Tecnología

Fortnite a los 44 palos

·

Seguramente unos cuantos recordéis aquel post en el que contaba la historia de cómo Harry era el peor jugador del mundo de Battlefield 1. Un año después, claro, la cosa ha cambiado bastante.

Me han fichado en un equipo de eSports No voy a poder dedicarme a ello profesionalmente, pero mi nivel es a estas alturas aceptable. Lo normal en aquel momento era que de los 32 jugadores en cada bando yo acabara entre los 4 o 5 últimos en puntuación. Ahora suelo andar en la mitad de la tabla, y en alguna que otra ocasión en la que la cosa se me da bien (y me junto con el típico equipo de pros por casualidad) acabe entre los cinco primeros.

Dudo que llegue mucho más allá —más sobre esto en el futuro, que hay experimento en marcha— pero sea como fuere estoy razonablemente contento de mi nivel, y cuando logro sacar algún ratillo me lo paso en grande con un juego que me ha devuelto ese singular ‘mono’ que provocan los videojuegos cuando enganchan. Ya sabéis: las horas se hacen minutos, y los minutos, segundos. Pero yo controlo, ¿eh?

El caso es que he asistido a la aparición de muchos FPS desde entonces, pero el que más curiosidad me provocaba era Fortnite. Ni siquiera sabía muy bien cómo funcionaba, pero tras ver a un sobrino jugar brevemente con sus coleguis —cómo me hubiera molado jugar online con mi chupipandi en tiempos del C64 o del Amiga— a sus 10 u 11 primaveras me quedé con la copla.

A todo eso se añadió ese potencial punto de inflexión que ha marcado Fortnite Battle Royale con sus versiones móviles, idénticas a las de PC/consolas, y sobre todo con su crossplay casi total, pudiendo un chaval con un iPhone jugar en un servidor contra otro que juega en su Switch o en un PC. Es el todo contra todos, pero a lo bestia, sin separación de plataformas aun cuando eso da ventajas a unos (ratón y teclado) y no a otros.

Total, que ayer tuve un rato muerto y me dije a mí mismo que quizás no estaría mal probarlo. Cualquiera puede hacerlo, porque al menos hasta donde yo sé puedes jugar a Fortnite sin pagar todo lo que quieras —hay compras en el juego, claro— y, además, online. Es algo que ya de buenas a primeras es alucinante, y que a mí me venía al pelo para unirme a toda esa generación de infantes, teenagers y no tan teenagers que inundan los servidores de este juego. En enero eran 40 millones, y estoy bastante seguro de que la cifra ha crecido unos cuantos milloncejos de usuarios más. Es tremendo.

El proceso es sencillo. Te conectas a la página de Epic Games, te descargas el instalador y a tirar millas con la tradicional descarga e instalación que ocupa, creo recordar, unos 20 GB en la versión de Windows. Hay que crear una cuenta de usuario en Epic Games para poder jugar, así que tras completar ese paso tenía ya todo preparadito en apenas 15 minutos.

Este chaval está ganando, dicen, 500.000 dólares al mes con su canal de Twitch. Y no juega mal, no 😛

Primera partida. Qué emoción, qué emoción. Me pongo a ello y lo primero, un menú con una estética muy Team Fortress, muy tirando a dibujos animados. Aquí nos encontramos con unos escenarios y personajes que ni quieren ser súper detallados ni lo intentan, y creo que eso es un acierto porque probablemente libera muchos recursos y hace que precisamente esas versiones móviles no se vean (demasiado) perjudicadas.

La mecánica, como descubrí rápidamente, es de lo más sencilla. Yo me puse partida individual —si juegas con amigos puedes jugar por equipos, algo que tiene que molar bastante— y tras unos segundos ya estaba todo en marcha. Tú y otros 99 jugadores sois arrojados en una especie de ala-delta/paracaidas a una isla en la que os tenéis que cepillar unos a otros. De partida tienes un arma básica (un hacha, un mazo, algo así) pero hay diversas armas repartidas por todo el mapa, y lo gracioso es que ese mapa va empequeñeciendo con el tiempo.

Eso significa que tras 30 minutos (creo) la partida se acaba y el ganador es el que queda vivo, y como el terreno se va haciendo cada vez más pequeño eso condiciona tus movimientos y los de tus rivales. Una vez te matan puedes ver progresar al tipo que lo hizo, aunque curiosamente no hay repeticiones de las muertes, algo que eché de menos en esas primeras partidas.

Al principio jugué en modo gorki. Ya sabéis, pululando por ahí sin enterarme mucho de qué iba la cosa. Cuando caí a las primeras de cambio (esto tiene que ver poco con Battlefield 1 por muy FPS que sea) me quedé viendo a los que iban matándose entre sí y me enteré de unas cuantas cosas, como esa curiosa capacidad de construir paredes y escaleras —si antes has recolectado madera, ladrillos u otros materiales— para protegerte o acceder a sitios elevados. La gente usa esa capacidad de una forma realmente prodigiosa, y aquí hay un toque Minecraft simpático que añade otro punto de estrategia muy curioso.

El caso es que tras 4 o 5 partidas entendí toda esta fiebre por Fortnite o por su claro rival, PUBG. ¿Cómo? Pues porque nada más morir estaba dándole como loco a salir de la sala para iniciar sesión en otra y volver a intentarlo. Sensación familiar: horas que se convertían en minutos, y minutos en segundos. Ese es el éxito inequívoco de un juego simple, resultón y sin exigencias especiales. Cualquiera puede jugar porque en 5 minutos le has cogido el tranquillo, y a partir de ahí, como siempre, todo es practicar y morir. Morir un montón.

Y en esas me quedé. Entendiendo ese fenómeno por el que los teenagers suspiran en estos tiempos. Ese que probablemente les quite alguna que otra hora de estudiar o de otro tipo de ocio ‘más sano’, pero que me reconcilia conmigo mismo y me provoca esa sonrisa de (humilde) suficiencia y de perro ya algo viejuno.

Lo hace porque, chavales, no hay nada nuevo bajo el sol. No si uno mira atrás un cuartito de siglo y recuerda aquellas Doomeadas de la Facultad de Informática en la UPM. Aquello era distinto, pero seguro me entendéis si os digo que en realidad era igual.

Las horas se convertían en minutos y los minutos en segundos.

Entonces, y ahora.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “Fortnite a los 44 palos

Comentarios cerrados