendo porque como Amazon no da soporte a Chromecast y en el navegador va a pedos (con perdón), teníamos el Prime Video muerto de risa los tres años que lleva suscrita. Ahora tenemos otra alternativa para la tele.

    Estamos abducidos.

  4. Francisco Branch dice:

    Con el tufillo de monopolio que suelta “Harmaçon” y con los líos del empeoramiento de condiciones de sus trabajadores en España, yo me estoy quitando del prime.
    He vuelto a comprar los libros en las librerías de mi ciudad.
    Lo tecnológico, en la tienda app del barrio.

    Ciao, “Harmazón”!